Close menu
abril 11, 2024 News

Censura/Vigilancia

¿Es el metaverso de la FEM un “régimen coercitivo” para la vacunación?

Los críticos afirman que un nuevo informe del FEM que destaca el “papel fundamental” que se espera que desempeñe la “identidad digital” de una persona en el metaverso revela cómo la visión de las élites mundiales sobre el metaverso es en realidad sólo una oportunidad para “controlar a enormes cantidades de personas”.

digital fingerprint with hand holding cellphone with WEF logo on top

Mientras las Naciones Unidas, el Foro Económico Mundial (FEM), la Unión Europea, el Banco Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates impulsan una identificación digital global, un nuevo informe del FEM destaca el “papel fundamental” que se espera que desempeñe la “identidad digital” de una persona en el metaverso.

El informe “Identidad en el metaverso: Definir el yo en una realidad mixta” (“Metaverse Identity: Defining the Self in a Blended Reality”) del FEM, publicado el mes pasado y redactado en colaboración con Accenture, empresa multinacional de tecnología de Internet, afirma:

“El metaverso, a punto de redefinir Internet, entrelaza lo digital y lo físico, destacando el papel fundamental de la “identidad” en la configuración de experiencias inmersivas centradas en el ser humano”.

Según el prólogo del informe completo del FEM, “El metaverso actuará como un conducto para mezclar el mundo digital con el mundo físico y transformar la forma en que las personas interactúan con la información, con los demás y con su entorno” y la identificación digital será “una piedra angular en la identidad metaversa”.

El informe de marzo del FEM llega tras el elaborado el mes pasado por la “RAND Corporation” y el Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa (“Defence Science and Technology Laboratory“) del Reino Unido, que afirma que “los metaversos del futuro pueden alcanzar tal nivel de sofisticación que ‘lleguen a funcionar casi como nuevos países'”.

El informe RAND predice que el ecosistema de la Internet de los Cuerpos, en el que humanos y máquinas están esencialmente fusionados, puede dar lugar al desarrollo de la “Internet de los Cerebros” en algún momento entre 2035-2050.

Una oportunidad para “controlar a un gran número de personas”.

Los expertos que hablaron con “The Defender” advirtieron de que detrás de la preocupación declarada por el FEM por la seguridad de la identidad digital de las personas en el metaverso, se esconden grandes intereses financieros – y nuevas herramientas digitales intrusivas en la privacidad.

Seamus Brunerautor de “Controligarcas: Exponiendo a la clase multimillonaria, sus acuerdos secretos y el complot globalista para dominar tu vida”(“Controligarchs:: Exposing the Billionaire Class, their Secret Deals, and the Globalist Plot to Dominate Your Life”), y director de investigación del Instituto de Responsabilidad Gubernamental,dijo a The Defender que, para entender los intereses que hay detrás del informe del metaverso del FEM, es vital seguir el dinero.

“La primera respuesta, y la más obvia, es: dinero”, afirma Bruner. “Instituciones financieras como JPMorgan y Bank of America creen que el metaverso tiene un potencial de varios billones de dólares. ‘Goldman Sachs’ predijo que el metaverso podría ser una oportunidad de 8 billones de dólares”.

Según un informe de ‘Bankless Times’ de diciembre de 2023, casi el 30% de los usuarios en línea utilizarán el metaverso “para trabajar, comprar, educarse o entretenerse en 2026”, mientras que “el mercado mundial de la realidad virtual se expande a una tasa compuesta anual del 31,8%”.

“Cuando la gente piensa en el metaverso, suele pensar en la realidad virtual, pero eso es sólo una parte”, afirma Bruner. “La realidad aumentada será un componente importante de los futuros metaversos, pero la diferencia entre RA y RV es que los cascos de RA ven realmente el mundo físico que te rodea”, lo que plantea problemas de privacidad a los usuarios.

“Tienen cámaras que ven lo que usted ve y micrófonos que oyen lo que usted oye y dice. ¿Adónde irán a parar esos datos?”. dijo Bruner.

Tim Hinchliffe, editor de “The Sociable”, declaró a “The Defender”: “¿Quién necesita reconocimiento facial, seguimiento de geolocalización o rastreo de contactos cuando cualquier gobierno o corporación puede ver literalmente lo que haces y adónde vas en tiempo real?”.

Michael Rectenwald, Ph.D, autor de “Archipiélago Google: El gulag digital y la simulación de la libertad” (“Google Archipelago: The Digital Gulag and the Simulation of Freedom”), dijo a “The Defender”:

“La concepción es materialista y mecanicista en su base, las señas de identidad de la ingeniería social. Representa el mundo como si no fuera más que materia manipulable o, mejor dicho, medios digitales que imitan la materia.

“Sugiere que los seres humanos pueden reducirse a un sustrato material e se les puede inducir a aceptar una reproducción tecnológica en lugar de la realidad. Además, asume que quienes habitan este simulacro pueden ser controlados por medios tecnocráticos “.

Según Rectenwald, esta “visión materialista, mecanicista, tecno-determinista y reduccionista del mundo es coherente con la creencia transhumanista de que a los propios humanos pronto les sucederá por una nueva especie transhumana, o una humanidad plus (h+) -quizás un ciborg mejorado genéticamente y con IA que superará a los humanos ordinarios y hará a estos últimos prácticamente obsoletos”.

Bruner dijo que la “razón más profunda e insidiosa” por la que el FEM y sus socios están obsesionados con realidades virtuales como el metaverso es la oportunidad que presenta “para controlar a enormes cantidades de personas, ya sea como una herramienta de aplacamiento parecida al ‘pan y circo’ o incluso como una herramienta de lavado de cerebro y propaganda”.

¿Un “régimen coercitivo” para la vacunación?

Según Hinchliffe y otros, el metaverso forma parte del “Gran Reseteo“.

“Cuando el fundador del FEM , Klaus Schwab, lanzó oficialmente el Great Reseteo en 2020, dijo que la Cuarta Revolución Industrial conducirá a la fusión de nuestras identidades física, digital y biológica”, dijo Hinchliffe.

“Cuando se combinan el Great Reseteo y la Cuarta Revolución Industrial, lo que se obtiene es el transhumanismo y el metaverso: la mezcla de seres humanos y tecnología en espacios virtuales y aumentados que disuelven las identidades individuales y nacionales”, afirmó.

Según Rectenwald, “el metaverso puede convertirse en un medio de compensar y distraer del empobrecimiento del mundo real creado por la promulgación del Gran Reseteo, al tiempo que sirve de régimen de coacción para cuestiones como la vacunación.”

En la reunión anual del FEM, celebrada en enero, se propuso la identificación digital como medio de rastrear a los no vacunados.

“Gracias a la reducción de las satisfacciones del ‘mundo real’ a causa del Gran Reseteo, el metaverso puede llegar a ser preferible a la realidad no virtual”, afirma Rectenwald. “Y dado que está gobernado por las mismas élites que gobiernan el mundo físico, las limitaciones y amenazas impuestas por las autoridades del mundo físico se duplicarán en el metaverso”.

“Si eres un globalista no elegido en el FEM, o si eres una gran empresa, la idea de gobernar países que sólo existen en el ciberespacio se vuelve muy atractiva”, afirmó Hinchliffe. “Se pueden inventar todas las reglas y gobernar sin tener que celebrar nunca unas elecciones”, añadió, refiriéndose al informe de la RAND Corporation.

Catherine Austin Fitts, fundadora y editora del Informe Solari y ex subsecretaria estadounidense de Vivienda y Desarrollo Urbano, declaró a “The Defender”: “Uno de los objetivos del FEM es comercializar el reseteo de los banqueros centrales… entre el público general”.

“La promoción del metaverso forma parte del uso del entretenimiento en línea -como los videojuegos y los multimedia- combinado con el control mental -entretenimiento y programación subliminal- para distraer y manipular a la parte de la población que puede ser captada para escapar del mundo real, parte integrante de la reducción de la cognición y los coeficientes intelectuales”, añadió Fitts.

Para Bruner, el objetivo final de los defensores del metaverso es “reconstruir mejor” (“build back better”) mediante “la digitalización de todo utilizando tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial como las identificaciones digitales, las monedas digitales, la inteligencia artificial y las realidades virtuales como el metaverso”.

“Schwab ha dicho que cada uno de estos conceptos conducirá a ‘una fusión de nuestras identidades física, digital y biológica‘”, afirma Bruner.

La exclusión voluntaria podría “influir negativamente en la movilidad social en los mundos físicos”.

Según el informe del FEM, “dado que el metaverso es una extensión y una evolución de la Internet actual, cabe suponer que cualquier persona en línea hoy puede tener una identidad metaversa. … Las entidades digitales serán un aspecto habilitador de la identidad en el metaverso, facilitando y aumentando las interacciones digitales”.

El informe afirma que la identidad en el metaverso incluye “representaciones” de la “identidad personal, social y de rol” a través de “avatares, seudónimos u otras expresiones digitales”, datos que “capturan la intrincada red de conocimiento sobre los individuos generada por el hardware y el software que soportan el metaverso” y formas tradicionales de identificación.

En conjunto, constituyen “migajas digitales que se acumulan para formar una identidad en el metaverso”, añade el informe.

Más allá de la identificación digital, la “identidad en el metaverso incluye puntos de datos”, según el informe, que también se extienden “a los entresijos de los comportamientos, acciones y elecciones de un individuo”.

El informe da un ejemplo de tales “complejidades”:

“La forma de hablar de una persona -por ejemplo, con inflexiones tonales o modismos culturales únicos- puede ofrecer información sobre sus antecedentes y su educación. Del mismo modo, los movimientos característicos de una persona, ya sea la fluidez de su baile o la precisión de sus lanzamientos a canasta, hablan de sus experiencias y pasiones. En conjunto, estos atributos pueden generar ideas y datos inferidos”.

El metaverso “permite la verificación dinámica mediante datos inferidos en tiempo real”. Por ejemplo, los comportamientos de una persona, junto con el escaneado facial, pueden utilizarse como estimación continua de la edad o “‘credenciales de comportamiento’, convirtiendo de hecho la verificación en un proceso continuo de autenticación basado en la conducta individual del usuario”.

La “identidad metaversa”, a su vez, “conecta y ancla a una persona al mundo físico y virtual”, afirma el informe, que añade que esto es “fundamental para el futuro del mundo mixto”.

Las posibles aplicaciones de estas identidades en el metaverso van desde las “pruebas de moda” hasta el “seguimiento de la salud… introduciendo los hábitos diarios de nutrición y ejercicio de una persona en el entorno simulado de su doble”.

El informe reconoce que habrá personas “que, por elección o circunstancia, permanezcan fuera de los límites formales de la identificación” -es decir, que opten conscientemente por no participar en el metaverso- y que esto podría “influir negativamente en la movilidad social en los mundos físicos, dada la dependencia que tienen las economías de las plataformas digitales”.

Cuando se apliquen conjuntamente, la moneda digital y el documento de identidad digital “crearán un sistema global e interoperable que permitirá a los bancos centrales aliados del FEM seguir, localizar, vigilar y, en última instancia, controlar la forma en que la gente gasta su dinero y, por tanto, vive su vida”, afirmó Bruner.

Según Rectenwald, el FEM y sus socios corporativos están interesados en “desarrollar y promover el metaverso, en particular para crear identidades en el metaverso”, que permitan recoger todo el uso de Internet en una base de datos “conectada a usuarios individuales”.

Agregó:

“De este modo, toda la actividad en Internet de los usuarios pasará a formar parte de sus identidades digitales, que luego se utilizarán para conectar sus actividades en línea con todas las demás actividades, incluidas, entre otras, sus operaciones bancarias, actitudes, creencias, política e incluso su obediencia de diversas medidas “sanitarias” que se están poniendo en marcha.”

Hinchliffe predijo que “será necesaria alguna forma de identificación digital para acceder al metaverso y realizar pagos digitales”, lo que está relacionado con la idea de dinero digital a través de la introducción de monedas digitales de bancos centrales (CBDC).

Hinchliffe citó un informe de 2021 del Banco de Pagos Internacionales, que afirmaba: “La identificación a cierto nivel es… fundamental en el diseño de los CBDC. Esto exige un CBDC basado en cuentas y vinculado en última instancia a una identidad digital”.

El “Internet de los cerebros” podría “conectar” los cerebros a “redes de datos en línea” para 2050

Según el informe “RAND Corporation-U.K. Defence”, el metaverso conducirá a la creación de “una sociedad global más interconectada que emergerá a través de la realidad virtual”.

También puede haber no uno, sino múltiples metaversos, que pueden “llegar a funcionar casi como nuevos países… que existan en el ciberespacio más que en ubicaciones físicas, pero que tengan sistemas económicos y políticos complejos que interactúen con el mundo físico”.

Esto “puede reducir la importancia de las identidades nacionales e individuales y cambiar el modo en que las sociedades definen y conforman sus identidades culturales”, afirma RAND.

“Si no se puede invadir físicamente un país para establecer un Nuevo Orden Mundial o un Gobierno Mundial Único, ¿por qué no crear uno digital que reduzca las ‘identidades nacionales e individuales’ y luego instalar un cibergobierno de tecnócratas no elegidos?”. dijo Hinchliffe.

RAND también sugirió que el metaverso podría incluir tecnología que permita a los usuarios “almacenar y hacer cumplir las reglas” que establezcan “sobre lo que se permite que entre en su conocimiento, lo que ocupa su tiempo y la información que se comparte sobre sus actividades”.

Las cambiantes relaciones entre los usuarios finales individuales y quienes controlan los entornos virtuales han llevado a algunos a afirmar que “nuestro sentido de la identidad física, el tiempo y la agencia estarán sujetos a paradigmas totalmente nuevos en los que las puertas de acceso a estas experiencias podrían estar controladas por intereses distintos de los ciudadanos”, afirma el informe.

Esto puede dar lugar a una “Internet de los cuerpos” que, en última instancia, también puede desembocar en una “‘Internet de los cerebros’, es decir, cerebros humanos conectados a Internet para facilitar la comunicación directa entre cerebros y permitir el acceso a redes de datos en línea”, lo que llevaría a “la posible aparición del ‘transhumanismo’ dentro del horizonte 2050″,según el informe.

El informe señala que quienes opten por no participar en un sistema de este tipo pueden quedar marginados:

“Dada la incorporación directa de la tecnología a las funciones cognitivas, físicas y psicológicas humanas, es posible que niveles sustanciales de aumento humano ‘[enturbien] las nociones de identidad y de lo que significa ser humano’, introduciendo nuevas lentes normativas sobre la humanidad y produciendo nuevos estigmas para quienes no se considere que alcanzan esas normas”.

Es más, “las manipulaciones experimentadas en un entorno digital pueden influir en los comportamientos físicos o del ‘mundo real’ de un individuo, poniendo potencialmente en entredicho instituciones socioculturales establecidas, como los sistemas políticos democráticos”, añade el informe.

Fitts rechazó estas visiones. “Desde mi punto de vista, los hipers del metaverso son la división de marketing de lo que yo llamo el ‘Gran Envenenamiento’. Lo mejor es ignorarlo y enseñar a los niños las alegrías de estar sanos y crear riqueza de verdad”, afirma.

“Quizá no haya mejor descripción del metaverso que un campo de concentración transhumanista indoloro, como predijo Aldous Huxley hace casi seis décadas”, afirmó Bruner.

Suggest A Correction

Share Options

Close menu

Republish Article

Please use the HTML above to republish this article. It is pre-formatted to follow our republication guidelines. Among other things, these require that the article not be edited; that the author’s byline is included; and that The Defender is clearly credited as the original source.

Please visit our full guidelines for more information. By republishing this article, you agree to these terms.