La historia de un vistazo:

  • Entre las personas de 65 años o más, la vacunación contra la gripe se asoció positivamente con las muertes por COVID-19, lo que significa que las personas que recibieron una vacuna contra la gripe eran más propensas a morir de COVID-19.
  • Un análisis de mayo de 2020 publicada en línea por la publicación periódica The Gateway Pundit determinó igualmente que los países europeos con las tasas más altas de muerte por COVID-19 tenían tasas altas de vacunación contra la gripe, al menos del 50%, entre los ancianos.
  • Las vacunas previas contra el coronavirus se han relacionado con la mejora de la enfermedad; se sugiere que la vacunación contra la gripe podría contribuir potencialmente a COVID-19 a través del cebado patógeno,un escenario en el que, en lugar de hacer que mejore la inmunidad contra la infección, la exposición a una vacuna resulta en una enfermedad más grave.
  • Dado el aumento de la investigación que sugiere que la vacunación contra la gripe puede empeorar las enfermedades virales, las vacunas contra la gripe deben evaluarse como posibles agentes causantes o, al menos, contribuyentes a la pandemia COVID-19.

Durante años, se ha planteado la preocupación de que la vacunación antigripal previa parece aumentar el riesgo de que los pacientes contraigan una enfermedad pandémica más grave. Esto ocurrió durante la temporada de gripe 2008 a 2009, cuando la vacunación previa de la vacuna contra la gripe estacional se asoció con un mayor riesgo de “gripe porcina” H1N1 durante la primavera/verano de 2009 en Canadá.

Un estudio de enero de 2020 publicado en la revista Vaccine también encontró que las personas eran más propensas a contraer algún tipo de infección por coronavirus si habían sido vacunadas contra la gripe durante la temporada de gripe 2017 a 2018.

En comparación con los individuos no vacunados, aquellos que habían recibido una vacuna contra la gripe estacional tenían un 36% más de probabilidades de contraer una infección por coronavirus no especificado (no mencionó específicamente SARS-CoV-2, el coronavirus que causa COVID-19)y eran un 51% más propensos a contraer infección por metaneumovirus humano, que tiene síntomas similares a COVID-19.

Una vez más, en octubre de 2020, se encontró otra asociación positiva entre las muertes por COVID-19 y las tasas de vacunación contra la gripe en los ancianos, lo que planteó más preguntas sobre los efectos secundarios no intencionales potencialmente graves de las vacunas anuales contra la gripe.

Vacunación contra la gripe relacionada con un mayor riesgo de muerte por COVID-19

Christian Wehenkel, profesor de genética forestal, análisis de ecosistemas forestales, silvicultura, biometría, crecimiento forestal y biodiversidad en la Universidad Juárez del Estado de Durango, y editor de PeerJ, analizó conjuntos de datos de 39 países con más de medio millón de habitantes. Esperaba encontrar que la vacunación previa contra la gripe estaría relacionada con un menor riesgo de muerte por COVID-19, pero en cambio los datos revelaban lo contrario.

Entre las personas de 65 años o más, la vacunación contra la gripe se asoció positivamente con las muertes por COVID-19, lo que significa que las personas que recibieron una vacuna contra la gripe tenían más probabilidades de morir de COVID-19. “Contrariamente a las expectativas, el presente análisis mundial y el subanálisis europeo no respaldan la asociación negativa previamente notificada entre las muertes por COVID-19 (DPMI) y el IVR [tasa de vacunación de la gripe, ‘influenza vaccination rate’ por sus siglas en inglés] en personas mayores”, escribió Wehenkel. [influenza vaccination rate]

Un análisis de mayo de 2020 publicado en línea por la publicación periódica The Gateway Pundit determinó igualmente que los países europeos con las tasas más altas de muerte por COVID-19 tenían tasas altas de vacunación contra la gripe, al menos del 50%, entre los ancianos. Por ejemplo, escribieron:“Dinamarca y Alemania, con un menor uso de la vacuna contra la gripe, tenían una mortalidad Covid-19 considerablemente menor”.

Intentaron actualizar sus cifras para el otoño de 2020, y pudieron actualizar las tasas de mortalidad COVID-19, pero no obtuvieron los datos actuales de vacunación. Se señalaronpicos en las muertes por COVID-19, lo que ellos sugirieron que podría estar relacionado con un repunte repentino de la vacunación contra la gripe en los países que anteriormente habían bajado las tasas de vacunación:

“Este [aumento en muertes por COVID19] podría deberse simplemente a que el virus hubiera alcanzado un nivel endémico más adelante en Europa oriental, pero otro factor podría ser el aumento repentino de la vacunación contra la gripe en las zonas que hasta ahora tenían baja vacunación. [increase in COVID-19 deaths] ¿Están poniendo en peligro involuntariamente a sus mayores?

La Organización Mundial de la Salud está promoviendo vigorosamente la vacunación contra la gripe en Europa, con carteles advirtiendo que “no traigas a casa a un visitante no deseado: protege a tu familia vacunándote”. La pandemia Covid-19 ha aterrorizado a los ciudadanos y muchas personas ven una vacuna como el único medio de escape”.

Los datos de Wehenkel,sin embargo, retoman donde lo dejaron, mostrando por la gráfica de dispersión una clara asociación de muertes de COVID-19 por millón de habitantes con tasa de vacunación contra la gripe, hasta el 25 de julio de 2020 (cada punto representa un país europeo diferente):

 

Tasa de vacunación contra la gripe (%)

 

El problema con el cebado patógeno

Dado el hallazgo altamente controvertido del estudio PeerJ, que, si se demuestra que es causal, pondría en duda la vacunación anual contra la gripe, la nota de un editor en la parte superior recuerda a los lectores que la correlación no significa necesariamente causalidad.

“[E]ste artículo no debe tomarse para sugerir que recibir la vacunación antigripal da lugar a un mayor riesgo de muerte para una persona con COVID-19, ya que puede haber muchos factores confusos en juego (incluidos, por ejemplo, factores socioeconómicos)”, se lee en el artículo. Sin embargo, tampoco descarta la causalidad, y este es un posible vínculo que debe ser explorado con urgencia. El Gateway Pundit explicó:

“Es correcto hacer la pregunta: ¿los pacientes que mueren de / con Covid-19 tienen mayor probabilidad de haber recibido la vacuna contra la gripe? Dada la clara correlación de los datos de Wehenkel, se necesita una investigación urgente para determinar si el gran aumento de las muertes de Covid-19 en Europa oriental en el otoño de 2020 se correlaciona con un aumento de los pinchazos para la gripe en otoño de 2020 en esos mismos países.”

No se detuvieron allí:

“Esto conduce a la otra cuestión explosiva: ¿son los pinchazos para la gripe no sólo correlativos con la mortalidad de Covid-19, sino causales a través del cebado patógeno? Si los datos del otoño de 2020 confirman la correlación, la causalidad debe ser investigada con rigor y urgencia.”

¿Qué es el cebado patógeno? Es un escenario en el que, en lugar de mejorar su inmunidad contra la infección, la exposición a un virus o vacuna mejora la capacidad del virus para entrar e infectar sus células, lo que resulta en una enfermedad más grave.

Una investigación publicada en el Journal of Translational Autoimmunity confirmó que el tratamiento con una vacuna puede aumentar los riesgos asociados con un virus de tipo salvaje en lugar de proteger contra él, y concluyó, como su título sugiere, “El cebado patógeno probablemente contribuye a enfermedades y mortalidad graves y críticas en COVID-19 a través de la autoinmunidad.”

Las vacunas contra el coronavirus han mejorado la enfermedad en el pasado

El artículo en el Journal of Translational Autoimmunity, escrito por James Lyons-Weiler con el Institute for Pure and Applied Knowledge, una organización sin fines de lucro que realiza investigaciones científicas de interés público, explica cómo se produjo el cebado patógeno durante ensayos anteriores de una vacuna contra el coronavirus SARS:

“En el SRAS, se observó un tipo de cebado del sistema inmunitario durante los estudios en animales de las vacunas basadas en proteínas de pico del SRAS que condujeron a un aumento de la morbilidad y mortalidad en animales vacunados que posteriormente estuvieron expuestos al virus salvaje del SRAS.

“El problema, destacado en dos estudios, se hizo evidente tras el desafío posterior a la vacunación con el virus del SRAS … las vacunas recombinantes basadas en proteínas de pico SARS no sólo no proporcionaron protección contra la infección por SARS-CoV, sino que los ratones experimentaron un aumento de la inmunopatología con infiltrados eosinofílicos en sus pulmones.

“De manera similar … los hurones previamente vacunados contra el SARS-CoV también desarrollaron una fuerte respuesta inflamatoria en el tejido hepático (hepatitis). Ambos estudios sospecharon de una ‘respuesta inmune celular’.

“Estos tipos de resultados desafortunados a veces se conocen como ‘mejora inmune’; sin embargo, esta frase casi eufemística no llega a transmitir el mayor riesgo de enfermedad y muerte debido a la exposición previa a la proteína de pico SARS. Por esta razón, me refiero al concepto como ‘cebado patógeno'”.

En ese momento, incluso el defensor pro-vacunas Dr. Peter Hotez,decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical y profesor de pediatría y virología molecular y microbiología en Baylor College of Medicine, se sobresaltó. Según un largometraje publicado en PNAS:

“Cuando el SRAS, también un coronavirus, apareció en China y se propagó a nivel mundial hace casi dos décadas, Hotez estaba entre los investigadores que comenzaron a investigar una posible vacuna.

En las primeras pruebas de su candidato, fue testigo de cómo las células inmunitarias de los animales vacunados atacaban el tejido pulmonar, de la misma manera que la vacuna contra el RSV había dado lugar a que las células inmunitarias atacaran los pulmones de los niños. “Pensé: ‘Oh mierda”, recuerda, señalando su temor inicial de que una vacuna segura pueda una vez más no ser posible”.

A pesar de años de investigación adicional y estrategias de desarrollo alternativo, persisten preocupaciones de mejora inmune y, como explica Robert F. Kennedy, Jr. en nuestra entrevista de 2020, las vacunas contra el coronavirus siguen siendo tristementes célebres por crear una mejora inmunitaria paradójica.

Una chica sana de 18 años que murió de COVID-19 había recibido la vacuna contra la gripe

NBC News Chicago informó de la muerte de una joven de 18 años de Tinley Park, Illinois, que murió de COVID-19 en diciembre de 2020 sólo tres días después de ser hospitalizada. Es el tipo de historia trágica que causa miedo en millones de personas, pero es importante recordar que este tipo de muerte es extremadamente rara.

La tasa de supervivencia COVID-19 entre los recién nacidos a los 19 años es del 99,997%, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, citados por el Dr. Reid Sheftall.

Lo que ésta pérdida desgarradora debe desencadenar, sin embargo, es una mayor investigación sobre por qué un adolescente previamente sano murió tan inesperadamente de un virus que rara vez es peligroso en ese grupo de edad.

En una entrevista, su madre declaró que le habían vacunado contra la gripe. ¿Podría haber sido un factor en la respuesta severa y, en última instancia, fatal, del virus? Es imposible saberlo, pero dado el aumento de la investigación que sugiere que la vacunación contra la gripe puede empeorar las enfermedades virales, es una conexión que debe ser considerada.

Una investigación publicada en el Journal of Virology en 2011, por ejemplo, encontró que la vacuna contra la gripe estacional puede debilitar el sistema inmunitario de los niños y aumentar sus posibilidades de enfermarse de virus de la gripe que no estén incluidos en la vacuna.

“[L]a vacunación anual a largo plazo mediante vacunas inactivadas puede obstaculizar la inducción de respuestas de células T CD8+ reactivas cruzadas por infecciones naturales y, por lo tanto, puede afectar a la inducción de inmunidad heterosubtípica. Esto puede hacer que los niños pequeños que no han sido infectados previamente con un virus de la gripe sean más susceptibles a la infección por un virus de la gripe pandémica de un subtipo novedoso”. señalaron los investigadores .

Las vacunas contra la gripe podrían ser “posibles contribuyentes” a la pandemia

El Dr. Allan S. Cunningham, pediatra jubilado, reiteró lo que los datos corroboran: que las vacunas contra la gripe deben evaluarse como posibles agentes causales o, al menos, contribuyentes a la pandemia COVID-19. En una respuesta rápida a un artículo publicado por The BMJ, declaró:

“Un ensayo aleatorizado controlado con placebo en niños demostró que las vacunas antigripales aumentaron cinco veces el riesgo de infecciones respiratorias agudas causadas por un grupo de virus no de la gripe, incluidos los coronavirus …

Tal observación puede parecer contraintuitiva, pero es posible que las vacunas antigripales alteren nuestro sistema inmunitario no específicamente para aumentar la susceptibilidad a otras infecciones; esto se ha observado con DTP y otras vacunas. Hay otros mecanismos inmunes que también podrían explicar la observación.

Para investigar esta posibilidad, un estudio de caso-control está en orden … Las vacunas contra la gripe se han convertido en vacas sagradas en algunos sectores, pero no deberían serlo”.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos informaron que el porcentaje de muestras respiratorias sometidas a pruebas de gripe que dan positivo disminuyó de más del 20% al 2,3% desde el inicio de la pandemia. En resumen, la gripe esencialmente ha desaparecido,por razones desconocidas. Pero incluso si bien afirman que los casos de gripe son casi inexistentes esta temporada, todavía quieren que todos se pongan la vacuna contra la gripe,“especialmente esta temporada”.

Publicado originalmente por Mercola.