En una nueva encuesta en línea realizada por John Zogby Strategies, el 32% de los encuestados dijo que cree que el Dr. Anthony Fauci tiene”en consideración el logro de grandes beneficos para la industria farmacéutica“, no la salud de los ciudadanos.

Entre tres grupos específicos, el porcentaje era aún mayor: los jóvenes de 18 a 29 años (41%), los hispanos (42%) y los negros (38%).

Entre el 14 de diciembre de 2020 y el 26 de marzo de 2021, se notificaron al Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (‘Vaccine Adverse Events Reporting System’, VAERS por sus siglas en inglés) 50.861 lesiones, incluidas 2.249 muertes, tras la vacunación con vacunas COVID-19. (Las notificaciones de muerte y lesiones al VAERS tras la vacunación no requieren una investigación más profunda para poder establecer una relación causal).

En medio de los llamamientos cada vez más frecuentes de los funcionarios del gobierno para que toda la población estadounidense se vacune contra el COVID, la encuesta también preguntó a los participantes su opinión sobre la inmunidad legal concedida por el Congreso a los fabricantes de vacunas que les protege de las demandas relacionadas con las muertes y lesiones que se producen tras la vacunación.

El escudo de responsabilidad, único en el sistema de libre mercado de Estados Unidos que, por lo demás, apoya la ley de responsabilidad de productos, fue establecido por el Congreso en virtud de la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas en la Infancia de 1986, y reforzado por el Congreso en febrero de 2020, con una enmienda a la Ley de Preparación Pública y de Emergencia (PREP).

Un tercio de los encuestados dijo que los fabricantes de vacunas no deberían tener protección de responsabilidad en caso de que alguien resulte herido o muera como consecuencia de la vacunación, el 39% dijo que sí y el 28% no estaba seguro. Después de volver a formular la pregunta, los que dijeron que creían que los fabricantes no debían tener responsabilidad aumentaron al 39%, una ligera pluralidad.

En cuanto al estado de vacunación, la mayoría de la muestra (59%) declaró no haber recibido la vacuna COVID de autorización de uso de emergencia, frente al 41% que sí lo ha hecho.

La encuesta tiene un margen de error de +/- 3,2 puntos porcentuales.