La Fundación Bill y Melinda Gates prosigue su campaña mundial de apoyo a los programas de identificación digital respaldados por los gobiernos, esta vez con la vista puesta en Kenia, donde asesorará al gobierno sobre la iniciativa de identificación digital “Maisha Namba”, actualmente en desarrollo, informa “Reclaim the Net”.

Según el diario keniata “The Daily Post”, el papel de Gates en la asistencia al gobierno keniata para el desarrollo y puesta en marcha de “Maisha Namba” se anunció tras una serie de “reuniones a puerta cerrada” mantenidas recientemente con el Presidente de Kenia, William Ruto.

“El multimillonario, conocido por defender los alimentos transgénicos , se ha reunido con Ruto en varias ocasiones desde su llegada al poder, pero la mayoría de los encuentros se han mantenido en secreto”, escribió el diario keniano “The Daily Post”.

“El acuerdo pondrá en contacto al gobierno con expertos técnicos y socios clave que ofrecerán asesoramiento profesional para garantizar un despliegue sin problemas”, informa Kenyans.co.ke.

Alexis Hancock, director de ingeniería de la “Electronic Frontier Foundation”, declaró a “The Defender” que este tipo de secretismo entre gobiernos y entidades privadas es habitual.

“Las empresas externas suelen proponer a los distintos gobiernos que pueden resolver su problema con su producto”, dijo. “Si los gobiernos van a implantar esto, la tecnología implicada debería poder ser examinada primero por la población antes de desplegar nada, y retrasarse si no se considera segura y equitativa”.

Según “Biometric Update”, se espera que “Maisha Namba” “aborde diferentes retos como la identificación y autentificación de los ciudadanos, la salvaguarda de documentos de registro primarios como certificados de nacimiento y documentos nacionales de identidad, y la mejora de la gestión de programas sociales y operaciones gubernamentales”.

El número de identificación asociado a “Maisha Namba” “servirá también para darse de alta en servicios gubernamentales, como la educación, el seguro médico, los impuestos y la seguridad social”.

Sin embargo, algunos expertos creen que el programa “Maisha Namba” tiene otros objetivos no anunciados. El Dr. Wahome Ngare, presidente de la Asociación de Médicos Católicos de Kenia, declaró a “The Defender” que “Maisha Namba” funcionará como un programa de seguimiento de la vacunación.

“‘Maisha Namba’ – “número de vida” en kiswahili- es un sistema biométrico de vacunación para recién nacidos que sustituirá a los certificados de nacimiento y ayudará a hacer un seguimiento de los niños desde su nacimiento hasta los 5 años”, explicó Ngare. “Se utilizará para controlar y garantizar que todos los niños reciben sus vacunas”.

Ngare explicó que el ensayo de “Maisha Namba” se llevó a cabo entre febrero y marzo, y que ahora el gobierno lo está extendiendo, probablemente como parte de la Cobertura Sanitaria Universal.

Atribuyó la implicación de Gates con “Maisha Namba” a la de entidades como Microsoft y Gavi, la Alianza para las Vacunas.

Gavi afirma que “ayuda a vacunar a casi la mitad de los niños del mundo contra enfermedades infecciosas mortales y debilitantes”. Se creó en 1999, con la Fundación Gates como uno de sus cofundadores y uno de sus cuatro miembros permanentes del consejo.

Gavi mantiene una asociación básica con UNICEF, el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que incluye a Gavi en su lista de “partes interesadas relevantes“.

“En un nivel más profundo y según tengo entendido, “Maisha Namba” y la tarjeta “Maisha” forman parte de la iniciativa internacional más amplia ID2020, patrocinada por Gates a través de Gavi y Microsoft y su fallido pasaporte de vacunas“, afirmó.

“Por esta razón, todo el valor y el dolor del sistema de identificación digital se conocerán cuando la Organización Mundial de la Salud anuncie la próxima pandemia, especialmente si el año que viene se adopta el Reglamento Sanitario Internacional”, añadió Ngare.

Ngare se refería a las enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional vigente, que actualmente negocian los miembros de la OMS junto con una propuesta de “tratado sobre pandemias”.

La Alianza ID2020 promovió anteriormente el desarrollo de la identificación digital y los pasaportes de vacunas. Microsoft es miembro fundador de la Alianza ID2020, al igual que Gavi, la Fundación Gates, el Banco Mundial, Accenture y la Fundación Rockefeller.

“Si todo va según lo previsto, Bill Gates no sólo inyectará sus vacunas de ARNm a miles de millones de africanos”, afirma Ngare. “Ha creado un sistema de identificación digital para que los gobiernos de todo el mundo se aseguren de que a nadie le faltan las vacunas y de que a quienes se nieguen a vacunarse se les pueda restringir el viaje o el acceso a los servicios gubernamentales”.

Gates apoyó iniciativas de identificación digital biométrica en todo el mundo, incluido el primer programa de este tipo, Aadhaar, lanzado en India en 2009. Aadhaar registró a más del 99% de todos los adultos indios, vinculándolos con muchos servicios públicos y privados. El programa ha generado polémica, que Gates ha desestimado.

Otros expertos también expresaron preocupaciones similares a las de Ngare. El abogado especializado en privacidad Greg Glaser, con sede en California, declaró a “The Defender”: “Los pasaportes con vacunas fueron un ensayo para la identificación biométrica global”, y añadió:

“La identificación biométrica es a la sociedad distópica del futuro como las pilas al mando a distancia de tu televisor. Sin las pilas, el mando a distancia no hace nada. Sin identificación biométrica, la tecnología distópica fracasa: puntuaciones de crédito social, monedas digitales de bancos centrales [CBDC], dispositivos inteligentes en el Internet de las Cosas.

“Todo esto se vuelve inútil sin la capacidad de integrar a las masas en los nuevos sistemas tecnológicos mediante la identificación biométrica”.

Según Glaser, estos esfuerzos tienen una finalidad más amplia.

El transhumanismo es el fin del juego, y la identificación biométrica es su talón de Aquiles”, afirmó Glaser. “Hoy en día, todas las cosas de nuestra vida dependen fundamentalmente del DNI: derechos, estatus de ciudadanía, afiliaciones, posición ante los tribunales, cuentas, privilegios, servicios, títulos de propiedad y mucho más. Una persona apenas puede acceder a nada de lo anterior sin algún tipo de identificación, en la mayoría de los casos un nombre, pero a menudo números, que cada vez están más vinculados a la biometría”, afirmó.

“Controlar a las personas significa controlar la identidad”, añadió. “Incluso los gobiernos nacionales dependen ahora totalmente de sus identificaciones organizativas y corporativas”.

Del mismo modo, Irene Polansky, una ciudadana que participa habitualmente en la Convocatoria Nacional por una Tecnología Segura (“National Call for Safe Technology”) organizada por “Wired Broadband Inc.” y Virginianos por una tecnología segura (“Virginians for Safe Technology”)dijo a “The Defender” que COVID-19 era “una prueba beta (de cumplimiento) de lo que está por venir”, y que desconfiara de las supuestas ventajas de nuevas tecnologías como el DNI digital.

“De lo contrario, nosotros -y las vidas de nuestros hijos y sus autonomías corporales y derechos innatos- y nuestros trozos de planeta, nuestras propiedades y nuestros derechos civiles y nuestras carteras -nuestros dineros y medios financieros duramente ganados- seremos colectiva y tiránicamente coaccionados y devorados para nuestra objeción o sorpresa”, afirmó.

El DNI digital para recién nacidos forma parte de las “enormes oportunidades” que Gates ve en África

Mark Suzman, Director General de la Fundación Gates, declaró a “Business Daily Africa” que su organización pondrá en contacto al gobierno keniano con expertos técnicos y socios.

“Nuestro papel es siempre el de asesores. Podemos poner en contacto al Gobierno con expertos técnicos y socios clave, pero estamos muy animados por lo que vemos y por el compromiso del Presidente. Tenemos una serie de ayudas específicas a la inversión en identidad digital. De hecho, lo proporcionamos a plataformas más amplias”, afirmó.

Según “Business Daily Africa”, esta ayuda al gobierno keniano forma parte de lo que la Fundación Gates considera “vastas oportunidades que pueden desbloquearse con la existencia de una identidad digital en Kenia”.

“Se trata de una gran prioridad para el Presidente Willam Ruto, y creemos que muy acertadamente, porque un sistema de identidad digital fuerte, robusto y de código abierto se convierte en una plataforma que no sólo potencia la inclusión financiera, en la que Kenia ya es líder mundial, sino que puede ser una plataforma que impulse importantes avances en sanidad, educación y otros servicios”, dijo Suzman.

Pero la Fundación Gates no es el único representante mundial implicado en el despliegue de “Maisha Namba”. Según “Capital News” de Kenia, el gobierno keniano y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) firmaron en agosto un memorando de entendimiento para apoyar el incipiente programa de identificación digital.

Según “Reclaim the Net”, “el plan prevé que a cada recién nacido se le asigne un “Maisha Namba”, que permanecerá con él toda su vida”. La subcomisaria del condado de Nyandarua, Rukia Chitechi, declaró: “El sistema se aplicará a través de las escuelas, garantizando que a cada niño que nazca se le asigne un ‘maisha namba’“.

La meta 16.9 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible(ODS) de la ONU insta a proporcionar una identidad jurídica digital a todos, incluidos los recién nacidos, para 2030.

Según Glaser, “El Objetivo 16.9 de los ODS de la ONU confirma que los gobiernos expedirán a todo el mundo un documento de identidad biométrico para el año 2030, incluidos los bebés… Eso significa que la ONU se está asociando con empresas y gobiernos locales para expedirle a usted y a sus hijos un documento de identidad biométrico para 2030, tanto si lo desean como si no”.

En un tuit, Julius Kibet Bitok, secretario principal de Inmigración y Servicios a los Ciudadanos de Kenia, afirmó: “El sistema de identidad digital proporcionará a los kenianos una forma segura y fiable de verificar su identidad para diversos fines, como acceder a servicios gubernamentales, abrir cuentas bancarias y viajar.”

“También contribuirá a reducir el fraude y la corrupción, y a mejorar la eficiencia”, añadió.

Ngare cuestionó esa teoría. “A primera vista, y si el Gobierno es el titular de los datos y no terceros como Microsoft o sus menores, puede mejorar la prestación de servicios y reducir el fraude, como afirman los funcionarios”, dijo Ngare, añadiendo que dudaba de que fuera así.

Del mismo modo, Hancock afirma: “Si [la identificación digital] se hace correctamente, un factor de comodidad puede beneficiar a las personas que tienen que recorrer largas distancias para renovar documentos importantes, o expedir credenciales temporales mientras esperan su documentación oficial. Hay otros métodos, como la “divulgación selectiva”, en la que no es necesario mostrar toda la información, sino sólo la necesaria para una determinada transacción.”

Hancock dijo que le preocupaba cómo un “identificador persistente a largo plazo” podría “utilizarse para rastrear a las personas y crear un estado de vigilancia o verse comprometido con el tiempo por un mal representante que busque filtrar información vinculada a estos identificadores únicos”.

“Cada vez que un titular de un documento de identidad digital lo utiliza, el emisor y el verificador del documento tienen la oportunidad de recopilar datos personales sobre el titular del documento,” añadió.

Preocupa que el DNI digital conduzca a una “estructura permanente de vigilancia a nivel estatal”

Según “Biometric Update”, “a medida que el gobierno trata de ganarse la confianza de la población con respecto a la Tarjeta Maisha, también ha aclarado que su expedición no será obligatoria”, sino que se aceptará como prueba de identificación legal junto con los documentos de identidad existentes.

Sin embargo, otro informe de “Biometric Update” afirma: “Se prevé una transición de dos a tres años, con la eliminación progresiva de los documentos nacionales de identidad heredados”.

Hancock dijo que prefiere “identificaciones efímeras para las transacciones y la posibilidad de descartarlas o cambiarlas cuando se vean comprometidas”. También está “preocupada por los mandatos en torno al DNI digital y que posiblemente desemboque en una estructura permanente de vigilancia a nivel estatal”.

“Los ciudadanos deben tener la posibilidad de excluirse de los sistemas digitales y el derecho al papel si no se sienten cómodos”, dijo Hancock.

Se habían hecho afirmaciones similares sobre la opcionalidad del programa de identificación digital Aadhaar de la India, según “The Economist”, que escribió: “Aunque se suponía que Aadhaar era opcional, es difícil funcionar sin él”.

El gobierno keniano afirma que la implantación de “Maisha Namba” también pretende que el país cumpla las normas internacionales sobre viajes en todo el mundo, determinadas por la Organización de Aviación Civil Internacional (“International Civil Aviation Organization”) y otros organismos.

“Maisha Namba” cuenta con un presupuesto de 1.000 millones de chelines kenianos (unos 6,8 millones de dólares), informa “Biometric Update”. En un principio, el programa iba a lanzarse el 2 de octubre, según “Business Daily Africa”, pero su puesta en marcha se aplazó el 29 de septiembre.

Según “Reclaim the Net”, las autoridades keniatas “subrayan que el nuevo sistema pretende abordar una serie de cuestiones como la autenticación de los ciudadanos, la protección de los documentos de identidad primarios, la mejora de la gobernanza de los programas y operaciones sociales y la simplificación del acceso a servicios como la sanidad, la educación, la fiscalidad y la seguridad social”, pero la preocupación de la población puede haber contribuido a que se aplace el lanzamiento.

“A pesar de estas preocupaciones, los funcionarios del gobierno han intentado garantizar a sus ciudadanos su compromiso con la protección de la privacidad y la inclusión prometida por ‘Maisha Namba’,” añadió “Reclaim the Net”.

Glaser puso en duda tales pretensiones de “inclusividad”.

“‘Inclusividad’ es… un falso tema de conversación que los políticos utilizan ante las cámaras”, afirmó. “La realidad es que la identificación biométrica reduce a todo el mundo al mínimo común denominador de los beneficiarios de la asistencia social del gobierno… Inclusividad es lenguaje político para que el gobierno se imponga a tu familia y trate a tus hijos como pupilos del Estado”.

Glaser también criticó las asociaciones público-privadas. “Al investigar sobre la identificación biométrica, aprendí que los gobiernos no están en la cima de la cadena alimentaria. En realidad son empresas privadas las que están en la cima -como Microsoft, Oracle, Accenture- porque crean y poseen la tecnología y gestionan los datos en la cima.

Algunos kenianos “muy preocupados y recelosos” por los esfuerzos de Gates en Kenia

Las autoridades keniatas han intentado tranquilizar a los ciudadanos asegurándoles que sus datos personales estarían seguros en la nueva plataforma digital.

El registrador de la Oficina Nacional de Registro de Kenia para la región de Kipipiri, Joel Muchunu, declaró que el programa “Maisha Namba” incorporará funciones de seguridad avanzadas, incluida la tecnología criptográfica para la seguridad de los datos, informó la Agencia de Noticias de Kenia (“Kenya News Agency”).

Irungu Houghton, directora ejecutiva de Amnistía Internacional, “aplaudió” el programa “Maisha Namba” y los esfuerzos de transformación digital del gobierno keniano, según “Biometric Update”, pero “planteó su preocupación por la seguridad de los datos que se recopilarán para el plan ‘Maisha Namba'” y dijo que es importante que los kenianos “se sientan cómodos comprendiendo y siendo conscientes de las oportunidades de esta plataforma digital”.

Sin embargo, estas garantías no han convencido a todos los kenianos. Según “Reclaim the Net”, “hay una evidente oleada de escepticismo”, y los activistas de ciertas regiones “expresan su preocupación por la inadecuación de la infraestructura, la falta de fiabilidad del acceso a la red y los problemas de privacidad y libertades civiles”.

Algunos activistas argumentaron que el “Maisha Namba” no se distingue de un intento anterior de identificación digital del gobierno keniano, el “Huduma Namba”, según el medio keniano “The Star”. Ese programa fue declarado inconstitucional por el Tribunal Superior de Kenia en octubre de 2021, por entrar en conflicto con la Ley de Protección de Datos del país.

Ngare dijo que ‘Huduma Namba’ “fracasó porque [el gobierno] pretendía incluir el ADN“.

Otros grupos activistas, encabezados por la Comisión de Derechos Humanos de Kenia (“Kenyan Human Rights Commission”), “reclaman una base legislativa más sólida” y “advierten de la posibilidad de discriminación y erosión de la privacidad”, advirtiendo de que “ha faltado participación pública”, así como “garantías procesales y jurídicas”, informó “Biometric Update”.

Otros activistas “acusaron al gobierno de dar marcha atrás en su promesa de eliminar la investigación de antecedentes de las personas que solicitan documentos de identidad” y afirmaron que “funcionarios deshonestos del gobierno estaban utilizando la investigación de antecedentes para exigir sobornos”, según “The Star”.

Los funcionarios kenianos afirmaron que el país “se está quedando atrás” en la implementación digital, “lo que pone a Kenia en riesgo de incumplimiento de las normas de los organismos internacionales de control”.

Ngare dijo que el público keniano en general no está muy familiarizado con Gates, pero los que sí lo están “están muy preocupados y sospechan”. Dijo que no hay una gran oposición a “Maisha Namba” “porque a primera vista, parece una buena idea”.

“La mayoría de la gente desconoce el lado oscuro de Bill Gates y su vinculación con la agenda de la despoblación”, afirmó. “Para los beneficiarios de las ONG [organizaciones no gubernamentales] a las que apoya su fundación y algunos beneficiarios de su filantropía, es un hombre admirado. Para quienes conocen los trasfondos más profundos de la agenda eugenésica, es aborrecido”.

Según “The Financial Times”, Gates “reconoce que se podría abusar del DNI digital”, afirmando que “cualquier cosa que haga al Estado más eficaz es buena para las cosas que te gusta que haga el Estado, y mala para las cosas que no te gusta que haga el Estado”.

“Pero si crees en un Estado que debe proporcionarte educación, permitirte votar y ofrecerte servicios sanitarios, tiene que haber una cierta noción de quiénes son mis ciudadanos y si tienen derecho a esta prestación”, añadió.

Ngare afirmó que la implicación de Gates con “Maisha Namba” es sólo uno de sus muchos intereses en África, habiendo participado anteriormente en “La administración clandestina de fertilidad regulando las vacunas Tetatus a las mujeres keniatas en 2014-2015, facilitado por Gavi y la OMS”, que dice “todavía está fresco en nuestras mentes.”

“Tiene muchos intereses en África, como la salud y la nutrición, la igualdad de género, la prevención, el tratamiento y la investigación de enfermedades, el agua, el saneamiento y la higiene, la agricultura y los servicios financieros para los pobres”, dijo Ngare, añadiendo que la Fundación Gates anunció en 2022 que su sede africana se ubicará en Kenia.

La Fundación Gates también está “a la cabeza de la financiación para luchar contra el VIH, la tuberculosis y la malaria” en África, dijo Ngare, y está “inyectando más fondos ‘para avanzar en el acceso a la investigación del ARNm y la tecnología de fabricación de vacunas que apoyará la capacidad de los países de ingresos bajos y medios’ … para desarrollar vacunas de alta calidad que salven vidas a escala”.

“Invierte mucho en el desarrollo, producción y distribución de vacunas a través de Gavi (…) y pone las vacunas ‘a disposición’ de los ‘países de renta baja’ a precios asequibles o subvencionados”, añadió Ngare. “Los gobiernos estadounidense y europeo financian el desarrollo de vacunas que enriquecen a los promotores y patrocinadores como Gates”.

“Ampliar la tecnología del ARNm a la tuberculosis, la malaria y el VIH brindaría a Gates la oportunidad de desarrollar vacunas específicamente dirigidas a los africanos”, afirmó Ngare.

La escritora keniana Nanjala Nyabola, autora de “Democracia digital, política analógica: Cómo la era de Internet está transformando la política en Kenia”(“Digital Democracy, Analogue Politics: How the Internet Era is Transforming Politics in Kenya”), afirma que “los sistemas de identidad digital sólo harán que los gobiernos sean más eficientes en lo que ya están haciendo”, según “The Financial Times”, y añade que las identificaciones digitales podrían utilizarse como herramienta para silenciar o discriminar a determinados ciudadanos.

Polansky dijo que la tecnología de identificación digital ayuda a facilitar “una red de bases de datos centralizada, accesible para gobiernos y empresas, ya integrada en la red inalámbrica.”

“Tenemos que despertar a mucha más gente con la verdad desde las trincheras no conspirativas. Los dispositivos inalámbricos que la gente se empeña en necesitar inequívocamente para contar sus pasos, dirigir sus vidas y hogares -y los de sus hijos- y mantenerlos al día con la sociedad son los mismos dispositivos desde los que la sociedad ya está preparada para el tecno-totalitarismo.”