Close menu
09/01/2022 News

Big Pharma

Sobre cómo la medicina moderna no se encarga de proteger a los niños de las enfermedades crónicas

La medicina moderna se ha vuelto demasiado insular y reduccionista. Nuestros niños merecen una atención médica que tenga una visión más amplia de la salud, más allá de las enfermedades infecciosas. Nuestros hijos no pueden estar sanos si padecen enfermedades crónicas a perpetuidad.

la medicina moderna los niños las enfermedades crónicas característica

La salud de los niños está empeorando. Y así ha sido así durante décadas.

Si bien la pandemia de COVID-19 provocó cambios generalizados en nuestra vida cotidiana, obligándonos a reexaminar nuestro estilo de vida y nuestros valores a raíz de la crisis, también supuso un análisis y una crítica generalizados de nuestro sistema médico.

La medicina ha pregonado la necesidad de intervenir para proteger a los niños del COVID-19. Sin embargo, a pesar del sorprendentemente bajo riesgo de COVID-19 para los niños (similar al riesgo de ser alcanzado por un rayo)y los efectos nocivos para la salud de los niños al llevar mascarilla,los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) impulsaron el enmascaramiento de los niños en las escuelas, un enfoque que “The Atlantic” criticó como defectuoso y basado en ciencia cuestionable..

Ahora las autoridades sanitarias están impulsando las vacunas contra el COVID-19 para los niños, a pesar de los cuestionables beneficios del riesgo para un grupo demográfico que nunca ha estado en riesgo de contraer el COVID-19, al tiempo que restan importancia a los peligros potenciales como la miocarditis.

A pesar del alarmismo de los medios de comunicación, las enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19, no son la principal preocupación sanitaria de los niños. Un examen de las 10 principales causas de mortalidad infantil revela que las 3 principales afecciones relacionadas con la medicina son el cáncer, las anomalías congénitas y las enfermedades cardíacas.

Por el contrario, los principales problemas de salud de los niños son las enfermedades crónicas. El “British Medical Journal” (BMJ) afirmó en 2016 que “la carga principal de la enfermedad en los niños y los jóvenes ha pasado de las enfermedades infecciosas a las afecciones crónicas.”

Este cambio lleva décadas produciéndose, y la medicina no ofrece respuestas fáciles. Gran parte de la creencia es que la aparición de la enfermedad es genética. Pero esta es una respuesta simplista que ignora las causas subyacentes.

La medicina moderna ha ignorado en gran medida una importante fuente potencial de problemas: las toxinas ambientales.

Aquí examinaremos el problema del declive de la salud infantil, consideraremos las toxinas ambientales conocidas que podrían desempeñar un papel en ese declive y mostraremos cómo la medicina debe reorientarse hacia un punto de vista más amplio para mejorar la salud de los niños.

La normalización de la enfermedad crónica en los niños

De repente se ha convertido en la norma que los niños tengan una enfermedad crónica.

Un artículo de análisis de “Children’s Health Defense” pinta un panorama muy duro. A pesar de que aquí hacemos un mayor gasto sanitario per cápita, los niños tienen peores resultados sanitarios que en otras naciones occidentales. Además, el artículo muestra que todas las enfermedades crónicas están aumentando en los niños, como el asma, el trastorno por déficit de atención/hiperactividad, las alergias, la autoinmunidad, etc.

El análisis de los CDC corrobora estos hechos: El 40% de los niños en edad escolar padecen al menos una enfermedad crónica, como asma, obesidad, otras afecciones físicas y problemas de comportamiento/aprendizaje. Los CDC afirman además que año tras año hay significativos aumentos en los casos de diabetes en jóvenes menores de 20 años, con aumentos del 4,8% al año para la diabetes de tipo 2 y del 1,9% para la de tipo 1.

Los problemas de salud mental también están aumentando entre los niños. Un estudio en niños estadounidenses sobre su salud y bienestar realizado a lo largo de cinco años descubrió que las tasas de ansiedad y depresión en los niños aumentaron un 30% de 2016 a 2020. En una encuesta realizada a los jóvenes del Reino Unido se observó un aumento del 19% en la proporción de trastornos mentales entre 1999 y 2017. Los CDC calculan que hasta 1 de cada 5 niños sufre una enfermedad mental en un año determinado.

Se ha producido un fuerte aumento de la obesidad en los niños. La prevalencia de la obesidad infantil es 10 veces mayor ahora que en 1970. La obesidad aumenta el riesgo de padecer muchas enfermedades graves, como la hipertensión arterial, la diabetes de tipo 2, las enfermedades coronarias, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades mentales. Además, la obesidad infantil está asociada a un menor coeficiente intelectual.

Los médicos han sido conscientes del aumento de las enfermedades crónicas en los niños, pero no pueden explicar por qué. Si los médicos no entienden bien estas enfermedades crónicas, no pueden prevenirlas. La práctica de la medicina tampoco se ocupa de las causas subyacentes de estas enfermedades.

En cambio, la medicina se centra en el tratamiento a corto plazo de los síntomas. Los niños con diabetes reciben insulina para el resto de sus vidas, los pacientes con asma reciben inhaladores, los niños con alergias alimentarias graves llevan consigo EpiPens y muchos otros toman una cornucopia de medicamentos.

La medicina no se apresura a cambiar el statu quo. No hay una movilización de salud pública que acompañe a la búsqueda de soluciones permanentes para las enfermedades crónicas, como ocurrió con el COVID-19. En cambio, las cosas están muy bien y los médicos prescriben remedios a corto plazo mientras se pasan la pelota para tratar las causas de fondo.

¡Es el medio ambiente, estúpido!

Podemos tomar una lección del eslogan de la campaña electoral del ex presidente Bill Clinton “Es la economía, estúpido”, utilizado para ganar contra el ex presidente en ejercicio George W. Bush.

La medicina se ha centrado mucho en la genética y las enfermedades infecciosas para tomar decisiones sobre la política científica de las últimas décadas. Pero estos factores no explican todo lo que hay detrás del aumento de las enfermedades crónicas. La genética humana sigue siendo la misma, y las enfermedades infecciosas han disminuido desde principios del siglo XX.

El verdadero sospechoso en este caso es el medio ambiente: algo ha cambiado en el entorno que está provocando un aumento de las enfermedades crónicas en los niños.

Dicho simplemente, es el medio ambiente, estúpido. Si queremos resolver realmente el problema de las enfermedades crónicas, tenemos que considerar la posibilidad de que algo en el medio ambiente esté causando daños a la salud de las personas.

Pero, ¿cuándo ha tenido un médico una charla sincera con usted sobre las toxinas de su entorno? Para la mayoría de la gente, la respuesta es nunca. En realidad, la mayoría de los médicos no saben cómo evaluar o educar a los pacientes sobre las toxinas ambientales.

Pero no se trata de meras sospechas. Tenemos mucha investigación científica que lo respalda, y que conocemos desde hace décadas.

Medicina y toxicidad ambiental: una historia funesta

Es importante saber que la historia de la toxicidad ambiental ha sido nefasta.

Piensa en ello. ¿Por qué la gasolina se denomina a veces “sin plomo”? Porque en su día se le añadieron aditivos de plomo perjudiciales. Prohibida en Estados Unidos en 1966, según la NBC, la gasolina con plomo ha “embotado” el coeficiente intelectual de la mitad de la población estadounidense.

¿Y el amianto? Se utilizó como aislante en edificios de todo el mundo. Sin embargo, las fibras de amianto pueden liberarse en el aire y causar daños en los pulmones. Cada año mueren entre 12.000 y 15.000 personas por causas relacionadas con el amianto en Estados Unidos. Aunque la primera muerte documentada se produjo en 1906, y aunque muchas otras naciones del mundo han prohibido el uso del amianto, Estados Unidos sigue siendo uno de los pocos países que no lo ha hecho por completo.

Otro ejemplo destacado es el uso del pesticida DDT. Durante las décadas de 1940 y 1950, el DDT se utilizó ampliamente como insecticida agrícola tanto en las granjas como en los barrios. Las autoridades sanitarias fomentaron el uso del DDT en Estados Unidos para frenar la propagación de la poliomielitis y detener la propagación de la malaria en los países del tercer mundo.

Se pueden encontrar fotos de camiones rociando DDT delante de familias sonrientes. Todas estas aplicaciones supusieron enormes beneficios para las empresas químicas.

Esto cambió en 1962, cuando Rachel Carson publicó el libro “Primavera silenciosa“, que documentaba los efectos fisiológicos y medioambientales del DDT. Llamó la atención sobre los datos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) que demostraban que el DDT era cancerígeno. También sacó a la luz el uso intencionado de la desinformación por parte de las empresas químicas.

Su libro cambió el sentimiento de la opinión pública contra el DDT, lo que llevó a su prohibición en Estados Unidos en 1972. A pesar de esta prohibición, las empresas químicas estadounidenses siguen fabricando DDT para su venta en países extranjeros.

El libro de jugadas para sacar provecho de las toxinas ambientales

Podemos aprender mucho sobre la observación de patrones a partir de la historia de las toxinas ambientales. El diseño es siempre el mismo:

  1. Una empresa desarrolla un nuevo producto químico con aplicaciones comerciales.
  2. La empresa solicita la aprobación de los organismos reguladores presentando los datos de seguridad de sus estudios internos no revisados por pares.
  3. La empresa comercializa el nuevo producto, que se adopta con éxito en toda la sociedad, y la empresa obtiene importantes beneficios.
  4. Los investigadores y los denunciantes empiezan a dar a conocer los peligros de la sustancia química.
  5. La empresa se pone en modo de defensa para proteger sus beneficios y limitar la responsabilidad lanzando campañas de relaciones públicas, contratando a su equipo de expertos para asegurar a la población que el producto químico es seguro y atacando a los investigadores contrarios con tácticas de desprestigio.
  6. El producto químico perjudica a personas reales, y los datos epidemiológicos de los daños se acumulan.
  7. La empresa retrasa estratégicamente la acción pública cuestionando los datos de seguridad, pidiendo más estudios e influyendo en los legisladores a través de los grupos de presión políticos.
  8. Con el tiempo, el número de personas perjudicadas y las investigaciones en contra se vuelven tan abrumadoras que el cambio público comienza a producirse.

Este patrón debería resultar familiar si se considera uno de los tóxicos ambientales más conocidos, el tabaquismo. Las consecuencias para la salud de los cigarrillos son devastadoras: se calcula que 480.000 muertes son atribuibles al tabaquismo al año sólo en Estados Unidos.

Lo que no es comúnmente conocido por el público es que las empresas tabacaleras conocían los daños del consumo de cigarrillos desde hacía más de 40 años, pero ocultaron los datos a la población, un acto siniestro que ha perjudicado a un número incalculable de personas.

Además, este siniestro acto incluye a numerosos profesionales, investigadores, médicos y políticos. Es casi demasiado para que la persona promedio lo pueda creer.

En los casos descritos, es esencial señalar la lentitud con la que la comunidad médica actuó ante las denuncias de daños a las personas. La difusión de nuevos conocimientos se mueve a la velocidad de una babosa y puede tardar décadas en calar en la comunidad médica.

Además, los efectos sobre la salud de la toxicidad ambiental pueden ser innumerables, y es fácil que los médicos acepten la vía por defecto -por no decir más rentable- de tratar los síntomas sin buscar una causa subyacente. Por ello, es fácil que los profesionales de la medicina caigan en las trampas de culpar a la víctima y del pensamiento de grupo.

Aunque la gente quiera creer que las cosas son diferentes ahora, sería ingenuo hacerlo. Lo mismo ocurre con los productos químicos tóxicos que se utilizan hoy en día: debes protegerte y proteger a tus hijos de ellos.

Toxinas ambientales que debe conocer

Al igual que el COVID-19 se convirtió rápidamente en una palabra familiar, hay varias toxinas ambientales que todo el mundo debería conocer.

1. Bifenilos policlorados

Los bifenilos policlorados (PCB) son compuestos químicos manufacturados altamente cancerígenos que no tienen sabor ni olor. Se fabricaron por primera vez en 1929 y fueron distribuidas por la empresa química Monsanto a partir de 1935. Los PCB se utilizaron en muchos entornos industriales hasta que se conocieron sus efectos adversos, lo que llevó a la prohibición de su producción en Estados Unidos en 1979.

Los PCB se han utilizado en diversas aplicaciones, como equipos eléctricos, revestimientos de superficies, tintas, adhesivos, retardantes de llama y pinturas. Por ejemplo, si ve un viejo transformador eléctrico en una línea de alimentación, es posible que tenga PCB.

Además, los PCB tienen la desafortunada propiedad de ser una “sustancia química para siempre”, ya que tardan mucho tiempo en descomponerse y, por tanto, circulan por todo el medio ambiente, pasando del aire al suelo, a las plantas y los animales y a nuestro cuerpo al comer, beber o respirar.

A la mayoría de la gente le sorprendería saber que los PCB son tan frecuentes que casi todos nosotros tenemos alguna cantidad de PCB en nuestro cuerpo, donde los PCB pueden acumularse y permanecer allí durante décadas.

Los PCB están presentes en nuestro entorno de muchas maneras. Por ejemplo, General Electric utilizó el río Hudson de Nueva York como punto de vertido de PCB durante más de 30 años, lo que provocó su fuerte contaminación.

Un estudio mundial descubrió que el 90% de los huevos de corral están contaminados con PCB. Los PCB pueden transmitirse a los seres humanos a través del pescado contaminado. Los PCBs pueden estar incluso en el aire; el aire interior contaminado en los edificios antiguos es una preocupación.

Los efectos adversos de los PCB están bien establecidos. Hay pruebas claras de que los PCB tienen efectos tóxicos en los animales y los seres humanos. La Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (EPA) concluye que los PCB son un probable carcinógeno humano.

Se ha demostrado en estudios con humanos y animales que los PCBs dificultan el sistema inmunológico y aumentan la susceptibilidad a las infecciones. Los estudios sugieren que los bebés expuestos a niveles elevados de PCB corren un mayor riesgo de sufrir déficits neurológicos y trastornos del aprendizaje. Estos son sólo algunos de los efectos negativos, y hay muchos más, como el daño a los órganos reproductores y al hígado.

2. Sustancias perifluoradas y polifluoradas

PFAS es un acrónimo de las complicadas sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas. Este grupo de sustancias químicas ha sido la comidilla reciente en los círculos medioambientales, ya que la EPA advierte que los PFAS son más peligrosos de lo que se pensaba.

Al igual que los PCB, los PFAS son otra clase de“sustancias químicas para siempre” que, una vez liberadas en el medio ambiente, se degradan muy lentamente y se propagan por el ecosistema, causando daños a los seres humanos y a los animales. Por desgracia, son omnipresentes en nuestra vida cotidiana, en nuestros hogares y en nuestros lugares de trabajo. Casi todo el mundo está expuesto a algún nivel de PFAS.

Los PFAS se crearon en la década de 1940 y, desde los años 50, han sido ampliamente distribuidos por la empresa 3M. 3M se enfrenta ahora a crecientes costes de litigio por su papel en la contaminación del medio ambiente con PFAS.

Los PFAS pueden encontrarse en el agua potable, en el suelo cercano a los vertederos, en la espuma de extinción de incendios, en los alimentos, en los envases de alimentos (como las bolsas de palomitas para microondas, las cajas de pizza, los envoltorios de caramelos e incluso los envoltorios utilizados en los restaurantes), en los productos domésticos, en el polvo (especialmente en los productos químicos que repelen las manchas y el agua) y en algunos productos de cuidado personal. Incluso están presentes en la cadena alimentaria del Ártico canadiense.

Todo el mundo ha oído hablar de las sartenes antiadherentes de teflón; fueron muy comercializadas por la empresa química DuPont y todavía se ofrecen al público. Contienen PFAS. El uso de los utensilios de cocina de teflón ha propagado los PFAS en los cuerpos de millones de estadounidenses, y es el tema del documental “The Devil We Know“.

Los efectos sobre la salud de los PFAS son muy preocupantes. Los PFAS son sustancias químicas que alteran las hormonas y tienen una gran variedad de efectos adversos, como la interferencia en la fertilidad humana, el deterioro de la función tiroidea, el aumento de los niveles de colesterol, el bajo peso al nacer en los bebés y el aumento del riesgo de ciertos cánceres.

Además, un estudio de 2013 encontró asociaciones entre comunidades muy expuestas y las siguientes afecciones: cáncer de riñón, cáncer testicular, colitis ulcerosa, enfermedad tiroidea, hipercolesterolemia e hipertensión inducida por el embarazo.

Además, los PFAS pueden suprimir el sistema inmunitario de manera que la respuesta de los anticuerpos disminuye. Para las poblaciones vulnerables, los PFAS aumentarían el riesgo de COVID-19 grave. Existe un riesgo de desregulación del sistema inmunitario, lo que aumenta el riesgo de enfermedades autoinmunes.

Con tantos productos que contienen PFAS ofrecidos al público, queda por ver cómo actuará exactamente la EPA. Hasta entonces, corresponde a los individuos protegerse de los PFAS.

3. Glifosato

Hay un lado oscuro en el césped de aspecto perfecto de las casas o los campos de golf de su barrio. Estos céspedes perfectos son el resultado de la aplicación frecuente de herbicidas para controlar las malas hierbas y a menudo tienen el coste de los efectos negativos para la salud de las personas que viven en la zona, así como la contaminación de los cursos de agua y el daño al ecosistema circundante.

La historia del glifosato es fascinante si se considera a la luz de la historia de la toxicidad ambiental descrita anteriormente. El glifosato, utilizado como herbicida y pesticida, fue lanzado al mercado por Monsanto (ahora propiedad de Bayer) en 1974, y es uno de los productos químicos más exitosos del mundo. Lo encontrará en su tienda favorita de productos para el hogar bajo su marca, Roundup.

Desde sus inicios, el glifosato ha estado envuelto en la polémica. En 1985, fue clasificado por la EPA como carcinógeno del grupo C (lo que sugiere que el compuesto podría causar cáncer), pero esta decisión fue revocada en 1991, año en el que el glifosato fue reclasificado como carcinógeno no cancerígeno del grupo E.

Esta decisión sentó las bases para la expansión del uso del glifosato y la introducción de cultivos modificados genéticamente (OMG) resistentes al glifosato en la década de 1990. Sólo el mercado del glifosato es una industria multimillonaria, y cada año se rocían más de 200 millones de libras de glifosato en Estados Unidos. Los alimentos modificados genéticamente suelen estar asociados a niveles más altos de contenido de glifosato.

La prevalencia del glifosato en nuestra vida cotidiana es asombrosa. Un estudio de los CDC descubrió que el 80% de las muestras de orina de niños y adultos eran positivas al glifosato. Un estudio independiente descubrió que el glifosato está presente en los alimentos de los restaurantes populares. Otro estudio realizado por el Proyecto Detox descubrió la presencia de cantidades significativas de glifosato en los alimentos de las cadenas de supermercados. El glifosato puede incluso estar presente en el agua del grifo.

Actualmente, desde el 22 de agosto, la EPA afirma que el uso del glifosato es seguro. La EPA afirma que “no hay riesgos preocupantes para la salud humana por los usos actuales del glifosato” y “no hay pruebas de que el glifosato provoque cáncer en los seres humanos ni sea un disruptor endocrino”. Aunque es fácil para la gente ocupada detenerse en esta evaluación del gobierno, veremos que la ciencia está lejos de estar establecida, y las preocupaciones son genuinas.

En este momento, las células de su cuerpo están inmersas en una complicada danza, transformando las sustancias químicas en las necesarias para las funciones corporales fundamentales. El término vía biológica describe esta actividad. El glifosato mata a las plantas al interrumpir una vía particular de la que dependen las plantas llamada vía del shikimato.

La EPA y Monsanto argumentan que el glifosato es seguro para el consumo humano porque los humanos no tienen la vía del shikimato. Sin embargo, omiten en su análisis que muchas bacterias del intestino humano tienen la vía del shikimato y son eliminadas por el glifosato. Además, es bien sabido que el glifosato ha sido patentado para su uso como antibiótico. Por lo tanto, la presencia generalizada de glifosato en el suministro de alimentos puede estar alterando el microbioma intestinal humano.

En este momento, trillones de microorganismos pueblan su intestino y pueden afectar dramáticamente a su salud. Sin embargo, la medicina sólo ha comprendido recientemente la importancia del microbioma intestinal. El microbioma intestinal afecta a su cuerpo de numerosas maneras, incluyendo la digestión de la fibra, ayudando a controlar su sistema inmunológico, afectando a su salud cerebral y modulando su peso corporal.

Tal y como se recoge en este artículo de Forbes, la preocupación por la alteración del microbioma intestinal humano por el glifosato es real. Sin embargo, un Borrador de Evaluación de Riesgos para la Salud Humana del glifosato (“Glyphosate Draft Human Health Risk Assessment”) de la EPA de 2017 para “Registration Review” muestra que la EPA no consideró el efecto del glifosato en el microbioma humano en su evaluación de la salud humana.

Los riesgos para la salud humana podrían ser mucho más importantes de lo que reconoce la EPA. El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de la Organización Mundial de la Salud, un grupo de trabajo formado por 17 expertos de 11 países, revisó más de 1.000 estudios y concluyó que el glifosato es un posible carcinógeno y que había pruebas “sólidas” de que es genotóxico,es decir, capaz de dañar el ADN, lo que provoca mutaciones y posiblemente cáncer.

¿Cómo es posible que dos respetadas instituciones afiliadas al gobierno, la EPA y la IARC, lleguen a conclusiones muy diferentes? Un estudio europeo de 2019 trató de responder a esta pregunta y encontró algunos resultados condenatorios.

Mientras que la IARC se basó principalmente en estudios extraídos de la literatura revisada por pares, la EPA se basó principalmente en “estudios reglamentarios no publicados encargados por el registrador”, muchos de los cuales fueron realizados por los propios fabricantes de glifosato.

Las investigaciones más recientes dibujan un panorama más amplio de los daños a la salud. Un artículo de revisión de 2020 publicada en el “Journal of Immunotoxicology” corrobora las conclusiones de la IARC sobre los efectos genotóxicos. Sin embargo, añade efectos adversos adicionales como el aumento del estrés oxidativo, la alteración de las vías de los estrógenos, el deterioro de las funciones cerebrales y la provocación de un sistema inmunitario más proinflamatorio.

Otro estudio publicado en 2021 conjetura que el glifosato podría estar detrás del aumento mundial de los trastornos tiroideos.

Pero quizás los efectos más preocupantes para la salud son los efectos del glifosato en el cerebro. Un estudio de 2022 descubrió que el glifosato se infiltra en el cerebro y causa inflamación.

Otro estudio de 2022 descubrió que la alteración del microbioma intestinal podría desempeñar un papel en trastornos neurológicos graves como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple.

Por último, un estudio de 2020 descubrió que la exposición de las madres al glifosato durante el embarazo aumentaba el riesgo de que sus hijos tuvieran comportamientos similares al autismo.

Stephanie Seneff, del MIT, autora del libro“Toxic Legacy: How the Weedkiller Glyphosate Is Destroying Our Health and the Environment” (“Legado tóxico: como el herbicida glifosato está destuyendo nuesra salus y el medio ambiente”)hace tiempo que “ha dado la voz de alarma sobre el problema del glifosato. Además de dañar el microbioma intestinal, afirma que “las pruebas son sólidas de que el glifosato sustituye por error al aminoácido codificante glicina durante la síntesis de proteínas”. Esta alteración de la síntesis proteica del organismo podría ser la causa de que muchas enfermedades crónicas aumenten al mismo tiempo que el uso del glifosato.

El camino a seguir: proteger realmente la salud de los niños

Teniendo en cuenta que hemos pasado por la pandemia de COVID-19, es fácil desanimarse ante todos estos tóxicos ambientales. Una reacción común a esta nueva información es: “¿Qué tiene que ver esto conmigo? Todos estamos expuestos de todos modos. ¿Puedo hacer algo al respecto?”.

Es fácil sentirnos como engranajes indefensos de una gigantesca máquina manejados como marionetas por un sistema al que le somos indiferentes. Es fácil sentir que no podemos hacer nada al respecto y que debemos aceptar el estado de las cosas. Por desgracia, también es fácil adoptar la mentalidad de “que lo arreglen los expertos”.

Sin embargo, lo cierto es que podemos hacer algo al respecto. No hace falta ser un médico para entender el siguiente y sencillo principio. El Dr. Andrew Weil, especialista en medicina funcional, dijo: “La mejor manera de desintoxicarse es dejar de introducir cosas tóxicas en el cuerpo y depender de sus propios mecanismos.”

Los niveles de exposición a estas sustancias químicas peligrosas varían considerablemente en la población. Algunas personas están expuestas a niveles de contaminantes exponencialmente más altos que otras. Lo cierto es que usted puede tomar medidas ahora para reducir su exposición y desintoxicar su entorno.

Se recomiendan las siguientes acciones:

A mayor escala, necesitamos una reforma médica. Es inaceptable que médicos, científicos y reguladores gubernamentales hayan ignorado el problema de la toxicidad ambiental durante demasiado tiempo. Además, es intolerable que los médicos y los clínicos traten los síntomas mientras ignoran las causas fundamentales del deterioro de la salud de los niños.

La medicina moderna se ha vuelto demasiado insular y reduccionista. Nuestros niños merecen una atención médica que tenga una visión más amplia de la salud, más allá de las enfermedades infecciosas. Nuestros hijos no pueden estar sanos si padecen enfermedades crónicas a perpetuidad.

La práctica de la medicina en el siglo XXI se encuentra en una encrucijada, y está por ver si tomará las medidas necesarias para salvaguardar la salud de los niños.

Mientras tanto, haga lo que pueda para educarse y proteger a su familia.

Suggest A Correction

Share Options

Close menu

Republish Article

Please use the HTML above to republish this article. It is pre-formatted to follow our republication guidelines. Among other things, these require that the article not be edited; that the author’s byline is included; and that The Defender is clearly credited as the original source.

Please visit our full guidelines for more information. By republishing this article, you agree to these terms.