Baum Hedlund Aristei & Goldman y Robert F. Kennedy, Jr., presidente de “Children’s Health Defense”, presentaron esta semana una demanda por homicidio culposo contra Merck alegando que la vacuna Gardasil contra el VPH del fabricante causó la muerte de Noah Tate Foley, de 13 años.

La acción civil, presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Medio de Carolina del Norte en nombre de los padres de Noah, Clifton y Kelli Foley, alega que Noah murió el 8 de octubre de 2020 de encefalitis causada por un proceso de desregulación autoinmune/autoinflamatoria directamente relacionado con la inyección de Gardasil que recibió en 2018.

La demanda también alega que la vacuna causó una enfermedad autonómica, neurológica y autoinmune heterogénea y una constelación de síntomas adversos, complicaciones, lesiones y otros acontecimientos adversos, que condujeron al homicidio por negligencia de Noah.

Baum Hedlund y Kennedy han presentado múltiples demandas contra Merck por ocultar los efectos secundarios conocidos de su vacuna Gardasil, pero ésta es su primera demanda por homicidio por negligencia.

Noah recibió su primera y única inyección de Gardasil el 7 de mayo de 2018, dos días después de su 11º cumpleaños.

Antes de Gardasil, Noah era un niño feliz y sano, sin enfermedades autoinmunes ni problemas autonómicos. Le gustaba cazar y pescar con su padre, jugar con su hermana pequeña, construir Legos y tocar la batería.

También le gustaba la escuela y participaba activamente en su iglesia. Sobre todo, Noah amaba a su familia y atesoraba los momentos que pasaban juntos.

Aproximadamente dos semanas después de la inyección de Gardasil, Noah desarrolló fiebres que llegaron a alcanzar los 102,9 grados (39º). Una semana después, los médicos analizaron la sangre de Noah para descartar la mononucleosis u otras causas de sus síntomas.

Las pruebas no revelaron ninguna causa subyacente, ya que las fiebres de Noah fueron y vinieron durante todo el verano de 2018.

El 10 de octubre de 2018, Noah fue a la sala de emergencias del Centro Médico de la Universidad de Duke. Tras un examen y análisis de sangre, los médicos dijeron a la madre de Noah, Kelli, que los marcadores inflamatorios de su hijo eran elevados, posiblemente debido a una infección vírica.

Remitieron a Noah al departamento de enfermedades infecciosas de la universidad, donde los análisis de sangre revelaron que el recuento de glóbulos blancos de Noah se había triplicado en dos semanas.

Durante meses, Noah sobrellevó innumerables visitas al médico y pruebas, incluida una biopsia y una tomografía computarizada de un ganglio linfático inflamado.

La familia tuvo que esperar 35 días antes de que los médicos descartaran el cáncer. El periodo de espera fue “largo y tortuoso”, según Kelli.

Aunque los Foleys se alegraron de la noticia de que Noah no tenía cáncer, aún no tenían respuestas a la causa subyacente de sus problemas de salud.

El 7 de mayo de 2019, Noah visitó a un médico para hablar de su pérdida de peso. Su peso había descendido a 69 libras (31,3 kilos), su IMC (índice de masa corporal) estaba en el cuarto percentil, con 14,79, y sus marcadores inflamatorios seguían siendo elevados.

El 21 de mayo de 2019, una consulta de gastroenterología pediátrica se centró en un “proceso autoinmune o inflamatorio”.

El 29 de septiembre de 2020, la pierna izquierda de Noah se entumeció. Su cara y su lengua se adormecieron mientras su madre le llevaba al hospital.

Cuando Noah llegó a la sala de emergencias, vomitó. A las 6:00 p.m., no respondía en absoluto.

Noah fue trasladado al Hospital Médico de la Universidad de Duke, donde su estado empeoró rápidamente.

Para el 30 de septiembre de 2020, Noah estaba casi completamente en muerte cerebral. El 8 de octubre de 2020, falleció cuatro horas después de que le retiraran el tubo respiratorio.

“Nuestra fe es muy fuerte”, dijo Kelli, “por eso sé que a pesar del dolor que nuestra familia sigue sintiendo por la ausencia de Noah, no dejaremos que su muerte sea en vano. Lucharemos por él para conseguir justicia contra Merck por lo que le hicieron”.

El padre de Noah, Clifton, dijo:

“Perdí a mi compañero de pesca y caza, y mi hija perdió a su mejor amigo. Dicen que el tiempo cura todas las heridas, pero perder a tu hijo es algo de lo que nunca te curas. Cada día sentimos la pérdida, y no se hace más fácil”.

Los Foleys citaron “varias razones” para emprender acciones legales contra Merck. En un comunicado, dijeron:

“Ante todo, queremos que se haga justicia para nuestro hijo, que sufrió mucho porque Merck nunca nos dijo que era posible que se produjeran efectos adversos graves. Queremos que rindan cuentas y que se reconozca que lo que han hecho está mal.

“Esperamos que nuestro caso sirva para concienciar a otras familias y les dé la oportunidad de tomar decisiones más informadas sobre los riesgos asociados a Gardasil.

“Por último, queremos alguna forma de cierre, que es algo que nunca hemos tenido”.

El mes pasado se consolidaron 31 demandas por lesiones causadas por la vacuna Gardasil

En agosto, un panel judicial emitió una orden que consolidaba más de 31 demandas presentadas contra Merck por lesiones supuestamente causadas por su vacuna Gardasil contra el VPH.

Las demandas alegan que el gigante farmacéutico aceleró el proceso de aprobación de Gardasil por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos y que realizó ensayos clínicos engañosos para enmascarar efectos secundarios graves y exagerar la eficacia de la vacuna.

El grupo de expertos “no se dejó convencer” por el argumento de Merck de que la consolidación de los casos aumentaría las dudas sobre las vacunas y provocaría una avalancha de demandas “sin fundamento” por lesiones causadas por vacunas.

Las demandas consisten en reclamaciones de responsabilidad por productos, reclamaciones por incumplimiento de la garantía, fraude, negligencia y, en algunos casos, violaciones de las leyes estatales de protección del consumidor.

La consolidación de todos los casos de lesiones causadas por Gardasil en Estados Unidos en un solo tribunal significa que todos los niños y adultos dañados por la vacuna Gardasil pueden ahora exponer sus casos ante un solo juez federal, dijo Kennedy.

Baum Hedlund y Kennedy han presentado numerosas demandas contra Merck alegando que la empresa oculta a sabiendas los efectos adversos asociados a su vacuna Gardasil. Estos incluyen:

Aunque cada caso es único, todos los demandantes coinciden en que si Merck hubiera dicho la verdad sobre los peligros conocidos asociados a Gardasil, nunca habrían dado su consentimiento a la vacuna contra el VPH.

Si usted o su hijo han sufrido daños tras recibir la vacuna Gardasil contra el VPH, puede tener derecho a una reclamación legal. Visite Baum Hedlund Law para una evaluación gratuita de su caso o llame al 855-948-5098.