Un grupo de destacados científicos y médicos quiere que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) responda a preguntas “urgentes” sobre la seguridad de las tres vacunas COVID-19 autorizadas para su uso en la UE, o que retire la autorización de las vacunas.

En una carta abierta publicada esta semana, el grupo cuestiona “si las cuestiones fundamentales relativas a la seguridad de las vacunas se abordaron adecuadamente antes de su aprobación” por la EMA.

La EMA, que es el equivalente en la UE de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, aprobó tres vacunas para uso de emergencia en la UE: las vacunasPfizer-BioNtech, Moderna y Oxford-AstraZeneca.

En su carta, 12 científicos y médicos señalan que se ha registrado una “amplia gama de efectos secundarios” tras la vacunación de individuos jóvenes previamente sanos con las vacunas basadas en el genpara COVID-19.

Escribieron:

“Además, ha habido numerosos informes en los medios de comunicación de todo el mundo de residencias de ancianos afectadas por COVID-19 a los pocos días de la vacunación de los residentes. Aunque reconocemos que estos sucesos pueden ser, cada uno de ellos, desafortunadas coincidenciasnos preocupa que no se hayan examinado ni se sigan examinando adecuadamente las posibles causas de la enfermedad o la muerte en estas circunstancias, y especialmente en la ausencia de exámenes post-mortem“.

En su carta original, enviada el 28 de febrero por correo electrónico a la EMA, el grupo pedía a la EMA que respondiera a siete cuestiones relacionadas con la seguridad en un plazo de “siete días y que abordara todas nuestras preocupaciones de forma significativa”. En caso de que decida no cumplir con esta petición razonable, haremos pública esta carta”.

Varias de las preocupaciones relacionadas con la seguridad incluidas en la carta, como la trombocitopenia, la lesión endotelial, los microtrombos y los accidentes cerebrovasculares, se han planteado en ‘The Defender’.

Los autores, dirigidos por Dr. Sucharit Bhakdiprofesor emérito de microbiología médica e inmunología y ex presidente del Instituto de Microbiología Médica e Higiene de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, aún no han recibido respuesta de la EMA.

En una declaración escrita el miércoles, el grupo dijo:

“Por lo tanto, como punto de partida, creemos que es importante enumerar y evaluar todas las muertes que se han producido en los 28 días posteriores a la vacunación, y comparar los cuadros clínicos con los que no han sido vacunados.

“Más ampliamente, con respecto al desarrollo de las vacunas COVID-19, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha declarado en su Resolución 2361del 27 de enero de 2021, los Estados miembros deben garantizar que todas las vacunas COVID-19 estén respaldadas por ensayos de alta calidad que sean sólidos y se realicen de manera ética. Los funcionarios de la EMA, y otros organismos reguladores de los países de la UE, están obligados a cumplir estos criterios. Deben ser conscientes de que pueden estar infringiendo la Resolución 2361 al aplicar productos médicos que aún se encuentran en estudios de fase 3.

“En virtud de la Resolución 2361, los Estados miembros también deben informar a los ciudadanos de que la vacunación NO es obligatoria y garantizar que nadie sea presionado política, socialmente o de otro modo para que se vacune. Los Estados deben además garantizar que nadie sea discriminado por no recibir la vacuna.”

Bhakdi también emitió esta declaración en vídeo, en la que dice: “El momento para que los gobiernos actúen, el momento para que todo el mundo actúe, es ahora”.

Estos son los siete problemas de seguridad “urgentes” que el grupo quiere que aborde la EMA:

  1. Tras la inyección intramuscular, cabe esperar que las vacunas genéticas lleguen al torrente sanguíneo y se diseminen por todo el cuerpo. Solicitamos pruebas de que esta posibilidad fue excluida en modelos animales preclínicos con las tres vacunas antes de su aprobación para el uso en humanos por parte de la EMA.
  2. Si dicha evidencia no está disponible, cabe esperar que las vacunas queden atrapadas en la circulación y sean captadas por las células endoteliales. Hay razones para suponer que esto ocurrirá sobre todo en los lugares de flujo sanguíneo lento, es decir, en los vasos pequeños y los capilares. Solicitamos pruebas de que esta probabilidad fue excluida en modelos animales preclínicos con las tres vacunas antes de su aprobación para el uso en humanos por la EMA.
  3. Si dicha evidencia no está disponible, cabe esperar que durante la expresión de los ácidos nucleicos de las vacunas, los péptidos derivados de la proteína de pico se presenten a través de la vía MHC I – vía la superficie luminal de las células. Muchos individuos sanos tienen linfocitos CD8 que reconocen dichos péptidos, lo cual puede ser debido a una infección previa por COVID, pero también a las reacciones cruzadas con otros tipos de Coronavirus. Hay que suponer que estos linfocitos atacarán a las células respectivas. Solicitamos pruebas de que esta probabilidad fue excluida en modelos animales preclínicos con las tres vacunas antes de su aprobación para el uso en humanos por la EMA.
  4. Si dicha evidencia no está disponible, cabe esperar que se produzca un daño endotelial con el consiguiente desencadenamiento de la coagulación sanguínea a través de la activación de las plaquetas en innumerables lugares del cuerpo. Solicitamos pruebas de que esta probabilidad fue excluida en modelos animales preclínicos con las tres vacunas antes de su aprobación para el uso en humanos por la EMA.
  5. Si no se dispone de estas pruebas, es de esperar que se produzca un descenso en el recuento de plaquetas, la aparición de dímeros D en la sangre y un sinfín de lesiones isquémicas en todo el organismo, incluido el cerebro, la médula espinal y el corazón. Tras este nuevo tipo de síndrome de CID pueden producirse trastornos hemorrágicos que incluyen, entre otras posibilidades, hemorragias profusas e ictus hemorrágico. Solicitamos pruebas de que todas estas posibilidades fueron excluidas en modelos animales preclínicos con las tres vacunas antes de su aprobación para el uso en humanos por parte de la EMA.
  6. La proteína pico del SARS-CoV-2 se une al receptor ACE2 en las plaquetas, lo que provoca su activación. Trombocitopenia ha sido notificadaen casos graves de infección por SARS-CoV-2. Trombocitopenia también se ha notificado en individuos vacunados [8]. Solicitamos pruebas de que el peligro potencial de la activación de las plaquetas que también llevaría a la coagulación intravascular diseminada (CID) fue excluido con las tres vacunas antes de su aprobación para el uso en humanos por la EMA.
  7. La propagación por todo el mundo del SARS-CoV-2 creó una pandemia de enfermedad asociada a muchas muertes. Sin embargo, en el momento de considerar la aprobación de las vacunas, los sistemas sanitarios de la mayoría de los países ya no estaban bajo la amenaza inminente de verse desbordados porque una proporción creciente del mundo ya se había infectado y lo peor de la pandemia ya había remitido. En consecuencia, exigimos pruebas concluyentes de que existía una emergencia real en el momento en que la EMA concedió la ‘Autorización condicional de comercialización’a los fabricantes de las tres vacunas, para justificar su aprobación para el uso en humanos por parte de la EMA, supuestamente debido a dicha emergencia.