Menu
noviembre 10, 2020

Desinformación sobre la gripe y temores sobre el coronavirus: Mi carta al Dr. Sanjay Gupta

Por Robert F. Kennedy, Jr., Presidente de Children’s Health Defense

[Nota de CHD: este artículo fue publicado originalmente el 16 de abril de 2020.]

Querido Sanjay,

La semana pasada, su productor de CNN, Matthew Reynard, me notificó que la CNN me incluye en un documental que trata de la “desinformación sobre las vacunas”. Como de costumbre, el Sr. Reynard no señaló una sola afirmación realizada por mi parte sobre datos de las vacunas que fuera incorrecta (documento cuidadosamente todas mis declaraciones sobre vacunas en bases de datos gubernamentales o publicaciones revisadas por pares). La CNN utiliza el término “desinformación sobre las vacunas” como un eufemismo para referirse acualquier declaración que se aparte de la ortodoxia del Gobierno / grandes farmacéuticas que dice que todas las vacunas son seguras, necesarias y efectivas para todas las personas.

Respetuosamente señalo que la CNN y particularmente usted, Sanjay, se encuentran hoy entre los organismos de radiodifusión más prolíficos de “desinformación sobre las vacunas”.

Siempre te he admirado, Sanjay. Dejando a un lado tus talentos obvios, pareces ser genuinamente compasivo y valorar la integridad. Al principio de tu carrera, demostraste una valiente disposición a desafiar las ortodoxias de vacunas de las grandes farmacéuticas. Sin embargo, respetuosamente señalo que la CNN y particularmente usted, Sanjay, se encuentran hoy entre los organismos de radiodifusión más prolíficos de “desinformación sobre las vacunas”. En los últimos años, no recuerdo haber visto un solo segmento sustancial de la CNN sobre el tema de las vacunas que no incluyera errores sobre datos que son fácilmente verificables. El reciente especial de la CNN, “Pandemic”, fue una exhibición de afirmaciones erróneas sobre la vacuna contra la gripe. Puesto que no me gusta pensar que deliberadamente engañas al público, en particular sobre las decisiones críticas de salud pública, he dedicado tiempo a señalar algunos de tus errores más frecuentes.

Espero que tú dediques tiempo a leer esto. Este análisis crítico tiene especial relevancia durante la actual crisis del coronavirus, por no hablar de sus importantes implicaciones para el papel del gobierno y la prensa en una democracia. La CNN y otros medios de comunicación tratan los dictámenes de los CDC, NIH y la OMS como verdades infalibles. De hecho, la captura regulatoria ha convertido a estas agencias en subsidiarias de las grandes farmacéuticas (Big Pharma), y las mentiras que los CDC nos han estado diciendo sobre la gripe están ahora enturbiando el debate sobre el coronavirus.

Es más, de los meros 257 casos que podrían atribuirse razonablemente a la gripe en los datos de mortalidad de los CDC, sólo el 7 por ciento fueron casos de gripe confirmados en laboratorio.

1. Afirmación de la CNN:En tus promociones anuales de las vacunas contra la gripe, rutinariamente repites como un loro las estimaciones de los CDC sobre las muertes totales por gripe que han oscilado en los últimos años de 36.000 para la temporada de gripe 1990-1991 y 80.000 para la temporada de gripe 2017-2018.

Hecho: Los datos de mortalidad y morbilidad del HHS, disponibles en el sitio web del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS, por sus datos), muestran que las estimaciones anuales de los CDC (y CNN) están desactivadas por órdenes de magnitud.

Los datos de la NCHS informan que el número promedio de muertes atribuibles a la gripe en los certificados de defunción es poco más de 1.000. Los CDC eleboran su estimación inflada al combinar deliberadamente las muertes por gripe con las muertes por neumonía. Esta estratgema es engañosa ya que la mayoría de estas muertes no están relacionadas con la gripe (y por lo tanto, son inmunes a las vacunas contra la gripe). En 2005, el editor del British Medical Journal (BMJ), el Dr. Peter Doshi, publicó una extensa amonestación al ritual anual de los CDC de exagerar la mortalidad por gripe titulada “Diseccionando el engaño de los CDC: ¿Son las cifras de muertes por gripe en Estados Unidos más relaciones públicas que ciencia?” Doshi acusa a los CDC de inflar deliberadamente las muertes por gripe para asustar al público y que compren vacunas. Para ilustrar las artimañas de los CDC, Doshi observó que el número de muertes por neumonía y gripe anunciado por los CDC en 2001 fue de 62.034. Sin embargo, menos de la mitad del uno por ciento de ellos se atribuyeron realmente a la gripe.Es más, de los meros 257 casos que podrían atribuirse razonablemente a la gripe en los datos de mortalidad de los CDC, sólo el 7 por ciento fueron casos de gripe confirmados en laboratorio. Eso es 18 casos de gripe confirmados por laboratorio de 62.034 muertes por “neumonía e gripe”, es decir, solo 0.03 por ciento, según el propio Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) del HHS.

Restando la neumonía, el número real de muertes asociadas a la gripe entre 1979 y 2002 fue un promedió de 1.348, según los datos del NCHS. La CNN informa habitualmente de cifras cuarenta veces superiores a este número.

El Dr. Doshi acusa a los CDC de mentir deliberadamente sobre las muertes anuales por gripe a “[trabajar] en interés de los fabricantes al realizar campañas para aumentar la vacunación contra la gripe”. [work] Advierte que “al vincular arbitrariamente la gripe con la neumonía, los datos actuales están sesgados estadísticamente”.

Al repetir fielmente como un loro las cifras infladas de los CDC, sin haber hecho una evaluación cuidadosa, la CNN se ha hecho cómplice de esta farsa anual, lo que dificulta ahora evaluar con precisión el riesgo relativo de COVID-19 en comparación con la gripe y, por lo tanto, medir racionalmente una respuesta adecuada.

… El metaanálisis de 2010 de estudios publicados sobre vacunas antigripales encontró que la vacunación antigripal no tiene ningún efecto sobre la hospitalización y que no hay evidencia de que las vacunas prevengan la transmisión viral o las complicaciones.

2. Afirmación de la CNN: La CNN promueve rutinariamente la vacuna contra la gripe para todos los mayores de 6 meses, proclamando que la mejor manera de proteger contra casos graves de la dolencia “es vacunarse contra la gripe“.

Hecho: En realidad, no existe absolutamente ninguna base científica para la afirmación de los CDC de que la vacuna antigripal es la forma más eficaz de prevenir la gripe.

El metaanálisis completo de 2010 de la Colaboración Cochrane que analiza los estudios publicados sobre vacunas contra la gripe encontró que la vacunación antigripal no tiene “ningún efecto” en la hospitalización, y que “no hay evidencia de que las vacunas prevengan la transmisión viral o las complicaciones”.

Los investigadores de Cochrane concluyeron en 2010 que la evidencia científica “parece desalentar la utilización de la vacunación contra la gripe en adultos sanos como medida de salud pública de rutina”.

Cuatro años más tarde, Cochrane publicó una meta-revisión de seguimiento que incluyó docenas de estudios científicos más recientes y concluyó de nuevo sin rodeos que el cuerpo de datos científicos no proporciona “ninguna evidencia para la utilización de la vacunación contra la gripe en adultos sanos como medida de salud pública de rutina”.

En otras palabras, a pesar de la incesante intimidación de la CNN, no hay evidencia científica de que todos los miles de millones de dólares que Estados Unidos gasta en la vacunación antigripal cada año en realidad proporcioen algún beneficio para la salud, y mucho menos un beneficio económico neto, aparte de las ganancias financieras inesperadas para las cuatro compañías farmacéuticas que fabrican estas vacunas, y que coincide que se encuentran entre los principales anunciantes de la CNN.

…[a study published in PNAS] [Un estudio publicado en PNAS] encontró que la vacunación antigripal en realidad aumentaba la transmisión del virus, y las personas vacunadas lanzaban más de seis veces más virus en aerosol en el aliento que las personas no vacunadas.

3. Afirmación de la CNN: Tú y la CNN frecuentemente repiten como loros la afirmación de la CDC de que una vacuna contra la gripe reduce las posibilidades de que un individuo transmitirá la gripe a otros. Su documental “Pandemic” repitió esta afirmación. La CNN ofrece este supuesto beneficio como la justificación para los mandatos de la vacuna escolar.

Hecho: Sin embargo, en su meta revisión sistemática de 2010 de las publicaciones científicas, los investigadores de Cochrane no encontraron “ninguna evidencia de que las vacunas prevengan la transmisión viral o las complicaciones”.

Aún más preocupante, un estudio del 18 de enero de 2018,en el Journal of the Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS, encontró que la vacunación antigripal en realidad aumento de la transmisión del virus, y las personas vacunadas arrojaron más de seis veces más virus en aerosol en el aliento que los individuos no vacunados.

A esos científicos no les sorprendió del todo este hallazgo que explicaba que “ciertos tipos de inmunidad previa”, en este caso, el tipo de inmunidad conferida por la vacuna en contraposición a la inmunidad adquirida naturalmente “promueven la inflamación pulmonar, el cierre de las vías respiratorias y la generación de aerosoles”. Concluyen que,“Si se confirma, esta observación, junto con la literatura reciente que sugiere una protección reducida con la vacunación anual,tendría implicaciones para las recomendaciones y políticas de vacunación contra la gripe”.

4. Afirmación de la CNN: La CNN repite con frecuencia repite el consejo de los CDC de que los niños deben vacunarse contra la gripe, la cual tú aseguras a la audiencia de la CNN que se ha demostrado que es segura.

Realidad: Una revisión del grupo Cochrane de 2012en la que se examinaron los estudios de vacunación antigripal en niños sanos no encontró MMestudios de seguridad en niños menores de dos añosy declaró que esos estudios de seguridad eran “necesarios con urgencia”

Cada prospecto de vacuna contra la gripe contiene advertencias sobre la falta de estudios de seguridad en mujeres embarazadas y madres lactantes.

5. Afirmación de la CNN :La CNN también promueve la recomendación de los CDC de que todas las mujeres embarazadas reciban una vacuna contra la gripe.

Realidad: Los CDC recomiendan la vacuna contra la gripe para mujeres embarazadas a pesar de que cada prospecto de vacuna antigripal contiene advertencias sobre la falta de estudios de seguridad en mujeres embarazadas y madres lactantes.

La recomendación actual de los CDC de que todas las mujeres embarazadas reciban vacunas contra la gripe es una propuesta peligrosa según el profesor del Instituto de Tecnología de California Paul Patterson, un neurocientífico cuya investigación ha incluido activación inmunitaria durante el embarazo. En su investigación, el Dr. Patterson informó que cualquier activación inmunitaria durante el embarazo, ya sea por una infección o por una vacuna, puede causar daños en el cerebro fetal en desarrollo y un mayor riesgo de autismo.

En 2008, Scientific American Mind citó a Patterson criticando la política de los CDC de administrar vacunas contra la gripe durante el embarazo. “No creo que hayan considerado este riesgo”, dijo. “De hecho, sé que no han considerado este riesgo.” Patterson elaboró: “Si te lo tomas en serio y vacunas a todo el mundo, ¿qué va a pasar? Los investigadores aún no pueden predecir la frecuencia con la que una respuesta inmunitaria prenatal podría provocar daño cerebral fetal, pero incluso si ocurre menos del 1 por ciento de las veces, la vacunación de toda una población de mujeres embarazadas podría afectar a miles de niños”.

Una investigación de Goldman en 2013 documentó un aumento de 11 veces en los informes de pérdida fetal después de la temporada de gripe pandémica 2009-2010 cuando las mujeres embarazadas recibieron dos vacunas contra la gripe durante el embarazo, la vacuna contra la gripe estacional y la vacuna H1N1.

En un estudio publicado en el British Medical Journal en 2014, Giuseppe Traversa y sus colegas evaluaron los resultados maternos, fetales y neonatales de las mujeres que recibieron la vacuna contra la gripe A/H1N1. Los resultados de más de 86.000 embarazos revelaron que las mujeres vacunadas tenían tasas significativamente más altas de diabetes gestacional y eclampsia. La eclampsia es el desarrollo de convulsiones en una mujer con toxemia grave, una afección caracterizada por presión arterial alta y pérdida de proteínas en la orina. La eclampsia es mortal en el 2 por ciento de las mujeres y puede dar lugar a problemas de salud a largo plazo entre las que sobreviven. Las complicaciones fetales, como el daño neurológico y la muerte, también son comunes. Tanto la diabetes gestacional como la eclampsia están relacionadas con la inflamación y la desregulación inmunitaria, lo que hace que la conexión con la estimulación inmunológica de la vacuna contra la gripe sea muy plausible.

Una revisión de Cochrane de 2014 encontró que el número de pruebas aleatorias controladas con placebo que examinaron la seguridad y eficacia de vacunar a mujeres embarazadas eracero.. La revisión independiente afirma: “La única evidencia disponible proviene de estudios observacionales con modesta calidad metodológica. Sobre esta base, la vacunación muestra efectos muy limitados”.

Un estudio de 2016 por Chambers et al. encontró un riesgo moderadamente elevado de defectos congénitos entre los niños nacidos de madres que recibieron una vacuna contra la gripe durante las temporadas de gripe 2010-2014.

Un estudio de los CDC de 2017 vincula el aborto espontáneo con las vacunas contra la gripe, particularmente en el primer trimestre. Las mujeres embarazadas vacunadas en las temporadas de gripe 2010/2011 y 2011/2012 tenían dos veces más probabilidades de tener un aborto espontáneo dentro de los 28 días posteriores a la recepción de la vacuna. Entre las mujeres que habían recibido la vacuna H1N1 en la temporada anterior de gripe, las probabilidades de tener un aborto espontáneo en un plazo de 28 días fueron 7,7 veces mayores que entre las mujeres que no recibieron una vacuna contra la gripe durante su embarazo.

Otro estudio publicado en 2017 encontró un riesgo elevado de trastornos del espectro autista en niños cuyas madres recibieron una vacuna contra la gripe durante el primer trimestre. Está documentado que la administración de vacunas contra la gripe causa una respuesta inflamatoria en mujeres embarazadas. Investigaciones recientes encontraron que la inflamación durante el embarazo está asociada con el desarrollo de trastornos del espectro autista.

Uno de los estudios más grandes realizado hasta la fecha fue realizado en 2004 por científicos de los CDC del grupo de trabajo Vaccine Safety Datalink en aproximadamente 50.000 mujeres embarazadas durante cinco temporadas de gripe. Los investigadores no encontraron diferencias en el riesgo de desarrollar gripe o enfermedades similares entre las que recibieron la vacuna antigripal durante el embarazo y las que no. Los ingresos hospitalarios por gripe o neumonía entre las mujeres de la población del estudio fueron bastante raros y ninguna mujer murió de enfermedades respiratorias durante el embarazo.

Un artículo de 2019 de Alberto Donzelli en Vacunación Human Vaccination & Immunotherapeutics,hace lapregunta, “¿Vacunacióncontra la gripe para todas las mujeres embarazadas?” y argumenta: “Hasta ahora la evidencia menos sesgada no lo favorece”. Donelli descubrió que las recomendaciones de salud pública sobre las vacunas contra la gripe durante el embarazo habían sobreestimado sistemáticamente “la eficacia y seguridad de la vacuna”, y que la ciencia publicada mostraba “un exceso de efectos adversos locales y una tendencia a los eventos adversos graves con una protección incierta o muy limitada contra la gripe”. Donzelli observa que los ensayos de vacunas contra la gripe en África y Asia han demostrado que hay un exceso de infecciones y muertes de bebés asociadas con las vacunas contra la gripe durante el embarazo.

Es más, aproximadamente 1/3 de las vacunas antigripales estadounidenses todavía contienen dosis de bolo de timerosal, un conservante a base de mercurio. Tanto la ficha de datos de seguridad de los materiales (MSDS) y la etiqueta del timerosal desaconsejan su uso durante el embarazo, señalando que nunca ha demostrado que el timerosal sea seguro y que causa mutaciones en mamíferos. El timerosal está reconocido como un tóxico para la reproducción en el estado de California. A continuación se describe una revisión por la Agencia de Protección del Medio Ambiente de California con respecto al uso del timerosal en lo que respecta a la Proposición 65 en California.

En 2001, el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales de Ciencias revisó la seguridad del timerosal en las vacunas. El Comité recomendó que “las sociedades profesionales y los organismos gubernamentales apropiados consideren plenamente la eliminación del timerosal de las vacunas administradas a lactantes, niños o mujeres embarazadas en los Estados Unidos”. Los CDC no han cumplido esa recomendación a pesar de que fueron ellos los que convocaron la revisión del timerosal por parte de la OIM.

Aunque la tasa de vacunación de las personas mayores había aumentado hasta en un 67 por ciento de 1989 a 1997, no había pruebas de que la vacunación redujera hospitalizaciones o muertes. Por el contrario, las tasas de mortalidad y hospitalización siguieron aumentando en lugar de disminuir.

6. Afirmación de la CNN: La CNN insta a las personas mayores a recibir sus vacunas contra la gripe. Los CDC atribuyen a la vacuna una reducción drástica de las muertes relacionadas con la gripe entre los ancianos.

Hecho: La comunidad científica ha desacreditado completamente las afirmaciones de los CDC de que la vacuna contra la gripe reduce la muerte entre las personas de la tercera edad.

Investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) ridiculizan las afirmaciones de mortalidad de los CDC en un estudio publicado en abril de 2005 en Archives of Internal Medicine (ahora JAMA Internal Medicine). Esos investigadores de los NIH señalaron que, a pesar de un aumento espectacular de la cobertura de vacunación entre las personas de 65 años o más, de un 20 por ciento como máximo antes de 1980 al 65 por ciento en 2001, las tasas de mortalidad por neumonía y gripe“aumentaron sustancialmente durante este período”.

El autor principal del estudio de 2005 de los NIH, Lone Simonsen, también fue coautor con W. Paul Glezen de un comentario de 2006 en el International Journal of Epidemiology que reiteró los problemas con las afirmaciones de los CDC. “Aunque la tasa de vacunación de las personas mayores había aumentado hasta en un 67 por ciento de 1989 a 1997, no había pruebas de que la vacunación redujera hospitalizaciones o muertes. Por el contrario, “las tasas de mortalidad y hospitalización continuaron aumentando en lugar de disminuir”.

Los autores del estudio de 2005 de los NIH comentaron que este resultado era “sorprendente” ya que la vacunación debía ser “altamente eficaz para reducir la mortalidad relacionada con la gripe”, una suposición subyacente a la política de los CDC que “nunca se ha estudiado en ensayos clínicos”.

De manera similar, una revisión de 2008 en Virology Journal, observa que, contrariamente a las afirmaciones de los CDC de un gran efecto beneficioso sobre la mortalidad,“las tasas de mortalidad y hospitalización por la gripe para los estadounidenses mayores aumentaron significativamente en los años 80 y 90, durante el mismo tiempo que las tasas de vacunación contra la gripe para los estadounidenses de edad avanzada aumentaron drásticamente”.

En un comentario de BMJ de 2013,el Dr. Doshi preguntó, “¿Qué evidencia hay de que las vacunas antigripales reduzcan las muertes de personas mayores, la razón por la que se creó originalmente la medida política? Prácticamente ninguno…” Esto significa que las vacunas antigripales están aprobadas para su uso en personas mayores a pesar de que no hay ensayos clínicos que demuestren una reducción de los resultados graves.”

“Quizás vez lo más desconcertante”,agregó Doshi, “es la falta de interés de los funcionarios en la ausencia de pruebas de buena calidad.”

7. Afirmación de la CNN: Tú informas frecuentemente a la audiencia de la CNN que “la vacuna contra la gripe es segura, y los efectos secundarios significativos son muy raros”.

Hecho: Es imposible determinar las tasas reales de lesiones, ya que las vacunas contra la gripe están exentas de los estudios con placebo previos y posteriores a la comercialización que son requeridos para otros medicamentos, y porque el sistema de vigilancia posterior a la comercialización del HHS, el Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas (VAERSpor sus siglas en inglés), [VAERS]captura “menos del 1% de las lesiones por vacunas” según unEstudio financiado por el HHS. No obstante, algunas mediciones alarmantes deberían hacer que te parases a pensar antes de ofrecer estas garantías a millones de espectadores; las vacunas contra la gripe representan casi la cuarta parte de los pagos por lesiones del Fondo de Compensación por Lesiones por Vacunas(VICA por sus siglas en inglés) El Tribunal de Vacunas ha pagado casi 1.000 millones de dólares por lesiones y muertes causadas por vacunas contra la gripe.

La vacuna de GSK, Flulaval enumera, en los prospectos del fabricante, más de 45 enfermedades crónicas y reacciones adversas que la FDA cree que pueden estar vinculadas a la vacuna. Estas incluyen un amplio menú de enfermedades del sistema inmunológico, alérgicas, musculoesqueléticas, psiquiátricas, respiratorias, cutáneas, vasculares y neurológicas, que incluyen convulsiones, parálisis y síncope.

Los datos australianos vinculan la vacuna antigripal durante la temporada de gripe 2009-2010 con riesgo de tener convulsiones febriles para 1 de cada 110 niños. La vacuna antigripal H1N1 pandémica en Europa se asoció con un riesgo de 1 en 55.000 de desarrollar narcolepsia. Los CDC reconocen que la vacuna contra la gripe Pandemrix está asociada con un“mayor riesgo de narcolepsia”.

Un metanálisis de 2015 publicado en la revista Vaccine ha reconocido “una relación pequeña pero estadísticamente significativa entre las vacunas antigripales, en particular las pandémicas, y el Síndrome de Guillen-Barré (GBS)”.

Un estudio de 2004 en el Journal of the American Medical Association, JAMA, señaló que el SGB era “la afección neurológica más frecuente notificada al Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS) después de la vacunación contra la gripe”.

El metanálisis de Cochrane de 2010 reprochó que los estudios posteriores a la mortalidad encontraron que una asociación estadísticamente significativa entre la vacuna antigripal y el SGB“demuestra el peligro de iniciar una gran campaña de vacunación sin una evaluación adecuada de los daños”.

… la vacuna contra la gripe aumenta los riesgos del coronavirus en un 36%.

8. Afirmación de CNN: El 5 de marzo de 2020, tú y Anderson Cooper hicieron un segmento de “Town Hall”, llamado “Corona Facts and Fears” (Hechos y miedos del coronavirus”), en el que instaste fervientemente a los oyentes a vacunarse contra la gripe como la mejor manera de mantenerse saludables durante la pandemia de coronavirus. Según Anderson, “Si usted está preocupado por el coronavirus, debería vacunarse contra la gripe”.

Hecho: Sin embargo, el único estudio que hemos podido encontrar evaluando las vacunas contra la gripe y el coronavirus es un estudio del Pentágono estadounidense de enero de 2020 que encontró que la vacuna contra la gripe AUMENTA los riesgos del coronavirus en un 36%. “Recibir la vacuna contra la gripe puede aumentar el riesgo de otros virus respiratorios, un fenómeno conocido como “interferencia de virus” … la interferencia de virus ‘derivada de la vacuna’ se asoció significativamente con el coronavirus… “

Muchos estudios sugieren que la vacuna contra la gripe aumenta la vulnerabilidad tanto a las infecciones por gripe como al 85% -93% restante de las infecciones respiratorias no relacionadas con la gripe.

9. Afirmación de la CNN: Sanjay, he visto tu video asegurando al público que recibir la vacuna contra la gripe no puede aumentar las posibilidades de contraer la gripe.

Hecho: Si bien esa afirmación cuenta con el escaso apoyo de un número muy pequeño de estudios, el peso abrumador de la investigación científica publicada sugiere que recibir una vacuna anual contra la gripe puede aumentar el riesgo de contraer gripe y enfermedades similares a la gripe.

Sólo entre el 7 y el 15 por ciento de las que se denominan“enfermedades similaresa la gripe” son realmente causadas por virus de la gripe. Muchos estudios sugieren que la vacuna contra la gripe aumenta la vulnerabilidad a ambas infecciones por gripe y el 85% -93% restante de las infecciones respiratorias no relacionadas con la gripe.

Un estudio de 2011 sobre niños australianos sanos publicado en el Pediatric Infectious Disease Journal encontró que las vacunas contra la gripe estacionales aumentan el riesgo de gripe en un 73% y duplican el riesgo de infecciones respiratorias no relacionadas con la gripe.

Del mismo modo, otra ensayo clínico controlado aleatorio de 2012publicada en Clinical Infectious Diseases encontró que los niños vacunados con gripe no tenían un riesgo significativo de gripe y también un mayor riesgo de infección por virus distintos al de la gripe.

Además, la vacuna contra la gripe agota la capacidad de combatir futuras infecciones de gripe. En abril de 2010, un estudio (por Skowronek, et al) publicado en la revista PLoS Medicine informó del hallazgo”inesperado” de cuatro estudios epidemiológicosen Canadá de que la recepción de la vacuna antigripal para la temporada 2008-2009, si bien aparentemente fue eficaz en la reducción del riesgo de enfermedad debido a la gripe estacional, se asoció con una mayor riesgo de enfermedad debido a la gripe pandémica A (H1N1) ““virus de la gripe porcina”durante la primavera y el verano de 2009. Los científicos sugirieron que este hallazgo podría deberse a la diferencia en el modo en que la vacuna afecta al sistema inmunitario en comparación con la infección natural.

Bajo esta hipótesis, la vacunación repetida“bloquea eficazmente la inmunidad más robusta, compleja y de protección cruzada que ofrece la infección previa”.

Cuando las personas no vacunadas se infectan con el virus de la gripe estacional, a menudo desarrollan una sólida inmunidad transmitida por células que no sólo protege contra esa cepa del virus, sino que también aporta protección cruzada contra otras cepas.

Las personas que han recibido anualmente la vacuna contra la gripe, por otro lado, “pueden haber perdido múltiples oportunidades de lograr esa inmunidad cruzada inducida por infecciones”. Esto se debe a que la vacuna está diseñada para estimular una fuerte respuesta de anticuerpos, o inmunidad humoral, pero no confiere el mismo tipo de inmunidad robusta mediada por células que la infección natural.

Los investigadores de los NIH en su estudio de 2005 también reconocieron la eficacia superior de la inmunidad adquirida de forma natural para reducir la mortalidad, señalando que las personas de la tercera edad que contrajeron la infección por pandemia de gripe H3N2 demostraron una inmunidad sólida en las temporadas de gripe posteriores en comparación con los individuos vacunados. La marcada disminución de las muertes relacionadas con la gripe entre las personas de 65 a 74 años de edad en los años inmediatamente posteriores a la pandemia de gripe de 1968probablemente se debió a la adquisición de inmunidad natural a estos virus (a partir de infecciones naturales).

Otro estudio publicado en 2011 en el Journal of Virology confirmó que la vacunación anual contra la gripe dificulta el desarrollo de una inmunidad sólida mediada por células. La vacunación anual contra la gripe, concluyeron los autores, “puede hacer que los niños pequeños que no hayan sido infectados previamente con un virus de la gripe sean más susceptibles a la infección por un virus de gripe pandémica de un subtipo novedoso”.

Un estudio de los CDC de 2018 encontró que hubo un aumento de las infecciones respiratorias agudas causadas por patógenos respiratorios no-influenza después de la vacunación antigripal en comparación con los niños no vacunados durante el mismo período. Los autores recomendaron que los posibles mecanismos para esta asociación justifican que se realice más investigación.

Si bien la mayoría de los estudios han analizado sólo una o dos temporadas de gripe, un estudio financiado por los CDC publicado en septiembre de 2014 en Enfermedades Infecciosas Clínicas consideró los efectos a largo plazo de repeticionesde la vacunación anual examinando los cinco años de datos de vacunación.

Los investigadores de los CDC encontraron que cuantas más veces se había vacunado a las personas en años anteriores, menos eficaz es la vacuna para prevenir el virus H3N2 dominante de la temporada más reciente.

Como dijeron, “laprotección inducida por vacunas fue mayor para las personas no vacunadas durante los 5 años anteriores”.

Esencialmente, el sistema inmunológico recuerda la infección original y pone en marcha una defensa rápida contra ella, a expensas de desarrollar una nueva pero más apropiada respuesta específica para la cepa que actualmente le infecta.

Los científicos de los CDC advirtieron que sus datos“plantean preguntas pertinentes sobre la posible interferencia de la vacunación anual repetida contra la gripe y la posible protección residual de la vacunación de temporada anterior”; los autores pidieron más estudios.

10. Afirmación de la CNN: Una observación final sobre una vacuna diferente; en la promoción regular de la CNN de vacunas contra el sarampión, la CNN y Sanjay afirman con frecuencia que las muertes naturales por sarampión son de 1 a 2 por cada 1000. Esas estimaciones parecen calculadas para asustar a la gente para y hacer que se pongan la vacuna contra el sarampión y para impulsar los mandatos de la triple vírica (MMR por sus siglas en inglés).

Hecho: Los datos de mortalidad y morbilidad de los CDC de 1963 muestran que antes de la introducción de la vacuna contra el sarampión, las mejoras en nutrición e higiene ya habían reducido la mortalidad por sarampión en estados Unidos a 400 por año, lo que significa una proporción de población de 1/500.000 y una proporción de casos de muerte de 1 de cada 10.000aproximadamente el mismo riesgo que de morir porque te caigaun rayo. e La mayoría de esas muertes se produjeron entre niños desnutridos,muchos de los cuales padecían discapacidad intelectual. La mejor evidencia sugiere que las muertes por sarampión habrían seguido disminuyendo con la introducción de cupones de alimentos, el “Programa especial de nutrición suplementaria para mujeres, bebés y niños” (W.I.C), y otros programas nutricionales infantiles aprobados durante la Guerra contra la Pobreza después de 1964 para aliviar el hambre en las comunidades empobrecidas.

 

Conclusión

En su metanálisis de 2010, los investigadores de Cochrane acusaron a los CDC de tergiversar deliberadamente la investigación científica para apoyar su recomendación de vacunación universal contra la gripe.. No obstante, la CNN transmite continuamente los dictámenes de los CDC como si fueran el evangelio e, irónicamente, ridiculiza a aquellos de nosotros que realmente leemos la investigación científica llamándonos“proveedores de ‘desinformación de vacunas'”.

Múltiples investigaciones federales exhaustivas y declaraciones de denunciantes han documentado la relación corrupta entre la Subdivisión de Vacunas de los CDC y los cuatro fabricantes de vacunas: Merck, Pfizer, Sanofi y GSK. Estos incluyen un Informe de 2000 del Comité de Supervisión del Gobierno del Congreso de los Estados Unidos, un informe de 2009 del Inspector General Federal del HHS,una Carta de 2014 de David Wright,Director de la Oficina de Integridad de Investigación de HHS, y una Carta de 2011 a Carmen S. Villar, jefa de personal de Tom Frieden, de una organización de científicos de los CDC que se hace llamar “SPIDER”.

En 2014, el científico senior de seguridad de vacunas de los CDC, el Dr. William Thompson, un veterano de los CDC de 17 años que continúa trabajando para los CDC, confesó en una serie de declaraciones y declaraciones públicas y privadas, que su sus jefes de los CDC en la Subdivisión de Inmunización de los CDC le habían ordenado sistemáticamente a él y a otros investigadores que destruyeran los datos y falsificaran los resultados del estudio para ocultar la investigación de los CDC que vinculaba las vacunas con la epidemia explosiva de enfermedades crónicas infantiles, incluido el autismo. ¿No amplía la abundante evidencia de corrupción que existe en las agencias federales de salud la obligación de la CNN de tratar las declaraciones del gobierno con escepticismo?

[The CDC] [Los CDC] recalcaron que era especialmente importante inspirar “preocupación, ansiedad y angustia” entre los adultos jóvenes y sanos que no consideran la gripe con suficiente temor.

En un taller de 2004 para el Instituto de Medicina, los CDC dieron a conocer un plan de miedo y engaño para las campañas anuales de la agencia empleando una presentación por PowerPoint titulada “Receta para fomentar el interés público y la alta demanda devacunas“. El relaciones públicas Glen Nowak, interno de los CDC, explicó que era necesario utilizar el marketing del miedo para vender vacunas. La campaña de los CDC pedía alentar a los expertos médicos de televisión (como Sanjay y Elizabeth Cohen) a manifestar“preocupación y alarma” sobre la temporada de gripe “y predecir resultados terribles” para ella. Con la intención de inspirar el terror necesario, los CDC planearon alentar a sus periodistas domesticados a describir cada temporada como “muy severa”,“más severa que la del año pasado o años pasados”,y“mortal”. Los críticos de prensa de los CDC enfatizaron que era especialmente importante inspirar“preocupación, ansiedad y angustia”entre los adultos jóvenes y sanos que no consideran la gripe con suficiente temor.

Como los CDC afirmaron sin rodeos,“la alfabetización en salud es un problema creciente”. En otras palabras, los CDC consideran que es un problema que la gente esté haciendo cada vez más su propia investigación y se vuelva más hábil en educarse a sí misma sobre cuestiones relacionadas con la salud; ¿por qué? Porque las personas que hacen su propia investigación, leen la ciencia y toman decisiones informadas en lugar de seguir ciegamente las recomendaciones de los CDC son menos propensas a vacunarse contra la gripe..

Las compañías farmacéuticas“, observa el Dr. Doshi”,han sabido desde hace mucho tiempo que para vender algunos productos, primero tendrían que venderle a la gente la enfermedad.” Sólo que, en el caso de la vacuna antigripal, Doshi añade,“los vendedores son funcionarios de salud pública”. Estos funcionarios de salud pública, a su vez, han transformado a periodistas y médicos de televisión en los que confiábamos en representantes de marketing farmacéutico.

A CNN le gusta presentar las campañas anuales de vacunas contra la gripe de los CDC como un importante ritual de salud pública. La ciencia revisada por pares expone las campañas de los CDC como un proyecto de propaganda mercantil que es costoso y puede estar dañando la salud pública. La CNN puede culpar a los funcionarios de los CDC como la fuente de su “desinformación de vacunas”. Pero este es un gesto débil.“La gente en el poder miente“, me dijo mi padre una vez. La función del periodismo es aplicar el escrutinio y el escepticismo a las declaraciones de funcionarios gubernamentales y empresas poderosas.

Finalmente, Sanjay, tú y Anderson Cooper a menudo comentan con consternación la tragedia monumental, para nuestra democracia, que supone tener un presidente que habitualmente miente. Pero los presidentes van y vienen; la tragedia más duradera, posiblemente, es que no podemos confiar en que nuestros medios de comunicación nos digan la verdad sobre cuestiones vitales de salud cuando están en juego los dólares de publicidad. Te rascas la cabeza y te preguntas cómo todos esos partidarios de Trump no comparten tu indignación por la deshonestidad del presidente Trump. Una respuesta es que lo hacen porque están desanimados al tener medios de comunicación que una vez fueron fiables y que también han sentado el precedente de mentir y violar rutinariamente la confianza pública, hiriendo en el proceso nuestra democracia, a la fe en instituciones públicas críticas y a la salud de nuestros hijos.

Sinceramente

Robert F. Kennedy Jr
Presidente, Defensa de la Salud infantil

P.S. Como recordatorio, aquí hay un programa de 60 minutos de hace más de 30 años. Así era el periodismo antes de que las grandes farmacéuticas (Pharma) compraran los medios.

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.