Los datos publicados hoy por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés) muestran que el total de informes de lesiones graves tras la vacunación con COVID, en todos los grupos de edad, se incrementó en 14.717 -hasta llegar a 63.000- comparado con la semana anterior.

Los datos proceden directamente de los informes enviados al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (“Vaccine Adverse Event Reporting System”, VAERS por sus siglas en inglés), el principal sistema financiado por el gobierno para notificar las reacciones adversas a las vacunas en los Estados Unidos.

Cada viernes, el VAERS hace públicos todos los informes de lesiones por vacunas recibidos hasta una fecha determinada, normalmente una semana antes de la fecha de publicación. Los informes enviados al VAERS requieren una investigación más profunda antes de poder confirmar una relación causal.

Los datos publicados hoy muestran que, entre el 14 de diciembre de 2020 y el 23 de julio de 2021, se notificaron al VAERS un total de 518.770 acontecimientos adversos, incluidas 11.940 muertes, lo que supone un aumento de 535 con respecto a la semana anterior. En el mismo periodo se registraron 63.102 heridos graves, lo que supone un aumento de 14.717 en comparación con la semana anterior.

De la publicación de los datos del VAERS del 23/7/21

Excluyendo las “notificaciones extranjeras” presentadas en el VAERS, se notificaron 435.007 acontecimientos adversos en los Estados Unidos, incluidas 5.612 muertes y 34.890 lesiones graves.

En Estados Unidos se habían administrado 340,4 millones de dosis de la vacuna COVID hasta el 23 de julio. Esto incluye: 137 millones de dosis de la vacuna de Moderna, 189 millones de dosis de Pfizer y 13 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson (J&J ) contra la COVID.

De las 5.612 muertes en EE.UU. notificadas hasta el 23 de julio, el 14% se produjeron en las 24 horas siguientes a la vacunación, el 20% en las 48 horas siguientes y el 34% en personas que experimentaron un inicio de síntomas en las 48 horas siguientes a la vacunación.

Los datos de esta semana en Estados Unidos para los jóvenes de 12 a 17 años muestran:

  • 15.086 eventos adversos totales, incluyendo 909 calificados como graves y 16 muertes notificadasuna menos de lo que VAERS mostró la semana pasada. Dos de las nueve muertes fueron suicidios.
  • Las muertes más recientes notificadas incluyen a un niño de 13 años (VAERS I.D. 1463061) que murió tras recibir una vacuna Moderna, un chico de 16 años (VAERS I.D.1466009) que murió tras recibir su segunda dosis de Pfizer y un chico de 16 años (VAERS I.D. 1475434) que murió con un corazón agrandado seis días después de recibir su primera dosis de Pfizer.

Otros informes incluyen a dos niños de 13 años (VAERS I.D. 1406840 y 1431289) que murieron dos días después de recibir una vacuna de Pfizer, tres de 15 años (VAERS I.D. 1187918, 1382906 y 1242573), tres de 16 años (VAERS I.D. 1420630, 1225942 y 1386841) y tres de 17 años (VAERS I.D. 1199455, 1388042 y 1420762).

  • 2.223 informes de anafilaxia entre jóvenes de 12 a 17 años, con el 99% de los casos
    atribuido a la vacuna de Pfizer.
  • 394 informes de miocarditis y pericarditis (inflamación del corazón) con 390 casos atribuidos a la vacuna de Pfizer.
  • 72 informes de trastornos de coagulación de la sangre, con todos los casos atribuidos a Pfizer.

Los datos totales del VAERS de esta semana, del 14 de diciembre de 2020 al 23 de julio de 2021, para todos los grupos de edad combinados, muestran:

Un documento interno de los CDC revela que los vacunados, aunque no estén enfermos, pueden contagiar el virus

Los CDC afirman ahora que incluso las personas totalmente vacunadas contra el COVID pueden contraer y propagar el virus.

Según documentos internos obtenidos por “The Washington Post”, los CDC dijeron que es hora de “Reconocer que la guerra ha cambiado”.

El documento destacaba datos inéditos que mostraban que las personas totalmente vacunadas podrían propagar la variante Delta al mismo ritmo que las personas no vacunadas, informó la CNN.

Concluye que la variante delta es “altamente contagiosa, probablemente más grave” y que “las infecciones por fallos de la vacunación pueden ser tan transmisibles como los casos de los no vacunados”.

“The Washington Post” informó:

“‘Creo que la cuestión central es que las personas vacunadas están probablemente implicadas en un grado sustancial en la transmisión de la delta’, escribió Jeffrey Shaman, epidemiólogo de la Universidad de Columbia, en un correo electrónico tras revisar las diapositivas de los CDC.

“‘En cierto sentido, la vacunación se centra ahora en la protección personal, en la protección para uno mismo contra la enfermedad grave. La inmunidad de rebaño no es relevante, ya que estamos viendo muchas pruebas de repetición de las infecciones y de fallos de la vacunación”.

Desde enero, las personas que se infectaron después de la vacunación constituyen una parte cada vez mayor de las hospitalizaciones y muertes intrahospitalarias entre los pacientes de COVID, según los documentos de los CDC. Esta tendencia coincide con la difusión de la variante Delta.

“The Post” también ha informado hoy sobre un estudio de los CDC que revela que tres cuartas partes de las personas infectadas en un brote de COVID en Massachusetts estaban vacunadas. El informe refuerza la hipótesis de que las personas vacunadas pueden propagar la variante más transmisible, y puede ser un factor en la oleada de infecciones del verano.

Los datos, detallados en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC, proporcionaron pruebas clave que convencieron a los científicos de la agencia para revertir las recomendaciones sobre el uso de mascarillas y aconsejar que las personas vacunadas usen mascarillas en lugares públicos cerrados en algunas circunstancias, informó “The Post”.

Hasta ahora, los investigadores se han centrado en la carga viral -término que designa la cantidad de virus presente en el organismo de las personas infectadas-, que puede afectar a la transmisibilidad y la gravedad. Las infecciones con la variante Delta conducen a niveles más altos de virus en el cuerpo, incluso en los casos de fallos de la vacunación en individuos totalmente vacunados, decía el documento.

Si las personas vacunadas se infectan a pesar de ello, tienen tantos virus en su cuerpo como las personas no vacunadas, lo que significa que tienen la misma probabilidad de infectar a otra persona que las personas no vacunadas que se infectan, informó la CNN.

“La conclusión fue que, en contraste con las otras variantes, las personas vacunadas, aunque no enfermaran, se infectaron y eliminaron el virus a niveles similares a los de las personas no vacunadas que se infectaron”, dijo a la CNN el doctor Walter Orenstein, que dirige el Centro de Vacunas de Emory y que vio los documentos.

Está previsto que los CDC publiquen hoy más datos.

Biden dice que los trabajadores federales deben vacunarse o someterse a pruebas periódicas – el sindicato postal y otros se oponen

El Presidente Biden anunció el jueves que todos los empleados federales civiles tendrán que mostrar una prueba de vacunación contra el COVID o se verán obligados a someterse a pruebas periódicas de COVID, a llevar mascarillas y a mantener el distanciamiento social.

Biden también hizo un llamamiento a los gobiernos estatales y locales para que utilicen los fondos de ayuda del COVID para dar 100 dólares a los residentes que se vacunen. En un comunicado emitido por la Casa Blanca, la administración dijo que las nuevas normas se emitieron debido a la variante Delta de la COVID , y porque las personas no vacunadas representan un problema para ellos mismos, sus familias y sus compañeros de trabajo.

“Se pedirá a todos los empleados del gobierno federal que den fe de su estado de vacunación. Cualquiera que no lo atestigüe o que no esté vacunado tendrá que llevar mascarilla, independientemente de dónde trabaje; se someterá a una prueba una o dos veces por semana para ver si tiene una -ha adquirido COVID, mantendran la distancia social y, en general, no se le permitirá viajar por trabajo”, dijo Biden.

Biden ordenó a su administración que aplicara normas similares a todos los contratistas federales. “Si quiere hacer negocios con el gobierno federal, vacune a sus trabajadores”, dijo.

En una de las primeras señales de que las medidas políticas podrían no ir tan bien como se había planeado, el Sindicato de Trabajadores Postales de Estados Unidos (“American Postal Workers Union”, APWU, por sus siglas en inglés) dijo que se opone al mandato de vacunas de la administración Biden como condición para el empleo, argumentando que no es el papel del gobierno federal el imponer vacunas u otras medidas de prueba.

“Mantener la salud y la seguridad de nuestros miembros es de suma importancia”, dijo el APWU en un comunicado emitido el miércoles. “Aunque la dirección del APWU sigue animando a los trabajadores de correos a vacunarse voluntariamente, no es función del gobierno federal imponer las vacunas a los empleados que representamos”.

Antes del anuncio oficial de Biden, “Children’s Health Defense” había emitido el jueves un comunicado en el que expresaba su desacuerdo con las nuevas medidas políticas.

El comunicado citaba al presidente de CHD, Robert F. Kennedy, Jr:

“Las intervenciones médicas forzadas han sido aborrecidas por los defensores de la libertad y la dignidad humana en todas las épocas. El hecho de que estas vacunas estén mal probadas, sean experimentales, no estén aprobadas y sean tan arriesgadas que sus fabricantes no puedan obtener cobertura de seguro ni indemnizar a los usuarios contra lesiones graves o la muerte debería magnificar nuestra repugnancia ética.”

La FDA insta a Moderna y Pfizer a incluir a miles de niños más en los ensayos clínicos

Pfizer y Moderna ampliarán su ensayo clínico de la vacuna COVID para incluir a miles de niños más antes de solicitar la aprobación de la UE, después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (“Food and Drug Administration”, FDA por sus siglas en inglés) de EE.UU. dijera a los fabricantes de la vacuna que el tamaño y el alcance de sus estudios pediátricos, tal y como estaban previstos inicialmente, eran inadecuados para detectar efectos secundarios poco frecuentes.


Los efectos secundarios poco frecuentes citados por la FDA incluían la miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, y la pericarditis, una inflamación del revestimiento que rodea el corazón, según dijeron a “The New York Times” varias personas familiarizadas con los ensayos.

La ampliación de los ensayos pediátricos significa que pronto se podrán reclutar e inscribir en los ensayos de la vacuna COVID a miles de niños de tan sólo 6 meses de edad. Según “The Times”, la FDA pidió a las empresas que incluyeran a 3.000 niños en el grupo de 5 a 11 años, el grupo para el que se esperaban los resultados primero.

La inyección de Moderna está autorizada para su uso de emergencia en personas de 18 años en adelante, y la vacuna de Pfizer está autorizada para niños de hasta 12 años. Ninguna vacuna COVID ha recibido aún la aprobación de uso de emergencia para niños menores de 12 años.

Los médicos de primera línea de Estados Unidos demandan a la Universidad de California por los mandatos de vacunación

Con declaraciones de apoyo de los mejores expertos médicos y estudiantes, “America’s Frontline Doctors” (AFLDS) presentó una demanda de derechos civiles en el Tribunal Federal contra la Universidad de California (UC), apuntando al plan del sistema universitario de obligar a la vacunación contra el COVID a todos los estudiantes, independientemente de la inmunidad natural.

Como informó “The Defender” el 28 de julio, AFLDS, los estudiantes e incluso los propios médicos de alto nivel de la UC, están criticando el mandato apresurado por ser arbitrario, no científico y médicamente innecesario.

Los abogados de los demandantes, en este caso de derechos civiles, citan la protección de la integridad corporal de la 14ª Enmienda de la Constitución de EE.UU., así como dos leyes de derechos civiles de California (Cal. Civ. Code sec. 51, Cal. Gov. Code sec. 11135) que prohíben la discriminación por motivos médicos o genéticos.

En consecuencia, AFLDS está solicitando una orden judicial para impedir que la UC utilice la coacción y la segregación de personas naturalmente inmunes y no vacunadas, lo que viola la ley federal y estatal.

El objetivo principal de la demanda es el mandato no científico de una vacuna de talla única; con ese mandato la UC rechaza la preselección científicamente aceptada de la inmunidad natural.

Los CDC y los NIH obtienen millones de dólares por acuerdos de licencia, que incluyen tecnologías relacionadas con COVID

Los datos agregados para el año fiscal 2020 muestran que los Institutos Nacionales de Salud (“National Institutes of Health”, NIH por sus siglas en inglés) y los CDC recaudaron un total de 63,4 millones de dólares en ingresos por derechos o regalías bajo un modelo de negocio que permite a los NIH conceder licencias de tecnología al sector privado.

Como informó “The Defender” a principios de esta semana, con 27 institutos y centros diferentes alojados bajo el paraguas de los NIH -incluido el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (“National Institute of Allergy and Infectious Diseases”, NIAID por sus siglas en inglés)-, los NIH son la mayor agencia de investigación biomédica del mundo, con un presupuesto anual de casi 42.000 millones de dólares.

Dentro de los NIH, la Oficina de Transferencia de Tecnología desempeña un “papel estratégico” en el apoyo a la concesión de patentes y licencias para las invenciones que surgen de los laboratorios de los NIH y los CDC. En un modelo de negocio en el que todos salen ganando, los NIH conceden habitualmente licencias tecnológicas al sector privado para el uso o la comercialización de sus invenciones, y esas licencias suponen miles de millones de dólares en derechos o regalías para los NIH.

Solo en el año fiscal 2020 -de octubre de 2019 a septiembre de 2020- los datos agregados de los NIH y los CDC muestran que las agencias recaudaron 63,4 millones de dólares en ingresos por derechos.

En lo que respecta a las agencias de salud pública, el COVID parece ser muy bueno para el negocio, con una ráfaga de fondos sin precedentes – convenientemente movilizados por la pandemia – marcando el comienzo de cambios profundos y probablemente permanentes en una infraestructura de salud pública que antes se lamentaba que fuera débil y estuviera fragmentada.

Como informó “The Defender” esta semana, Pfizer prevé ahora unos ingresos de 33.000 millones de dólares por la vacuna COVID, lo que supone un fuerte incremento respecto a las previsiones anteriores. El fabricante de vacunas prevé que las vacunas de refuerzo, una vacuna diseñada para la variante Delta y la autorización pendiente de las vacunas COVID para niños impulsarán las ventas aún más el próximo año.

144 días y contando, los CDC ignoran las consultas de “The Defender”

Según el sitio web de los CDC, “los CDC hacen un seguimiento de cualquier informe de muerte para solicitar información adicional y saber más sobre lo ocurrido y determinar si la muerte fue consecuencia de la vacuna o no.”

El 8 de marzo, “The Defender” se puso en contacto con los CDC con una lista de preguntas por escrito sobre las muertes y lesiones registradas relacionadas con las vacunas COVID. Hemos intentado repetidamente, por teléfono y correo electrónico, obtener una respuesta a nuestras preguntas.

A pesar de las múltiples comunicaciones telefónicas y por correo electrónico con varias personas del CDC, y a pesar de que se nos dijo que nuestra solicitud estaba en el sistema y que alguien respondería, todavía no hemos recibido respuesta a ninguna de las preguntas que presentamos. Han pasado 144 días desde que enviamos nuestro primer correo electrónico al CDC solicitando información.

“Children’s Health Defense” pide a cualquier persona que haya experimentado una reacción adversa a cualquier vacuna, que presente un informe siguiendo estos tres pasos.