Los datos publicados hoy por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés) mostraron que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 20 de agosto de 2021 se notificaron al VAERS un total de 623.343 acontecimientos adversos, incluidas 13.627 muertes, lo que supone un aumento de 559 respecto a los datos publicados la semana pasada.

Durante el mismo periodo se registraron 84.466 informes de lesiones graves, incluidas las muertes, lo que supone un aumento de 3.416 en comparación con la semana anterior.

Excluyendo los “informes extranjeros” presentados en VAERS, se notificaron 488.318 eventos adversos, incluyendo 6.128 muertes y 38.765 lesiones graves, en los Estados Unidos entre el 14 de diciembre de 2020 y el 20 de agosto de 2021.entre el 14 de diciembre de 2020 y el 20 de agosto de 2021.

De las 6.128 muertes registradas en EE.UU. hasta el 20 de agosto, el 13% se produjeron en las 24 horas siguientes a la vacunación, el 18% en las 48 horas siguientes y el 32% se produjeron en personas que experimentaron un inicio de síntomas en las 48 horas siguientes a la vacunación.

En Estados Unidos se habían administrado 360,3 millones de dosis de la vacuna COVID hasta el 20 de agosto. Esto incluye: 203 millones de dosis de Pfizer, 143 millones de dosis de Moderna y 14 millones de dosis de Johnson & Johnson (J&J).

De la publicación de los datos del VAERS el 20/8/2021

Los datos proceden directamente de los informes enviados al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (“Vaccine Adverse Event Reporting System”, VAERS por sus siglas en inglés), el principal sistema financiado por el gobierno para notificar las reacciones adversas a las vacunas en los Estados Unidos.

Cada viernes, el VAERS hace públicos todos los informes de lesiones por vacunas recibidos hasta una fecha determinada, normalmente una semana antes de la fecha de publicación. Los informes enviados al VAERS requieren una investigación más profunda antes de poder confirmar una relación causal.

Los datos de esta semana en Estados Unidos para los jóvenes de 12 a 17 años muestran:

Las muertes más recientes notificadas incluyen a un chico de 15 años (VAERS I.D. 1498080), que ya había tenido COVID, se le diagnosticó una miocardiopatía en mayo de 2021 y murió cuatro días después de recibir su segunda dosis de la vacuna de Pfizer, el 18 de junio, cuando se desplomó en el campo de fútbol y entró en taquicardia ventricular; y una niña de 13 años (VAERS I.D.1505250) que falleció tras sufrir una afección cardíaca después de recibir su primera dosis de Pfizer.

Los datos totales del VAERS de esta semana, del 14 de diciembre de 2020 al 20 de agosto de 2021, para todos los grupos de edad combinados, muestran:

Presentadora de radio de la BBC murió por complicaciones de la vacuna COVID, según confirma el forense

Una galardonada presentadora de radio de la BBC murió como consecuencia de las complicaciones derivadas de su primera dosis de la vacuna COVID de AstraZeneca, según concluyó la forense Karen Dilks.

Lisa Shaw, de 44 años, recibió su primera dosis de AstraZeneca el 29 de abril. El 13 de mayo fue trasladada en ambulancia al Hospital Universitario de North Durham tras sufrir de dolor de cabeza durante varios días. Fue trasladada a la “Royal Victoria Infirmary” de Newcastle, donde recibió una serie de tratamientos, entre los que se incluía el corte de una parte del cráneo para aliviar la presión sobre el cerebro. Murió el 21 de mayo.

Según la BBC, Tuomo Polvikoski, un patólogo, dijo al forense que Shaw estaba en forma y saludable antes de recibir la vacuna. Cuando se le preguntó por la causa subyacente de la fatal coagulación en su cerebro, Polvikoski dijo que las pruebas clínicas “apoyan firmemente la idea de que fue, efectivamente, inducida por la vacuna”.

La FDA aprueba plenamente la vacuna de Pfizer y los críticos critican a la agencia por la falta de datos y de debate científico

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (“Food and Drug Administration”, FDA por sus siglas en inglés) el 23 de agosto concedió la aprobación total de la vacuna COVID “Comirnaty” de Pfizer para personas mayores de 16 años, sin permitir el debate público ni celebrar una reunión formal del comité asesor para analizar los datos.

Se trata de la primera vacuna COVID aprobada por la FDA, y se espera que abra la puerta a más mandatos de vacunación por parte de empresas y universidades.

Según “The Washington Post”, la aprobación de la vacuna de Pfizer ha sido la más rápida de la historia de la agencia, ya que se produjo menos de cuatro meses después de que Pfizer/BioNTech solicitara la licencia el 7 de mayo.

Según un artículo publicado el 20 de agosto en “The BMJ”, los defensores de la transparencia criticaron la decisión de la FDA de no celebrar una reunión formal del comité consultivo para debatir la solicitud de Pfizer de aprobación plena, un importante mecanismo que se utiliza para examinar los datos.

El año pasado, la FDA dijo que “secomprometía a utilizar un comité consultivo compuesto por expertos independientes para garantizar que las deliberaciones sobre la autorización o licencia fueran transparentes para el público”.

Pero en una declaración a “The BMJ”, la FDA dijo que no creía que fuera necesaria una reunión antes de la esperada aprobación completa por parte de la FDA.

Kim Witczak, defensora de la seguridad de los medicamentos y representante de los consumidores en el Comité Consultivo de Medicamentos Psicofarmacológicos de la FDA, dijo que es preocupante que la aprobación total se base en datos de sólo seis meses -a pesar de que los ensayos clínicos se diseñaron para dos años- así como el hecho de que no haya ningún grupo de control después de que, antes de que se completaran los ensayos, Pfizer ofreciera el producto a los participantes de las pruebas que estaban en el grupo de placebo.

La carta de aprobación de la FDA causa confusión y plantea dudas

Enterrados en la letra pequeña de la aprobación del lunes de la vacuna Comirnaty de Pfizer hay dos hechos críticos que afectan al hecho de si la vacuna puede ser obligatoria, y si Pfizer puede ser considerada responsable de las lesiones, según el presidente de “Children’s Health Defense”, Robert F. Kennedy, Jr., y la Dra. Meryl Nass.

Kennedy y Nass, que acusaron a la FDA de estar jugando con la población de EE.UU. usando el viejo truco de ofrecer una cosa y dar otra, dijeron que la FDA reconoció que mientras Pfizer tiene “reservas insuficientes” de la nueva vacuna Comirnaty disponibles, hay “una cantidad significativa” de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID – producida bajo Autorización de Uso de Emergencia (“Emergency Use Authorization”, EUA) – que todavía está disponible para su uso.

La FDA decretó que la vacuna de Pfizer-BioNTech en el marco de la EUA debe seguir sin licencia – pero que puede utilizarse “indistintamente” (página 2, nota 8) con el producto de Comirnaty recientemente autorizado.

En segundo lugar, la FDA dijo que la vacuna autorizada de Pfizer Comirnaty y la vacuna existente de Pfizer EUA son “legalmente distintas”, pero dijo que sus diferencias no “afectan a la seguridad o la eficacia.”

Kennedy y Nass dijeron que los productos de la EUA son experimentales según la legislación estadounidense. Tanto el Código de Nuremberg como la normativa federal establecen que nadie puede obligar a un ser humano a participar en este experimento.

Según la sección 360bbb-3(e)(1)(A)(ii)(III) del Código de los Estados Unidos, sobre “la autorización de productos médicos para uso en emergencias”, es ilegal negar a alguien un trabajo o una educación porque se niegue a ser un sujeto experimental, escribieron.

Al menos por el momento, la vacuna de Pfizer Comirnaty no tiene ningún escudo de responsabilidad. Los viales del producto de marca, que dicen “Comirnaty” en la etiqueta, están sujetos a las mismas leyes de responsabilidad del producto que otros productos estadounidenses, dijeron Kennedy y Nass, y añadieron que “por lo tanto, es poco probable que Pfizer permita a ningún estadounidense que se ponga una vacuna Comirnaty hasta que pueda arreglar de alguna manera la inmunidad para este producto.”

El jueves, el senador Ron Johnson (republicano de Wisconsin) escribió a la FDA planteando preocupaciones y preguntas similares sobre la aprobación de la agencia de la vacuna Comirnaty de Pfizer.

En su carta, Johnson preguntó a la Dra. Janet Woodruff, comisionada en funciones de la FDA, por qué la FDA no concedió la licencia completa para la vacuna de Pfizer-BioNTech que ya está en uso y disponible en los Estados Unidos, y cómo la agencia se asegurará de que las personas que se vacunen por mandato reciban la versión aprobada por la FDA.

A medida que los contagios de COVID aumentan entre los vacunados, los CDC no hacen un seguimiento adecuado de los casos que se producen.

Como informó “The Defender” el 24 de agosto, los datos más recientes de los CDC muestran 9.716 casos de fallos de la vacunación que han resultado en hospitalización o muerte hasta el 16 de agosto. Sin embargo, la agencia afirma que esas cifras están infravaloradas.

El 1 de mayo, los CDC tomaron la decisión de dejar de hacer un seguimiento de todos los casos de fallo de la vacunación y, en su lugar, sólo hacer un seguimiento de los casos de personas que, estando vacunados en su totalidad, resultaran en hospitalización o muerte. Esto deja a los funcionarios de salud pública sin acceso a los datos completos que pueden responder a las preguntas que surgen a medida que la nueva variante de Delta se extiende.

En una entrevista con “PBS News Hour”Jessica Malaty Rivera, epidemióloga de enfermedades infecciosas e investigadora del Hospital Infantil de Boston y antigua responsable de comunicación científica del Proyecto de Seguimiento de COVID, dijo que el hecho de no rastrear los datos de los fallos de la vacunación con tanto nivel de detalle (granularidad) como esperaríamos está “básicamente creando puntos ciegos en nuestra comprensión del verdadero impacto del virus, especialmente de las variantes que están circulando tan ampliamente en los Estados Unidos”.

El “New York Times” publicó recientemente datos de siete estados -California, Colorado, Massachusetts, Oregón, Utah, Vermont y Virginia- los cuales mantienen registros especialmente detallados sobre los casos de fallos de la vacunación.

Los análisis mostraron que en seis de los estados, las infecciones por fallos de la vacunación constituyeron entre el 18% y el 28% de todos los casos recién diagnosticados de COVID en las últimas semanas, y entre el 12% y el 24% de todas las hospitalizaciones relacionadas con el COVID, con un número de muertes notificadas superior a la estimación original de los CDC del 0,5%.

Los expertos advierten que el plan de Pfizer para producir vacunas “específicas para cada variante” dará lugar a más variantes

El martes, Albert Bourla, el director general de Pfizer, declaró a “Fox News” que la empresa tiene un sistema para aportar una vacuna específica en un plazo de 95 días en caso de que surja una cepa de COVID resistente a la vacuna; sin embargo, los expertos advierten que esa estrategia será contraproducente.

Bourla dijo que Pfizer aún no ha identificado ninguna variante que pueda escapar a la vacuna. Sin embargo, esta afirmación contradice los resultados de numerosos estudios realizados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC por sus siglas en inglés), que muestran la disminución de la inmunidad contra la variante Delta.

El Dr. Peter McCullough, certificado en medicina interna, enfermedades cardiovasculares y lipidología clínica, dijo en un podcast reciente: “Está claro que hay fuentes de información que sugieren que una vez que comencemos la vacunación y consigamos vacunar a más del 25% de la población, permitiremos que surja una de las variantes que está en el fondo porque esa variante sea resistente a la vacuna”.

“Esa [teoría] tiene sentido”, dijo McCullough. [theory] “Al igual que un antibiótico, una vez que llegamos a un determinado porcentaje de cobertura con un antibiótico, permitimos que una bacteria resistente avance”.

Según el Dr. Robert Malone, inventor de las vacunas de ARNm y ADN, experto mundial en tecnologías de ARN y médico formado en Harvard, las continuas campañas de vacunación masiva permitirán nuevas variantes víricas más infecciosas.

Incluso si tuviéramos una aceptación total de las vacunas y todo el mundo llevara mascarillas, dijo Malone, los datos de los CDC dejan claro que, en el mejor de los casos, podemos ralentizar la propagación del Delta, pero no podemos detenerla.

Nuevos estudios de los CDC muestran la disminución de la inmunidad a la vacuna de la variante Delta

Dos estudios publicados el 24 de agosto por los CDC mostraron que la inmunidad de los estadounidenses totalmente vacunados contra el COVID está disminuyendo, ya que la variante Delta representa ahora el 98,8% de los casos de COVID en Estados Unidos.

Un estudio descubrió que la eficacia de la vacuna entre los trabajadores sanitarios de primera línea se redujo en casi 30 puntos porcentuales desde que la variante Delta se convirtió en la cepa dominante en Estados Unidos.

El análisis también concluyó que las vacunas COVID sólo tenían un 80% de eficacia en la prevención de la infección entre los trabajadores sanitarios de primera línea.

El segundo estudio examinó a 43.000 residentes de Los Ángeles mayores de 16 años. Entre el 1 de mayo y el 25 de julio, el 25,3% de las infecciones por COVID se produjeron en personas totalmente vacunadas y el 3,3% en personas parcialmente vacunadas.

Los CDC advirtieron en su informe que la eficacia de la vacuna “también podría estar disminuyendo a medida que aumenta el tiempo transcurrido desde la vacunación y debido a la escasa precisión de las estimaciones debido al limitado número de semanas de observación.”

La publicación de los nuevos estudios se produjo una semana después de que los CDC dieran a conocer sus tres primeros informes sobre la eficacia de la vacuna, que también mostraban la disminución de la protección de la vacuna contra la variante Delta.

172 días y contando, los CDC ignoran las consultas de “The Defender”

Según el sitio web de los CDC, “los CDC hacen un seguimiento de cualquier informe de muerte para solicitar información adicional y saber más sobre lo ocurrido y determinar si la muerte fue consecuencia de la vacuna o no.”

El 8 de marzo, “The Defender” se puso en contacto con los CDC con una lista de preguntas por escrito sobre las muertes y lesiones registradas relacionadas con las vacunas COVID. Hemos intentado repetidamente, por teléfono y correo electrónico, obtener una respuesta a nuestras preguntas.

A pesar de las múltiples comunicaciones telefónicas y por correo electrónico con muchas personas del CDC, y a pesar de que se nos dijo que nuestra solicitud estaba en el sistema y que alguien respondería, todavía no hemos recibido respuesta a ninguna de las preguntas que presentamos. Han pasado 172 días desde que enviamos nuestro primer correo electrónico al CDC solicitando información.

“Children’s Health Defense” pide a cualquier persona que haya experimentado una reacción adversa a cualquier vacuna, que presente un informe siguiendo estos tres pasos.