Close menu
12/09/2022 News

Big Tech

Archivos de Twitter: Una historia de censura, listas negras secretas, bloqueos fantasma y connivencia gubernamental

Un segundo lote de “archivos de Twitter” publicado el jueves revela cómo la plataforma mantenía “listas negras secretas” y participaba en “bloqueos fantasma” (“shadow banning”) Los archivos publicados anteriormente incluían pruebas de interferencia electoral y censura generalizada de la información relacionada con COVID-19 que no encajaba en la narrativa aceptada por el gobierno.

twitter files government elon musk feature

El segundo lote de “archivos de Twitter” publicado el jueves revela cómo la plataforma mantenía “listas negras secretas” y realizaba “bloqueos fantasma” (“shadow banning”) de determinados usuarios a pesar de haberlo negado previamente.

Esta última de una serie de sorprendentes revelaciones y cambios a gran escala en Twitter tras la adquisición por parte de Elon Musk se suma a revelaciones anteriores sobre injerencias electorales -incluida la supresión de la historia del portátil de Hunter Biden antes de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020- y censura científica generalizada.

La “amnistía general” de cuentas previamente canceladas y el restablecimiento por Musk el mes pasado de muchas de esas cuentas -incluida la del expresidente Donald Trump- provocó la furia de muchos legisladores demócratas y entidades de izquierdas, pero contó con un amplio apoyo de republicanos y libertarios.

La protesta de los demócratas, y de entidades como la UE y actores privados de las grandes tecnológicos, “Big Tech”, y los grandes medios de comunicación, “Big Media” como Apple y CBS, ha complicado aún más los planes de Musk para Twitter, en medio de investigaciones contra las empresas de Musk y amenazas de la UE de que será prohibido en el bloque de 27 naciones.

Un “grupo secreto” de Twitter tomó decisiones “políticamente delicadas”

En una serie de tuits del jueves, Bari Weiss, fundadora y editora de “The Free Press”, reveló información sobre las “listas negras secretas” y otras prácticas de censura de Twitter.

Weiss tuiteó, en parte:

“Una nueva investigación de #TwitterFiles revela que equipos de empleados de Twitter crean listas negras, impiden que los tuits desfavorecidos sean tendencia (‘trending’) y limitan activamente la visibilidad de cuentas enteras o incluso de temas tendencia (‘trending topics’), todo ello en secreto, sin informar a los usuarios”.

“Twitter tuvo una vez la misión de ‘dar a todo el mundo el poder de crear y compartir ideas e información al instante, sin barreras’. Por el camino, sin embargo, se levantaron barreras”.

“The Epoch Times” informó de que Weiss está trabajando con Musk y el periodista independiente Matt Taibbi para hacer públicos documentos internos de Twitter que revelan las prácticas de la plataforma de las grandes tecnológicas, “Big Tech”, antes de que Musk se hiciera con la empresa.

Weiss reveló que entre las cuentas de usuario previamente atacadas por Twitter se encontraba la del Dr. Jay Bhattacharaya, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que criticó las vacunas COVID-19 y las contramedidas.

Según “The Epoch Times”, “Bhattacharya fue incluido en la lista porque afirmó que los niños saldrían perjudicados de los encierros de COVID-19 . Esta acción impidió que sus tuits fueran tendencia (‘trending’).”

Otras cuentas censuradas fueron las de Libs de TikTok, el presentador conservador Dan Bongino, que fue incluido en una “lista negra de búsqueda”, y el activista conservador Charlie Kirk, fundador de “Turning Point USA”, que fue incluido en una lista de “no amplificar”.

Estas prácticas, y en particular el “bloqueo fantasma”, se denominaban internamente entre los ejecutivos y empleados de Twitter “filtrado de visibilidad” (“visibility filtering”) o “VF”.

Este arsenal de prácticas permitió a Twitter dificultar la labor de otros usuarios para buscar dichas cuentas, dificultar la localización de tuits individuales, impedir que los tuits aparezcan en la sección de “tendencias” de Twitter y bloquear la aparición de tuits en las búsquedas de hashtags, “todo ello sin conocimiento de los usuarios”, según Weiss.

Muchas decisiones fueron tomadas, según Weiss, por un “grupo secreto“, el “Strategic Response Team-Global Escalation Team” (SRT-GET), formado por antiguos ejecutivos de Twitter, entre ellos Vijaya Gadde, jefe de asuntos legales, política pública y confianza; Yoel Roth, jefe de confianza y seguridad; y los consejeros delegados Jack Dorsey y Parag Agrawal.

Según Weiss, “aquí es donde se tomaron las decisiones más importantes y políticamente delicadas”.

Sin embargo, Twitter afirmó anteriormente que no realizaba “bloqueo fantasma” ni otras prácticas similares.

El jueves, Musk retuiteó un par de tuits de 2018 de Gadde y Kayvon Beykpour, ex jefe de producto de Twitter, en los que afirmaban que “no hacemos bloqueo fantasma … y ciertamente no hacemos bloqueo fantasma basándonos en puntos de vista políticos o por ideología.”

Según “The Epoch Times”, Weiss dijo que hay “más por venir sobre esta historia” que será publicada por “The Free Press” y también se hará pública a través de la revelación de una “tercera parte” de los “archivos de Twitter”.

“Acabamos de empezar a informar”, dijo Weiss. “Los documentos no pueden contar toda la historia aquí”.

Musk anunció el jueves en otro tuit:

Incluso Dorsey -implicado en anteriores intentos de censurar contenidos en Twitter a través de su participación en el SRT-GET- pidió más transparencia, tuiteando el miércoles:

Aún así, Musk se enfrentó a la oposición, principalmente de los demócratas y de la izquierda, por la “amnistía general”que ofreció a los usuarios cancelados de Twitter, y su restablecimiento de la cuenta de Trump, tras una encuesta entre los usuarios de Twitter publicada por Musk en Twitter.

Twitter tomó “medidas extraordinarias” para silenciar información sobre Hunter Biden

The “Gateway Pundit” – parte de un grupo de individuos y organizaciones que han demandado a varios funcionarios de la administración Biden sobre las acusaciones de que presionaron a las plataformas de medios sociales para censurar contenidos y usuarios individuales – volvió a publicar el 2 de diciembre una serie de tuits de Taibbi en los que revelaba la censura de Twitter a la historia del portátil de Hunter Bideny las razones aparentes de esta práctica.

Según Taibbi, aunque “Twitter en su concepción fue una herramienta brillante para permitir la comunicación de masas instantánea, haciendo posible por primera vez una verdadera conversación global en tiempo real”, pronto siguieron las presiones externas para censurar o manipular el discurso.

“Con el paso del tiempo“, tuiteó Taibbi, “la empresa se vio obligada poco a poco a añadir esas barreras. Algunas de las primeras herramientas de control de la palabra se diseñaron para combatir el spam y los fraudes financieros.

Esto incluyó solicitudes directamente de la campaña presidencial de Biden para 2020, según Taibbi, quien tuiteó:

“En 2020, las peticiones de terceros conectados para borrar tuits eran rutinarias. Un ejecutivo escribía a otro: ‘Más para revisar del equipo de Biden‘ (‘More to review from the Biden team’). La respuesta era: “Hecho””.

Y continuó: “Celebridades y desconocidos por igual podrían ser eliminados o revisados a instancias de un partido político”, refiriéndose al Partido Demócrata y al Comité Nacional Demócrata y a los esfuerzos dirigidos a celebridades críticas con Biden, como James Woods.

Las peticiones procedían de ambos partidos y campañas, escribió Taibbi, aunque señaló que “como Twitter en su inmensa mayoría estaba y está compuesto por personas de una sola orientación política, había más canales, más formas de quejarse, abiertas a la izquierda (bueno, a los demócratas) que a la derecha”.

El 14 de octubre de 2020, cuando “The New York Post” publicó “Correos electrónicos secretos de Biden”,sobre los negocios de Hunter Biden, “Twitter tomó medidas extraordinarias para censurar la historia, eliminando enlaces y publicando advertencias de que podía ser ‘poco segura’. Incluso bloquearon su transmisión por mensaje directo, una herramienta reservada hasta ahora para casos extremos, por ejemplo, pornografía infantil,” dijo Taibbi..

Esta decisión llevó al “New York Post” y a la entonces portavoz de la Casa Blanca Kayleigh McEnany a ver bloqueadas sus cuentas de Twitter – McEnany por una supuesta violación de la normativa de Twitter sobre “material pirateado”.

“La decisión fue tomada en los niveles más altos de la compañía, pero sin el conocimiento del CEO Jack Dorsey, con el ex jefe de asuntos jurídicos, política y confianza, Vijaya Gadde, jugando un papel clave”, dijo Taibbi.

Según Taibbi, esta decisión se tomó -y luego se mantuvo- a pesar del conocimiento interno de la empresa de que no había base para las cancelaciones y la censura, basándose en la propia normativa de Twitter.

También jugó un papel clave en la ocultación de la historia del portátil de Hunter Biden en 2020, según Taibbi, James Baker, un ex abogado del FBI que se convirtió en consejero general adjunto de Twitter y que aconsejó a la compañía continuar con la censura de la historia porque “la precaución está justificada.”

El 6 de diciembre, Musk anunció que Twitter despedía a Baker, declarando: “A la luz de las preocupaciones sobre el posible papel de Baker en la cancelación de información importante para el diálogo público, hoy ha sido dado de baja de Twitter”.

Taibbi proporcionó más contexto para esta decisión, señalando que Baker estaba “examinando el primer lote de ‘archivos de Twitter’ – sin conocimiento de la nueva dirección.”

En un tweet de seguimiento, Musk dijo que la “explicación” de Baker con respecto a sus intentos de retrasar la publicación del primer lote de estos documentos “fue … poco convincente.”

Musk ha hecho más alusiones al probable papel de Twitter en la interferencia electoral en tuits recientes. El 30 de noviembre, refiriéndose a las elecciones estadounidenses, Musk tuiteó:

Y el 3 de diciembre, Musk comentó las recientes elecciones presidenciales brasileñas en las que el candidato de izquierdas Luiz Inácio Lula da Silva fue declarado vencedor, lo que dio lugar a impugnaciones legales por parte del actual presidente, Jair Bolsonaro, que anteriormente se había opuesto a las medidas restrictivas de COVID-19:

Tras la censura generalizada del debate científico, nuevos llamamientos para sumar más voces

Las prácticas de censura de Twitter contra quienes critican abiertamente las normativas oficiales ponen de manifiesto prácticas más generales que eran la norma en Twitter antes de que Musk tomara el control de la empresa.

En comentarios notificados el 5 de diciembre por “ZeroHedge”, Roth dijo que la eliminación de la censura de COVID-19 en Twitter tras la adquisición de Musk fue “mala y perjudicial” – aunque no aclaró estos comentarios, hechos a pesar de su caracterización de la censura de la historia del portátil de Hunter Biden como un “error”.

Sin embargo, también se han hecho llamamientos importantes para que se flexibilicen las normativas relativas a la información médica y a COVID-19 en particular.

Por ejemplo, en un tuit del 1 de diciembre, el empresario multimillonario Mark Cuban pidió abiertamente a Musk que permitiera más transparencia en la información médica que se publica en Twitter, mediante un proceso de votación. Cuban tuiteó:

Y el 5 de diciembre, la Dra. Simone Gold, otra crítica abierta de las vacunas COVID-19 y las restricciones, tuiteó una carta abierta a Musk en nombre de “America’s Frontline Doctors”, en la que pedía a Musk que reuniera un equipo de “médicos honestos, brillantes y valientes para ‘verificar los datos'” de la información médica en la plataforma.

Gold escribió, en parte:

“Soy la fundadora de “America’s Frontline Doctors” y me di a conocer al mundo el 27 de julio de 2020, cuando llevé a médicos y personas influyentes de las redes sociales a las escalinatas del Tribunal Supremo. Mi intención era eludir a los medios de comunicación y al gobierno, que habían estado mintiendo al mundo de forma muy organizada y sistémica. Tuvimos 20 millones de visitas en 8 horas y luego me eliminaron de la plataforma en todas partes a la vez. O es porque canto como Beyonce o porque la verdad se extiende como un reguero de pólvora.

“La medicina no avanzará a menos que los científicos imparciales sean capaces de resistir la presión de los grupos de intereses especiales y los medios de comunicación. Trabajo con médicos por la libertad en todo el país y el mundo, y ya somos más de un millón de suscriptores.

“Soy médico de urgencias y abogada formada en la Universidad de Stanford. Mi organización sin ánimo de lucro es la ‘Free Speech Foundation’ porque, como usted, hace tiempo que sé que el campo de batalla es la palabra.”

La Casa Blanca, el Congreso, la Unión Europea y otros contraatacan a Musk y Twitter

Las acciones de Musk en las últimas semanas han suscitado importantes reacciones en contra, como las del Gobierno de Biden y la Casa Blanca, miembros del Congreso, autoridades locales de San Francisco -donde tiene su sede Twitter-, la UE y varias grandes empresas.

El 5 de diciembre, Reuters informó de que Neuralink, una empresa propiedad de Musk, estaba bajo investigación federal en Estados Unidos “por posibles violaciones del bienestar animal en medio de quejas internas del personal de que sus pruebas con animales se están haciendo de forma precipitada, causando sufrimiento innecesario y muertes”.

La investigación, según Reuters, “fue abierta en los últimos meses por el Inspector General del Departamento de Agricultura de EE.UU. a petición de un fiscal federal”.

También el 5 de diciembre, la portavoz de la Casa Blanca Karine Jean-Pierre, en respuesta a una pregunta formulada por la periodista de “Fox News” Jacqui Heinrich, desestimó las revelaciones de que Twitter censuró la historia del portátil Hunter Biden por ser “una distracción” y por ser “noticias viejas”.

Como ya informó “The Defender”, en 2021 el gobierno de Biden amenazó a las plataformas de las grandes tecnológicas, entre ellas Twitter, con iniciar procedimientos antimonopolio por su enorme cuota de mercado si esas empresas no ofrecían en sus plataformas, por exigencia de la Casa Blanca, contenidos relacionados con la “información sanitaria errónea“.

Los intentos de la administración Biden de censurar la supuesta “información errónea” son parte de la base de una demanda presentada por los fiscales generales de Luisiana y Misuri.

El 8 de diciembre, el representante Adam Schiff (demócrata de California) tuiteó:

“En el Twitter de Elon Musk: los insultos contra los negros se han triplicado, los insultos contra las mujeres han aumentado un 33%, los insultos contra los judíos han aumentado un 61% y los insultos contra los homosexuales han aumentado un 58%.

“Estas cifras son abismales – e inaceptables. Hoy, @RepMarkTakano y yo exigimos que se tomen medidas”.

Schiff no facilitó la fuente de los datos que citó. Musk, en respuesta, citó sus propias estadísticas, tuiteando: “Falso, las expresiones de incitación al odio en realidad han bajado 1/3 en Twitter ahora frente a antes de la adquisición”.

Schiff fue una figura clave en el proceso de destitución contra Trump, al igual que el teniente coronel retirado del Ejército de Estados Unidos, Alexander Vindman, que el 27 de noviembre también arremetió contra Musk, tuiteó: “Es un poco raro que @elonmusk decida cómo se comunican medio billón de personas. Demasiado poder para un individuo errático, ¿no crees?”.

Las autoridades locales de San Francisco, donde tiene su sede Twitter, también están investigando a Musk, alegando que ha convertido oficinas en dormitorios en la sede de la empresa.

La BBC informó de que un funcionario del Departamento de Inspección de Edificios de la ciudad dijo a la afiliada local de NPR, KQED: “‘Tenemos que asegurarnos de que el edificio se está utilizando según lo previsto”.

En respuesta, Musk tuiteó lo siguiente el 6 de diciembre: “Así que la ciudad de SF ataca a las empresas que proporcionan camas para empleados cansados en lugar de asegurarse de que los niños estén a salvo del fentanilo. ¿Dónde están sus prioridades?”, etiquetando al alcalde de San Francisco, London Breed, en el tuit.

La Unión Europea también ha puesto la mira en Twitter y Musk. El 30 de noviembre, según un informe del “Financial Times”, la Unión Europea, que representa a un bloque de 27 naciones europeas, amenazó con imponer una prohibición a Twitter si no se cumplían sus exigencias de realizar una auditoría y de que no se volvieran a abrir cuentas prohibidas y se dieran marcha atrás en las normativas de moderación de contenidos cada vez más laxas.

Según “The Financial Times”:

“Thierry Breton, comisario de la UE encargado de aplicar las normas digitales del bloque, hizo la amenaza durante una reunión por vídeo con Musk el miércoles, según personas con conocimiento de la conversación.

“Breton dijo a Musk que debía cumplir una lista de normas, entre ellas abandonar un enfoque ‘arbitrario’ para reintegrar a los usuarios vetados, debía perseguir ‘agresivamente’ la información errónea y aceptar una ‘amplia auditoría independiente’ de la plataforma para el año que viene”.

“Musk fue advertido de que, a menos que se atuviera a esas normas, Twitter se arriesgaba a infringir la nueva Ley de Servicios Digitales de la UE, una ley histórica que establece la norma mundial sobre cómo las grandes empresas tecnológicas, “Big Tech”, deben vigilar los contenidos en Internet. Breton reiteró que la ley significa que, en caso de incumplimiento, Twitter podría enfrentarse a una prohibición en toda Europa o a multas de hasta el 6% de la facturación mundial”.

Como ya informó “The Defender”, la Ley de Servicios Digitales (“Digital Services Act”, DSA), aprobada en abril, pretende atajar la difusión de “información errónea y contenidos ilegales” y se aplicará “a todos los intermediarios en línea que presten servicios en la UE”,en proporción a “la naturaleza de los servicios de que se trate” y al número de usuarios de cada plataforma.

Según la DSA, las “plataformas en línea muy grandes” y los “motores de búsqueda en línea muy grandes” -aquellos con más de 45 millones de usuarios activos mensuales en la Unión Europea- estarán sujetos a los requisitos más estrictos de la DSA. Twitter cumple estos criterios.

La DSA también exige a las plataformas que “señalen los discursos de odio, eliminen cualquier tipo de propaganda terrorista” e implanten “marcos para retirar rápidamente los contenidos ilícitos”.

Las empresas que infrinjan las disposiciones de la DSA se arriesgarán a recibir multas de hasta el 6% de sus ingresos anuales totales, mientras que la reincidencia puede dar lugar a la prohibición de las plataformas en la UE, a pesar del principio de “Internet abierta” que profesa el principio de “neutralidad de la red” consagrado en la legislación comunitaria.

El 28 de octubre, Thierry respondió a la declaración de Musk, tras completar la compra de Twitter, de que “el pájaro se ha liberado”, tuiteando:

Y en una entrevista con NPR el 31 de octubre, Margrethe Vestager, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea -el poder ejecutivo de la UE- y responsable de la política digital, también amenazó a Musk, declarando: “De lo contrario, tenemos las sanciones. Tenemos las multas. Tenemos todas las evaluaciones y todas las decisiones que te perseguirán”.

En un movimiento posiblemente relacionado con las amenazas de la UE, Musk cerró las oficinas de Twitter en Bruselas -donde tienen su sede muchas instituciones de la UE- a finales de noviembre, en una acción enmarcada por Euronews como una que está “suscitando temores de que Elon Musk no cumpla las normas de la UE”.

Twitter y Musk también parecen haberse topado con un posible enfrentamiento con Apple, cuya App Store pone la aplicación móvil de Twitter a disposición de los usuarios de dispositivos Apple de todo el mundo.

El 28 de noviembre, Musk tuiteó que Apple “ha dejado mayoritariamente de anunciarse en Twitter”, preguntando “¿Odian la libertad de expresión en Estados Unidos? ¿Qué está pasando aquí @tim_cook?”, en referencia al consejero delegado de Apple, Tim Cook.

En un tweet de seguimiento el mismo día, Musk escribió “Apple también ha amenazado con retirar Twitter de su App Store, pero no nos dice por qué.”

También el 28 de noviembre, en respuesta a un tuit del usuario @techAU en el que pedía a Musk que reconsiderará su enfrentamiento con Apple porque “muchísimos de sus clientes de Tesla utilizan iOS para acceder a sus coches… si se retira esa aplicación, afectará significativamente a su capacidad de vender a los clientes de Apple”, en referencia a que Musk es propietario del fabricante de vehículos eléctricos Tesla, Musk respondió: “¿Estás sugiriendo que Apple utilizaría sus poderes de duopolio para dañar a Tesla?”

Sin embargo, dos días después, tras una reunión entre Musk y Cook en la sede de Apple, Musk tuiteó:

Los grandes medios de comunicación, “Big Media”, también han entrado en acción. El 18 de noviembre, CBS dejó de anunciarse en Twitter “por exceso de precaución”. Sin embargo, el boicot sólo duró dos días, ya que dos días después, la CBS reanudó la publicidad en Twitter.

A esto siguió un lacónico tuit de Musk el 4 de diciembre, en el que escribió: “Sólo una nota para agradecer a los anunciantes su regreso a Twitter.”

Republicanos y libertarios aplauden las revelaciones de Twitter

En un artículo publicado el 6 de diciembre, el ex candidato presidencial y miembro de la Cámara de Representantes Ron Paul afirmó que la publicación de los documentos internos de Twitter “destapó la manipulación gubernamental de las redes sociales”.

Describiéndolo como “una gran victoria para quienes valoramos la Primera Enmienda”, Paul también escribió:

“La publicación, en coordinación con el periodista verdaderamente independiente Matt Taibbi, demostró de forma indiscutible cómo los políticos y los representantes del “Washington oficial” presionaron a los equipos que entonces estaban a cargo de la censura en Twitter para que eliminaran tuits e incluso prohibieran cuentas que no eran culpables de nada más allá que de publicar algo que los que ostentaban el poder no querían que el público en general leyera”.

“No olvidemos que muchos de los que exigían la censura de Twitter eran funcionarios del Gobierno de Estados Unidos que habían prestado juramento a la Constitución de Estados Unidos y a su Primera Enmienda”.

En un artículo de opinión para “The Hill”, Jonathan Turley, abogado, analista jurídico y comentarista, también opinó sobre el volcado de documentos de Twitter, escribiendo que “los documentos de Twitter volcados por Musk no sólo confirman las peores expectativas de algunos de nosotros, sino que presentan a muchos de los sospechosos habituales de los críticos de Twitter”.

Turley añadió:

“Obviamente, la parcialidad en los medios de comunicación no es nada nuevo en Washington; los periódicos y las cadenas llevan mucho tiempo interfiriendo a favor de políticos o partidos favorecidos. Sin embargo, no se trataba de un caso en el que un medio de comunicación publicara su propia historia para proteger a un amigo. Era una empresa de medios sociales que suministra una plataforma para que la gente se comunique entre sí sobre opiniones políticas, sociales y personales. Las redes sociales son ahora más populares como forma de comunicación que el teléfono.

“Censurar las comunicaciones en Twitter es más parecido a que la compañía telefónica se comprometa a cortar la conexión de cualquier persona que llame utilizando términos desfavorables. Y a petición aparente de la campaña de Biden 2020 y del DNC, Twitter parece haber impedido de forma rutinaria que otros debatan o escuchen opiniones contrarias.”

Turley también señaló que un número récord de usuarios se están registrando en Twitter, a pesar de lo que describió como “guerra sin cuartel de Washington contra Musk”, argumentando que el público estadounidense quiere “más, no menos, libertad de expresión”.

En su comparecencia del 8 de diciembre en el programa “The Ingraham Angle” de “Fox News”, el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich calificó de “notable” la publicación por Musk de los “archivos de Twitter” y de “fascistas” las prácticas de censura de Twitter y las grandes tecnológicas.

Los republicanos de la Cámara de Representantes, que se aseguraron la mayoría en las elecciones de noviembre, han insinuado una posible investigación u otras acciones legales en relación con las revelaciones de Twitter.

Mark Alford, congresista electo por Misuri, uno de los estados que actualmente han demandado al gobierno de Biden por supuesta censura en las redes sociales, también reaccionó públicamente a la revelación de los “archivos de Twitter”, declarando:

“El pueblo estadounidense y mis electores del 4º Distrito merecen respuestas sobre por qué las grandes tecnológicas encubrieron la historia del portátil de Hunter Biden y censuraron la libertad de expresión.

“Es algo contra lo que me comprometo a luchar y a dar respuestas en el próximo Congreso”.

Y el 5 de diciembre, los resultados de una encuesta de “Trafalgar Group” mostraron que la mayoría de los estadounidenses “apoyan los continuos esfuerzos de Elon Musk para cambiar Twitter y convertirlo en una plataforma más libre y transparente”.

En concreto, el 52,3% de los encuestados en general dijo apoyar las acciones de Musk con Twitter hasta el momento, el 31,3% dijo que no, y el 16,3% declaró no estar seguro.

Sin embargo, los resultados variaron significativamente según la afiliación política: el 59,3% de los demócratas se declararon contrarios a las iniciativas de Musk y sólo el 17% afirmaron apoyar sus acciones. Por el contrario, el 84,8% de los republicanos encuestados declararon su apoyo a las medidas políticas de Musk en Twitter, mientras que sólo el 5% se opuso a ellas.

No obstante, incluso destacados defensores de la libertad de expresión que antes se oponían a las restricciones de COVID-19 -y a la censura relacionada con COVID-19- han instado a Musk a hacer más.

En un artículo publicado el 8 de diciembre en su blog, el periodista Alex Berensonex periodista de “The New York Times” prohibido por Twitter por publicar “información errónea sobre la COVID-19,” escribió que Musk “no ha avanzado con una amplia amnistía”, ya que varios destacados escépticos del COVID-19, entre ellos el Dr. Robert Malone y Naomi Wolf, siguen vetados en Twitter.

Sin embargo, añadió Berenson:

“Aún es pronto. Musk ni siquiera lleva seis semanas siendo dueño de Twitter. Aún puede cumplir su promesa de amnistía. Aún puede hacer de Twitter la plaza abierta que necesita ser.

“Esperemos que lo haga”.

Suggest A Correction

Share Options

Close menu

Republish Article

Please use the HTML above to republish this article. It is pre-formatted to follow our republication guidelines. Among other things, these require that the article not be edited; that the author’s byline is included; and that The Defender is clearly credited as the original source.

Please visit our full guidelines for more information. By republishing this article, you agree to these terms.