Según los datos publicados el 8 de octubre por el Sistema de Notificación de Acontecimientos Adversos a las Vacunas (“Vaccine Adverse Event Reporting System”, VAERS por sus siglas en inglés), se han notificado más de 21.000 acontecimientos adversos, incluidas 24 muertes (dos de las cuales fueron suicidios), en los Estados Unidos en jóvenes de 12 a 17 años tras las inyecciones experimentales de COVID.

El VAERS también recibió 111 informes de muertes relacionadas con la vacuna COVID en adultos jóvenes de entre 20 y 30 años.

Como informó “The Defender” la semana pasada, el estudiante universitario Shawn Kuhn, de 21 años, estudiante de último curso de ciencias del ejercicio y del deporte que decidió vacunarse por completo, murió el 11 de octubre por “complicaciones de la COVID”.

La muerte de Kuhn suscitó dudas sobre la posibilidad de que las personas totalmente vacunadas desarrollen una potenciación dependiente de anticuerpos (“antibody-dependent enhancement”, ADE por sus siglas en inglés). Desde que las vacunas entraron en los ensayos clínicos, los científicos han expresado su preocupación por el fenómeno de la “bomba de relojería” del ADE, que hace que los individuos vacunados sean más, y no menos, susceptibles de sufrir enfermedades graves.

La presión para que no se notifiquen los acontecimientos adversos significa que estas trágicas lesiones en los jóvenes representan probablemente una gota en un cubo mucho más profundo. Incluso asumiendo la voluntad de notificar las reacciones, los médicos a menudo no saben cómo es un acontecimiento adverso.

Durante meses, destacados médicos y científicos de todo el mundo han emitido advertencias urgentes sobre el perfil de seguridad catastróficamente malo de la vacuna de Pfizer y otras inyecciones de COVID, argumentando fuertemente contra su uso en niños.

Varios países escandinavos detuvieron el uso de la vacuna de Moderna en los grupos de edad más jóvenes, preocupada por el riesgo de miocarditis – una medida que avergonzó a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (“Food and Drug Administration”, FDA por sus siglas en inglés) y le llevó a retrasar su decisión sobre la autorización (de urgencia) de la inyección de Moderna para los jóvenes estadounidenses de 12 a 17 años.

Lamentablemente, la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés) están avanzando a toda máquina cuando se trata de autorizar la vacuna COVID de Pfizer-BioNTech para los niños más pequeños.

Todo indica que, por las buenas o por las malas, las agencias que se supone que protegen a nuestros niños están decididas a ignorar los riesgos desproporcionados y las señales de seguridad y van a llevar a toda prisa las inyecciones experimentales a los brazos de los niños.

El presidente de “Children’s Health Defense”, Robert F. Kennedy, Jr., dijo a los miles de personas que se reunieron en Times Square de Nueva York el 16 de octubre: “No tenemos por qué hacer esto a los niños pequeños”, afirmando que someter a los niños a los efectos adversos de la vacunación con COVID no es ético y constituye una “negligencia médica”.

¿Una conclusión previsible?

El Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (“Vaccines and Related Biological Products Advisory Committee”, VRBPAC por sus siglas en inglés) de la FDA se reunirá el 26 de octubre para deliberar sobre la autorización del uso de emergencia de la vacuna de Pfizer en niños de 5 a 11 años.

La FDA afirma que procederá con cautela, “consciente de las sensibilidades de la gente respecto a la vacunación de los niños.”

Sin embargo, el historial de la agencia de ignorar u ocultar datos – y las favorables predicciones del ex comisionado de la FDA y actual miembro de la junta directiva de Pfizer, Scott Gottlieb – hacen que la luz verde del VRBPAC a las vacunas para los niños de primaria sea prácticamente una conclusión inevitable.

Antes de la anticipada autorización de la FDA, los CDC ya han emitido directrices sobre la vacunación de los niños de 5 a 11 años, y el gobierno de Biden ha comprado 65 millones de dosis pediátricas de Pfizer, “más que suficiente para vacunar completamente… a los 28 millones de niños de 5 a 11 años”.

Hoy, la Casa Blanca ha detallado su plan, ya en marcha, de apoyarse en las escuelas y en los pediatras para ayudar a vacunar a 28 millones de niños.

Estas acciones sugieren que el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (“Advisory Committee on Immunization Practices”, ACIP por sus siglas en inglés) de los CDC, cuya reunión está prevista para los días 2 y 3 de noviembre, está dispuesto a refrendar la decisión de la FDA.

Y si el ACIP no se presta a ello, la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, ya ha demostrado que es capaz de ignorar a sus propios asesores.

Otra ronda de miedo cae en saco roto

Intentando sentar las bases psicológicas para la inminente autorización de la FDA, el escritor científico de “The New York Times”, Apoorva Mandavilli, afirmó el 6 de octubre que casi 900.000 niños habían sido hospitalizados con COVID desde el comienzo de la pandemia.

Al día siguiente, “The Times” se vio obligado a retractarse de la exageración de Mandavilli, que había multiplicado los datos por 14.

Los observadores de la propaganda señalaron que la “falsedad total” era una pieza del “alarmismo descarado” que ha sido una característica prominente del libro de jugadas de la Dama Gris, tanto durante como antes de la COVID.

El pasado mes de mayo, en unos estudios que un redactor científico debería haber conocido bien, los investigadores de California informaron de que las hospitalizaciones pediátricas por COVID se estaban sobrecontabilizando en al menos un 40%, “sobreestimando enormemente[ing] la verdadera carga de la enfermedad de COVID-19 en los niños”.

En contra de las afirmaciones absurdamente infladas de Mandavilli, las cifras de hospitalización pediátrica por COVID son “increíblemente pequeñas”.

Coincidiendo con esta valoración, los especialistas en pediatría de la Universidad de California-San Francisco subrayaron: “Los informes científicos y de los medios de comunicación que describen de forma inexacta el riesgo del COVID-19 para los niños pueden hacer daño al alarmar a los padres.”

Ni “leve” ni “tratable”

Los fabricantes y los medios de comunicación también han tendido a presentar de forma inexacta el riesgo de miocarditis y otros problemas cardíacos que cambian la vida de los jóvenes tras recibir una o dos dosis de las vacunas COVID.

Aunque tanto Pfizer como Moderna incluyen ahora una breve advertencia en sus hojas informativas de Autorización de Uso de Emergencia para los receptores de la vacuna de que la miocarditis y la pericarditis “se han producido en algunas personas que han recibido la vacuna”, caracterizan las posibilidades como “muy bajas”.

Los CDC, por su parte, siguen recomendando las vacunas para todos los mayores de 12 años, afirmando que la mayoría de las víctimas jóvenes de la inflamación del corazón inducida por la vacuna COVID “responden bien a los medicamentos y al descanso.”

El Dr. Steven Pelech, profesor de la Universidad de Columbia Británica, está en total desacuerdo y critica la actitud relajada de las agencias sanitarias con respecto a la miocarditis por considerarla engañosa. Pelech declaró en agosto: “En contra de lo que han dicho varias personas, no existe la “miocarditis leve””.

Pelech explicó que una vez que las células del músculo cardíaco mueren, “nunca pueden ser sustituidas por nuevas células musculares, sino sólo por tejido cicatricial”. Esto puede conducir a “una mayor probabilidad de ataque al corazón y otros problemas más adelante”.

La semana pasada, unos hermanos de 4 y 5 años recibieron por error dosis para adultos de la vacuna COVID-19 de Pfizer en un Walgreens local en lugar de recibir las vacunas contra la gripe que sus padres habían solicitado.

Los niños experimentaron reacciones adversas casi inmediatamente, y ambos están ahora bajo el cuidado de un cardiólogo pediátrico por problemas que incluyen dolores de cabeza, dolor en el pecho, ritmo cardíaco anormalmente rápido y presión arterial alta.

Peter Hotez – un desarrollador de vacunas del Baylor College of Medicine y titular de patentes al que los medios de comunicación convencionales recurren a menudo cuando van en busca de un “experto” -. declaró que a los dos hermanos pequeños “probablemente les irá bien”, a pesar de recibir una “dosis tres veces superior… a la que se está probando en los ensayos clínicos”.

A principios de 2020, Hotez advirtió al Congreso sobre el problema de la potenciación dependiente de los anticuerpos, advirtiendo que planteaba un “problema de seguridad potencial único” en el desarrollo de las vacunas contra el coronavirus.

Después de que empezaran a llegar fondos a Baylor para apoyar el desarrollo por parte de Hotez de una vacuna contra el coronavirus “verdaderamente tejano”, llamada Corbevax, Hotez cambió de opinión y también empezó a promover firmemente la vacunación de los niños.

Los estudios confirman que la aparición de la miocarditis en los receptores de la vacuna COVID, incluso en adolescentes y adultos jóvenes previamente sanos, suele ser rápida. Una serie de casos recientes documentó una miocarditis en 22 miembros masculinos del ejército (con una edad media de 25 años) en los cuatro días siguientes a la vacunación con COVID. Los autores del estudio admitieron que no se pudo identificar ninguna causa distinta de la vacunación.

Otro estudio que revisó los datos de 40 hospitales de cuatro estados descubrió que la miocarditis posvacunación -que los autores sugieren que está considerablemente infradeclarada- se desarrolla rápidamente en los pacientes más jóvenes, una media de 3,5 días después de la vacunación.

¿Por qué el gran impulso de ir tras los niños?

Dado que la enfermedad de COVID no supone casi ningún riesgo para los niños -con una tasa de supervivencia del 99,9973% para los menores de 19 años y las tasas de hospitalización mucho más bajas de lo que “The New York Times” nos quiere hacer creer, ¿qué razón pueden ofrecer la FDA y el CDC para someter a los niños pequeños a tal experimento peligroso?

Una respuesta (por muy inquietante que sea para quienes desean creer en las buenas intenciones de nuestras agencias reguladoras captadas) es que la buena salud no es rentable, mientras que la drogodependencia sí lo es.

Está comprobado que el aumento de las enfermedades crónicas en los niños estadounidenses coincide con el calendario de vacunas infantiles, y los tipos de eventos adversos documentados en los prospectos de las vacunas infantiles libres de responsabilidad -400 reacciones diferentes que incluyen convulsiones, asma, alergias, enfermedades autoinmunes, artritis, parálisis, trastornos gastrointestinales y problemas de salud mental- generan clientes a largo plazo y a menudo de por vida para la industria farmacéutica.

Ahora, los médicos informan de un aumento significativo de los cánceres tras la vacunación con COVID. ¿Por eso Pfizer acaba de gastar más de 2.000 millones de dólares en la adquisición de una empresa dedicada a los tratamientos contra el cáncer?

Los bancos centrales también son conscientes de esta dinámica. Hace unos años, Goldman Sachs -un banco miembro de la Fed de Nueva York- admitió francamente en un informe que curar a los pacientes podría no ser “un modelo de negocio sostenible”.

Sin embargo, el extraño refuerzo de la vacuna COVID, fuera de su ámbito, mostrado por el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell y el presidente del Banco Central Europeo Christine Lagarde, ambos afirman que la recuperación económica depende del “progreso de las vacunas”, y sugieren que los banqueros centrales que pretenden centralizar y controlar los flujos económicos también cuentan con la vacunación masiva de COVID para otros fines.

La semana pasada en “The Federalist”, el senador Ron Johnson (republicano de Wisconsin) escribió que las historias de lesiones y muertes por la vacuna COVID están llegando a su oficina y claramente “están ocurriendo en números mucho más altos de lo que las autoridades de salud quieren admitir.”

En este contexto -y ante la abrumadora evidencia de queno existe “ninguna relación discernible[sic] entre el porcentaje de población totalmente vacunada y los nuevos casos de COVID-19″- el senador calificó de “siniestro” el impulso de los mandatos.

Johnson también ha señalado que “la decidida apuesta por la vacunación indiscriminada de… las mujeres embarazadas y de los niños me hace plantear preguntas”.

Cuando se trata de nuestros hijos, todos deberíamos plantear a los reguladores y legisladores estas importantes preguntas.