Close menu
04/04/2024 News

Condiciones de salud

Personas de plástico: Nuevos documentales exponen la realidad “de película de terror” de la contaminación por plásticos

Dos nuevos documentales, “Todos somos personas de plástico ahora” (“We’re All Plastic People Now”) y “Personas de plástico: La crisis oculta de los microplásticos” (“Plastic People: The Hidden Crisis of Microplastics”), exponen la omnipresencia de la contaminación por plásticos en el medio ambiente y sus riesgos potenciales para la salud humana, en particular para los fetos en desarrollo y los lactantes expuestos a microplásticos en el útero y a través de la leche materna.

fetus wrapped in plastic and on the right people entering machine that turns them into plastic (both from films)

Dos recientes documentales revolucionarios – “Todos somos personas de plástico ahora” (“We’re All Plastic People Now“) y “Personas de plástico: La crisis oculta de los microplásticos” (“Plastic People: The Hidden Crisis of Microplastics”) – exponen la omnipresencia de la contaminación por plásticos en el medio ambiente y cómo puede afectar a la salud humana.

Las películas, presentadas en el Festival de Cine de Santa Fe y en SXSW respectivamente, incluyen entrevistas a expertos, historias personales e investigaciones científicas para subrayar la urgencia de la crisis de la contaminación por plásticos.

Rory Fielding, director del documental “Todos somos personas de plástico ahora” (“We’re All Plastic People Now”), ganador de un premio Emmy, analizó la sangre de cuatro generaciones de su propia familia en busca de sustancias químicas derivadas del plástico.

El codirector de “Personas de plástico” (“Plastic People”), Ziya Tong, investigó el mundo oculto de los microplásticos y sus efectos en el cuerpo humano.

Variety calificó “Plastic People” como “uno de esos documentales esenciales sobre el estado de nuestro mundo” que ofrece “una fascinante historia del plástico, mostrándonos cómo este material se fue apoderando poco a poco de nosotros” – pero también lo describió como una “película de terror [que] podría haberse llamado ‘El ataque de los polímeros asesinos'”.

“El plástico es el fin del futuro”

La contaminación por plásticos se ha convertido en omnipresente, con partículas de plástico que se encuentran en todos los rincones del planeta.

“Está en el aire. En el agua. En los alimentos. Está en todos nuestros cuerpos”, según Rolf Halden, Ph.D., ingeniero medioambiental de la Universidad Estatal de Arizona, que aparece en “Todos somos personas de plástico ahora” (“We’re All Plastic People Now”).

El documental revela el descubrimiento de microplásticos en placentas humanas, tal y como denunció el investigador italiano, el Dr. Antonio Ragusa, quien advirtió: “Para la humanidad, el plástico es el fin del futuro”.

Del mismo modo, “Plastic People” explora el mundo oculto de los microplásticos, diminutas partículas que los investigadores han encontrado en órganos humanos, sangre y tejido cerebral.

La sinopsis de la película señala que “casi cada uno de los pedazos de todo el plástico fabricado se descomponen en ‘microplásticos'” que se convierten en “una parte permanente del medio ambiente”.

Rick Smith, Ph.D., coautor de “Muerte lenta por pato de goma: el peligro secreto de los objetos cotidianos” (“Slow Death By Rubber Duck: The Secret Danger of Everyday Things”), es uno de los expertos que aparecen en la película: “Resulta que el plástico está dentro de nosotros. Está en nuestros hijos”.

Tong, periodista científica, analizó la nieve de su patio trasero y encontró fragmentos de plástico, lo que le llevó a decir a sus hijos que no cogieran copos de nieve.

Según “Plastic People”, el plástico es como “la encarnación del capitalismo. Hizo posible el mundo material en el que vivimos ahora. Son los huesos, la piel, el tejido conjuntivo”.

Las sustancias químicas derivadas del plástico pueden “hacer que las cosas se tuerzan en el cuerpo humano”.

Ambos documentales profundizan en los riesgos para la salud asociados a la exposición a sustancias químicas derivadas del plástico.

En “We’re All Plastic People Now”, Dr. Leonardo Trasande, pediatra y director de la División de Pediatría Medioambiental de la Universidad de Nueva York, analizó el impacto de las sustancias químicas alteradoras endocrinas presentes en los plásticos, que “piratean esas señales moleculares y hacen que las cosas se tuerzan en el cuerpo humano”.

La película también cuenta la historia de Jess Helsley, directora de Restauración de Cuencas Hidrográficas del “Wild Salmon Center”, a quien se diagnosticó un cáncer de colon de aparición temprana a los treinta años. Helsley participó en un estudio que halló microplásticos en el colon de jóvenes enfermos de cáncer.

“Plastic People” explora la relación entre los plastificantes y diversos problemas de salud, como cardiopatías, diabetes, obesidad, cáncer y problemas de fertilidad. La película destaca el trabajo de destacados científicos “que han encontrado estas partículas en nuestros cuerpos: órganos, sangre, tejido cerebral e incluso en las placentas de las madres recientes”.

El documental presenta una entrevista con el Dr. Pete Myers, científico jefe, fundador y presidente del consejo de “Environmental Health Sciences”, quien advierte: “Los plásticos pueden contribuir a la sanidad de algunas formas milagrosas, pero también pueden causar problemas de salud, problemas de salud bastante graves, como la muerte.”

Infertilidad, niveles bajos de testosterona y riesgos para los bebés

“We’re All Plastic People Now” explora el impacto de las sustancias químicas derivadas del plástico en la fertilidad y los niveles de testosterona.

La doctora Shanna Swan, profesora del Departamento de Medicina Medioambiental y Salud Pública del Hospital Mount Sinai, habló del “síndrome de los ftalatos“, que describe cómo se alteran los genitales masculinos por la exposición materna a los ftalatos, una clase común de plastificantes.

Swan explicó que los ftalatos reducen los niveles de testosterona, lo que da lugar a varones “incompletamente masculinizados” con “testículos menos descendidos, un pene más pequeño [y] distancia anogenital más corta”.

Los efectos de los ftalatos no se limitan a los varones. Swan dijo que en las hembras, “Si la testosterona entra … cuando no debería, o más de lo que debería estar allí, entonces la hembra comienza a producir genitales más parecidos a los masculinos”.

Esto conduce a una “disminución de las diferencias sexuales”, en la que “el varón se vuelve menos completamente varón, la mujer es menos completamente mujer”, dijo Swan.

“We’re All Plastic People Now” también revela la presencia de microplásticos en la leche materna humana, siendo el estudio de Ragusa el primero en demostrar este fenómeno.

Stacey Colino, coautora de “Cuenta atrás: Cómo nuestro mundo moderno está amenazando el recuento de espermatozoides, alterando el desarrollo reproductivo masculino y femenino y poniendo en peligro el futuro de la raza humana”(“Count Down: How Our Modern World Is Threatening Sperm Counts, Altering Male and Female Reproductive Development, and Imperiling the Future of the Human Race”), compartió su experiencia personal de uso de biberones y accesorios de plástico para sacaleches, que probablemente expusieron a sus hijos a sustancias químicas derivadas del plástico.

John Hocevar, director de la campaña de océanos de Greenpeace, advirtió de que el plástico se está convirtiendo en parte de nosotros “desde el principio de nuestras vidas”.

“Cuando se calienta leche en un biberón de plástico, algunos de los trozos de plástico de ese biberón pasan a la leche que toma el bebé”, explica.

La industria del petroleo y de gas, motivadas para “aumentar la plastificación de la vida humana”

Ambos documentales arrojan luz sobre el papel de las grandes empresas, en particular de la industria del petróleo y el gas, en la perpetuación de la crisis de la contaminación por plásticos.

“Plastic People” ofrece una visión histórica de la revolución del plástico, que se intensificó notablemente después de la Segunda Guerra Mundial con zapatos, tejidos, electrodomésticos, muebles y coches, antes de desembocar en la actual era del uso único de botellas de agua, vasos, encendedores y bolsas de plástico desechables.

Hocevar, en “We’re All Plastic People Now”, explicó que “el 99% del plástico se fabrica a partir de combustibles fósiles, petróleo y gas. Es un peligro para la salud humana en cada paso de su ciclo de vida”.

El documental también presenta la historia de Sharon Lavigne, fundadora de RISE St. James, en Luisiana, que luchó con éxito contra la construcción de la mayor planta de plásticos del mundo en su comunidad, parte de una zona conocida como “Callejón del Cáncer” por la alta concentración de industrias e instalaciones químicas.

Christy Leavitt, directora de la Campaña de Plásticos de EE.UU. de Oceana, destacó los planes de la industria para ampliar la producción de plásticos. “Quieren… triplicar la cantidad” de plásticos de aquí a 2060, dijo.

Ragusa llamó la atención sobre empresas concretas, como Coca-Cola, PepsiCo y Nestlé, por su uso prolongado de plásticos.

Smith, en “Plastic People”, afirma que ante un mundo que utiliza menos combustibles fósiles, las industrias petroleras buscan formas de mantener sus beneficios y, por tanto, tienen toda la motivación para “aumentar la plastificación de la vida humana”.

“Cada botella de agua es una bomba de relojería”

Ambos documentales ponen de relieve las deficiencias de los actuales esfuerzos de reciclaje para hacer frente a la crisis de la contaminación por plásticos.

Halden explicó que el reciclado no es una solución viable debido a las bajas tasas de reciclado y a las dificultades que plantea el reciclado de plásticos.

“Cada botella de agua es una bomba de relojería”, afirma Halden, quien señala que sólo una pequeña parte de los plásticos llega a los centros de reciclado, e incluso entonces, el proceso de reciclado suele ser ineficaz.

“[El reciclado] no tiene sentido desde el punto de vista empresarial en estos momentos, ya que incentivamos el uso de combustibles fósiles para fabricar plásticos baratos”, afirmó.

Leavitt hizo hincapié en la necesidad de un cambio hacia sistemas rellenables y reutilizables. “El reciclaje no va a ser suficiente, así que algunas personas están recurriendo a eso como solución, pero no va a ser suficiente para resolver el problema de los plásticos”.

“Tenemos que aumentar el nivel de urgencia”

Ambos documentales subrayan la importancia de las acciones individuales, las políticas gubernamentales y la responsabilidad de las empresas para hacer frente a la crisis de la contaminación por plásticos.

En “Plastic People”, Smith afirma: “Para resolver el problema [de los plásticos], tenemos que elevar el nivel de urgencia en este asunto”.

La película presentaba a un residente de Bayfield, en Ontario (Canadá), que afirmaba ser la primera “comunidad sin plástico” de Norteamérica.

Los expertos y activistas de “We’re All Plastic People Now” destacaron la importancia de reducir el consumo de plástico a nivel individual.

Ruth Fielding, la madre de 93 años del productor de la película, declaró: “Todo ayuda. Si no cojo una bolsa de plástico cuando voy al supermercado, ayuda un poco. [Pero] sólo soy una persona… No puedo salvar el mundo yo sola”.

Leavitt subrayó la necesidad de un cambio en las políticas gubernamentales. Dijo que necesitamos que los gobiernos nacionales, estatales y locales “exijan a las empresas que cambien la forma en que se producen y utilizan los plásticos de un solo uso”.

Ragusa también hizo un llamamiento a la acción política. “Para cambiar esto, necesitamos políticos que sean capaces de cambiar”.

“Plastic People” reclama igualmente un enfoque polifacético para abordar el problema de la contaminación por plásticos, con una campaña de impacto que pretende “ejecutar un programa basado en soluciones que incluirá una serie de eventos, materiales educativos, así como llamadas a la acción”.

El sitio web de la película cuenta con una página “Actúa” que incluye varias peticiones y otros recursos para ayudar a la gente a concienciarse, implicarse y marcar la diferencia en sus comunidades.

En su página de Facebook, “Plastic People” publicó un artículo sobre “un histórico tratado mundial sobre plásticos” que está debatiendo el Comité Intergubernamental de Negociación sobre la Contaminación por Plásticos de la ONU, cuya próxima sesión se celebra en Ottawa del 23 al 29 de abril.

Suggest A Correction

Share Options

Close menu

Republish Article

Please use the HTML above to republish this article. It is pre-formatted to follow our republication guidelines. Among other things, these require that the article not be edited; that the author’s byline is included; and that The Defender is clearly credited as the original source.

Please visit our full guidelines for more information. By republishing this article, you agree to these terms.