Los tiburones están en la cúspice crucial de nuestros ecosistemas oceánicos, manteniendo el equilibrio entre las especies por debajo de ellos en la cadena alimenticia. Ya una cuarta parte de las poblaciones de más de mil especies de tiburones y sus especies relacionadas, rayas y mantarayas, está amenazadas de extinción. Las aletas de tiburón, consideradas un manjar en la cocina asiática, son un lucrativo comercio que alcaza cientos de dólares por kilogramo. La demanda de carne de tiburón, considerada durante mucho tiempo en gran medida no comestible, también ha crecido, al igual que lo ha hecho la demanda del pescado antes era desechado por los pescadores que echaban redes para otras especies como el atún.

Ahora ha surgido una nueva amenaza enorme.

A finales de julio, la mayor empresa de vacunas por ingresos en el mundo emitió un comunicado de prensa. El gigante farmacéutico británico GlaxoSmithKline (GSK), en colaboración con la empresa farmacéutica francesa Sanofi, había sido seleccionado por el gobierno de los Estados Unidos para acelerar el desarrollo y la fabricación de una vacuna COVID-19. Como parte de la Operación Warp Speed anunciada por el presidente Trump en mayo, GSK y Sanofi surgieron como los primeros receptores de $2.1 mil millones en fondos federales con la meta de proporcionar una dosis inicial de 100 millones de la vacuna. El asesor principal del presidente en el proyecto Warp Speed, Moncef Slaoui, había pasado hasta 2017 treinta años en GSK supervisando el desarrollo de numerosas vacunas mientras estaba a cargo del negocio global de la compañía. Este posible conflicto de intereses no se mencionó en el comunicado de prensa.

Tampoco hubo muchos detalles sobre “la tecnología de adyuvante pandémico establecida por GSK”, que es su contribución principal al método de proteína recombinante que ya utilizaba Sanofi para producir una vacuna antigripal. El sitio web de GSK define un adyuvante como “de particular importancia en una situación de pandemia, ya que puede reducir la cantidad de antígeno requerido por dosis, permitiendo que se produzcan más dosis de vacunas y que se pongan a disposición de más personas. El escualeno es un ingrediente esencial de nuestro sistema adyuvante. El escualeno comúnmente utilizado en la industria farmacéutica se extrae del aceite de pescado (hígado) como un subproducto de la pesca.”

Al menos cinco empresas están utilizando escualeno en evaluaciones clínicas y preclínicas para una vacuna COVID-19. Y las especies de peces de las que se extrae el escualeno son tiburones. Según una investigación realizada por la organización californiana Shark Allies, GSK mataría a unos 250.000 tiburones para hacer suficiente adyuvante para que la población humana mundial reciba una sola dosis de una vacuna COVID. Si se considera que una segunda dosis es necesaria, como es probable, ese número se duplicaría a medio millón de tiburones muertos.

El uso de escualeno de tiburón también se ha intensificado. Según Chris Lowe, profesor de biología marina y director del Laboratorio Shark de la Universidad Estatal de California en Long Beach, decenas de millones de tiburones están siendo sacrificados anualmente, con algunas empresas cosechando hígados de tiburón escalfados para productos que van desde vacunas incluyendo vacunas contra la gripe hasta un agente hidratante en cosméticos, lo cual mata ya a unos 2,7 millones de tiburones al año. “Muchos de los tiburones que están siendo atacados son tiburones de aguas profundas y se encuentran en ambientes de océano abierto que pueden no estar protegidos”, dice Lowe.

Sin embargo, es completamente innecesario. Podríamos obtener fácilmente una vacuna COVID-19 sin eliminar miles de tiburones más. Como se pregunta la Alianza Shark: “¿Por qué una empresa elegiría utilizar escualeno derivado de tiburones en sus adyuvantes, en vez de alternativas sostenibles basadas en plantas? La única respuesta que podemos ver es el costo. El escualeno a base de plantas es aproximadamente un 30 por ciento más caro que el escualeno de tiburones. Una de las razones por las que el escualeno de tiburón es más barato es debido a la facilidad de extracción de escualeno del tiburón … En este proceso se tarda sólo 10 horas mientras que se requieren casi 70 horas de procesamiento para obtener escualeno de aceite de oliva con una pureza superior al 92 por ciento.”

Por su parte, GSK afirma que “la cantidad de escualeno necesaria para fabricar dosis de nuestro sistema adyuvante representa una proporción muy pequeña del escualeno derivado de animales utilizado en todo el mundo. Se está llevando a cabo una investigación para explorar alternativas viables de escualeno derivado del pescado para su uso futuro en vacunas, incluidas las fuentes de plantas o un enfoque sintético completo. Esas alternativas no estarán disponibles para la pandemia en curso”.

Esa, claramente, es la excusa de la corporación para incrementar la devastación que se está causando sobre el principal depredador de nuestros océanos. Los científicos consideran que los tiburones son más vulnerables al cambio climático que los peces de aleta. Dado que los tiburones generalmente son de crecimiento lento, tardan en maduran y son especies menos fecundas, sus poblaciones tardan más en recuperarse cuando las cosas salen mal. Aunque la terrible práctica de cortar sus aletas y dejar morir al pescado ha sido prohibida en los Estados Unidos y en algunos otros países, el tránsito de aletas de tiburón a través de los puertos estadounidenses a los mercados extranjeros sigue estando prácticamente libre de control. Los expertos estiman que sólo alrededor del nueve por ciento de la captura mundial de tiburones es actualmente sostenible.

¿Le importa a GlaxoSmithKline? Se necesitan alrededor de 3.000 tiburones para extraer una tonelada de escualeno. En julio, GSK y Sanofi firmaron acuerdos con el gobierno canadiense para suministrar hasta 72 millones de dosis de vacuna COVID-19 adyuvada. GSK ya planea vender sus adyuvantes a base de escualeno a otros fabricantes de vacunas. Sin embargo, el historial de estos productos GSK es en sí mismo motivo de alarma.

Robert F. Kennedy, Jr., en un blog reciente,escribe: “Los adyuvantes son compuestos que amplifican la respuesta inmune para hiper-estimular el sistema inmunológico [y] se asocian con una variedad de enfermedades autoinmunes. [and] Los estudios científicos han relacionado los adyuvantes de escualeno con el síndrome de la Guerra del Golfo y con una ola de trastornos neurológicos debilitantes, incluidas epidemias de narcolepsia causadas por la vacuna H1N1 Pandemrix de Glaxo durante la «pandemia» de gripe porcina de 2009. Un estudio mostró un riesgo de narcolepsia de 13 veces mayor en niños que recibieron Pandemrix. La devastadora cascada de lesiones cerebrales a niños y trabajadores sanitarios obligó a que se dejara de utilizar esa vacuna de Glaxo después de que los gobiernos europeos hubieran empleado sólo una pequeña fracción de las inyecciones que habían comprado a Glaxo. Un estudio reciente vincula el escualeno con los carcinomas. En un giro rocambolesco y temerario, Glaxo ha revivido el peligroso adyuvante como su pase para unirse a la orgía de dinero COVID-19.

Tal vez sea el momento de arrojar algo de luz intensiva en la casa de cristal en expansión ocupada por la sede global de GlaxoSmithKline al oeste del centro de Londres.