Children’s Health Defense (CHD) celebró una conferencia de prensa el martes en referencia a la vista oral el lunes en su caso histórico contra la Comisión Federal de Comunicaciones (‘Federal Communications Commission’, FCC por sus siglas en inglés) en la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

Vea aquí el vídeo:

Los jueces Karen Henderson, Patricia Millett y Robert Wilkins se sentaron en el panel del circuito de D.C. El juez Wilkins, un ingeniero químico por formación, dijo a la FCC:“Estoy inclinado a dictar sentencia en su contra”.

La jueza Millet presionó de manera sistemática a la FCC para que respondiera por qué la FCC y/o la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no revisaron la evidencia sobre los efectos no cancerosos de la tecnología inalámbrica; por qué se enfocaron sólo en los teléfonos celulares cuando hay evidencia sobre los efectos de varios otros dispositivos e infraestructuras; y por qué no abordaron los efectos acumulativos de la exposición crónica a numerosos dispositivos.

Al final de la audiencia, el grupo especial ordenó a la FCC que presentara pruebas complementarias que detallasen la existencia y la composición de los dos grupos de trabajo de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos al final del día hábil siguiente.

El caso de la CHD desafía la negativa de la FCC a revisar sus obsoletas “directrices sanitarias” inalámbricas de hace 25 años y a adoptar normas de emisiones de radiofrecuencia basadas en la ciencia y la biología que protejan adecuadamente a la salud pública ante los dispositivos inalámbricos y la infraestructura que conllevan, incluido 5G. Los demandantes presentaron 11.000 páginas de evidencias en la audiencia.

“Este es un caso histórico y es de suma importancia para Children’s Health Defense“, dijo el Presidente de la CHD, Robert F. Kennedy, Jr.

“La abrumadora evidencia experimental y humana que la FCC ha ignorado no deja lugar a dudas de que la tecnología inalámbrica es un factor importante que contribuye a esta epidemia. La FCC ha demostrado que su principal interés es proteger la industria de las telecomunicaciones y maximizar sus beneficios. Su posición, tal como se propone en su informe, y como hemos visto hoy en los tribunales, es simplemente indefendible”.

Children’s Health Defense y el Environmental Health Trust presentaron casos separados contra la FCC, pero presentaron informes conjuntos. Mientras que Environmental Health Trust ha sido representado por el abogado Ed Meyers, debido a una decisión judicial que sólo un abogado podría presentar en los argumentos orales, Scott McCollough, abogado de CHD, argumentó para ambas organizaciones.