El número de personas de baja por enfermedad de larga duración en el Reino Unido (RU) ha aumentado en 700.000 desde la primavera de 2021, coincidiendo con el despliegue de las vacunas COVID-19, según el comentarista sanitario John Campbell, Ph.D.

Campbell destacó la tendencia en un vídeo del 21 de marzo, que se centraba en un intercambio en las Cámaras del Parlamento entre los diputados Andrew Bridgen, que planteó la cuestión, y Mel Stride, que desestimó las preocupaciones de Bridgen.

Durante el intercambio, Bridgen dijo que el número de enfermos de larga duración en el Reino Unido había aumentado de 2,1 millones antes de la pandemia a 2,8 millones.

“El enorme aumento comenzó en la primavera de 2021, al mismo tiempo que el despliegue de las vacunas experimentales de uso de emergencia“, dijo Bridgen. “¿O tiene el ministro una explicación alternativa?”

Stride, Secretario de Estado de Trabajo y Pensiones del Reino Unido, cuestionó la exactitud de la declaración de Bridgen, sugiriendo que la trayectoria ascendente de las cifras de enfermedades de larga duración era anterior a la implantación de la vacunación y estaba relacionada con “problemas de salud mental, musculares y óseos”.

“Desde luego, no suscribo la opinión de que la vacunación sea en modo alguno insegura”, dijo Stride.

Campbell expresó su incredulidad ante el hecho de que altos cargos políticos pudieran seguir afirmando que las vacunas COVID-19 son seguras. Criticó el modo en que “redoblan la apuesta” con esta postura, afirmando que “no se imagina lo que va a pasar” cuando finalmente se revele la verdad sobre el nivel de reacciones adversas.

‘Es difícil imaginar’ que el aumento de las enfermedades de larga duración pueda atribuirse a algo que no sean las vacunas

Campbell presentó datos del Equipo de asesoramiento y recuperación (“Health Advisory and Recovery Team”, HART por sus siglas en inglés) del Reino Unido en apoyo de las afirmaciones de Bridgen.

HART está formado por “médicos, científicos, economistas, psicólogos y otros académicos expertos” del Reino Unido que se unieron para compartir preocupaciones sobre las políticas de pandemia.

Los gráficos de HART, basados en los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido, mostraban un espectacular aumento del número de personas económicamente inactivas por enfermedad de larga duración, a partir de los meses de febrero a abril de 2021 en el caso de las mujeres y de abril a junio de 2021 en el de los hombres.

Fuente: Gráficos combinados de HART basados en datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido.

Según HART, “el momento no encaja con el covirus prolongado“, y es “coincidente con el despliegue de las vacunas contra el covirus entre la población en edad laboral. Otros cambios en la salud pública que puedan haber causado este aumento son difíciles de comprender.”

Campbell reconoció que los problemas de salud mental y las lesiones musculoesqueléticas son causas frecuentes de enfermedad de larga duración. Sin embargo, admitió que el momento en que se produjo el aumento sugiere una posible correlación con el despliegue de la vacuna.

El documento del HART también hacía referencia a resultados similares en las tendencias de la discapacidad en Estados Unidos.

“Es justo decir que tenemos una epidemia de insuficiencia cardíaca”

Campbell criticó la decisión de la Oficina de Mejoras y Disparidades Sanitarias (“Office for Health Improvements and Disparities”, OHID por sus siglas en inglés) del Reino Unido de dejar de informar sobre las causas de muerte en el país para 2024.

También señaló que la Oficina de Estadísticas Nacionales cambió la forma en que supervisa el exceso de muertes, lo que redujo drásticamente el aparente exceso de muertes a lo largo de 2023, pero “no hizo ninguna diferencia en absoluto … a la cantidad de personas que murieron y los familiares en duelo”, dijo Campbell.

Señaló, sin embargo, que con el nuevo sistema, “presumiblemente, ahora el Gobierno no sale tan mal parado”.

Campbell cuestionó la falta de transparencia del gobierno y las razones de no querer controlar por qué muere la gente.

Presentó datos de la OHID que muestran el exceso de mortalidad en Inglaterra en varios grupos de edad. Los datos revelaron un aumento de las muertes en el grupo de edad de 0 a 24 años a partir de 2021 y durante 2022 y 2023, y la gran mayoría de estas muertes en los dos últimos años no estaban relacionadas con el COVID-19.

Se observaron patrones similares de exceso de muertes en los grupos de edad de 25-49, 50-64, 65-74, 75-84 y 85+. Campbell expresó su frustración por la falta de datos más detallados por grupos de edad, como categorías separadas para las edades de 0 a 12 años y de 12 a 24 años.

Campbell presentó datos que muestran los cambios en las causas de muerte en Inglaterra desde 2021. Los datos revelaron notables aumentos de las muertes por cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular e insuficiencia cardiaca.

“Creo que es justo decir que tenemos una epidemia de insuficiencia cardiaca“, afirmó.

En cambio, las muertes por otras enfermedades respiratorias disminuyeron, lo que Campbell consideró “bastante difícil de explicar”.

Mientras que las muertes por enfermedad de Alzheimer descendieron ligeramente -probablemente debido al aumento de la mortalidad general-, las muertes por cirrosis hepática mostraron un “enorme aumento”, señaló.

“Significa un hígado cicatrizado, fibrosado, con tejido cicatricial fibroso en su interior, y es el resultado final de cualquier enfermedad inflamatoria crónica”.

“Suficiente para hacerte sospechar”

Campbell expresó su frustración por el tratamiento que el gobierno esá dando a los datos sobre las muertes en exceso y las enfermedades de larga duración.

“Desde este sitio oficial del Gobierno [OHID], el año que viene por estas fechas, no vamos a saber más de lo que sabremos a finales de diciembre de 2023”, dijo Campbell.

También criticó la respuesta de Stride a las preguntas de Bridgen en el Parlamento. “Los ministros siguen negando por completo que haya ningún problema, y… se equivocan, o al menos dan respuestas muy incompletas, y es suficiente para sospechar”.

Campbell dijo que las pruebas presentadas en el vídeo sugieren que hay “preguntas por responder” y se preguntó: “¿Cuánto tiempo puede seguir el gobierno negando este problema?”.

Vea el podcast de John Campbell: