Más de 100 ex dirigentes mundiales y personalidades públicas instan a los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a ultimar un nuevo “acuerdo sobre pandemias” a tiempo para la 77ª Asamblea Mundial de la Salud, que se celebrará en Ginebra (Suiza) del 27 de mayo al 1 de junio.

En una carta abierta, fechada el 20 de marzo, los líderes escribieron:

“Un acuerdo sobre la pandemia es fundamental para salvaguardar nuestro futuro colectivo. Sólo un pacto mundial sólido sobre pandemias puede proteger a las generaciones futuras de una repetición de la crisis del COVID-19, que provocó millones de muertes y causó una devastación social y económica generalizada”.

Los críticos del acuerdo propuesto sobre la pandemia dijeron a “The Defender” que la carta es engañosa porque se refiere al acuerdo propuesto, o “Tratado sobre la Pandemia”, pero no hace referencia a las enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional (2005) (RSI).

Las enmiendas al RSI, propuestas para 2023, se están negociando al mismo tiempo que el acuerdo. Los detractores de la carta afirman que con ella se pretende desviar la atención de lo que, según ellos, son las propuestas más onerosas contenidas en las enmiendas al RSI.

El Dr. David Bell, médico especialista en salud pública, consultor en biotecnología y ex director de Tecnologías Sanitarias Mundiales en “Intellectual Ventures Global Good Fund”, dijo a “The Defender” que la carta es “totalmente vergonzosa” y “engañosa”.

Bell explicó:

[La carta] sigue la línea del director general de engañar al público pero afirmando, con razón, que el acuerdo sobre la pandemia no incluye disposiciones que traspasen la autoridad de los países a la OMS, cuando éstas se encuentran en las enmiendas propuestas al RSI que acompañan al acuerdo sobre la pandemia.

“Las enmiendas al RSI propuestas mencionan específicamente el cierre de fronteras, la vacunación obligatoria y otras medidas que ahora se asocian a los confinamientos. Mencionan específicamente la documentación necesaria para cruzar fronteras y mencionan los pasaportes digitales como una de las alternativas”.

La abogada holandesa Meike Terhorst dijo a “The Defender” que la carta abierta “sólo hace referencia al acuerdo sobre la pandemia para confundir a todo el mundo”.

“La verdadera sustancia está en las enmiendas al RSI, porque sobre la base de las mismas se prevé que el director general de la OMS obtenga poderes legislativos y ejecutivos independientes, al tiempo que se imposibilita cualquier revisión legal”, dijo Terhorst. “El secretismo que rodea a los borradores sugiere que estamos ante un golpe de Estado”.

¿Hay problemas en las negociaciones?

Algunos críticos sugirieron que la carta abierta podría ser una señal de que las negociaciones para el acuerdo sobre la pandemia están fracasando.

“No hay consenso entre los Estados miembros sobre ninguno de los dos documentos”, afirmó Shabnam Palesa Mohamed, directora ejecutiva de “Children’s Health Defense” (CHD) África y fundadora de “Transformative Health Justice”. “A ocho semanas de la Asamblea Mundial de la Salud, la OMS está evidentemente nerviosa ante la posibilidad de que el acuerdo descarrile”.

“The BMJ” informó de que se ha avanzado “poco” en el borrador del acuerdo sobre la pandemia, y que la renuncia a la propiedad intelectual “sigue siendo un punto conflictivo para los países miembros enfrentados en las discusiones”.

Según “The BMJ”, “los defensores del acuerdo temen que el borrador final se diluya en las negociaciones y que un lenguaje más débil dé lugar a que sólo se recomiende a los países que tomen determinadas medidas, en lugar de obligarles a ello en virtud del derecho internacional”.

Otros señalaron la creciente oposición mundial al acuerdo propuesto y a las enmiendas al RSI. Irán, Nueva Zelanda, Eslovaquia y los Países Bajos recientemente rechazaron las enmiendas al RSI propuestas en 2022, mientras que en Sudáfrica se ha propuesto un “proyecto de ley de retirada de la OMS“.

En Estados Unidos, el Senado de Luisiana votó por unanimidad el 26 de marzo en contra de permitir que la OMS, las Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial ejerzan influencia alguna sobre el estado de Luisiana.

“El hecho de que todos los demócratas hayan votado a favor indica la popularidad de este sentimiento entre sus electores”, dijo La Dra. Meryl Nass, internista y fundadora de Puerta a la Libertad (“Door to Freedom“), dijo “creo que envía a los políticos de todo el mundo el mensaje de que favorecer a la OMS conllevará un gran coste político”.

El acuerdo sobre la pandemia no amenaza la soberanía, pero sí las enmiendas al RSI

El periodista independiente James Roguski declaró a “The Defender” que la carta de los líderes mundiales a la OMS es “correcta en su mayor parte”, ya que el acuerdo propuesto sobre la pandemia no es un “ataque a la soberanía nacional”.

Sin embargo, tanto él como la Dra. Kat Lindley, presidenta del “Global Health Project” y directora de la Cumbre Global COVID, Lindley señalaron que las enmiendas al RSI sí suponen una amenaza para la soberanía de los países.

Lindley afirmó que las enmiendas al RSI convertirán a la OMS en la “autoridad mundial en materia de salud en caso de nuevas pandemias, algo que claramente creen que ocurrirá una y otra vez” y pueden allanar el camino para “futuros mandatos sobre vacunas y la imposición de pases sanitarios digitales“.

“Si no prestan atención a nada más, deben prestar atención al artículo 18 de las enmiendas al RSI”, dijo Lindley.

Según el artículo 18 de las enmiendas al RSI propuestas, “las recomendaciones formuladas por la OMS a los Estados Partes con respecto a las personas podrán incluir los consejos siguientes”:

  • Revisar la prueba del reconocimiento médico y cualquier análisis de laboratorio.
  • Exigir reconocimientos médicos.
  • Revisar la prueba de vacunación u otra profilaxis.
  • Exigir vacunación u otro tipo de profilaxis.
  • Poner a las personas sospechosas bajo observación de salud pública.
  • Poner en cuarentena u otras medidas sanitarias a las personas sospechosas.
  • Aislar y tratar a las personas afectadas cuando sea necesario.
  • Aplicar el rastreo de los contactos de las personas sospechosas o afectadas.
  • Rechazar la entrada de personas sospechosas y afectadas.
  • Rechazar la entrada de personas no afectadas a las zonas afectadas.
  • Aplicar controles de salida y/o restricciones a las personas de las zonas afectadas.

“Aún más preocupantes”, dijo Roguski, son las enmiendas propuestas al Anexo 6 que “facultan a la OMS para ser la única autoridad facultada para determinar qué ‘vacunas’ u otras profilaxis se considerarían aceptables para viajes internacionales.”

La redacción de las enmiendas “cambia claramente la relación de la OMS con los Estados miembros”, dijo Lindley. “El artículo 1 cambia las recomendaciones no vinculantes para que sean obligaciones vinculantes”.

Roguski afirmó que el acuerdo sobre la pandemia “no tiene que ver con la salud”, sino que es “un acuerdo comercial diseñado para transferir riqueza de las naciones del ‘Norte Global’ a los oligarcas del Complejo Industrial Farmacéutico Hospitalario de Emergencia del ‘Sur Global'”.

Las élites “apoyan claramente” el acuerdo sobre la pandemia

La carta del 20 de marzo a la OMS fue publicada por “Project Syndicate”, un sitio web de comentarios apoyado por la “Open Society Foundations” de George Soros, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación MasterCard, el Banco Mundial y la Iniciativa de Noticias Digitales de Google.

Entre los 105 firmantes de la carta figuran los ex primeros ministros del Reino Unido Tony Blair y Gordon Brown, el ex Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, 23 ex presidentes nacionales y 22 ex primeros ministros.

“Las ‘élites’ apoyan claramente el ‘acuerdo sobre la pandemia’ y hay que preguntarse por qué”, afirmó Lindley. “Es necesario investigar más a fondo los vínculos financieros entre la OMS, las asociaciones público-privadas y los contratos gubernamentales”.

Nass declaró a “The Defender” que era notable que los firmantes fueran en su mayoría antiguos políticos.

“La carta está firmada principalmente por un grupo de viejos políticos cuyas credenciales globalistas están a la vista de todos desde hace años”, afirmó Nass. “Me sorprendió que los proveedores de la carta no pudieran presentar un grupo más creíble”.

Mohamed, director ejecutivo de CHD África, afirmó que la lista de firmantes es la “prueba más clara de que el tratado sirve a los intereses socioeconómicos y geopolíticos de elitistas interconectados que se beneficiarán de lucrativos contratos, financiación, cargos y contratos para dar discursos”.

A pesar de que la OMS afirma que no hay planes para crear pasaportes mundiales de vacunas, Blair ha pedido que se desarrolle una “infraestructura digital nacional” que los países “necesitarán con estas nuevas vacunas“. Anteriormente respaldó el “Good Health Pass”, una iniciativa de pasaporte vacunal lanzada por ID2020.

El secretismo en torno a las enmiendas al RSI es “criminal”

Los expertos declararon a “The Defender” que la OMS está intentando relacionar el acuerdo sobre pandemias con la amenaza de futuras pandemias en un intento de apuntalar el apoyo ante los retrasos en el proceso de negociación y la creciente oposición mundial.

“Es interesante señalar que hasta hace poco las ‘pandemias’ eran un acontecimiento poco frecuente, pero según la OMS y MSM estamos a horas, días, meses de futuras“Enfermedades X”que son 20 veces más mortales, a pesar de que no sabemos lo que es”, dijo Lindley.

En la reunión anual del Foro Económico Mundial celebrada en enero, el Director General Tedros Adhanom Ghebreyesus utilizó la amenaza de una pandemia causada por la “Enfermedad X” para pedir la aprobación del acuerdo sobre pandemias.

“No hay ninguna razón lógica para que una enfermedad 20 veces más virulenta aparezca de la nada, a menos que proceda de un laboratorio de ganancia de función que la OMS propone supervisar en la versión de febrero de 2024 del acuerdo sobre pandemias”, dijo Nass, que participó en la audiencia de expertos del Consejo Mundial de la Salud sobre la “Toma de poder de la OMS” el 26 de marzo.

Roguski señaló que está previsto que la novena reunión del Órgano Intergubernamental de Negociación, donde se están llevando a cabo las negociaciones del acuerdo sobre la pandemia, concluya el 28 de marzo. Pero las negociaciones han sido “muy polémicas“, dijo. “Es muy posible que tengan que programar reuniones adicionales en abril”.

Según Roguski, las negociaciones para enmendar el RSI sufren retrasos similares, pero se producen en mayor secreto que las enmiendas al acuerdo sobre la pandemia. Dijo que el Grupo de Trabajo sobre el Reglamento Sanitario Internacional debía presentar un paquete final de enmiendas antes del 27 de enero, pero no lo hizo y volverá a reunirse del 22 al 26 de abril.

“Por el aspecto del texto de negociación filtrado, parece que se ha simplificado para garantizar su aprobación”, dijo Roguski. “El secretismo que rodea las enmiendas propuestas al RSI es literalmente criminal”.