Los defensores de la seguridad de las vacunas rindieron homenaje esta semana a F. Edward Yazbak, pediatra jubilado y crítico declarado del lobby de las vacunas, que falleció el 8 de abril en Cape Cod, Massachusetts.

Yazbak, conocido por sus amigos como “Fou” por su nombre de pila en árabe, Fouad, tenía 89 años.

La presidenta de ‘Children’s Health Defense’ (CHD), Mary Holland, calificó la muerte de Yazbak como una pérdida “terrible”. “Ed fue uno de los primeros e importantes médicos que se pronunció contra los peligros y los excesos del programa de vacunas”, dijo Holland.

El presidente de CHD, Robert F. Kennedy, Jr. dijo que había confiado en la “claridad y el juicio” de Yazbak durante casi dos décadas. “Ed poseía todas las virtudes, integridad, coraje, compasión, diligencia, discriminación y paciencia, las cuales hicieron de él un gran científico, médico y sanador”, dijo Kennedy.

Yazbak escribió extensamente sobre la seguridad de las vacunas, especialmente en relación con la vacuna MMR, o triple vírica, que se administra contra el sarampión, las paperas y la rubéola, y sobre el timerosal. Sus escritos recopilados sobre estas cuestiones son de lectura esencial para cualquiera que intente comprender la historia de nuestra época, sobre todo porque su encanto, a menudo idiosincrásico, nos recuerda que se trata sobre todo de acontecimientos humanos ocultos tras absurdas y brutalistas reivindicaciones institucionales. (Se pueden encontrar más escritos de Yazbak aquí y aquí).

Aunque contaba con publicaciones revisadas por pares, Yazbak solía pensar que era más importante seguir escribiendo que perder el tiempo buscando la aprobación oficial. Sin embargo, sus escritos fueron siempre precisos y meticulosos.

El punto de inflexión en la vida de Yazbak se produjo cuando un nieto resultó dañado por la vacuna triple vírica (MMR por sus siglas en inglés). Yazbak se retiró de la práctica y acompañó a su hija Kathleen, que entonces vivía en Inglaterra, a consultar a Andrew Wakefield, médico, investigador y crítico declarado de la vacuna triple vírica (MMR). Algunas de las experiencias de su hija se incorporaron a “Hear the Silence” (‘Escucha el silencio’), un drama televisivo sobre Wakefield.

Yazbak practicó la pediatría y fue médico de escuela en el norte de Rhode Island durante 34 años. Anteriormente fue director clínico adjunto del Charles V. Chapin Hospital, un hospital especializado en enfermedades infecciosas, y director de pediatría del Woonsocket Hospital de Rhode Island. También fue director pediátrico del Estudio sobre el Desarrollo Infantil, la división de la Universidad de Brown del Estudio de Colaboración NINDB, y miembro asistente del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad.

A partir de 1998, Yazbak se dedicó a investigar las lesiones causadas por las vacunas y el aumento de la incidencia y las causas autoinmunes del autismo regresivo, centrándose en la revacunación materna con virus vivos.

Fue reconocido como testigo experto en autismo, discapacidades pediátricas, lesiones por vacunas y síndrome del bebé sacudido o zarandeado.

Yazbak llevó a cabo un amplio estudio de madres que recibieron repetidas vacunas de virus vivos en la edad adulta y propuso la hipótesis de que la vacunación de virus vivos de las madres justo antes, durante e inmediatamente después del embarazo predispone a sus hijos al autismo. Presentó sus conclusiones en una sesión especial de la Academia Americana de Pediatría en 2001 y ha publicado tres artículos sobre el tema.

De ascendencia maronita libanesa, Yazbak creció en El Cairo, donde su padre era el veterinario del famoso zoo de El Cairo. Siempre fue un católico devoto (aunque su madre era ortodoxa griega) y se había educado en un colegio jesuita. A menudo hablaba con afecto de aquellos años anteriores al conflicto árabe-israelí y al auge del nacionalismo árabe, comentando una vez que vivía en un bloque de apartamentos en el que los residentes eran un tercio cristianos, un tercio musulmanes y un tercio judíos, y que todos “se querían”.

Yazbak amaba a la gente y animaba a muchos. Él y su esposa, Maureen, eran torres de apoyo moral y práctico cuando los tiempos se ponían difíciles. Era ante todo un orgulloso hombre de familia.

Aunque era tanto investigador como académico, de lo que Yazbak estaba más orgulloso era de su trabajo de pediatría comunitaria. Las visitas a su domicilio eran numerosas, y los que pasaban por la casa de los Yazbak con un niño enfermo eran a menudo invitados a cenar.

Con una salud precaria en ese momento, Yazbak quedó devastado por la larga enfermedad y la eventual muerte de Maureen en noviembre de 2019. En enero de 2020, cayó enfermo al intentar asistir al funeral de su más antiguo amigo, el distinguido oftalmólogo Jacob Schinazi. Se conocían desde los 15 años, habiendo llegado juntos desde El Cairo hasta Rhode Island y Cape Cod.

Aunque estuvo postrado en la cama durante su última semana, Yazbak siguió disfrutando de su atardecer en la bahía de Buzzard y sólo pasó unos días en el hospital.