La leyenda del béisbol, Hank Aaron, quien recibió la vacuna Moderna COVID el 5 de enero, ha muerto. Según el New York Times, los Bravos de Atlanta confirmaron hoy la muerte del miembro del Salón de la Fama de 86 años, pero no proporcionaron más detalles.

La CNN informó que Aaron murió “pacíficamente mientras dormía”, y que ninguna causa de muerte fue revelada.

Aaron fue noticia a principios de este mes cuando fue fotografiado recibiendo la vacuna Moderna. Le dijo a la Associated Press en ese momento que vacunarse “me hace sentir maravillosamente”. Agregó:

“No tengo ningún reparo en absoluto al respecto, ya sabes. Me siento muy orgulloso de mí mismo por hacer algo como esto. … Es sólo una pequeña cosa que puede ayudar a millones de personas en este país”.

Aaron fue vacunado en la clínica de salud de la Escuela Morehouse de Medicina en Atlanta, en lo que los informes de noticias dijeron que era un intento de inspirar a otros negros americanos dar un paso al frente y recibir la vacuna. El AP informó en el momento:

“Subíéndose la manga para recibir la primera de dos dosis, estos octogenarios, sus cónyuges y varios otros líderes de derechos civiles que recibieron las vacunas en una nueva clínica de salud en la Escuela de Medicina Morehouse reconocieron el legado de desconfianza que muchos afroamericanos tienen hacia la investigación médica, derivado del infame experimento Tuskegee en el que un grupo de trabajadores de salud estadounidenses dejaron la sífilis sin tratar en hombres negros sin su consentimiento, haciéndoles sufrir innecesariamente”.

En diciembre, VOX informó sobre el lanzamiento de una campaña mundial utilizando influencers y celebridades para ayudar a superar la “vacilación ante las vacunas”, afirmando que “será algo sin precedentes” y que muchas instituciones tendrán un papel, incluidas las autoridades gubernamentales y de salud pública.

Sin embargo, los funcionarios de salud siguen encontrando un retroceso, incluso entre los trabajadores sanitarios.

Se han notificado acontecimientos adversos a la vacuna COVID en todo el mundo. Alemania y Noruega han notificado 43 muertes combinadas entre personas mayores que recibieron la vacuna Pfizer, lo que ha llevado a los funcionarios sanitarios de China a pedir la suspensión de las vacunas, especialmente entre los ancianos.

Al enterarse de la muerte de Aaron, Robert F. Kennedy, Jr., presidente y asesor legal jefe de Children’s Health Defense,dijo: “La trágica muerte de Aaron es parte de una ola de muertes sospechosas entre los ancianos que ocurre poco después de la administración de las vacunas COVID”.

“Los estudios muestran que los investigadores de compañías farmacéuticas, médicos, residencias de ancianos y funcionarios de salud rara vez informan de lesiones por vacunas. En cambio, descartan lesiones y muertes como“no relacionadas” con la vacunación”,dijo Kennedy. “Los defensores de la salud pública temen que la gran mayoría de las lesiones y muertes no sean notificadas al Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas (Vaccine Adverse Events Reporting System, VAERS, por sus siglas en inglés), el notoriamente roto sistema de vigilancia voluntaria dirigido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (U.S. Department of Health and Human Services, HHS por sus siglas en inglés).

Un estudio del HHS de 2010 concluyó que “menos del 1% de las lesiones de la vacuna” se notifican a VAERS.

Como informó The Defender la semana pasada, California se vio obligada a retirar un lote de 330.000 vacunas Moderna después de que se notificaran una cascada de lesiones , aunque ahora la compañía dice que está bien reanudar la administración de ese lote.

The Defender también cubrió la historia de un médico de Florida de 56 años que murió unas dos semanas después de recibir su primera dosis de la vacuna de Pfizer. Su muerte está siendo investigada por funcionarios de salud de Florida. Además, múltiples reacciones alérgicas graves se han relacionado directamente con la vacuna Pfizer.