Menu
octubre 13, 2020

Los componentes de la tecnología de mRNA “podrían conllevar reacciones adversas significativas en uno o más de nuestros ensayos clínicos”, dice Moderna

Por el Equipo de Children’s Health Defense (Defensa de la salud infantil).

Resumen:

  •  Las vacunas para Covid-19 usando mRNA que se someten a ensayos clínicos, incluida la vacuna Moderna, dependen de un “sistema portador” basado en nanopartículas que contiene una sustancia química sintética llamada polietilenglicol (PEG).
  •  El uso de PEG en medicamentos y vacunas es cada vez más polémico debido a la incidencia bien documentada de reacciones inmunitarias adversas relacionadas con PEG, incluida la anafilaxia, que es potencialmente mortal.
  •  Aproximadamente siete de cada diez estadounidenses ya pueden estar sensibilizados al PEG, lo que puede resultar en una reducción de la eficacia de la vacuna y un aumento de los efectos secundarios adversos.
  •  Si una vacuna de mRNA para Covid-19 que contiene PEG obtiene la aprobación de la FDA, el aumento en la exposición al PEG no tendrá precedentes y será potencialmente desastroso.
  •  Los documentos y publicaciones de Moderna indican que la empresa es muy consciente de los riesgos de seguridad asociados con PEG y otros aspectos de su tecnología de ARNm, pero está más preocupada por su provecho.

Una docena de vacunas Covid-19 se están sometiendo a ensayos clínicos, liderando un campo abarrotado que ahora cuenta con aproximadamente 170 candidatos. Varios de los contendientes de los Estados Unidos, Moderna, Pfizer/BioNTech y Arcturus Therapeutics, están implementando tecnología de RNA mensajero (mRNA) que nunca se ha aprobado antes, un enfoque experimental diseñado para convertir las células del cuerpo en fábricas de producción de proteínas virales.

Un desafío técnico clave es conseguir que la voluminosas “carga útil” de RNA de las vacunas ingrese intacta en las células, sin que se descomponga antes de llegar a su destino. En otras palabras, las vacunas de mRNA no funcionarán sin un mecanismo de administración incorporado que permita que el mRNA se abra paso, cueste lo que cueste, hasta el citoplasma de una célula. La solución elegida es utilizar modernos “sistemas portadores” biotecnológicos que involucren nanopartículas lipídicas (LNP). Las LNP “encapsulan las construcciones de mRNA para protegerlas de la degradación y promover la absorción celular” y, además, aceleran el sistema inmunitario (una propiedad que los científicos de la vacuna describen dócilmente como “propiedades adyuvantes inherentes” de las LNP). Las formulaciones de LNP en las tres vacunas Covid-19 también están “PEGiladas”, lo que significa que las nanopartículas de la vacuna están recubiertas con un polímero sintético, no degradable y cada vez más polémico llamado polietilenglicol (PEG).

… Moderna reconoció el potencial que tienen sus LNPs patentados (y PEG) de producir “efectos secundarios sistémicos”, …

En el folleto corporativo que respalda el lanzamiento al mercado de valores de Moderna a fines de 2018 (una oferta pública inicial que estableció un récord para la industria biotecnológica), la compañía fue franca en cuanto al hecho de que su enfoque técnico tiene numerosos riesgos. Específicamente, Moderna reconoció el potencial de que sus LNPs patentados, y PEG, produjeran “efectos secundarios sistémicos”, en particular basándose en la documentación de la literatura científica sobre estos tipos de efectos secundarios para otras LNP. En comentarios que generalmente no son vistos por el público, Moderna declaró (pág. 33):

No puede haber ninguna garantía de que nuestras LNP no tendrán efectos no deseados. Nuestras LNP podrían contribuir, total o parcialmente, a uno o más de los siguientes: reacciones inmunitarias, reacciones a la infusión, reacciones de complemento, reacciones de opsonación, reacciones de anticuerpos . . . o reacciones al PEG de algunos lípidos o PEG asociados de otro modo con los LNP. Ciertos aspectos de nuestros medicamentos en investigación pueden inducir reacciones inmunitarias del ARNm o de los lípidos, así como reacciones adversas dentro de las vías hepáticas o degradación del mRNA o de la LNP, cualquiera de los cuales podría conducir a eventos adversos significativos en uno o más de nuestros ensayos clínicos. [Énfasis y enlaces agregados]

Lejos de expresar preocupación por el bienestar de los participantes en los ensayos clínicos, esa sección del folleto concluyó que cualquiera de estos problemas “podría dañar materialmente el negocio, las condiciones financieras y las perspectivas [de la empresa].”

Los investigadores que anteriormente asumieron que el polímero era en gran parte inerte ahora cuestionan su biocompatibilidad y advierten sobre … respuestas inmunitarias adversas que incluyen la anafilaxia, que es potencialmente mortal y está siendo probablemente infradiagnosticada…

PEG “sigiloso”

El PEG se utiliza ampliamente en medicamentos, productos de cuidado personal, lubricantes, geles (como gel de ultrasonido), aditivos alimentarios y más. Por ejemplo, el PEG es un ingrediente tristemente célebre del controvertido laxante Bayer MiraLAX, un medicamento utilizado para el estreñimiento y para preparar a las personas para la colonoscopia. Muchos padres de niños con estreñimiento crónico han acusado a MiraLAX de provocarles síntomas neuropsiquiátricos graves, incluidos cambios de humor, rabia, fobias y paranoia.

La industria biofarmacéutica y de las vacunas aprecian el PEG por su capacidad para dotar a las nanopartículas de propiedades sigilosas, que permiten que las partículas eludan la detección por parte del sistema inmunitario y encuentren un camino para evitar las defensas ordinarias del cuerpo. En los últimos años, sin embargo, PEG ha sido objeto de un creciente escrutinio. Los investigadores que anteriormente asumieron que el polímero era en gran medida “inerte” ahora están cuestionando su biocompatibilidad y advierten sobre la promoción del crecimiento tumoral por partículas PEGiladas y las respuestas inmunitarias adversas que incluyen la anafilaxia (también llamada hipersensibilidad), que es potencialmente mortal y está siendo “probablemente infradiagnosticada”. Estas respuestas indeseables, en ocasiones, han detenido los ensayos clínicos. Además, los estudios de caso destacan la reactividad cruzada “poco reconocida” entre PEG y polisorbatos (tensioactivos/emulsionantes presentes en muchos productos, incluidas algunas vacunas), lo que significa que los individuos pueden experimentar hipersensibilidad peligrosa a ambos. Como resultado, algunos científicos sostienen que es hora de desarrollar alternativas para reemplazar al PEG. Investigadores estadounidenses y holandeses declararon en 2013:

La acumulación de pruebas que documentan los efectos perjudiciales de PEG cuando se administran medicamentos hacen imperativo que los científicos en este campo rompan su dependencia de la PEGilación.

Las preocupaciones de las compañías farmacéuticas se centran en un problema diferente: las respuestas inmunitarias específicas de PEG pueden, en realidad, reducir la eficacia de las terapias que contienen PEG. Debe haber preocupado a muchos en la industria farmacéutica cuando un estudio de 2016 en Analytical Chemistry informó de niveles detectables y a veces altos de anticuerpos anti-PEG (incluyendo anticuerpos IgM de primera línea de defensa y anticuerpos IgG de etapa posterior) en aproximadamente 72% de las muestras humanas contemporáneas y alrededor del 56% de los especímenes históricos desde la década de 1970 hasta la década de 1990. Los investigadores confesaron que los resultados eran completamente inesperados. También confirmaron que la sensibilización a PEG podría ser inducida a través de la exposición a fármacos PEGilados o podría ser “preexistente” en individuos nunca antes tratados con  medicamentos PEGilados, pero que “muy probablemente . . . habían estado expuestos a PEG a través de otros medios.”

Desafortunadamente, mientras cuatro de cada cinco médicos ya prescriben regularmente medicamentos PEGilados, sólo uno de cada cinco es consciente del potencial de respuestas de anticuerpos anti-PEG y sólo un tercio siquiera sabe que la PEG está en los medicamentos que recetan.

Vacunas PEG y Covid-19

La mayor exposición de la población a los productos que contienen PEG hace que sea “natural suponer” que los anticuerpos anti-PEG seguirán siendo generalizados e “inevitables”. Sin embargo, si una de las vacunas de mRNA PEGilado para Covid-19 obtiene la aprobación de la FDA, el repunte en la exposición a PEG no tendrá precedentes, y será potencialmente desastroso.

Desafortunadamente, si bien cuatro de cada cinco médicos ya recetan regularmente medicamentos PEGilados, sólo uno de cada cinco es consciente del potencial de respuestas de anticuerpos anti-PEG y sólo un tercio sabe que la PEG se encuentra en los medicamentos que recetan. Un investigador de la Universidad de Vanderbilt está de acuerdo en que existe una falta generalizada de reconocimiento de que la hipersensibilidad PEG es posible, y mucho menos que se manifiesta de forma regular. Además, si bien podría ser muy importante examinar a los pacientes para detectar los niveles de anticuerpos anti-PEG “antes de la administración de terapias que contienen PEG”, incluidas las vacunas, estas pruebas actualmente sólo están disponibles en entornos de investigación y no comercialmente.

Las vacunas contra el mRNA no son el único vehículo para la participación de PEG en la producción de vacunas de Covid-19. Por ejemplo, investigadores del Instituto Max Planck de Alemania informan sobre el desarrollo de un proceso para la producción de la vacuna Covid-19 que permite purificar las partículas de virus con un “alto rendimiento”. El proceso consiste en agregar PEG a un líquido que contiene virus y pasar el líquido a través de las membranas: “El alto contenido de PEG hace que los virus se adhieran a la superficie de celulosa” mientras que las impurezas “fluyen directamente a través de las membranas.”

Antes del Covid-19, los investigadores también elogiaban al PEG como un aditivo económico, útil para abordar los desafíos del almacenamiento de vacunas en particular para las vacunas que utilizan adenovirus modificados genéticamente; señalaron que hasta el 80% del costo de los programas de vacunación “se debe al problema de la cadena de frío (es decir, mantener las vacunas frías)” y que la PEG puede aumentar la vida media de la vacuna de siete a más de 30 días a temperatura ambiente. Tres de las vacunas Covid-19 sometidas a ensayos clínicos (Johnson & Johnson, Oxford y CanSino) son vacunas de vectores adenovirales.

…admitió que los anticuerpos anti-PEG presentan desafíos significativos para la eficacia clínica de las terapias PEGiladas …

Implacablemente competitivo

Como ilustran los extractos del folleto de Moderna, los científicos de Moderna son plenamente conscientes de los problemas de seguridad relacionados con la PEG. Abordando la ecuación por el lado de eficacia, un estudio de mediados de 2019 realizado por autores que “son o han sido empleados de Moderna, Inc. y reciben salario y opciones a las acciones de Moderna, Inc.” también admitió que los anticuerpos anti-PEG “presentan desafíos significativos para la eficacia clínica de las terapias PEGiladas y requerirá estrategias para superar [sus] efectos.”  No obstante, con las apuestas “increíblemente altas” de los colectivos que rodean el desarrollo de vacunas Covid-19, las reservas publicadas por Moderna sobre PEG y su tecnología LNP no le han impedido impugnar (hasta ahora sin éxito) las patentes de LNP de sus competidores o pasar por alto los efectos secundarios en sus ensayos clínicos iniciales de Covid-19. En su prospecto, Moderna sólo admite que “los riesgos inaceptables para la salud o los efectos secundarios adversos” podrían dificultar el reclutamiento y la retención de participantes en ensayos clínicos y que una “relación desfavorable entre los riesgos y los beneficios” podría “inhibir la aceptación del mercado” si su producto avanza para llegar al mercado.

Lo que está en juego es aún mayor para las personas a las que los gobiernos y las empresas seleccionarán para recibir una vacuna. Las personas que desarrollan la vacuna de Covid-19 no han revelado si están tomando alguna medida para examinar a sus participantes en los ensayos clínicos en busca de anticuerpos anti-PEG o si están haciendo algo para mitigar los riesgos potencialmente mortales de reacciones de hipersensibilidad. Si casi las tres cuartas partes de la población estadounidense tiene anticuerpos anti-PEG, entonces estas preguntas están lejos de ser triviales.

 

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.