Menu
septiembre 30, 2020

Christopher Walken en su cruzada contra el coloso corporativo global, Monsanto, en la nueva película Percy

Por Jeremy Loffredo

No pasa todos los días que los actores de Hollywood presten su celebridad para criticar a colosos empresariales como Monsanto. Sin embargo, ese es exactamente el caso de la próxima película independiente, Percy, protagonizada por Christopher Walken y dirigida por Clark Johnson. La película llega a los cines el 9 de octubre y está basada en la historia real de una batalla legal entre el gigante de la agroindustria y un agricultor canadiense independiente que cultivaba colza, Percy Schmeiser.

La historia de la vida real de Schmeiser comienza en 1996, un año importante para la historia de los cultivos genéticamente modificados (GM). Es el año en que Canadá se convirtió en uno de los primeros seis países en introducir (1) comercialmente semillas transgénicas, incluidas las semillas diseñadas (2) por Monsanto para tolerar su herbicida Roundup.

Monsanto llamó a esta marca de semillas “Roundup Ready” y, en 1997, dos granjas aledañas a la propiedad de Schmeiser firmaron acuerdos para plantar “Roundup Ready Colza” (3).

Ese año, Schmeiser encontró semillas de colza transgénicas de Monsanto en su granja y guardó (4) algunas de ellas para plantarlas al año siguiente. Schmeiser llevaba décadas guardando semillas para plantar la siguiente temporada.

Schmeiser era un autoproclamado “conservador de semillas”. Llevaba cincuenta años desarrollando sus propias semillas resistentes a enfermedades. Su técnica de guardar semillas y su orgullo por su trabajo eran cosas que le definían.

Así que, cuando Monsanto lo demandó por infracción de patente en 1998, le supuso una completa sorpresa. Luego descubrió que uno de los investigadores privados de Monsanto había tomado muestras de colza de la carretera junto a uno de sus campos y encontró el material genético patentado por Monsanto.

Monsanto exige que los agricultores que compran sus semillas acepten (5) no guardar ninguna para replantar. Sin embargo, dado que Schmeiser nunca compró semillas de Roundup Ready él mismo y no había firmado un acuerdo de este tipo, Monsanto le estaba diciendo había cometido un delito simplemente por plantar semillas encontradas en su propia tierra.

El juez de primera instancia falló (6) a favor de Monsanto, escribiendo que Schmeiser violó la patente de Monsanto, que respaldaba la reivindicación de la empresa de poseer un organismo vivo. Cuando Schmeiser apeló, el Tribunal Federal de Apelaciones confirmó el fallo, tratando la semilla como cualquier otro bien creado por el hombre que estuviera patentado, sentando un precedente histórico.

“El fallo promete nada menos que un apocalipsis genético impulsado por las ganancias”, escribió (7) Earth Island Journal sobre la decisión en 2001.

Cuando Schmeiser finalmente llevó el caso a la Corte Suprema de Canadá en 2004, la corte falló (8) 5-4 en su contra, escribiendo que había violado la patente de Monsanto al cultivar colza con el gen Roundup Ready. “No se acerca a la victoria que estábamos buscando”, dijo (9) Schemeiser sobre la decisión en ese momento.

Aún así, el tribunal también dictaminó 9-0 que Schmeiser no tenía que pagar a Monsanto “un mísero céntimo” (10), como dijo Schmeiser, ya que él no sacó beneficio del producto patentado.

Schmeiser vio la victoria parcial como positiva, ya que fue uno de los primeros y más destacados casos en los que una corporación afirmó haber patentado algo vivo. “Llamamos la atención del mundo sobre lo que hacen los OGM [organismos genéticamente modificados] y lo que podrían hacerles a los agricultores”, dijo (11) Schemeiser  a CBC en 2018.

Además, Shmeiser dijo que durante todo el proceso, Monsanto empleó tácticas avasalladoras en un esfuerzo por paralizarlo financieramente. “Intentaron apoderarse de todas nuestras tierras agrícolas, de nuestro equipo agrícola, para así poder detenernos, porque habíamos hipotecado nuestras tierras agrícolas para pagar nuestras facturas legales”, dijo (12) Schmeiser a Democracy Now! en 2010.

Mongrel Media, el distribuidor de la película, ve la nueva película como una oportunidad para llevar la historia de Schmeiser a un público más amplio.

“En última instancia, a través de su batalla de David contra Goliat, Percy ayudó a detener la propagación de los transgénicos y la toma de control de nuestro sistema alimentario por intereses empresariales impulsados ​​por la codicia”, afirmó Mongrel Media. “Esperamos con gran expectación el lanzamiento de la película”, dijo la fundadora de Moms Across America (13), Zen Honeycutt, a Children’s Health Defense. “Saca a la luz cómo nuestro suministro de alimentos ha sido secuestrado y monopolizado por entidades como Monsanto y esto es algo que todos los humanos del planeta deberían ver”.

Puedes ver el tráiler aquí:

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.