Menu
octubre 13, 2020

El rechazo de la ciencia de la nutrición y del cuidado de uno mismo en la narrativa pública de COVID-19

Editorial del Dr. Alan Palmer, Escritor Colaborador

[Nota de CHD: Esta es la tercera parte de una serie de cuatro partes. En las partes uno y dos describo el caso de que el terreno es el aspecto más importante a considerar cuando se trata de los resultados de enfermedades infecciosas. El terreno representa la salud del individuo, su estado nutricional, su exposición al medio ambiente y a su entorno, su acceso a agua potable, higiene personal y pública, etc.]

Entrar en la zona de control

En la cobertura mediática que rodea al COVID-19, ¿por qué no oímos nada sobre lo que cada persona puede hacer POR SÍ MISMA en el ámbito de la nutrición en un esfuerzo por desarrollar su competencia inmune para resistir y superar la infección? ¿Por qué la narrativa sólo trata sobre cómo la industria farmacéutica nos va a “salvar”? ¿Podría tener algo que ver con el hecho de que los medios de comunicación controlados por las farmacéuticas quieren convencernos de que debemos gastar miles de millones de dólares y esperar a que las grandes farmacéuticas vengan al rescate con medicamentos antivirales nuevos, caros, registrados y patentados  y con una vacuna mágica para rescatarnos del COVID-19, y así “permitirnos” volver a la vida normal?

Ni siquiera estoy diciendo que sean sólo las opciones nutricionales y las alternativas naturales las que están siendo rechazadas. Incluso se están desvirtuando fármacos baratos y de fácil acceso como hidroxicloroquina y azitromicina con zinc, a pesar de que hay estudios de todo el mundo muestran su eficacia. Y, con un historial de uso de más de 60 años en millones de personas, ha demostrado tener un excelente registro de seguridad en comparación con muchos otros fármacos. Un ciclo de tratamiento cuesta menos de $30 en comparación con Remdesivir, que cuesta más de $3,000. Usted puede estar seguro de que los medicamentos antivirales que se están desarrollando para COVID-19 probablemente excederán ese costo. Seamos honestos; los medicamentos baratos y seguros o alternativas naturales como hierbas o compuestos nutricionales no proporcionarán a las farmacéuticas el gran sueldo que se están embolsando con el COVID-19. Son oportunistas, y se puede apostar a que van a aprovechar al máximo esta oportunidad.

¡Ninguna inversión y todas las ganancias servidas en un entorno libre de responsabilidad! ¿Se le ocurre un modelo de negocio mejor que éste … ?

Los organismos oportunistas en biología son aquellos parásitos, bacterias, hongos, levaduras y virus que se aprovechan de un huésped débil que les ofrece un terreno maduro para la infección. Estos oportunistas farmacéuticos están consiguiendo que nuestro gobierno financie el desarrollo y la producción de estos medicamentos y vacunas por una suma de miles de millones de dólares… Y potencialmente cosecharán cientos de miles de millones de dólares en ingresos de las ventas (todo asegurado por cada uno de nosotros, los contribuyentes). ¡Ninguna inversión y todo el beneficio servidas en un entorno libre de responsabilidad! ¿Se le ocurre un modelo de negocio mejor que éste y un mejor escenario que aporte ganancias caídas del cielo para ellos? Mientras tanto, como los poderes que son, no hacen más que dar largas a la hora de hacer que estos tratamientos económicos estén a disposición de los pacientes enfermos porque tienen algo mejor en el horizonte, y miles de personas están muriendo. Muchos innecesariamente. Y, dado que los científicos ya han dicho que el virus puede y va a mutar, la vacuna mágica que todos hemos pagado y en la que millones de personas están confiando, muy probablemente será en gran medida ineficaz en el mejor de los casos y directamente mortal en el peor de los casos. Otra preocupación legítima sería el papel de la vacuna en el desarrollo de futuras enfermedades crónicas a largo plazo.

Una situación similar ocurre todos años con la vacuna contra la gripe y su pésima tasa de efectividad, porque adivinar qué cepas serán frecuentes la próxima temporada para incorporarlas a la vacuna es una tirada de dados. Tres décadas de intentos de hacer una vacuna contra el coronavirus han sido un fracaso miserable, porque han resultado en lo que se llama “cebado patógeno” o lo que a veces se conoce como “mejora inmunológica”, que es una respuesta paradójica.  Consiste en que una persona vacunada, cuando después está expuesta al mismo virus, corre el riesgo de sufrir una reacción inmune extremadamente exagerada.  Esto es algo contra lo que advierten mucho el principal personal científico y médico en el campo de las vacunas. No es un gran escenario cuando se jactan de lo rápido que pueden llevar estas vacunas al mercado y toman atajos en los estudios de seguridad, dejando de lado los estudios de seguridad en animales, seguidos de ensayos en humanos a largo plazo para hacerlo realidad. Llevarlo rápido al mercado con un público conmocionado que espera ansiosamente su producto… ¡Te has llamado el gran premio!

… los radicales oxidativos causan estragos en el cuerpo si el glutatión es escaso.

La base científica de la eficacia nutricional

Existen miles de estudios publicados que demuestran la efectividad de varios compuestos naturales en la prevención y el tratamiento de infecciones virales. Lo hacen de muchas maneras, pero las dos estrategias generales son, primero, con métodos que estimulan o aumentan la capacidad del propio cuerpo para atacar y destruir los microbios patológicos y, en segundo lugar, a base de bloquear las vías bioquímicas clave que el virus necesita para entrar en la célula y proliferar. En el caso de COVID-19, estas vías hacia la célula se llaman los receptores ACE-2. Las células que recubren los pulmones y las vías respiratorias son particularmente ricas en estos receptores, lo que convierte a los pulmones en un objetivo receptivo para COVID-19. Los compuestos nutricionales también pueden controlar eficazmente los altos niveles de inflamación y daño colateral causados por la infección, que es una de las principales razones por las que la infección por COVID-19 puede alcanzar niveles catastróficos y, en algunos casos, se vuelve mortal. Muchos informes han analizado un fenómeno que puede ocurrir llamado una “tormenta de citoquinas”, que es un ejemplo de una reacción inmunitaria inflamatoria fuera de control en todo el cuerpo. El estrés oxidativo de esta reacción causa daño colateral masivo del tejido. Por cierto, el fenómeno de la tormenta de citoquinas no es nuevo ni exclusivo de COVID-19. La literatura científica está repleta de estudios que lo analizan en relación con la gripe grave también.

Un ejemplo de superhéroe nutricional es el glutatión. El glutatión, el “Antioxidante Maestro” del cuerpo, es esencial para combatir con éxito la infección y mitigar los efectos perjudiciales de la producción de radicales libres oxidativos que se liberan durante la infección. Estos radicales oxidativos causan estragos en el cuerpo si el glutatión es escaso. Estos radicales libres oxidativos ahora están implicados en la causa de la tormenta de citoquinas que a menudo resulta en la pérdida de vidas de COVID-19. Afortunadamente, hay maneras que usted puede aumentar sus propios niveles de glutatión. Por lo tanto, reducir la inflamación y el estrés oxidativo de forma natural no sólo disminuye la gravedad de la infección y el riesgo de muerte, sino también las secuelas posteriores a la infección que podrían alterar la salud a largo plazo.

N-acetil-cisteína o N.A.C., es otro compuesto importante y relacionado. Los estudios también han demostrado que tomar N.A.C. no sólo ayudará a aumentar los niveles de glutatión, sino que también puede ayudará a prevenir la formación de lo que se llama factor von Willebrand, un agente que es responsable de los problemas de coagulación de la sangre que se desarrolla con frecuencia en pacientes con COVID-19.

La increíble colaboración entre el milagroso sistema inmunológico humano y la naturaleza

La bioquímica de cómo funciona la inteligencia del cuerpo es realmente notable. Y el sistema inmunológico es una sinfonía de instrumentos que, cuando todos trabajan correctamente y en concierto, hacen hermosa música juntos. Hermosa a menos que tú seas un patógeno. Cuando trabajan en armonía, los diferentes miembros del sistema inmunológico son realmente una fuerza formidable a tener en cuenta. Buscan, identifican y destruyen al intruso. En lugar de usar un medicamento, que a menudo tiene riesgos de efectos secundarios para “matar” la infección, este enfoque fortalece y construye las propias defensas y mecanismos del cuerpo para luchar contra el microbio ofensivo y luego limpia el desorden y los desechos. Esto incluye la regulación positiva de los glóbulos blancos y los agentes reguladores inmunes como los macrófagos, las células asesinas naturales (células NK), los neutrófilos y los monocitos. Como ejemplo, la vitamina C aumenta considerablemente el número, la actividad y la efectividad de los macrófagos, las células NK, los neutrófilos y los monocitos. Los seres humanos no podemos hacer los nuestros, por lo que debemos obtenerlos de la dieta y los suplementos. Las demandas de vitamina C aumentan sustancialmente durante los momentos de estrés, lesiones e infecciones. Por lo tanto, es esencial satisfacer esas demandas con un mayor consumo cuando se desea que su sistema inmunológico funcione al máximo.

Un macrófago capturando y envolviendo a un patógeno

Otro ejemplo de actores clave durante la infección son las citoquinas. Las citoquinas son proteínas que actúan como agentes de señalización celular. Algunas citoquinas son proinflamatorias, y otras son antiinflamatorias en acción. Cierto grado de respuesta proinflamatoria es necesaria y apropiada durante la infección, pero debe mantenerse bajo control para evitar una inflamación furiosa o incluso un cambio autoinmune que haga que el sistema inmunitario ataque los propios tejidos del cuerpo. Se ha demostrado que varios compuestos naturales regulan estos procesos y los mantienen en equilibrio, evitando los efectos dañinos posteriores. Esos compuestos incluyen aceite de pescado, curcumina (el ingrediente activo en la cúrcuma), vitamina D, resveratrol y quercetina entre otros.

Veremos más a fondo la forma en que el sistema inmunitario combate la infección y las formas de optimizar su función en el segmento final de esta serie de cuatro partes.

 


El libro electrónico gratuito del Dr. Palmer 1200 Studies – Truth Will Prevail, que ahora tiene 730 páginas, incluye más de 1400 estudios publicados, escritos por miles de científicos e investigadores, que contradicen lo que los funcionarios le dicen al público sobre la seguridad y eficacia de las vacunas. El e-book tiene funciones fáciles de búsqueda y navegación que incluyen enlaces a resúmenes de artículos y estudios sobre PubMed o la revista de origen. Todo ello lo convierte en una herramienta inestimable de investigación y referencia. Descárguelo gratis en www.1200studies.com

 

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.