Un tribunal federal de apelaciones confirmó el jueves el mandato de la vacuna COVID-19 de la administración Biden para los empleados federales.

La sentencia por 2 contra 1 del Tribunal de Apelación del 5º Circuito sentencia revocó la orden judicial del 21 de enero contra el mandato y también ordenó al tribunal de distrito que desestimara el caso.

Horas después de la sentencia, la Casa Blanca comunicó a las agencias federales que no volvieran a aplicar los mandatos que afectarían a unos 3,5 millones de trabajadores.

Según “The Washington Post”, los funcionarios de la Casa Blanca advirtieron que “todavía hay pasos de procedimiento que deben llevarse a cabo para levantar la orden judicial, y no está claro cuándo las agencias podrían comenzar a ejecutar el mandato.”

Biden emitió la orden ejecutiva el 9 de septiembre de 2021, cuando la variante Delta era dominante en los Estados Unidos.

En virtud de la orden, los empleados federales no vacunados corren el riesgo de ser despedidos, a menos que puedan acogerse a una exención por motivos médicos o religiosos o que se esté estudiando dicha solicitud.

Al comentar la sentencia del jueves, Mary Holland, presidenta y consejera general de “Children’s Health Defense” (CHD), dijo:

“CHD lamenta la decisión del 5º Circuito de reimponer el mandato de la vacuna COVID del Presidente Biden para los trabajadores federales. Apoyamos a los trabajadores federales que siguen insistiendo en su demanda de que el mandato de una vacuna experimental de terapia génica es un uso ilegítimo del poder federal.”

Se rechaza el argumento de los demandantes

El juez Carl Stewart, autor de la opinión mayoritaria, dijo que los demandantes, un grupo llamado “Feds for Medical Freedom”, podrían haber impugnado el mandato por otras vías.

Stewart dijo que los empleados podrían haber presentado una queja ante la Oficina de Asesoramiento Especial, trabajando dentro de las disposiciones de la Ley de Reforma de la Función Pública de 1978 (“Civil Service Reform Act”, CSRA por sus siglas en inglés).

La CSRA estableció procedimientos para resolver las controversias laborales entre los empleados de la administración pública federal y el gobierno federal.

“En virtud de la [CSRA], ciertos empleados federales pueden obtener una revisión administrativa y judicial de determinadas acciones adversas en el empleo”, escribió el juez Stewart.

“Los demandantes podrían haber impugnado la acción [del gobierno] propuesta contra ellos antes de presentar esta demanda y, desde luego, antes de vacunarse”.

Continúan las infecciones entre los vacunados

La Casa Blanca afirmó el 21 de noviembre de 2021 que el 96,5% de los empleados federales ya habían sido vacunados de acuerdo con el mandato. Sin embargo, las personas vacunadas siguen infectándose con COVID.

Los datos revelados recientemente a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) mostraron que el 70% de los casos de COVID entre los empleados de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en agosto de 2021 fueron en personas que habían sido vacunadas.

“Es irónico que el tribunal de apelación respalde un producto experimental que, de forma demostrable, no funciona para lograr su objetivo: detener la transmisión del COVID”, dijo Holland.

“Ayer mismo, un miembro de alto rango del Congreso que se ha vacunado tres veces dio positivo en COVID”, añadió. “Estos productos simplemente no funcionan contra los virus actualmente en circulación”.

Holland dijo que se preguntaba si la continua presión para que la gente se vacune tiene más que ver con el comercio -y en particular con la gran reserva de vacunas COVID no utilizadas en Estados Unidos- que con la salud.

Millones de dosis de la vacuna COVID no se han utilizado, según informó “Associated Press” el mes pasado, dejando a los estados con reservas que los funcionarios se apresuraron a administrar antes de que las vacunas caducaran.