Menu
octubre 05, 2020

Microchips, Nanotecnología y Biosensores Implantados: ¿La Nueva Normal?

Por Pam Long

El personal militar de Estados Unidos aportará los primeros sujetos para participar en ensayos de nanotecnología en la búsqueda de optimizar la salud y para la detección temprana de brotes de enfermedades. Profusa (1) tiene contratos de investigación (2) para sensores biointegrados con el Departamento de Defensa de Estados Unidos y con la Agencia de Proyectos de Investigación de Defensa (3) (DARPA), que están pendientes de la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense a principios de 2021.

La tecnología sanitaria socava la libertad y la privacidad

El video promocional (4) de Profusa muestra cómo el sensor bio integrado permite que un soldado sea rastreado por un equipo remoto usando GPS, además de monitorear biomarcadores en tiempo real, como los niveles de oxígeno y la frecuencia cardíaca. Si bien esta biotecnología se presenta como algo que potencialmente puede salvar la vida de un soldado en el campo de batalla, las implicaciones del rastreo de individuos utilizando GPS es un paso aterrador que lleva hacia un estado de vigilancia entre la población en general. Además, rastrear a personas en etapas de enfermedad solo puede resultar en tiranía médica en manos de cualquier gobierno. El estudio de la gripe (5) de Profusa requiere que los pacientes lleven encima la versión portátil del lector las 24 horas del día, con la recopilación continua de información de biomarcadores en una base de datos, y tiene como objetivo detectar cuatro etapas de la infección: sano, infectado, asintomático y en fase de recuperación. Estas etapas de detección, que son poco fiables, podrían convertirse en el criterio para los diferentes niveles de participación individual en la sociedad, como se experimentó en los insostenibles confinamientos de las masas a nivel estatal a causa del COVID-19.

¿Se puede dar marcha atrás?  ¿Se puede rechazar?

Esta nanotecnología (6) de Profusa tiene tres componentes: un sensor insertado llamado hidrogel, un lector de sensor fluorescente emisor de luz en la superficie de la piel y un componente de software electrónico que transmite a una base de datos en línea. La vacuna SARS-CoV-2 planea incorporar esta tecnología (7) y no hay información sobre cómo se podría eliminar la tecnología, si es que fuera posible. “Pequeños biosensores que se vuelven uno con el cuerpo” podrían implicar un compromiso de por vida.

La investigación en nanotecnología en DARPA es muy polémica y tiene como objetivo crear “súper soldados” con inteligencia artificial que brinde capacidades mejoradas a los humanos, como sentidos intensificados, visión diez veces mayor y fuerza extraordinaria. Según una declaración (8) de DARPA, el programa, conocido como Neural Engineering System Design (Diseño de sistemas de ingeniería neuronal), “tiene como objetivo desarrollar una interfaz neuronal implantable capaz de proporcionar resolución de señal avanzada y ancho de banda de transferencia de datos entre el cerebro y la electrónica”. ¿Estos “superpoderes” y cualquier efecto secundario serían permanentes o limitarían la vida? La página web del programa de DARPA apunta (9) que “las interfaces neuronales más efectivas y de última generación requieren cirugía para implantar electrodos en el cerebro”.

¿Es ético exigir a un soldado que se implante nanotecnología como algo esencial para su misión o para la protección de los efectivos? ¿Puede el personal militar rechazar la nanotecnología incluida en un mandato de vacuna u orden de salud de la cadena de mando? El consentimiento informado y sin coacción es la base de la ética médica.

Vacunas: ¿el caballo de Troya para la adopción mundial de la nanotecnología?

El Instituto de Nanotecnologías para Soldados del MIT y el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los Estados Unidos están investigando el uso de adyuvantes basados ​​en nanotecnología en nuevas vacunas para el ejército contra la malaria, la tuberculosis, el VIH y el Ébola.

Según este documento (10), “el Proyecto 1.6 propone desarrollar dos tecnologías de plataforma que promuevan de manera segura y eficiente las respuestas inmunes en los entornos terapéuticos y de vacunación: adyuvantes anfifílicos dirigidos a los ganglios linfáticos y nanopartículas metálicas recubiertas con ligando anfifílico dirigido al sistema inmunológico. Estos dos enfoques son ideales para dirigir compuestos adyuvantes a tejidos linfoides e inmunomoduladores a células inmunes durante la infección, respectivamente “.

Además de las preocupaciones por las vacunas experimentales para el personal militar, es probable que los civiles sean los siguientes en los mandatos de vacunas con nanotecnología. El seguimiento de la ubicación individual y los datos metabólicos personales es demasiado poder para cualquier gobierno o departamento de salud. Así mismo, si la tecnología puede enviar señales bioquímicas de la persona al gobierno, entonces es probable que la tecnología también tenga la capacidad de enviar señales de alteración bioquímica del gobierno a la persona. ¿Cuáles son las limitaciones y salvaguardas de la capacidad remota del gobierno para afectar o controlar los pensamientos, las emociones y el funcionamiento vital de una persona? La nanotecnología podría dar a los controladores omnipotencia basada en datos y crear un mundo opresivo de gobernanza disfrazado de salud pública.

¿Qué es lo que puede Ud. hacer?  Consiga más poder para defender su salud registrándose en la conferencia en línea: Protecting Health and Autonomy in the 21st Century (Protegiendo la salud y la autonomía en el siglo XXI) del 16 al 18 de octubre. Participan 40 ponentes, incluído Robert F. Kennedy, Jr.

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.