Los datos publicados hoy por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (‘Centers for Disease Control and Prevention’, CDC por sus siglas en inglés) sobre el número de lesiones y muertes notificadas al Sistema de notificación de reacciones adversas a las vacunas (‘Vaccine Adverse Event Reporting System’, VAERS por sus siglas en inglés) tras las vacunas COVID revelaron informes de coágulos de sangre y otros trastornos sanguíneos relacionados con las tres vacunas aprobadas para la Autorización de Uso de Emergencia en los EE.UU. — Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson (J&J). Hasta ahora, sólo la vacuna de J&J se ha suspendidopor problemas de coágulos sanguíneos.

El VAERS es el principal mecanismo en los EE.UU para notificar las reacciones adversas a las vacunas. Los informes enviados al VAERS requieren una investigación más profunda antes de poder confirmar una relación causal.

Cada viernes, el VAERS hace públicos todos los informes de lesiones por vacunas recibidos hasta una fecha determinada, normalmente una semana antes de la fecha de publicación. Los datos de hoy muestran que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 8 de abril se notificaron a VAERS un total de 68.347 acontecimientos adversos, entre los que se incluyen 2.602 muertes -un aumento de 260 respecto a la semana anterior- y 8.285 lesiones graves, un aumento de 314 desde la semana pasada.

Formulario de publicación de los datos del VAERS del 4/8/21

De las 2.602 muertes notificadas hasta el 8 de abril, el 27% se produjeron en las 48 horas siguientes a la vacunación, el 19% en las 24 horas siguientes y el 41% en personas que enfermaron en las 48 horas siguientes a la vacunación.

En Estados Unidos se habían administrado 174,9 millones de dosis de la vacuna COVID hasta el 8 de abril. Esto incluye 79,6 millones de dosis de la vacuna de Moderna, 90,3 millones de dosis de Pfizer y 4,9 millones de dosis de la vacuna COVID de J&J.

Los datos del VAERS de esta semana muestran:

Informes de trastornos de la coagulación de la sangre en VAERS

‘Children’s Health Defense‘ consultó los datos del VAERS en busca de una serie de acontecimientos adversos asociados a la formación de trastornos de la coagulación y otras afecciones relacionadas. El VAERS arrojó un total de 795 informes para las tres vacunas desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 8 de abril.

De los 795 casos notificados, 400 se atribuyen a Pfizer, 337 a Moderna y 56 a J&J, mucho más que los ocho casos de J&J que se están investigando, incluidos los dos casos adicionales añadidos el miércoles.

Como ha informado hoy ‘The Defender’, aunque las vacunas COVID de J&J y AstraZeneca se han estado observando con lupa por su potencial para causar coágulos de sangre, cada vez hay más pruebas que sugieren que las vacunas de Pfizer y Moderna también causan coágulos y trastornos sanguíneos relacionados. Los funcionarios reguladores estadounidenses fueron alertados del problema ya en diciembre de 2020.

El CDC ignora a The Defender, sin respuesta después de 39 días

Según el sitio web de los CDC, “los CDC hacen un seguimiento de cualquier informe de muerte para solicitar información adicional y saber más sobre lo ocurrido y determinar si la muerte fue consecuencia de la vacuna o no.”

El 8 de marzo, ‘The Defender’ se puso en contacto con los CDC con una lista de preguntas por escrito sobre las muertes y lesiones registradas relacionadas con las vacunas COVID. Solicitamos información sobre cómo los CDC llevan a cabo las investigaciones de las muertes notificadas, el estado de las investigaciones en curso de las que informan los medios de comunicación, si se están realizando autopsias, la norma para determinar si una lesión está relacionada causalmente con una vacuna y las iniciativas de educación para fomentar y facilitar la notificación adecuada y precisa.

Después de muchos intentos de obtener una respuesta de los CDC, 22 días después de nuestro contacto inicial, un representante del Grupo de Trabajo de Vacunas de los CDC respondió, diciendo que la agencia nunca había recibido nuestras preguntas – a pesar de que los empleados con los que hablamos varias veces dijeron que sus oficiales de prensa estaban trabajando en las preguntas que enviamos.

Volvimos a facilitar las preguntas y fijamos un nuevo plazo hasta el 7 de abril. Nos hemos puesto en contacto varias veces desde entonces, pero el representante no ha respondido a nuestros correos electrónicos ni ha devuelto nuestras llamadas.

El 15 de abril volvimos a llamar a la línea general de medios de comunicación del CDC y nos dijeron que tenían nuestra lista de preguntas y que no sabían por qué la representante nos dijo que no las había recibido. Se nos dijo que se informaría al equipo de respuesta del COVID y que deberíamos hacer un seguimiento en unos días.

Han pasado 39 días desde que nos pusimos en contacto por primera vez y todavía no hemos recibido respuestas a nuestras preguntas.

Johnson & Johnson en pausa por los informes de coágulos de sangre

El 15 de abril, ‘The Defender’ informó de que un hombre sano de 43 años en Mississippi sufrió un derrame cerebral horas después de ser vacunado con la vacuna COVID de J&J. Brad Malagarie, padre de siete hijos, había recibido la vacuna poco después del mediodía y fue encontrado inconsciente en su escritorio por sus compañeros de trabajo.

También el 15 de abril, el Cincinnati Enquirer informó de que el Departamento de Salud de Ohio está supervisando la investigación sobre lo que puede haber causado que un estudiante de 21 años de la Universidad de Cincinnati muriera repentinamente el domingo pasado, aproximadamente un día después de recibir la vacuna de J&J.

Alicia Shoults, portavoz del departamento de salud del estado, dijo que la agencia está esperando la finalización del informe del forense del condado de Hamilton, y “si es necesario”, más orientación de los CDC.

Las dos noticias se produjeron apenas unos días después de que las autoridades sanitarias federales pusieran en pausa la vacuna de J&J.

Como informó ‘The Defender’ el 13 de abril, los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (‘Food and Drug Administration,’ FDA por sus siglas en inglés) pidieron la suspensión temporal pero inmediata del uso de la vacuna COVID de J&J mientras las agencias investigaban la posible relación de la vacuna con coágulos de sangre potencialmente peligrosos.

En un comunicado conjunto, las agencias dijeron que el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (‘Advisory Committee on Immunization Practices’, ACIP por sus siglas en inglés) estaba revisando los datos clínicos recopilados sobre seis mujeres, una de ellas fallecida, de entre 18 y 48 años de edad que desarrollaron coágulos sanguíneos tras recibir la vacuna de dosis única de J&J.

El 14 de abril, el ACIP celebró una reunión de emergencia para votar si se levanta la pausa de la vacuna de J&J o se modifican las recomendaciones para su uso. Como informó ‘The Defender’, el ACIP pospuso la votación, prolongando la pausa a la espera de un análisis más extenso de los datos relativos a los coágulos de sangre. La ACIP dijo que volvería a reunirse para votar en una semana o 10 días.

Ese mismo día, J&J reveló otros dos casos de coágulos sanguíneos: uno ocurrido en un hombre de 25 años que sufrió una hemorragia cerebral durante un ensayo clínico y otro caso de trombosis venosa profunda en una mujer de 59 años.

En su revisión de la presentación de J&J para la autorización de uso de emergencia en febrero, la FDA instó inicialmente a una mayor vigilancia de un ligero “desequilibrio numérico” en los eventos de coagulación de la sangre después de recibir la inyección. En ese momento, se concluyó que los datos eran “insuficientes” para determinar “una relación causal” con la vacuna y la farmacéutica reanudó el ensayo.

Como informó ‘The Defender’ el 12 de abril, el despliegue de la vacuna COVID de J&J no ha sido sencillo. A principios de mes, el fabricante de vacunas tuvo que desechar 15 millones de dosis de su vacuna después de que se contaminaran con ingredientes de vacunas de AstraZeneca en una planta de fabricación no autorizada en Baltimore.

El fabricante de vacunas también ha estado plagado de cierres de sus centros de vacunación antes de la pausa de la vacuna, múltiples informes de casos de fallo de la vacuna COVID y críticas sobre el paquete de pago de 30 millones de dólares de su director general mientras la compañía paga miles de millones por su papel en la epidemia de opioides.

Los CDC y varios estados informan de un aumento de casos “de fallo de la vacuna” COVID entre personas totalmente vacunadas

Los casos de personas totalmente vacunadas que contraen la COVID, denominados “breakthrough cases” (casos de “fallo de la vacuna”), siguen siendo noticia.

Calificándolo de “un muy buen escenario”, los CDC notificaron ayer 5.800 casos de COVID en personas totalmente vacunadas. De los 5.800 casos, 396 requirieron hospitalización y 74 personas murieron, según los CDC.

Los CDC dijeron que estaban “vigilando de cerca” los casos, pero que es de esperar que se produzcan nuevos casos. Tara Smith, profesora de epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Estatal de Kent, en Ohio, declaró a NBC News:

“Se trata de un escenario realmente bueno, incluso con casi 6.000 casos de fallo de la vacuna. La mayoría de ellos han sido ligeramente sintomáticos o asintomáticos. Eso es exactamente lo que esperábamos”.

El 12 de abril, el Departamento de Salud de Houston informó de 142 casos de fallos de la vacuna COVID que se produjeron en personas totalmente vacunadas desde enero, según ABC 13 News. Los receptores de la vacuna recibieron dos dosis de Moderna o Pfizer, o una dosis de J&J. El informe descarta a los que se dice que han contraído el virus 45 días antes de la segunda fecha de vacunación prevista.

El Departamento de Salud de Houston dijo que había 2,46 casos positivos por cada 10.000 personas totalmente vacunadas y que no estaba claro si los que dieron positivo contrajeron la variante original de COVID o una variante más reciente.

El mes pasado, ‘The Defender’ informó sobre casos de fallos de la vacuna en Washington, Florida, Carolina del Sur, Texas, Nueva York, California y Minnesota. El 6 de abril, ‘The Defender’ informó sobre 246 casos de fallos de la vacuna en Michigan, entre los que se encontraban tres personas que murieron.

‘Children’s Health Defense’ pide a cualquier persona que haya experimentado una reacción adversa a cualquier vacuna, que presente un informe siguiendo estos tres pasos.