Ahora que las vacunas COVID están autorizadas para los niños de 5 años en adelante y que está pendiente la solicitud de Pfizer para los niños de 6 meses a 4 años, los padres se enfrentan a la importante decisión sanitaria de si su hijo debe ponerse la vacuna COVID y quién debe tomar esa decisión.

En el caso de los padres en situaciones de custodia conflictiva, el tribunal considera la postura de cada uno de ellos sobre las vacunas dentro del contexto más amplio de la custodia y la toma de decisiones. ¿Qué progenitor puede tomar mejor las decisiones sobre las necesidades médicas del niño?

Tradicionalmente, las vacunas se han dirigido a enfermedades que afectan en gran medida a los niños. Las vacunas COVID, en cambio, se dirigen a un virus que no ha tenido un impacto significativo en los niños.

El COVID ha sacado la cuestión de la administración de vacunas de lo que hasta ahora era principalmente el escenario de la matriculación escolar a un ámbito más amplio que abarca a los adultos y, por tanto, a los jueces que toman las decisiones de custodia. COVID ha hecho de este asunto algo personal.

 

¿Cómo deben actuar los padres que no quieren que a sus hijos les pongan las vacunas COVID?

Hay muchas maneras de abordar este tema si no quiere que a su hijo le pongan la vacuna COVID.

También hay que tener en cuenta varios factores, como si su divorcio ha finalizado, si existe un acuerdo de paternidad vigente, quién tiene autoridad para tomar decisiones sobre la atención sanitaria de los hijos y qué estado tiene jurisdicción sobre sus asuntos de custodia de los hijos.

En la mayoría de los estados, los tribunales están a favor de que los padres tengan la custodia legal conjunta de sus hijos. Aunque la frase “custodia legal conjunta” parece sencilla -los padres son iguales, cada uno tiene la misma voz en la vida de los hijos-, en realidad es el lenguaje sobre cómo se tomarán las decisiones y cómo se resuelve un impasse lo que determina quién tiene derecho a tomar la decisión.

Si los padres no pueden llegar a un consenso sobre si su hijo debe ser vacunado, la mayoría de los acuerdos de paternidad ofrecen un mecanismo para resolver las disputas.

El acuerdo de paternidad puede estipular que los padres medien en la cuestión, exigiendo que ésta se presente a un tercero neutral -normalmente una persona nombrada en el acuerdo- para que ayude a los padres a tomar una decisión.

El acuerdo de paternidad puede exigir a los padres que consulten con los profesionales médicos del niño, los pediatras, etc. La decisión recae entonces en el padre que se pone de acuerdo con los profesionales médicos del niño.

Aquí es donde los padres deben elegir cuidadosamente el equipo médico del niño, ya que la decisión sobre la vacunación puede tomarse en este momento.

Si el asunto se lleva a un juez para que decida, normalmente el juez no establece lo que un padre debe o no debe hacer, como administrar o no administrar una vacuna. Más bien, el juez determina a qué progenitor se le otorga el poder de decisión sobre las necesidades médicas del niño.

Si a un progenitor se le ha concedido la custodia legal exclusiva de los hijos, éste puede tomar la decisión de vacunar al niño sin la autorización del otro progenitor. En ese caso, el progenitor que no tiene capacidad para tomar decisiones tendría que solicitarlo al tribunal y demostrarle por qué la decisión tomada por el progenitor no es en el mejor interés del niño, o incluso puede suponer un riesgo sustancial para el niño.

El progenitor puede solicitar al tribunal un cambio de custodia demostrando un cambio sustancial de las circunstancias con respecto a la decisión anterior que concedía al otro progenitor la custodia exclusiva.

Preservar su capacidad de decisión mediante un acuerdo de paternidad

Si aún no se ha divorciado y está en proceso de crear un acuerdo de paternidad o conciliación matrimonial, ahora sería el momento ideal para abordar el tema de las vacunas COVID.

Abordar esta cuestión en el acuerdo de paternidad ahora reducirá la posibilidad de futuros litigios, o al menos ayudará a evitar una larga batalla judicial más adelante.

Hay varias formas en las que usted y su asesor jurídico podrían abordar esta cuestión:

  • Ambas partes pueden acordar incluir una disposición en el acuerdo para que el niño no reciba ninguna vacuna COVID. Esta es la mejor opción.
  • Puede solicitar la autoridad legal para la toma de decisiones en el tema de las vacunas COVID, quizás comprometiéndose con el otro progenitor acordando que tendrá autoridad para tomar decisiones en otra área de importancia.
  • Puede pedir que las decisiones sobre la asistencia sanitaria se tomen de forma conjunta, consultando a los dos progenitores, pero reservándote la posibilidad de que seas tú quien tome la decisión final si los dos no llegan a un acuerdo.
  • Puede solicitar la plena capacidad de decisión legal sobre las decisiones sanitarias. Esto es difícil de conseguir a menos que uno de los progenitores no quiera tener autoridad para tomar decisiones o a menos que pueda demostrar que el otro progenitor es incapaz de tomar decisiones sobre la atención sanitaria.
  • Puede solicitar la facultad de tomar decisiones conjuntas, con derecho a solicitar al tribunal en caso de que ninguna de las partes pueda llegar a un acuerdo. También puede solicitar la mediación como requisito previo para poder presentar una demanda ante los tribunales.
  • Ambas partes pueden acordar que el niño no reciba ninguna vacuna, a menos que haya un mandato o que sea obligatorio para asistir a la escuela.
  • Ambas partes pueden acordar que sus hijos se acojan a una exención de vacunas por motivos médicos, religiosos o filosóficos si la ley estatal lo permite.
  • Las partes pueden acordar que el niño no reciba la vacuna COVID hasta una edad específica acordada por ambas partes.

Además, un padre puede recomendar que un determinado pediatra o médico de familia preste atención médica a los niños. Esto le permitiría seleccionar un médico que tenga en cuenta la elección de los padres y que podría desempeñar un papel clave en cualquier conflicto sanitario futuro.

Utilizar la mediación para informar al otro padre sobre las vacunas COVID

A menudo es útil que ambos padres comprendan por qué pueden estar en desacuerdo con que su hijo reciba una vacuna y determinar si hay una forma de llegar a un acuerdo.

Al mismo tiempo, a muchos padres les resulta difícil comunicarse entre sí, sobre todo en temas polémicos como las vacunas.

La mediación podría ser el foro perfecto para una conversación sobre las vacunas. La mediación es un proceso en el que las partes se reúnen con una “persona imparcial y neutral seleccionada mutuamente” que les ayuda a debatir y negociar sus diferencias.

Muchos estados exigen la mediación para resolver las disputas entre las partes y ayudarles a facilitar un acuerdo de paternidad sin la intervención del tribunal.

La mediación es también a veces un requisito previo que debe completarse antes de llevar un asunto no resuelto a la atención de un juez.

Este proceso le permite presentar su punto de vista y cualquier información científica que respalde su posición al otro padre en un entorno más formal. También puede conseguir la redacción de la disposición que desea mediante negociaciones o compromisos con el otro progenitor.

Si después de la mediación sigue sin poder llegar a un acuerdo con el otro progenitor, la decisión sobre quién tiene la autoridad legal para tomar decisiones y, en concreto, quién tendrá derecho a determinar si su hijo debe ser vacunado, será decidida por el tribunal.

 

¿Qué pasa si su acuerdo de paternidad existente es anterior a COVID?

Muchos padres ya están divorciados y no tienen una disposición relacionada con las vacunas COVID en su actual acuerdo de paternidad. Esto crea un problema único y propicio para el litigio.

Reservar la cuestión de las vacunas COVID para el litigio en los tribunales puede ser costoso y llevar mucho tiempo. Ambas partes presentarán expertos y aportarán testimonios, y la parcialidad de algunos jueces puede llevar a decisiones que no favorezcan al padre no vacunador.

Siempre es mejor, si es posible, resolver los conflictos sobre las vacunas fuera de los tribunales.

Si hay que litigar la cuestión, los tribunales dudan en entrar en los argumentos de seguridad y eficacia de las vacunas. Lo que quieren saber es si eres capaz de tomar decisiones sanitarias o, en caso de disputa, qué deseos de los padres deben prevalecer.

El primer paso para abordar esta cuestión es remitirse a su acuerdo de paternidad -o documento de disolución del matrimonio- sobre quién tiene la autoridad para tomar decisiones en materia de asistencia sanitaria, y qué recurso figura si las partes no pueden llegar a un acuerdo.

Si las decisiones sobre la atención sanitaria deben tomarse conjuntamente, uno de los progenitores no tiene derecho a someter al niño a un procedimiento médico sin la autorización del otro.

Si surge una disputa y las partes no pueden llegar a un acuerdo, habrá que presentar una petición ante el tribunal para modificar las responsabilidades parentales basándose en un cambio significativo de las circunstancias.

La mayoría de los tribunales han sostenido que la cuestión de si a un niño se le debe poner o no la vacuna COVID es una cuestión que justifica la intervención del tribunal.

Una vez que el tribunal acceda a tratar el asunto, tendrá que argumentar por qué debería tener autoridad para decidir si a su hijo se le debería poner la vacuna COVID.

Los padres deben mantener al tribunal centrado en cuál de los dos ha sido el padre principal a la hora de tomar decisiones, especialmente en lo que respecta a las cuestiones médicas.

Si el otro progenitor ha consentido en gran medida la toma de decisiones del otro progenitor durante los años en que los padres estuvieron juntos, el tribunal debería tenerlo muy en cuenta.

Si es posible, es mejor resolver esta cuestión fuera de los tribunales, ya que es probable que un juez conceda la autoridad para tomar decisiones al progenitor que está a favor de las vacunas, sobre todo si puede demostrar que el otro progenitor no es capaz de tomar decisiones sanitarias.

Además, el tribunal querrá escuchar al pediatra o al médico de familia establecido para determinar qué es lo mejor para los niños.

Le animamos a que se ponga en contacto con un abogado de derecho de familia con licencia en su estado con cualquier pregunta relacionada con la custodia que tenga, ya que este artículo no constituye un asesoramiento legal.