Un mes de confinamiento por COVID-19 reduce hasta dos años la esperanza de vida de los pacientes que sufrieron un infarto de miocardio, según concluye un nuevo estudio.

El estudio, publicado este mes en la revista “European Heart Journal – Quality of Care & Clinical Outcomes”, muestra que muchas de las personas que sufrieron infartos durante el primer mes del confinamiento COVID-19 “no avisaron porque les dijeron que estaban pasando cosas más importantes”, dijo el comentarista político y humorista Russell Brand a los espectadores en un reciente episodio de “Stay Free“.

El equipo internacional de investigadores analizó datos del Reino Unido y España. Utilizaron modelos estadísticos para determinar que la falta de atención médica prestada a los pacientes que sufrieron infarto de miocardio probablemente redujo la esperanza de vida de esos pacientes en una media de 18 meses en el Reino Unido y dos años en España en comparación con los pacientes anteriores al confinamiento.

“Si las personas que padecían auténticas enfermedades potencialmente mortales no recibían la atención que necesitaban, ¿qué sentido tenía el confinamiento?” preguntó Brand.

Mientras tanto, dijo Brand, los autores, incluidos Steve Hanke, Ph.D., catedrático de economía aplicada de la Universidad Johns Hopkins, de un informe de revisión sistemática y metaanálisis se examinaron casi 20.000 estudios sobre las medidas adoptadas en todo el mundo para proteger a la población contra el COVID-19 y se llegó a la conclusión de que los confinamientos fueron un “fracaso costoso“.

“La investigación científica sobre los confinamientos está clara; los datos están ahí: las muertes evitadas fueron una gota de agua en comparación con los asombrosos costes colaterales provocados”, afirmaron Hanke y sus coautores, y añadieron:

“Los estudios sobre el índice de rigor concluyen que el confinamiento medio en Europa y Estados Unidos en la primavera de 2020 solo redujo la mortalidad por COVID-19 en un 3,2%.

“Esto se traduce en aproximadamente 6.000 muertes evitadas en Europa y 4.000 en Estados Unidos”.

El impacto perjudicial de las medidas de confinamiento en la salud y la educación de los niños, así como en las economías de los países, se ha hecho cada vez más evidente desde que se introdujo esta medida política, añadieron.

El Instituto de Asuntos Económicos del Reino Unido publicó las conclusiones de los autores el 5 de junio.

“Algunas muertes parecen ser más importantes que otras, más convenientes, más rentables, más beneficiosas para el poder estatal y empresarial”, afirmó Brand. “Eso es al menos lo que me parece a mí”.

Brand señaló que durante la pandemia de COVID-19, a las personas que criticaban las medidas de confinamiento se les decía: “No seas tan egoísta”. A menudo, eran censurados.

Ahora que la investigación sugiere que los individuos tenían razón al cuestionar la eficacia de los confinamientos, el mensaje de los principales medios de comunicación ha sido: “Es hora de una amnistía. Es hora de olvidarse de [todo eso],” dijo, añadiendo:

“Oh, ya veo, es casi como si dijeras lo que te conviene cuando te conviene, que no tienes moral, ni principios, ni visión, ni idea de cómo cambiar el mundo.

“Así que probablemente es hora de empezar a escuchar al resto de nosotros, que tenemos algunas ideas fantásticas sobre cómo podrían cambiar las cosas”.

Pero en lugar de escuchar a los ciudadanos, “The Telegraph” informó recientemente de que una unidad secreta del gobierno del Reino Unido trabajó con empresas de medios sociales para acallar los debates sobre las polémicas medidas políticas de confinamiento durante la pandemia, señaló Brand.

La BBC participó en reuniones secretas del foro de política gubernamental para abordar la “llamada desinformación“.

Brand señaló que los “Twitter Files” han revelado la connivencia entre el gobierno estadounidense y las empresas de medios sociales. “Es casi como si los gobiernos más poderosos del mundo utilizaran el mismo libro de jugadas”, afirmó.

“Espera”, añadió, “¿y si las voces que transmiten información veraz están siendo censuradas y apagadas? Espera, ¿y si la verdad es algo complejo que requiere matices y conversación?”.

Vea aquí el vídeo: