La contaminación del aire causó el ataque de asma que mató a Ella Adoo-Kissi-Debrah, de 9 años, en 2013, un forense de Londres dijo el miércoles.

La resolución histórica, que admite que “la exposición a la contaminación atmosférica excesiva“fue un “factor significativo que contribuyó” a la muerte de Adoo-Kissi-Debrah, es la primera vez que una muerte en Gran Bretaña se atribuye a la contaminación del aire, y los expertos legales dicen que podría abrir la puerta a una ola de demandas por parte de las víctimas de la contaminación y empujar al gobierno británico a tomar medidas enérgicas sobre la contaminación del aire.

Ella Adoo-Kissi-Debrah, que era negra, vivía cerca de una importante carretera circular en el sureste de Londres, y su muerte es una clara ilustración de los vínculos entre el racismo y la contaminación ambiental.

“Nos enfrentamos al mismo problema en Gran Bretaña que en los Estados Unidos: los que producen menos contaminación son los que sufren una mayor exposición”, Jonathan Grigg, profesor de pediatría especializado en medicina respiratoria y ambiental en la Queen Mary University de Londres, dijo al New York Times.

Ella fue hospitalizada casi 30 veces en menos de tres años, pero a su madre nunca se le habló de los riesgos que representaba la contaminación del aire para la salud de su hija.

“Hoy fue un caso histórico, una pelea de 7 años ha dado lugar a que la contaminación del aire sea reconocida en el certificado de defunción de Ella. Esperemos que esto signifique salvar la vida de muchos más niños”, Rosamund Adoo-Kissi-Debrah, la madre de Ella, escribió en Twitter.

Publicado originalmente por Climate Nexus.