Close menu
agosto 24, 2021 Views

COVID

A medida que el COVID aumenta entre los vacunados, los CDC no hacen un seguimiento adecuado de los casos de fallos de la vacunación que se producen.

A medida que más personas famosas y funcionarios electos anuncian que están “realmente muy enfermos” a pesar de estar totalmente vacunados, las preguntas se arremolinan en torno a las dudas sobre si las vacunas funcionan y por qué los Centros de Control y Prevención de Enfermedades no están haciendo más para rastrear los casos que se producen.

Existe una creciente preocupación de que las personas totalmente vacunadas puedan ser más vulnerables a enfermedades graves de lo que se pensaba.

A medida que el número de casos de COVID sigue aumentando, crece la preocupación de que las personas totalmente vacunadas puedan ser más vulnerables a una enfermedad grave de lo que se creía, y algunas personas totalmente vacunadas que ahora están enfermas con el virus están dando su opinión.

Según los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés), hasta el 16 de agosto se habían producido 9.716 casos de fallos de la vacunación con resultado de hospitalización o muerte. Sin embargo, la agencia afirma que esas cifras están infravaloradas. El 1 de mayo, los CDC tomaron la decisión de dejar de hacer un seguimiento de todos los casos de fallo de la vacunación y, en su lugar, sólo hacer un seguimiento de los casos de personas que, estando vacunados en su totalidad, resultaran en hospitalización o muerte.

Esto deja a los funcionarios de salud pública sin acceso a los datos completos que pueden responder a las preguntas que surgen a medida que la nueva variante de Delta se extiende.

En una entrevista con “BS News Hour”, Jessica Malaty Rivera, epidemióloga de enfermedades infecciosas e investigadora del Hospital Infantil de Boston y antigua responsable de comunicaciones científicas del Proyecto de Seguimiento de COVID, dijo que no rastrear los datos de los fallos de la vacunación con tanto nivel de detalle como cabría esperar está “básicamente creando puntos ciegos en nuestra comprensión del verdadero impacto del virus, especialmente de las variantes que circulan tan ampliamente en Estados Unidos”.

Rivera dijo que aún no ha visto una explicación explícita de por qué los CDC dejaron de hacer un seguimiento de todos los casos de fallos de la vacunación. “He oído rumores de cosas como la falta de recursos, la falta de financiación, la falta de personal. Pero a mí me parece que, desde el punto de vista epidemiológico, no es justificable”, dijo.

Un caso de fallo de la vacunación se refiere a una persona a la que se le diagnostica COVID después de haber sido completamente vacunada. Se considera que una persona está totalmente vacunada 14 días después de recibir la segunda dosis de la vacuna COVID de Pfizer o Moderna, o dos semanas después de recibir la vacuna Johnson & Johnson (J&J) de dosis única.

El “New York Times” publicó recientemente datos de siete estados -California, Colorado, Massachusetts, Oregón, Utah, Vermont y Virginia- que mantienen registros especialmente detallados sobre los casos de fallos de la vacunación.

Los análisis mostraron que en seis de los estados, las infecciones por fallos de la vacunación constituyeron entre el 18% y el 28% de todos los casos recién diagnosticados de COVID en las últimas semanas, y entre el 12% y el 24% de todas las hospitalizaciones relacionadas con el COVID, con un número de muertes notificadas superior a la estimación original de los CDC del 0,5%.

También se supone que las cifras de las infecciones por fallos de la vacunación que no resultan en hospitalización son subestimaciones, ya que muchas personas totalmente vacunadas que se infectan pueden no sentirse lo suficientemente enfermas como para someterse a las pruebas del virus, informó “The Times”.

Alrededor del 30% de los nuevos casos de COVID en Los Ángeles son casos de fallos de la vacunación, informó “Deadline”. La cifra es superior al 13% de julio y al 5% de abril.

Hasta el 17 de agosto, más de 12.500 residentes de Massachusetts totalmente vacunados habían dado positivo en la prueba de COVID y otros 18 habían muerto, según “NBC Boston”.

Personas famosas y funcionarios electos totalmente vacunados hablan después de ponerse la vacuna contra la COVID

Melissa Joan Hart, la ex estrella de “Sabrina la Bruja Adolescente” está “muy enfadada” porque tiene un caso de fallo de la vacunación. Hart compartió en Instagram el 19 de agosto que, a pesar de estar vacunada, se contagió de COVID.

“Nunca hago vídeos, pero siento que esto es importante”, dijo Hart, que recientemente se mudó a Tennessee, a sus 1,6 millones de seguidores. “Tengo COVID. Estoy vacunada. Y tengo COVID. Y me encuentro mal. Noto un gran peso en el pecho, me cuesta respirar”.

El hijo mayor de Heart, Mason, también dio positivo en la prueba de COVID, al igual que su hijo menor, que no experimentó ningún síntoma. Su hijo mediano dio negativo y su marido sigue esperando los resultados.

Hart culpó de que la vacuna no la protegiera a que sus hijos no tuvieran que llevar mascarilla en el colegio. El 16 de agosto, el gobernador de Tennessee, Bill Lee, firmó una orden ejecutiva que permite a los padres elegir si su hijo debe llevar una mascarilla en la escuela.

“Estoy enfadada, realmente enfadada”, dijo Hart“porque lo intentamos, tomamos precauciones y redujimos mucho nuestra exposición. Pero nos volvimos un poco perezosos, y creo que como país nos volvimos perezosos. Y me da mucha rabia que mis hijos no tuvieran que llevar mascarillas en el colegio, porque estoy bastante segura de que de ahí viene esto”.

La celebridad Hilary Duff, reveló en Instagram el 20 de agosto que tenía COVID . Duff dijo que experimentaba un fuerte dolor de cabeza, niebla cerebral, presión en los senos nasales y pérdida del gusto y el olfato a pesar de estar vacunada.

“Esa Delta… es un poco p***”, escribió Duff, refiriéndose a la variante que representa el 98,8% de las infecciones actuales en Estados Unidos, según los últimos datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés).

El cantante de Slipknot, Corey Taylor, de 47 años, estaba devastado después de dar positivo por COVID y se vio obligado a cancelar su próxima aparición en una convención de cultura pop de Michigan este fin de semana, informó “Rolling Stone”.

“Ojalá tuviera mejores noticias”, dijo Taylor en un mensaje de vídeo grabado la semana pasada en Facebook. “Hoy me he levantado y he dado positivo y estoy muy, muy enfermo”.

El cantante aseguró a sus fans que “debería estar bien” porque es una gripe y está vacunado.

El reverendo Jesse Jackson, y su esposa, Jacqueline, permanecieron bajo observación médica el lunes en un hospital de Chicago tras enfermar de COVID. Ambos estaban “respondiendo positivamente a los tratamientos”, informó Politico.

La pareja fue ingresada en el Northwestern Memorial Hospital el 20 de agosto para que los médicos pudieran vigilar cuidadosamente su estado, dijo en un comunicado uno de los cinco hijos de la pareja.

Jackson, un líder de los derechos civiles de Chicago, se vacunó completamente y recibió su primera dosis en enero durante un acto publicitado en el que instó a otros a recibir la vacuna lo antes posible.

Tres senadores estadounidenses -John Hickenlooper (demócrata de Colorado), Angus King (republicano de Maine) y Roger Wicker (republicano de Mississippi)- anunciaron el 19 de agosto que habían dado positivo en las pruebas de COVID a pesar de estar totalmente vacunados, informó “CBS News”.

“A pesar de haber tomado precauciones y haberme puesto la vacuna, esta mañana he dado positivo en la prueba de COVID-19”, tuiteó King. “Aunque no me siento muy bien, definitivamente me siento mucho mejor de lo que me sentiría sin la vacuna”.

La noticia se produjo días después de que el gobernador de Texas, Greg Abbott, que también estaba totalmente vacunado, diera positivo en la prueba de COVID.

El senador del estado de Illinois, Dan McConchie, anunció el 21 de agosto que tenía un caso “de fallo de la vacunación” de COVID. El líder republicano del Senado de Illinois dijo en un comunicado que se vacunó contra el virus esta primavera, e instó a otros a vacunarse.

Los datos de COVID muestran una inmunidad decreciente

De los 514 pacientes de Israel hospitalizados con COVID hasta el 15 de agosto, el 59% estaban totalmente vacunados, según un artículo de “Science”. El artículo citaba los datos nacionales que rastrea la mayor organización de gestión sanitaria de Israel. Las cifras sugieren que las infecciones por fallos de la vacunación pueden ser más comunes de lo que se pensaba.

La mayoría de los pacientes vacunados que fueron hospitalizados, alrededor del 87%, tenían al menos 60 años.

“Se trata de una señal de advertencia muy clara para el resto del mundo”, dijo Ran Balicer, CIO de “Clalit Health Services”, la mayor organización de mantenimiento de la salud de Israel. “Si puede ocurrir aquí, probablemente puede ocurrir en cualquier parte”, dijo Balicer a “Science”.

Israel tiene uno de los niveles de vacunación contra el COVID más altos del mundo, con un 78% de la población mayor de 12 años totalmente vacunada, en su mayoría con la vacuna de Pfizer. El país tiene ahora una de las tasas de infección más altas del mundo.

Brian Hooker, doctor en física, director científico de “Children’s Health Defense” y profesor de biología en la Universidad de Simpson, dijo que “lo que estamos viendo es algo que se aprende en el primer curso de evolución de los virus”.

Hooker dijo que cuanto más se desvíe una variante de la secuencia original utilizada para la vacuna, menos eficaz será la vacuna contra esa variante, lo que podría explicar por qué las personas totalmente vacunadas se están infectando con la variante Delta.

Este no es el caso de la inmunidad natural, explicó Hooker:

“La vacuna se centra en la proteína de espiga o pico, mientras que la inmunidad natural se centra en todo el virus. La inmunidad natural -con un conjunto más diverso de anticuerpos y receptores de células T- proporcionará una mejor protección en general, ya que tiene más objetivos contra los que atacar al virus, mientras que la inmunidad derivada de la vacuna sólo se centra en una parte del virus, en este caso, la proteína de espiga o pico. Una vez que esa parte del virus ha mutado lo suficiente, la vacuna deja de ser eficaz”.

Como informó “The Defender” el 2 de agosto, las personas vacunadas pueden desempeñar un papel clave en la evolución de las variantes del COVID.

Según una investigación publicada el 30 de julio en “Scientific Reports”, el mayor riesgo de que se establezca una cepa de virus resistente a las vacunas se produce cuando una gran fracción de la población ya ha sido vacunada pero la transmisión no está controlada.

Los datos eran coherentes con un estudio de los CDC, también publicado el 30 de julio, que mostraba que las personas vacunadas pueden transmitir la variante Delta con la misma facilidad que las no vacunadas.

Según un estudio previo publicado el 10 de agosto en “The Lancet”, los individuos vacunados llevan 251 veces más carga de virus SARS-CoV-2 en sus fosas nasales en comparación con los no vacunados.

El estudio, realizado por el Grupo de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford, demostró el fracaso generalizado de la vacuna y su transmisión en circunstancias estrictamente controladas durante el confinamiento de un hospital en la ciudad de Ho Chi Minh (Viet Nam).

Suggest A Correction

Share Options

Close menu

Republish Article

Please use the HTML above to republish this article. It is pre-formatted to follow our republication guidelines. Among other things, these require that the article not be edited; that the author’s byline is included; and that The Defender is clearly credited as the original source.

Please visit our full guidelines for more information. By republishing this article, you agree to these terms.