El pasado fin de semana, el presidente de la junta de Children’s Health Defense (CHD), Robert F. Kennedy, Jr. envió un mensaje a las personas de todo el mundo que se dan cuenta de que están viendo cómo les están quitando sus libertades una tras otra. Hablando en solidaridad con los ciudadanos que participaron en mítines en al menos 15 países para protestar contra el movimiento mundial hacia el totalitarismo, Kennedy no sólo brindó esperanza a los defensores de la libertad, sino que también hizo algunas preguntas críticas pertinentes para la crisis COVID.

La principal de esas preguntas es: ¿Cuáles son los orígenes del COVID? Esta pregunta muy básica sobre algo que se ha llevado vidas en todo el mundo, incluidas las muertes por desesperación, y ha destruido innumerables empresas, no se les está preguntando a los funcionarios gubernamentales de ningún país del planeta. Esta es la razón por la que Kennedy y el presidente de CHD, Lyn Redwood, han pedido a los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos que inicien una investigación exhaustiva de los orígenes del COVID.

Si aún no ha pedido a sus propios representantes del Congreso y del Ssenado que formen parte de este esfuerzo crucial, puede hacerlo aquí. Si vive fuera de los Estados Unidos, puede leer la carta y adaptarla a los líderes y funcionarios de su propio país. Ningún problema es más urgente, y el momento de actuar es ahora.

 

Aquí está la transcripción del Mensaje Internacional de la Esperanza para la Humanidad de Kennedy:

Hola a todos, aquí Robert F Kennedy, Jr., y no puedo decirles lo feliz que estoy de poder tener esta oportunidad de hablar con miles de ciudadanos en 15 países de todos los continentes del mundo que se han unido hoy para protestar por este golpe de Estado llevado a cabo por por Big Data, por las grandes telecomunicaciones, por la gran tecnología, por las grandes compañías petroleras y químicas y por el cártel mundial de salud pública liderado por Bill Gates y la OMS que ahora asciende a dos billones de dólares y quiere magnificar y magnificar su riqueza y su poder sobre nuestras vidas, sobre nuestras libertades, que quieren subvertir nuestras democracias y quieren destruir nuestra soberanía y nuestro control sobre nuestras vidas y sobre la salud de nuestros hijos.

Quiero recordarles a ustedes, a aquellos de ustedes que no son estadounidenses, algo que cada niño de Estados Unidos aprende cuando estamos creciendo en este país sobre nuestra historia. Durante la gran depresión Franklin Roosevelt, que fue uno de los presidentes más grandes de la historia de Estados Unidos, dijo al pueblo estadounidense: “Lo único que tenemos que temer es al miedo mismo”. Crecemos escuchando eso, pero la gente realmente no entiende lo que significa. Pero fue una advertencia muy, muy profunda de Roosevelt porque vio lo que la gran depresión estaba haciendo en Europa oriental y en Italia, en Alemania y España. Donde esa crisis estaba volviendo a la gente hacia el fascismo en los países del este. Donde la misma crisis estaba volviendo a los ciudadanos y a los gobiernos hacia el comunismo y también causando el colapso de los gobiernos de todo el mundo, y en nuestro país —en los Estados Unidos— es difícil para la gente recordar hoy que casi un tercio de la gente en nuestro país estaba completamente desilusionada con el capitalismo y quería recurrir al comunismo y otro tercio quería recurrir al fascismo. Y Franklin Roosevelt quería preservar nuestro país para la democracia… para el capitalismo de libre mercado, para los derechos civiles y para preservar nuestra constitución. Reconoció que el arma de control autoritario iba a ser el miedo.

Y cuando hablé hace unas semanas en Berlín, recordé a la gente de Alemania una historia muy famosa que ocurrió durante los juicios de Núremberg después de la Segunda Guerra Mundial cuando el teniente más cercano de Hitler, el jefe de la Luftwaffe, Hermann Goering fue preguntado por uno de los fiscales: “¿Cómo conseguiste que el pueblo alemán”, el pueblo alemán, el pueblo más educado del mundo que era uno de los pueblos más tolerantes del mundo; la república de Weimar fue una de las democracias más fuertes del mundo, “¿cómo tomaste a estas personas que estaban tan bien educadas y tan despiertas y tan tolerantes y las convertiste en esclavos obedientes que cometieron algunas de las peores atrocidades de la historia humana?” Goering dijo “Oh, eso es una cosa simple…” y cualquiera de ustedes puede buscar su cita y los insto a hacerlo, y él dijo: “Y funciona no sólo con un gobierno fascista, sino que funciona en una democracia, en una monarquía, en un gobierno comunista , en el gobierno que quieran. La tarea del gobierno es llevar miedo al pueblo y si puede mantenerlos en el miedo puede hacer que hagan cualquier cosa que quiera que hagan.” Se convertirán en ovejas.

Hay un famoso libro de Naomi Klein que todos deberíamos leer llamado “The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism” (“La doctrina del Shock. El auge del capitalismo del desastre.”). Ese libro muestra una cronología histórica de todos los momentos de la historia estadounidense y de la historia del mundo —durante la gran depresión, durante el colapso financiero de 2008, durante el colapso financiero en Chile, por ejemplo, en 1973, durante la época del bombardeo del World Trade Center— en los que los elementos autoritarios de una sociedad, y las grandes corporaciones, y ricos plutócratas y oligarcas, las familias y los individuos ricos utilizan las crisis para desplazar la riqueza hacia arriba para destruir las clases medias de esos países y para tomar medidas totalitarias drásticas. Y, por supuesto, es obvio que las personas que están acostumbradas a votar por sus gobiernos no van a votar a favor de políticas que hagan más ricos a los ricos, que den a las corporaciones aún más poder sobre sus vidas, que reduzcan la democracia y reduzcan los derechos civiles. Estos no son buenos recipientes para el populismo. Para transformar el gobierno para que recompense a los ricos con aún más riqueza, las personas que quieren hacer eso en las grandes corporaciones —que quieren orquestar ese tipo de cambio— tienen que deshacerse de los derechos civiles. Y el primer derecho civil con el que comienzan es la libertad de expresión.

Necesitan apretar los tornillos de la censura porque la censura es el derecho más importante de nuestro país. Lo ponemos como el número uno —la primera enmienda de la Constitución— porque todos los demás derechos dependen de ella. Si un gobierno puede ocultar lo que está haciendo, puede salirse con la suya en cualquier cosa que quiera. Si una corporación puede mentirle y ocultar información, si no hay transparencia en una democracia, no tenemos una democracia. Por lo tanto, si se quieren deshacer de todos los demás derechos, como la libertad de reunión, la cual están ejerciendo hoy, algunos de ustedes están ejerciendo bajo grandes amenazas. Algunos de ustedes sufrirán. Algunos de ustedes serán encarcelados. Algunos de ustedes sufrirán lesiones. Pero ese es un derecho básico: el derecho a la libertad de expresión, el derecho a un juicio con jurado, el derecho a la libertad de religión, el derecho a la intimidad, el derecho a tener gobiernos que no le espíen y que no guarden su información. Todos esos otros derechos sólo pueden ser subvertidos si comienzan por imponer la censura, que les permite ser capaces de silenciar a las personas que quieren hablar. Así que el golpe de estado contra el que todos estamos luchando hoy es un golpe de estado que comienza con una conspiración entre las agencias gubernamentales y las grandes empresas de tecnología, los multimillonarios de Silicon Valley, gente como Zuckerberg y Bill Gates y la gente que dirige Google y Facebook y Pinterest y todas estas otras corporaciones de Silicon Valley que ahora están en esta conspiración para asegurarse de que no podemos plantear nuestras quejas. No podemos decir cosas malas sobre los productos farmacéuticos, no podemos cuestionar las políticas gubernamentales que no tienen sentido para nosotros.

Y voy a decir algunas cosas sobre algunas de esas políticas del gobierno. Número uno: No soy un teórico de la conspiración. Sigo los hechos. No sé si la enfermedad COVID fue generada en laboratorio en Wuhan. Hay muchas pruebas de que lo fue. Pero no hay suficiente evidencia para decir que es un hecho. Pero mi pregunta es: ¿por qué no sabemos la respuesta a eso? ¿Por qué a Tony Fauci no se le hace esa pregunta? ¿Por qué el presidente Trump no está iniciando una investigación? ¿O el presidente Xi Jinping o los presidentes de alguno de estos países? Diciendo: “¿De dónde salió esto?” Porque necesitamos saber eso. Los ciudadanos globales, esta es la peor calamidad de la historia. ¿Y nadie parece sentir curiosidad por saber de dónde viene esto realmente? Sabemos que no vino de un murciélago en el mercado de Wuhan. Esa historia era una fábula que ahora no tiene ninguna base en hechos. Y tenemos premios Nobel y tenemos grandes instituciones y agencias de investigación y agencias de la fiscalía que están diciendo: “Creemos que vino del laboratorio de Wuhan y creemos que puede haber venido de estudios financiados por Bill Gates y Tony Fauci. No sé si esto es verdad. Pero, ¿por qué nuestros funcionarios del gobierno no hacen de eso la pregunta número uno? ¿Por qué en lugar de enviar a su policía para reprimir la disidencia no están enviando a la policía a interrogar a la gente que puede saber la respuesta a esa pregunta?

Hay muchas otras preguntas de las que me gustaría saber la respuesta. Preguntas sobre las mascarillas. Estoy muy dispuesto a aceptarlo si las mascarillas funcionan. Entonces quiero usarlas. Si van a proteger a otras personas de la transmisibilidad entonces quiero usarlas. Pero los estudios que he visto indican que no funcionan contra la transmisión viral en su mayor parte. Hay algunos que dicen que pueden funcionar en circunstancias limitadas. Lo que no quiero que me digan es: funcionan y tú las vas a usar y será mejor que no hagas preguntas al respecto. La mayoría de los estadounidenses, y la mayoría de la gente en este planeta, queremos liderazgo, no queremos intimidación. Y sabemos la diferencia entre la intimidación y el liderazgo. Queremos saber la verdad sobre la hidroxicloroquina. Queremos saber por qué estamos gastando 18 mil millones de dólares en vacunas y sólo 1.400 millones en medicamentos terapéuticos. ¿Cuál es el sentido de eso? Hay muchas, muchas otras preguntas que nosotros, en una democracia, tenemos derecho a que se nos respondan sin ser llamados teóricos de la conspiración. Sin ser vilipendiados por ser “desconsiderados” o ser “malos ciudadanos”. Todos los que forman parte de estas manifestaciones son personas que se esfuerzan en sus vidas para llegar a ser buenos ciudadanos.

Ahora déjame decirte lo que tenemos que hacer para ganar esta batalla. La única manera de ganarla es con la democracia. Tenemos que luchar para recuperar nuestra democracia, para recuperar nuestra democracia de estos villanos que nos la están robando. Si se fijan, las personas que se están haciendo más ricas con esta cuarentena son las mismas personas que censuran la crítica a la cuarentena. ¿Quién se está volviendo más rico? Jeffrey Bezos. 83 mil millones de dólares ha ganado. Y es dueño de Amazon y está censurando libros que critican la cuarentena. Zuckerberg, dueño de Facebook, que ha hecho decenas de miles de millones de dólares a causa de esta cuarentena. Y está censurando información que critica la cuarentena. Censura mi Instagram. Censura mi Facebook. Mi página de Twitter también está censurada. Y toda esta gente es la gente que está ganando miles de millones de dólares en la cuarentena. Y lo que quiero saber es una pregunta simple: ¿Es realmente efectiva la cuarentena? Saben que hemos tenido muchas pandemias en el pasado. En 1969, tuvimos una pandemia de gripe en Hong Kong que mató a 100.000 personas en los Estados Unidos. Es el equivalente a 200.000 personas hoy en día. Es el mismo número de personas que han muerto por coronavirus. ¿Nos confinamos? No. ¿Llevamos mascarillas? No. Fuimos a Woodstock. Fuimos a la Convención Demócrata en Chicago y asistieron grandes multitudes de gente. A nadie se le dijo que se confinara y que no viera a su novia y usara una mascarilla y no saliera de su casa y cerrara su negocio hasta que quebraran todos los negocios del país.

El año pasado hubo 1,6 millones de personas en el mundo que murieron a causa de la tuberculosis. Cada año mueren 1,6 millones de personas a causa de la tuberculosis. No llevamos mascarillas. No estamos confinados. ¿Cuál es la diferencia entre la tuberculosis y el coronavirus? La tuberculosis tiene una vacuna. Y la vacuna cuesta unos tres dólares. Y por eso no estamos confinados. Porque nadie está ganando treinta y nueve dólares por cada vacuna o trescientos dólares por cada vacuna de la manera que Moderna y AstraZeneca y Johnson y Johnson están sacando de esta catástrofe. Y esa es la única razón que se me ocurre. Y me haría feliz si alguien me dijera que hay otra razón. Pero vamos a oírlo. No me hagas callar y punto. No me digas que no puedo debatir.

Esto es lo que tenemos que hacer: tenemos que hacer exactamente lo que ustedes están haciendo hoy. Tenemos que salir a la calle y mantenernos unidos. Lo que los villanos y canallas de la Gran Tecnología y Mark Zuckerberg y Jeffrey Bezos y Bill Gates y Tony Fauci quieren que hagan es, quieren que peleemos entre nosotros. Quieren que los negros luchen contra los blancos. Quieren republicanos luchando contra los demócratas. Quieren que todos se polaricen, quieren que todos se fragmenten porque saben que si nos reunimos todos, vamos a empezar a hacer preguntas y esas son preguntas que no pueden responder. “¿Por qué te estás haciendo rico?” Y “¿Por qué todos nos estamos haciendo más pobres?” Y “¿cuál es la diferencia entre la tuberculosis y el coronavirus?” Y “¿por qué no llevamos mascarillas para la tuberculosis, pero las llevamos para el coronavirus?” Y “¿de dónde salió todo esto?” Y todas esas preguntas para las que merecemos una respuesta que no estamos recibiendo. Tenemos que mantenernos unidos.

Si eres republicano o demócrata deja de hablar de eso. Deja de identificarte. El enemigo es Big Tech, Big Data, Big Oil, Big Pharma, el cartel médico, los elementos totalitarios del gobierno que intentan oprimirnos, que están tratando de robarnos nuestras libertades, nuestra democracia, nuestra libertad de pensamiento, nuestra libertad de expresión, nuestra libertad de reunión y todas las libertades que dan dignidad a la humanidad. Y lo último que todos tenemos que hacer es mantenernos informados y seguir aprendiendo.

Y una de las cosas que quiero anunciarles hoy es que Children’s Health Defense ,mi organización, con la ayuda de muchos de ustedes que están en estas multitudes— es lanzar un periódico, un periódico diario y vamos a convertir la información en un arma para ustedes. Vamos a contarle cuál es la ciencia más nueva. Vamos a encontrar toda la información que está censurada en por todas partes y la vamos a reimprimir en nuestra publicación, y usted puede obtener eso todos los días. Por lo tanto, si ve algo que está censurado, queremos enterarnos porque queremos sacarlo a la luz. Vamos a ser los enemigos de la censura. Vamos a ser el refugio. Y vamos a permitir el debate. Nos aseguraremos de que sea un debate civilizado. Vamos a animar a la gente a ser no partidista. Pero vamos a permitir que la gente venga y tenga opiniones diferentes a las nuestras. Nosotros no tenemos miedo de debatir mientras que las compañías farmacéuticas y Bill Gates y Mark Zuckerberg y Jeffrey Bezos y Tony Fauci están aterrorizados del debate. Vemos con buenos ojos el debate. Queremos escucharte si tienes una opinión diferente a la mía, quiero oírla y quiero ver la investigación científica en la que te basas. Y quiero que el público nos escuche hablar de ello y debatir sobre ello porque el libre fluir de la información, el caldero del debate, es lo único que permite a los gobiernos desarrollar políticas racionales en las que el autogobierno realmente funcionará y triunfará.

Estáis en primera línea de la batalla más importante de la historia y es la batalla por salvar la democracia, la libertad, la libertad humana y la dignidad humana de este cártel totalitario que intenta robarnos simultáneamente, en todas las naciones del mundo, los derechos con los que nace todo ser humano. Así que, gracias por su valentía, gracias por su compromiso, y gracias por su hermandad. Y puedo comprometerme con ustedes: moriré con las botas puestas, luchando codo con codo con todos ustedes para asegurarnos de que recuperamos estos derechos y los conservamos para nuestros hijos. Los veré a todos en las barricadas.

Gracias.