Protestas populares en la calle y en Internet contra el “Elimperio alimentario corporativo global” saludó la apertura de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU (SSA de la ONU), ya que la Cumbre Mundial de los Pueblos (GPS) sobre Sistemas Alimentarios lanzó un Día de Acción Global en el tercer y último día de su contra-cumbre a la SSA de la ONU que se desarrolla virtualmente y en Nueva York.

La Liga Internacional de Lucha de los Pueblos (ILPS), la Alianza Internacional de Mujeres y la Alianza Internacional de Migrantes protestaron frente a la sede de la ONU en Nueva York para denunciar la captura corporativa de la ONU y el “imperio alimentario corporativo global” liderado por las corporaciones transnacionales agroquímicas, alimentarias y agroindustriales y el multimillonario Bill Gates.

Los movimientos populares y la sociedad civil critican el SFS de la ONU por considerarlo una plataforma para consolidar el control corporativo sobre la alimentación y la agricultura y perpetuar los sistemas alimentarios neoliberales que han causado estragos en la vida de los pequeños productores de alimentos, especialmente del Sur Global, que suministran el 80% de los alimentos del mundo.

“Estamos aquí para llevar las demandas de los pueblos del Sur Global por sistemas alimentarios justos, equitativos, saludables y sostenibles a las puertas de los responsables hacedores de políticas del mundo. Durante más de un año, la ONU ha ignorado los llamados del pueblo para que rompa sus vínculos con el Foro Económico Mundial.

“En cambio, ha colaborado cada vez más estrechamente con la élite mundial y ha adoptado los marcos políticos para servir a los intereses corporativos. Estamos aquí para decir ¡basta! La gente resistirá este camino hacia una mayor destrucción de nuestra supervivencia, nuestra salud, nuestras culturas y el planeta”, afirmó Nina Macapinlac, coordinadora de ILPS en Norteamérica.

En Yakarta, ocho activistas fueron arrestados mientras se manifestaban en huelga frente al palacio presidencial. Encabezados por el Front Perjuangan Rakyat (FPR), Aliansi Gerakan Reforma Agraria e ILPS Indonesia, los manifestantes, desde de trabajadores, campesinos, jóvenes y población urbana desfavorecida, denunciaron las políticas que agravan el hambre en medio de la pandemia del COVID-19.

“El gobierno Indonesio debe responsabilizarse de que haya alimentos suficientes y accesibles en pueblos y ciudades, de apoyar la producción de los campesinos y de precios justos. El gobierno debe detener la construcción del Polígono Alimentario para cumplir con el suministro nacional de alimentos. Nuestros alimentos deben ser producidos por nuestros campesinos y no por empresas extranjeras”, afirmó Dimas Symphati, secretario general del FPR.

Symphati fue uno de los activistas detenidos, junto con Kurniawan Sabar, director ejecutivo del grupo de investigación popular INDIES y miembro del consejo directivo de la Coalición Popular por la Soberanía Alimentaria (PCFS)-Asia. Los activistas siguen detenidos en el departamento de policía central de Yakarta.

Según el coordinador del FPR, Rudi HB Daman, este arresto es un ejemplo primordial de cómo las relaciones de poder están en juego cuando se trata de sistemas alimentarios. “¿Cómo se nos asegura que el SFS de la ONU escuchará nuestras demandas cuando la represión política, como esta misma experiencia, ni siquiera es discutida como un problema en nuestros sistemas alimentarios actuales?”, dijo.

“Hacemos una petición al gobierno Indonesio para que libere inmediatamente a los activistas que no hacían más que ejercer su derecho a la libertad de expresión y de reunión. Protestamos precisamente este tipo de supresión de la voluntad popular. El mundo está observando. Esperamos que las autoridades Indonesias se den cuenta de que arrestar a personas por unirse a una acción global para reivindicar el derecho de la gente a su alimentación y al desarrollo en medio del empeoramiento del hambre sólo les acarreará condena y vergüenza”, declaró Razan Zuayter, copresidente mundial del PCFS, en nombre del Comité Organizador del GPS.

En Filipinas, las comunidades pesqueras encabezadas por Pamalakaya (Federación Nacional de Organizaciones de Pequeños Pescadores de Filipinas) celebraron una protesta a muerte frente al Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales contra la inminente demolición de las granjas de mejillones de los pequeños pescadores en la provincia de Cavite.

“Si hemos de transformar los sistemas alimentarios en beneficio de los productores de alimentos, el SFS de la ONU debe abordar la cuestión del acaparamiento de tierras y recursos por parte de las grandes empresas. Debe ponerse fin a gobiernos como el de Duterte, que se empeñan en destruir las fuentes de alimentos y los medios de vida en nombre del lucro”, dijo Ronnel Arambulo, portavoz de Pamalakaya.

Grupos internacionales que respaldan el GPS y con sedes en Filipinas también se unieron a la protesta.

Según Beverly Longid, coordinadora mundial del Movimiento Internacional de los Pueblos Indígenas por la Autodeterminación y la Liberación, “el papel de la Cumbre Mundial de los Pueblos es abordar el problema central de los ataques neoliberales al derecho de los pueblos a la alimentación y a producir alimentos. En el GPS creemos que sólo los agricultores, y no las empresas, tienen el poder de cambiar realmente nuestros sistemas alimentarios. Los hambrientos y marginados tienen hambre de cambio!”

El 22 de septiembre también se celebraron Cumbres Nacionales de Sistemas Alimentarios Populares en Pakistán, Malasia, Sri Lanka e Indonesia, en las que se plantearon demandas y planes de acción para una transformación radical de los sistemas alimentarios.

“La UNFSS está reforzando el control corporativo sobre la alimentación y la agricultura a través de la promoción de políticas neoliberales y falsas soluciones (por ejemplo, la fortificación de los alimentos, la modificación genética, sistemas de producción de carne industrial, la producción de alimentos monoculturales) al cambio climático, el hambre y la desnutrición.

Estos enfoques motivados por los corporativos están marginando, criminalizando y acaparando el conocimiento indígena, así como erosionando la biodiversidad”, afirmó Wali Haider, de la Coalición Campesina de Asia.

Mientras tanto, el Foro de Mujeres de Tamil Nadu organizó movilizaciones comunitarias y un festival de alimentos a base de mijo orgánico dirigido por mujeres dalit en Tamil Nadu (India). En Svay Rieng (Camboya), la Coalición de la Comunidad de Agricultores de Camboya organizó movilizaciones de agricultores en las aldeas.

Cientos de personas de todo el mundo participaron en los eventos paralelos de la Cumbre Mundial de los Pueblos en línea, en los que se debatió sobre la soberanía alimentaria de los pueblos, la agroecología dirigida por las personas y la localización de los sistemas alimentarios como uno de los pilares de la transformación de los sistemas alimentarios.

Ciudadanos de todo el mundo también están participando en una manifestación en las redes sociales utilizando los hashtags #OurFoodSystems y #Hungry4Change

En la sesión de clausura del GPS, los representantes de los movimientos populares de África, Asia, América Latina y el Caribe y Asia Occidental y África del Norte presentarán los planes de acción extraídos de los eventos temáticos, regionales, sectoriales y nacionales celebrados desde principios de este año.

También se adoptará una Declaración Popular para la transformación radical de los sistemas alimentarios.

Publicado originalmente por Sustainable Pulse.