Menu
noviembre 10, 2020

25 razones para evitar la vacuna Gardasil

 

 

Robert F. Kennedy, Jr., Video de presentación del día de la ciencia de Gardasil—
“Muchas de las cosas que voy a decir hoy serían calumniosas si no fueran ciertas. Y si no son verdad, Merck debería demandarme. Pero Merck no hará eso. Y no lo hará porque, en los Estados Unidos, la verdad es una defensa absoluta contra la calumnia”.

 

… El historial de seguridad de Gardasil ha sido nada menos que desastroso.

Han pasado 13 años desde que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) permitió la aprobación rápida para la vacuna Gardasil de Merck, promovida para la prevención del cáncer de cuello uterino y otras condiciones atribuidas a cuatro tipos de virus del papiloma humano (VPH). La agencia inicialmente dio licencia a Gardasil únicamente para niñas y mujeres de 9 a 26 años, pero las decisiones posteriores de la FDA ahora permiten a Merck comercializar a la sucesora de Gardasil, la vacuna Gardasil 9 de nueve partes, a un rango de edad mucho más amplio, de 9 a 45 años, y tanto a hombres como a mujeres.

Como resultado de la expansión de los mercados de Gardasil no sólo en los Estados Unidos, sino a nivel internacional, la exitosa vacuna contra el VPH se ha convertido en el tercer producto más alto deMerck, con un rendimiento global anual de unos $2.300 millones de dólares. Sin embargo, el historial de seguridad de Gardasil ha sido nada menos que desastroso. Children’s Health Defense y Robert F. Kennedy, Jr. acaban de producir un video en el que se detallan los muchos problemas con el desarrollo y la seguridad de Gardasil. Por favor, vea y comparta este video para que usted y otros puedan entender por qué el Sr. Kennedy se refiere a las metodologías de Merck como “chanchullos fraudulentos”.

Lo que sigue son 25 datos clave sobre Gardasil/Gardasil 9, incluidos los datos sobre los ensayos clínicos de las vacunas contra el VPH y los resultados adversos observados desde que Merck, funcionarios de salud pública y legisladores, endilgaran agresivamente las vacunas a un público desprevenido.

Placebos y comparaciones inapropiados

  1. Un placebo se supone que es una sustancia inerte que se parece al medicamento que se está probando. Pero en los ensayos clínicos de Gardasil, Merck utilizó un adyuvante de aluminio neurotóxico llamado AAHS en lugar de usar un placebo salino inerte.
  2. Entre las niñas y mujeres que recibieron la vacuna y entre las niñas y mujeres que recibieron AAHS, un asombroso 2,3% en ambos grupos experimentó condiciones indicativas de “trastornos autoinmunes sistémicos”, muchos poco después de recibir Gardasil.
  3. Múltiples estudios científicos asocian el aluminio no sólo con enfermedades autoinmunes, sino con el autismo, la enfermedad de Alzheimer, la demencia y la enfermedad de Parkinson, así como las anomalías conductuales en animales.
  4. Merck mintió a los participantes del estudio, diciendo falsamente que los ensayos clínicos no eran estudios de seguridad, que la vacuna ya se había demostrado que es segura y que el “placebo” era una solución salina inerte. [Fuente: HPV Vaccine on Trial (La vacuna del VPH a juicio) (evidencia fotográfica, páginas 6 y 12).]
  5. Cuando Merck llevó a cabo ensayos clínicos para su próxima formulación de la vacuna contra el VPH, Gardasil 9, utilizó Gardasil como el “placebo” en los grupos de control, confiando de nuevo en la falta de un placebo inerte para enmascarar las señales de seguridad.
  6. Los 500 microgramos de adyuvante de aluminio (AAHS) en Gardasil 9 son más del doble de la cantidad de aluminio en Gardasil; esto plantea la cuestión de si la fuerte dependencia de Gardasil 9 de los ensayos de Gardasil para la comparación es justificable.
  7. La Organización Mundial de la Salud afirma que el uso de una vacuna (en lugar de una sustancia inerte) como placebo crea una “desventaja metodológica” y también señala que puede ser “difícil o imposible” evaluar adecuadamente la seguridad de las vacunas sin un verdadero placebo.

Criterios de inclusión y exclusión inapropiados

  1. En el único ensayo de Gardasil en el grupo de edad objetivo (niñas de 11 y 12 años) con un diseño de grupo de control, menos de 1.200 niños recibieron la vacuna y menos de 600 sirvieron como control. Este ensayo único en el que participaron menos de 1.800 niños prepara el escenario para la posterior comercialización de la vacuna a millones de preadolesiones saludables en todo el mundo.
  2. Los ensayos clínicos de Gardasil tuvieron numerosos criterios de exclusión. No se permitió participar en los ensayos a personas con: alergias graves; resultados previos anormales de la prueba de Papanicolaou;haber tenido más de cuatro parejas sexuales en la vida; antecedentes de trastornos inmunológicos y otras enfermedades crónicas; reacciones a los ingredientes de la vacuna, incluyendo aluminio, levadura y benzonasa; o antecedentes de abuso de drogas o alcohol. Y a pesar de ello, Merck ahora recomienda Gardasil para todos estos grupos.

Monitoreo inadecuado

  1. A algunos de los participantes del estudio, pero no a todos, se les dieron “tarjetas de información” para registrar reacciones a corto plazo como enrojecimiento y picazón. Sin embargo, el informe notificó reacciones monitoreadas durante sólo 14 días, y Merck no hizo continuó con el seguimiento de los participantes que experimentaron eventos adversos graves como problemas autoinmunes sistémicos o menstruales.
  2. Los participantes lesionados se quejaron de que Merck rechazó sus intentos de informar sobre efectos secundarios adversos. En numerosos casos, Merck sostuvo que estos “no estaban relacionados con la vacuna”.
  3. La mitad (49,6%) de los sujetos de ensayo clínico que recibieron Gardasil notificaron enfermedades graves en un plazo de siete meses. Para evitar clasificar estas lesiones como eventos adversos, Merck las descartó como “nuevas condiciones médicas”.
Las muertes anuales por cáncer de cuello uterino en los Estados Unidos son de 2,3/100.000. La tasa de mortalidad en los ensayos clínicos de Gardasil fue de 85/100.000, o 37 veces la del cáncer de cuello uterino.

La relación riesgo-beneficio del cáncer de cuello uterino no merece la pena

  1. La media de edad de muerte por cáncer de cuello uterino es de 58 años. Gardasil se dirige a millones de preadolescentes y adolescentes sanos para los que el riesgo de morir de cáncer de cuello uterino es prácticamente cero. Las intervenciones para personas sanas deben tener un perfil de riesgo que también sea prácticamente nulo.
  2. Las muertes anuales por cáncer de cuello uterino en los Estados Unidos son de 2,3/100.000. En los ensayos clínicos de Gardasil,hubo 40 muertes en los grupos expuestos a la vacuna, el “placebo” que contiene aluminio o una solución que contiene polisorbato 80 y borax. Aunque aproximadamente la mitad de las muertes estuvieron relacionadas con accidentes o suicidios, entre las muertes restantes (65/100.000), muchas de las causas de muerte (como la sepsis, los eventos cardíacos y las afecciones autoinmunes) podrían estar plausiblemente relacionadas con las vacunas.
  3. Con 76 millones de niños vacunados a un costo promedio de $420 por la serie Gardasil de tres inyecciones, el costo de salvar una vida estadounidense del cáncer de cuello uterino asciende a unos $18,3 millones de dólares. Por el contrario, el valor de una vida humana de acuerdo con el Programa Nacional de Compensación de Lesiones por Lesiones por Vacunas del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) es de $250,000, la cantidad máxima que el programa gubernamental otorgará por una muerte relacionada con vacunas.
  4. Según el prospecto de Gardasil, las mujeres tienen 100 veces más probabilidades de sufrir un evento grave después de la vacunación con Gardasil que de contraer cáncer de cuello uterino.
  5. Las posibilidades de contraer una enfermedad autoinmune por la vacuna Gardasil, incluso si la vacuna funciona, son 1.000 veces mayores que las posibilidades de salvarse de la muerte por cáncer de cuello uterino. (El enlace proporcionado anteriormente va al prospecto del envase de Gardasil. En la página 8 del prospecto se encuentra el Cuadro 9 —niñas/mujeres que informaron de una “condición potencialmente indicativa de un trastorno autoinmune sistémico”— que muestra que el 2,3% de los receptores de Gardasil [y también del adyuvante de aluminio, AAHS] notificaron un trastorno autoinmune, y el 2,3% es 2,3 por cada 100. [and also AAHS] Si convierte eso a una tasa por cada 100.000, es 2.300 por cada 100.000. La base de datos de cáncer SEER de los Estados Unidos muestra que en 2016, la mortalidad por cáncer de cuello uterino para todas las edades/razas fue de 2,24 por cada 100.000. 2.300 es aproximadamente 1.000 veces más alta que 2,24.)
  6. Las mujeres en los ensayos clínicos de Gardasil con evidencia de infección actual por VPH y exposición previa al VPH tenían un 44% más de riesgo de desarrollar lesiones cervicales o cáncer después de la vacunación.
  7. Las mujeres que reciben la vacuna Gardasil de preadolescentes o adolescentes son más propensas a no hacerse las pruebas para la detección del cáncer de cuello uterino cuando son adultas, asumiendo erróneamente que la vacunación contra el VPH sustituye las revisiones y que la vacuna eliminará todo riesgo.
Desde que Gardasil llegó al mercado estadounidense en 2006, las personas han notificado al sistema de notificación de eventos adversos de vacunas más de 450 muertes y más de 61.000 enfermedades graves, debidas a las vacunas contra el VPH.

Efectos sobre la fertilidad

  1. La acumulación de pruebas apunta a los efectos adversos potencialmente graves de Gardasil sobre la fertilidad,incluyendo el aborto espontáneo y la insuficiencia ovárica prematura.
  2. Merck nunca probó la vacuna para ver sus efectos en la fertilidad. Sin embargo, los ensayos clínicos de Gardasil y Gardasil 9 mostraron altas tasas de aborto espontáneo del 25% y del27,4%,respectivamente, significativamente más altas que las tasas generales que son aproximadamente el 10%-15% en este grupo de edad reproductiva.
  3. El polisorbato 80 y el borato sódico (Borax) se asocian con la infertilidad en animales. Ambos son ingredientes de Gardasil, y ambos estaban presentes en el único protocolo de ensayo clínico que declaró que utilizaba un placebo salino benigno.

Después de la licencia

  1. En 2015, Dinamarca abrió cinco nuevas “clínicas de VPH” para tratar a los niños heridos por Gardasil. Más de 1.300 casos inundaron las clínicas poco después de su apertura.
  2. Desde que Gardasil llegó al mercado estadounidense en 2006, las personas han notificado al sistema de notificación de eventos adversos de vacunas (VAERS) más de 450 muertes y más de 61.000 enfermedades graves, debidas a las vacunas contra el VPH.
  3. Merck mintió a VAERS sobre el caso de la muerte de Christina Tarsell, afirmando falsamente que su médico culpó a un virus en lugar de al Gardasil. [Fuente: HPV Vaccine on Trial (La vacuna del VPH a juicio) (pág. 144).]

La vacuna que nunca debería haber recibido la licencia

Como se sugirió en la conclusión del libro de 2018 The HPV Vaccine on Trial (La vacuna del VPH a juicio), la implantación de Gardasil en 125 países de todo el mundo ha ilustrado, de una manera demasiado real e impactante, el fenómeno que llevó a Hans Christian Andersen a escribir “El nuevo traje del emperador”. En todo el mundo, se han notificado más de 100.000 eventos adversos relacionados con Gardasil a la FDA y a la OMS, y en las cuentas se siguen multiplicando “los escándalos, las demandas, las lesiones graves y las muertes”. Durante casi 200 años, la historia de Andersen ha enseñado a los lectores la necesidad de decir la verdad, prestar atención a la evidencia y escuchar a los niños. No se debe permitir que la narrativa color de rosa fabricada para la peligrosa vacuna Gardasil se mantenga por más tiempo. Es hora, en palabras de los autores del libro HPV Vaccine on Trial (La vacuna del VPH a juicio)de proclamar, en voz bien alta, que “el Emperador está desnudo”.

 

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.