Close menu
04/30/2024 News

COVID

Texas contraataca a Pfizer y pide al tribunal que rechace la petición del gigante farmacéutico de desestimar la demanda por “marketing engañoso”

El Fiscal General de Texas, Ken Paxton, impugnó el lunes la moción de Pfizer de desestimar la demanda estatal que acusaba al gigante farmacéutico de comercialización “falsa, engañosa o fraudulenta” de sus vacunas COVID-19 y de intentar intimidar a los críticos que cuestionaban esas afirmaciones.

pfizer logo, covid vaccines, texas flag

Este lunes el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, impugnó la moción de Pfizer de desestimar la demanda estatal que acusaba al gigante farmacéutico de comercialización “falsa, engañosa o fraudulenta” de sus vacunas COVID-19 y de intentar intimidar a los críticos que cuestionaban esas afirmaciones.

Según la demanda, presentada el 30 de noviembre de 2023, las afirmaciones de Pfizer sobre la eficacia, la duración de la protección y la capacidad de su vacuna COVID-19 para evitar el contagio infringieron la Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas.

La demanda también alegaba que Pfizer citó estadísticas engañosas, ocultó datos negativos e hizo declaraciones sin fundamento sobre la eficacia de la vacuna contra variantes como la Delta, y que esas acciones afectaron negativamente a los ciudadanos de Texas.

Paxton solicita más de 10 millones de dólares en sanciones civiles, además de medidas cautelares que prohíban a Pfizer hacer afirmaciones sobre la eficacia de las vacunas que sean similares a las impugnadas en la demanda.

Pfizer negó las acusaciones el año pasado, cuando se presentó la demanda, diciendo a Reuters que el caso no tenía fundamento, y defendiendo sus afirmaciones sobre la vacuna como “exactas y con base científica”.

El mes pasado, Pfizer solicitó la desestimación de la demanda. La empresa alegó que, en virtud de la Ley de Preparación para Emergencias y Preparación Pública (Ley PREP), Pfizer estaba protegida frente a reclamaciones de responsabilidad en relación con su vacuna COVID-19 “contramedida médica”, autorizada para uso de emergencia en virtud de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (Ley FD&C).

En su petición de desestimación, Pfizer reiteró su afirmación de que “desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 se han salvado decenas de millones de vidas gracias a la vacunación”, citando un reciente artículo de JAMA por el Dr. Robert Califf y el Dr. Peter Marks, de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU.

Pfizer afirmó que, sin la protección que la Ley PREP otorga a los fabricantes de vacunas, la empresa no habría podido distribuir su vacuna, que salva vidas.

La empresa argumentó también que Texas no puede presentar una demanda en virtud de la Ley de Prácticas Comerciales Engañosas -que protege a los consumidores- “porque los llamados “consumidores” en este caso recibieron sus vacunas del gobierno federal gratuitamente”.

‘La mejor perforación de la Ley PREP que he visto’

Según Paxton, las afirmaciones de Pfizer y su plan de censura eran engañosas e ilegales según la legislación de Texas. Además, la ley de protección de los consumidores no está regulada por las leyes federales PREP y FD&C, como sostiene Pfizer.

“Son violaciones de la Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas (DTPA) y no son susceptibles de desestimación”, basándose en los argumentos de Pfizer, argumentó Paxton en su oposición a la moción de desestimación de Pfizer.

Paxton dijo que la protección de inmunidad prevista en el PREP e invocada por Pfizer en este caso sólo se extiende a posibles demandas por daños personales.

No se extiende a las “demandas parens patriae de marketing engañoso presentadas por un soberano”, según la moción. En virtud de la parens patriae, un Estado tiene derecho a proteger a sus ciudadanos y puede interponer demandas en su nombre.

Paxton también dijo que Pfizer alegó incorrectamente que la demanda impugnaba la decisión reglamentaria de la FDA de autorizar la vacuna.

Pero según la moción, el estado no impugnó la autorización de emergencia de la FDA a la vacuna de Pfizer. De hecho, el estado estuvo de acuerdo con la evaluación de la FDA de que la vacuna autorizada para uso de emergencia tenía datos de eficacia limitados y requeriría una evaluación más exhaustiva a medida que se extendiera el medicamento.

Las preocupaciones de Texas no se referían a la autorización y posterior aprobación de la FDA, sino a las acciones de Pfizer tras la autorización, decía la moción.

‘Justo en el blanco’

Ray Flores, abogado externo principal de “Children’s Health Defense”, dijo a “The Defender” que la firme oposición de Paxton a la moción de desestimación de Pfizer “da en el clavo”.

Dijo que, dado que la Ley PREP se extiende a la comercialización y promoción de una contramedida, es cierto que un particular no puede interponer una demanda por publicidad engañosa o fraude contra Pfizer.

“Texas sostiene que puede presentar una demanda de parens patriae que el PREP no cubra. Estoy de acuerdo,” dijo Flores. “Es la mejor perforación del velo PREP que he visto nunca”.

Flores dijo que Texas presentó un caso sólido, que cree que prevalecerá.

Aun así, la gente no debe “hacerse ilusiones sobre la divulgación de documentos bomba”, dijo Flores, porque el tribunal también firmó ayer una orden de protección, acordada por ambas partes en el pleito, según la cual no se haría pública ninguna información confidencial o reservada revelada en el proceso.

La orden estipulaba que “los documentos, testimonios o información que contengan o reflejen información confidencial, sujeta a derechos de propiedad, secretos comerciales o información sensible desde el punto de vista comercial… que puedan ser revelados o producidos en el curso de la presentación de pruebas” estarán protegidos frente a su revelación.

Pfizer “se enriqueció basándose en estas declaraciones engañosas”

La demanda de Texas alegaba que Pfizer hizo afirmaciones falsas o engañosas sobre las vacunas en tres ámbitos: eficacia y duración de la protección ofrecida por la vacuna, protección frente al contagio y protección frente a nuevas variantes.

La autorización de la FDA estipulaba explícitamente que “no era posible” conocer la eficacia de la vacuna más allá de los dos meses de datos que Pfizer presentó en su momento y que el gigante farmacéutico “necesitaba” más pruebas para demostrar que su vacuna protegía contra la transmisión, según la demanda original y reiterada en la moción que Paxton presentó ayer.

Paxton también señaló que los datos de los ensayos clínicos evaluaban la eficacia de la vacuna sólo contra la cepa original del virus.

Sin embargo, en cuestión de semanas, “el director general de Pfizer, Albert Bourla, salió en las principales cadenas de noticias promocionando que la vacuna de la empresa poseía las mismas cualidades que la FDA dijo a Pfizer que no había demostrado”, alegaba la moción -falsedades descritas con “gran detalle” en la demanda original.

Como resultado, dijo, los tejanos oyeron que la vacuna impedía la transmisión, protegía contra la cepa Delta y tenía una eficacia del 95%. Y los tejanos no vacunados fueron sometidos a “una cultura pública de miedo y vergüenza”, creada por las afirmaciones de que su propio estado de vacunación afectaría a los que les rodeaban, afirmaba la moción.

La demanda también alegaba que la afirmación de Pfizer de que su vacuna tenía una eficacia del 95% contra la infección fue “muy engañosa desde el primer día” porque sólo representaba la “reducción relativa del riesgo” en lugar de la “reducción absoluta del riesgo”.

En su cálculo de la reducción del riesgo relativo, Pfizer sólo comparó los pequeños subconjuntos de los grupos de vacuna y placebo que desarrollaron sistemas COVID-19 durante el ensayo -8 frente a 162 personas, respectivamente- en lugar de considerar toda la cohorte de casi 35.000 participantes en el ensayo, según la petición original.

Incluso la FDA, según la petición, prefiere que los fabricantes de medicamentos anuncien la reducción absoluta del riesgo, es decir, la disminución real del riesgo entre recibir o no un tratamiento.

“El ensayo clínico de Pfizer mostró una reducción absoluta del riesgo de sólo el 0,85%”, según la moción. “En otras palabras, la vacuna de Pfizer reducía el riesgo de una persona de contraer COVID-19 en menos del uno por ciento”, decía la moción, pero Pfizer nunca mencionó ese hecho.

Pfizer también promocionó públicamente la eficacia de la vacuna de un modo materialmente distinto al que se comprobó en el ensayo. La empresa afirmaba que la vacuna prevenía el COVID-19, pero sólo medía si los participantes en el ensayo daban positivo y presentaban determinados síntomas, según la moción.

“Ahora también está fuera de toda duda que las afirmaciones infundadas de Pfizer resultaron ser falsas en última instancia. Innumerables receptores de la vacuna contrajeron COVID, muchos murieron, y al menos algunos datos muestran que los vacunados experimentaron peores resultados que los no vacunados”, según la moción.

Cuando se hizo evidente que su vacuna estaba fallando, muchos científicos intentaron rebatir las afirmaciones de Pfizer, escribió Paxton.

En respuesta, “Pfizer se enzarzó en un plan para censurar a esas personas, todo ello para ganar y mantener la cuota de mercado de una vacuna que le reportó decenas de miles de millones de dólares de beneficios”, según la moción.

Lo hizo utilizando su “acceso único a destacadas empresas de medios sociales” para instar a la censura de los críticos.

“En conjunto, las tergiversaciones y el plan de censura de Pfizer fueron engañosos y falaces, y perjudicaron a Texas y a sus ciudadanos”, escribió Paxton.

La moción decía:

“Se trata de un caso sobre cómo las declaraciones erróneas de Pfizer llevaron a los consumidores de Texas a tomar decisiones que de otro modo no habrían tomado, y sobre la censura de Pfizer a los científicos que aclaraban las cosas.

“Pfizer se enriqueció gracias a estas declaraciones engañosas con miles de millones de dólares. … Pfizer no es inmune”.

Paxton y su abogado adjunto en la fiscalía general instaron al tribunal a rechazar la petición de Pfizer de desestimar el caso.

Suggest A Correction

Share Options

Close menu

Republish Article

Please use the HTML above to republish this article. It is pre-formatted to follow our republication guidelines. Among other things, these require that the article not be edited; that the author’s byline is included; and that The Defender is clearly credited as the original source.

Please visit our full guidelines for more information. By republishing this article, you agree to these terms.