Cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA por sus siglas en inglés) dio permiso a Pfizer/BioNTech y Moderna para distribuir sus vacunas experimentales contra el coronavirus de ARNm a los estadounidenses sobre una base de“uso de emergencia”en diciembre, abrió las compuertas para que otros países siguieran rápidamente su ejemplo.

Para el 11 de enero, contando a China y Rusia, 43 países habían administrado al menos 26 millones de dosis de vacuna, especialmente la de Pfizer, con planes mucho más ambiciosos para el próximo año. Los objetivos de entrega global de las empresas para 2021 incluyen dos mil millones de dosis de Pfizer/BioNTech y al menos 600 millones de inyecciones de Moderna.

Basándose en la técnica de marketing que siempre funciona de suscitar la “ilusión de la escasez” para“acelerar la demanda”,los funcionarios estadounidenses han estado tratando de dirigir la atención del público al drama inventado de la escasez de suministro de vacunas y a un despliegue más lento de lo esperado.

Sin embargo, a medida que las señales de alerta temprana que ya fueron evidentes durante los ensayos clínicos comienzan a traducirse en reacciones adversas graves a una escala más amplia, los funcionarios se enfrentan ahora a un nuevo desafío de relaciones públicas, el de”gestionar las expectativas” para garantizar la disposición de la población a tomar la vacuna.

A medida que más personas se enteran de eventos adversos y ocurren más eventos adversos, que van desde la anafilaxia potencialmente mortal y las visitas a la sala de emergencias hasta la inflamación cerebral y la muerte, “vender” las inyecciones experimentales puede convertirse en una batalla cada vez más cuesta arriba.

Muertes… hasta ahora

En los Estados Unidos, el mecanismo principal para notificar reacciones adversas es el Sistema de Informes de Eventos Adversos de Vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS, por sus siglas en inglés), un sistema de vigilancia pasiva defectuoso que se basa en la disposición y la capacidad de los padres y profesionales para presentar informes voluntariamente.

Como escribió el Presidente de Children’s Health Defense, Robert F. Kennedy, Jr. el 18 de diciembre de 2020 al copresidente de la nueva Junta Asesora COVID-19, VAERS ha sido un fracaso abyecto, que tiene menos del 1% de los acontecimientos adversos notificados, según un estudio federal de 2010.

Dado el pésimo historial de VAERS en la recopilación de eventos adversos graves, cabe destacar que 13 muertes —un subconjunto de 3.916 acontecimientos adversos totales notificados tras la vacunación COVID-19— ya habían sido registradas por el sistema a finales de diciembre (según el motor de búsqueda de MedAlerts).

Nueve de las muertes ocurrieron después de la vacuna Pfizer y cuatro después de la inyección de Moderna (ver tabla a continuación). Casi todos los fallecidos estaban institucionalizados (principalmente en residencias de ancianos), aunque un hombre de 63 años recibió la inyección en el trabajo.

Cinco (y posiblemente seis) de las muertes ocurrieron el mismo día de la vacunación, todas en mujeres y a veces dentro de los 60 a 90 minutos de la inyección, y sin que se hubiera observado ninguna “reacción adversa inmediata”.

Los informes describen resultados que van desde “espuma en la boca” hasta “ataques cardíacos fulminantes”. Tres de los fallecidos tenían entre 60 y 65 años.

13 muertes de COVID notificadas en diciembre

Los escritos que acompañan a los informes de VAERS proporcionan detalles sobre estas tristes muertes, incluyendo el asombroso hecho de que algunos de los fallecidos ya habían sufrido y se habían recuperado de COVID-19 (lo que obliga a plantearse la pregunta de por qué fueron vacunadas).

Los escritos también ilustran la sutil presión de atribuir la causa de la muerte a algo distinto a la vacunación COVID-19. [age 85]Por ejemplo, un nieto que presentó un informe escribió: “Mi abuela [de 85 años] murió unas horas después de recibir el refuerzo de la vacuna moderna covid 1. Aunque no supongo que los eventos estén relacionados, el hospital que la trató no lo mencionó y quería asegurarme de que se hiciera un informe”.

Un asilo de ancianos que presentaba un informe en nombre de un anciano que murió cinco días después de recibir la inyección de Moderna también escribió: “Debido a la proximidad de la vacunación, sentimos que debíamos denunciar la muerte, aunque no se cree que esté relacionada”.

Y cuando un hombre de 78 años murió dos días después de la inyección de Pfizer, el informe simplemente declaró: “no hubo eventos adversos ni problemas ayer; Muerte hoy … (desconocido si está relacionado – El administrador lo marcó como causas naturales).”

Las 13 muertes comunicadas a VAERS no incluyen ninguna muerte en el estado de Nueva York. Sin embargo, un informe de noticias inquietante de Syracuse.com sugiere que las vacunas COVID-19 podrían estar vinculadas a un número escandaloso de muertes adicionales entre los ancianos en ese estado.

Según la página de noticias, un solo asilo de ancianos en el norte del estado de Nueva York vacunaron a 193 residentes a partir del 22 de diciembre y posteriormente notificaron 24 muertes en el lapso de un par de semanas. Aunque la instalación ha atribuido las muertes a un “brote” COVID-19, no hubo muertes por COVID-19 en ningún asilo de ancianos en todo el condado “hasta que las tres primeras muertes … se notificaron el 29 de diciembre.”

Puntualizando que 24 muertes entre 193 residentes vacunados equivalen a una tasa de mortalidad del 12,4%, un observador señala que esto refleja un “aumento de 124 veces en la mortalidad por encima de la tasa de mortalidad COVID-19 para la población en general”.

Otra fuente convincente de datos sobre las muertes tras la recepción de la toma experimental de Pfizer/BioNTech proviene de un número creciente de incidentes que se informan desde Israel y Europa:

  • Israel: Cuatro personas mueren “poco después de recibir la vacunación”, entre ellos dos ancianos, de 75 y 88 años,que sufren aparentes ataques cardíacos de dos a tres horas después de la vacuna-Pfizer.
  • Noruega: Dos residentes de hogares de ancianos mueren a los “pocos días” de la vacunación Pfizer COVID-19.
  • Portugal: La trabajadora sanitaria Sonia Acevedo de 41 años, madre de dos hijos, muere repentinamente dos días después de recibir la inyección de Pfizer.
  • Suecia: Un anciano, de 85 años, muere de un ataque al corazón un día después de recibir la vacuna Pfizer.
  • Suiza: Un anciano, de 91 años, muere poco después de recibir la vacuna Pfizer.

Finalmente, a principios de enero, los medios de comunicación, incluído The Defender, también describieron el trágico caso en Estados Unidos relacionado con el obstetra-ginecólogo de Miami, Gregory Michael, que a los 56 años murió a las dos semanas de recibir la vacuna Pfizer, con la causa de muerte atribuida a un “caso clínico muy inusual de severa [immune] trombocitopenia” (ITP por sus siglas en inglés).

ITP se considera una“reacción de hipersensibilidad”de tipo II (“respuestas inmunitarias exageradas o inapropiadas contra un antígeno o alérgeno”). Debido a que Michael no comenzó a experimentar síntomas hasta tres días después de la vacunación, su caso no fue incluído en un informe de los Centros para la Enfermedad y el Control (Centers for Disease and Control, CDC por sus siglas en inglés) del 6 de enero sobre reacciones alérgicas graves producidas después de la vacunación COVID-19 ya que limitaban el análisis a las reacciones que ocurrieran dentro de las primeras 24 horas.

Reacciones alérgicas graves

Los críticos familiarizados con las deficiencias de VAERS —y las formas en que los funcionarios pueden manipular sus datos— condenan sin rodeos a VAERS como “nada más que escaparatismo,y parte del esfuerzo sistemático de las autoridades estadounidenses para tranquilizarnos/engañarnos sobre la seguridad de las vacunas”.

Como ejemplo del “esfuerzo por tranquilizar”, no es necesario buscar más allá del comunicado de prensa de los CDC del 6 de enero sobre la anafilaxia posterior a la vacunación y las reacciones alérgicas no anafilácticas. En este informe, el recuento de los CDC de los cientos de informes de VAERS recibidos por día durante los primeros 10 días de la implementación de la vacuna Pfizer 4.393 acontecimientos adversos del 14 al 23 de diciembre, incluidos 175 incidentes marcados por los CDC “para su posterior revisión como posibles casos de reacciones alérgicas graves, incluida la anafilaxia, basándose en descripciones de signos y síntomas”.

Tras su examen, los CDC optaron por incluir sólo 21 casos, excluyendo 154 casos, ya sea porque no cumplían los estrechos criterios que define el Brighton Collaboration (un grupo global que publica “definiciones de casos estandarizadas” para eventos adversos contables); o porque la aparición de los síntomas se produjo “más tarde del día después de la vacunación”; o porque los CDC juzgaron que los eventos son “no alérgicos” a pesar de los signos y síntomas en sentido contrario.

Sobre la base de los 21 casos, la agencia de salud pública elaboró entonces una estimación de 11,1 casos de anafilaxia por millón de dosis de vacuna, mientras que incluir los 175 eventos notificados como reacciones alérgicas graves habría arrojado una tasa de 92,4 casos por millón de dosis.

Aun así, la estimación conservadora de los CDC de la tasa de anafilaxia para las vacunas experimentales COVID-19 mRNA es aproximadamente 10 veces mayor que en el caso de las vacunas antigripales, aún icluyendo a individuos sin antecedentes de reacciones alérgicas.

Los informes de noticias se han sumado a la imagen aterradora de las reacciones alérgicas posteriores a COVID-19 que está surgiendo. Estos incluyen los “cientos” de Israelíes describiendo “shock anafiláctico severo,” otros síntomas alérgicos como hinchazón de la lengua y la garganta, sensaciones de hormigueo, mareos y debilidad; dos trabajadores de la salud en el Reino Unido que sufrieron “reacciones anafilácticas” en el primer día de la implantación de la vacuna Pfizer; dos trabajadores del hospital en Alaska que experimentaron síntomas alérgicos —una reacción anafiláctica grave en un caso y “inflamación de los ojos, ligero aturdimiento y picor de garganta” en el segundo caso— en los 10 minutos posteriores a recibir el pinchazo de Pfizer; y los efectos secundarios “leves a moderados” de la inyección de Pfizer, incluyendo dolor y mareos, notificados por cuatro búlgaros.

Sin embargo, las reacciones no se han limitado a síntomas alérgicos. Las descripciones adicionales de eventos adversos incluyen:

  • Un “síndrome inflamatorio multisistésistema poco frecuente”, que incluye daño cardíaco, desarrollado por un trabajador social masculino de 23 años en Israel 24 horas después de recibir la inyección de Pfizer.
  • Las convulsiones y la encefalomielitis (inflamación del cerebro y de la médula espinal) que fueron experimentadas por la internista mexicana, Karla Cecilia Pérez, de 32 años, horas después de recibir la inyección de Pfizer.
  • La parálisis de Bell que fue desarrollada por una enfermera estadounidense a los tres días de su inyección. En YouTube, ella advierte a los estadounidenses: “No tomes esta vacuna”, diciendo: “No desearía esto a mi peor enemigo”.

Reacciones adversas a la vacuna de ARM — no es ir de picnic

Estableciendo el escenario para “gestionar las expectativas”, The Atlantic dijo a los lectores a mediados de diciembre que mientras que las inyecciones COVID-19 dan un buen “culetazo” e implican “más incomodidad de la que habitualmente se sufre cuando te ponen una inyección”, todavía no son “para nada algo tan malo como COVID-19”.

Algunas de las personas descritas anteriormente y otras que envían informes a VAERS se podrían permitir disentir.

Por ejemplo, en una redacción que acompañaba a un informe de VAERS (disponible a través de MedAlerts),una mujer de 36 años que recibió la vacuna Pfizer el 17 de diciembre fue descrita como experimentando una aturdimiento y mareos “incapacitantes” durante 15 a 20 minutos después de la vacunación, seguido de una frecuencia cardíaca elevada y una presión arterial “realmente alta”.

Después de varias horas en una estación de monitoreo, donde los trabajadores de salud le dieron Benadryl y “mucha agua” mientras le medían la presión arterial “cada cinco minutos”, pasó otras cuatro horas sometiéndose a “monitoreo continuo” en la sala de emergencias, seguido de “unas horas más” en Urgencias al día siguiente y una recomendación de que empezara a tomar medicamentos para la presión arterial. Para el 20 de diciembre, su presión arterial aún no se había normalizado, y había desarrollado un mal dolor de cabeza. El proveedor de salud que presentó el informe en nombre de esta mujer a VAERS concluyó que no se podía descartar una asociación causal entre la vacuna de Pfizer y el evento “basada en una relación temporal compatible”.

Entre los receptores de la vacuna Pfizer con reacciones clasificadas en VAERS como “potencialmente mortales”, hay muchos otros escritos inquietantes, a menudo concernientes a las mujeres jóvenes de 30 años:

  • Mujer, edad 31: “40 minutos después de la inyección empecé a sentir algo raro en mi garganta y lengua, como apretado, en la farmacia… me dieron [Benadryl y Tylenol]. [Benadryl and Tylenol] A aproximadamente 1 hora y 45 minutos después de la inyección mi garganta llegó a tal punto de hinchazón y picor que no podía tragar. Fui a la sala de emergencias más cercana…”
  • Mujer, 35 años: “5 minutos después de recibir la vacuna me empezó a picar y rápidamente evolucionó a una erupción cutánea/ urticaria en la cara, cuello, pecho, abdomen. A los 20 minutos después de la vacuna se desarrolló una grave debilidad en las piernas con aturdimiento, opresión en el pecho y [dificultad para respirar]. [shortness of breath] A los 22 minutos se derrumbó en el suelo incapaz de soportar peso… y tenía calambres severos y hormigueo en las piernas, todavía incapaz de moverlas. Fue llevada a toda velocidad a Urgencias…”
  • Mujer, 30 años: “Aproximadamente 2 minutos después de la inyección, sintió enrojecimiento y hormigueo. Esto disminuyó, pero desarrolló tos. Se sintió lo suficientemente bien como para salir de la zona de vacunación después de ser monitoreada durante 15 minutos. La tos continuó, y desarrolló una garganta irritada que eventualmente condujo a la hinchazón de la garganta en aproximadamente 30-35 minutos después de la administración. Busqué atención en el servicio de urgencias, donde me sentí con taquicardia e hipertenso…. Me dieron de alta y fui a casa, pero los síntomas regresaron alrededor de las 14:00. Busqué atención en una sala de urgencias diferente, donde permanecí hipertensa y taquicárdica”.

¿Qué viene después?

Un análisis objetivo de la implantación de la vacuna COVID-19 plantea necesariamente serios interrogantes sobre la seguridad de los productos y la evaluación de los riesgos frente a los beneficios.

Los informes de VAERS presentados hasta diciembre indican que más de la mitad (53%) de los afectados por las reacciones a la vacuna de ARNm tienen entre 17 y 44 años de edad, están en el mejor momento de la vida.

Más de uno de cada cinco (n-877) eventos adversos dieron lugar a una visita a la sala de emergencias, 140 fueron calificados como “graves”, 100 llevaron a la hospitalización, 41 fueron “potencialmente mortales” y 5 produjeron discapacidad permanente.

Complementando a VAERS, los CDC han estado animando a los receptores de la vacuna COVID-19 a utilizar una aplicación para teléfonos inteligentes llamada v-safe para “informar rápidamente a los CDC” sobre los efectos secundarios de la vacuna con ARNm. El 19 de diciembre, los recuentos de v-safe para los primeros cinco días de vacunación COVID-19 mostraron que entre los 215.362 receptores de vacunas registrados en v-safe, 5.052 personas autoinformaron de graves “eventos con impacto en la salud” después de su primera dosis de vacuna, eventos que requieren atención de un compañero profesional de la salud y que impide a la persona trabajar o realizar actividades diarias normales. Esto también es preocupante, traduciéndose en una tasa de daño de uno en 43 (2,3%) para el grupo v-safe.

En el nuevo año, muchos estados están planeando ampliar agresivamente la distribución tanto de la vacuna Pfizer como de la vacuna Moderna que es aún más reactogénica, incluyendo en farmacias, supermercados, grandes tiendas, oficinas dentales y sitios temporales como estadios e incluso Disneyland.

Esto ha suscitado preocupaciones entre los alergólogos, en particular, que se preguntan si los sitios de drive-thru y el personal poco capacitado serán capaces de reconocer y manejar las repentinas reacciones adversas que las dos vacunas de ARNm parecen capaces de provocar, especialmente porque ambas contienen el tristemente célebre ingrediente alergénico de polietilenglicol (PEG).

En los Estados Unidos, algunos alergólogos están recomendando que los consumidores con alergias conocidas sean “proactivos” y hagan“preguntas directas” en los lugares de vacunación “sobre su preparación para emergencias, equipamiento y capacidad” para “responder rápidamente si algo sale mal”.

Un número creciente de expertos en salud van aún más lejos, con un funcionario de salud pública de Wyoming describiendo las inyecciones como “armas biológicas de destrucción masiva”, y muchas otras instando al público a “simplemente decir que no” a las inyecciones experimentales que los funcionarios de salud y los fabricantes de vacunas admiten que no se ha demostrado que prevengan COVID o que detengan la transmisibilidad, pero que podrían causar daño duradero.