Cait Corrigan, una estudiante de posgrado que estudia paz y transformación social en “Earlham School of Religion” (Escuela de Religión Earlham) de Indiana, cambió por sí sola la normativa de su escuela que exigía a los estudiantes presentar prueba de tener una prueba de COVID negativa y una prueba de vacunación de COVID para poder asistir a la graduación.

En una entrevista con el presidente de “Children’s Health Defense”, Robert F. Kennedy, Jr.“RFK Jr. “The Defender” Podcast,” Corrigan dijo que su universidad trató de rechazar su exención por creencias religiosas para la vacuna COVID a pesar de haber podido utilizar esta exención durante sus programas de licenciatura y posgrado.

Corrigan dijo que recordó a su escuela que su exención está protegida por la ley del estado de Indiana que permite a los estudiantes universitarios presentar exenciones a las vacunas basadas en creencias religiosas. Cuando la escuela no respondió a su correo electrónico, Corrigan se puso en contacto con el senador de su distrito, que la puso en contacto con el fiscal general de Indiana, Todd Rokita.

Rokita aconsejó a Corrigan que presentara quejas a la Comisión de Educación Superior de Indiana (“Commission for Higher Education”, CHE por sus siglas en inglés) y a la Comisión de Derechos Civiles de Indiana (“Indiana Civil Rights Commission”, ICRC por sus siglas en inglés), las cuales realizaron sus propias investigaciones, dijo Corrigan.

Un mes más tarde, Corrigan recibió una carta con la respuesta de la escuela a CHE en la que se decía que Corrigan y su familia podían asistir a la graduación sin recibir la vacuna COVID.

El mismo día, Corrigan dijo que Earlham actualizó su sitio web para reflejar que su normativa que exigía pruebas negativas de COVID y prueba de vacunación para la graduación ya no era un requisito, sino una recomendación.

Desgraciadamente, la victoria de Corrigan no se produjo sin grandes reveses.

Corrigan dijo que fue acosada y amenazada por algunos de sus compañeros de clase, por su profesor, que también era su asesor académico, y por la presidenta del Earlham College.

Me llamaron “activista antivacunas” que “se dedica a la propaganda de derechas”, dijo Corrigan. También fue acusada de ser antisemita, dijo. Las acusaciones eran “completamente descabelladas”, dijo Corrigan.

Escuche la entrevista completa para enterarse de cómo el profesor de Corrigan le ofreció dinero para que no asistiera a su graduación, además de amenazarle con retractarse de la carta de recomendación que escribió para que continuara su posgrado en la Universidad de Boston, donde ha aceptado una beca con todos los gastos pagados.

Escuche aquí: