Menu
abril 20, 2020

La verdad sobre Fauci—Con la Dra. Judy Mikovits

 

“Judy Mikovits está entre los científicos más dotados de su generación.”

—Robert F. Kennedy, Jr.

 

La Dra. Mikovits se unió a NIH en 1980 como Académica Postdoctoral en Virología Molecular en el Instituto Nacional del Cáncer y comenzó una colaboración de 20 años con Frank Ruscetti, un pionero en el campo de la retro virología humana. Ella ayudó al Dr. Russetti a aislar el virus del VIH y vincularlo al SIDA, #AIDS en 1983. Su jefe de los NIH, Anthony Fauci, retrasó la publicación de ese artículo crítico durante 6 meses para dejar que su protegido, Robert Gallo, replicara, publicara y reclamara los méritos. El retraso en las pruebas masivas del VIH dejó que el SIDA se extendiera aún más por todo el mundo y ayudó a Fauci a ganar el ascenso a director del NIAID.

En 2006, la Dra. Mikovits se convirtió en directora del Whittemore Peterson Institute for Neuro-Immune Disease y colaboró con el Dr. Ruscetti buscando la causa del Síndrome de Fatiga Crónica (CFS por sus siglas en inglés) que de repente se convirtió en epidemia en la década de 1980. La comunidad médica dominada por hombres desestimó el CFS como una “gripe yuppie” psicosomática causada cuando las frágiles mujeres hacen crack al participar en trabajos corporativos.

La Dra. Mikovits descubrió que el 67% de las mujeres afectadas eran portadoras de un virus, llamado ‘Virus xenotrópico relacionado con la leucemia murina’ (XMRV por sus siglas en inglés), que aparecía en mujeres sanas sólo el 4% de las veces.

XMRV también se asocia con cáncer de próstata, de mama, de ovario, leucemia, y mieloma múltiple. Muchas mujeres con XMRV dieron a luz a niños con autismo.

En 2009, los Drs. Mikovits y Ruscetti publicaron sus hallazgos explosivos en la revista Science. Pero la pregunta seguía siendo: ¿cómo estaba llegando XMRV a la gente?

Otros investigadores vincularon el primer brote de síndrome de vacuna crónica (CFS por sus siglas en inglés) con una vacuna contra la poliomielitis administrada a médicos y enfermeras que resultó en la“Epidemia del Hospital del Condado de Los Angeles de 1934”. Esa vacuna se cultivó en cerebros de ratón pulverizados. Los retrovirus de animales muertos pueden sobrevivir en líneas celulares y contaminar permanentemente las vacunas.

Los estudios de la Dra. Mikovits sugirieron que el virus XMRV estaba presente en las vacunas triple vírica (MMR por sus siglas en inglés), polio y encefalitis administradas a niños y soldados estadounidenses. XMRV es tan peligroso que la mera presencia de tejido de ratón en un laboratorio puede contaminar otros tejidos en la misma habitación.

Fauci ordenó a Mikovits que mantuviera la boca cerrada. Cuando ella se negó, él confiscó ilegalmente sus libros de trabajo y discos duros, la expulsó del trabajo del gobierno y la impidió recibir subvenciones de NIH para poner fin a su carrera científica. XMRV permanece en las vacunas estadounidenses.

 

Transcripción de un vídeo

La verdad sobre Fauci, con Judy Mikovits, Doctora Conjunta de Bioquímica y Biología Molecular, Universidad George Washington; Académica Postdoctoral en Virología Molecular Instituto Nacional del Cáncer; Director de investigación del Whittemore Peterson Institute for Neuro-Immune Disease y objetivo de Anthony Fauci—Dos veces.

En Washington DC las tácticas de Fauci son un secreto a voces. Intimidación. Acoso. Y desprecio imprudente por la salud y la seguridad del pueblo estadounidense.

La Dra. Judy Mikovits fue una de las científicas más competentes de su generación. Colaboró durante 20 años con Frank Ruscetti, un pionero en el campo de la retro virología humana.

El primer episodio de Fauci:

Mikovits: Conseguí un trabajo en el Instituto Nacional del Cáncer. Estaba bajo la dirección de Frank Ruscetti. Aislé el VIH de la sangre y la saliva confirmando el aislamiento y la descripción tempranas del Dr. Luc Montagnier del VIH como un posible agente causal del SIDA. Me negué a hacer eso porque no es ético.

Y luego, intervino Anthony Fauci.

Mikovits: Cuando Frank Ruscetti estaba fuera de la ciudad, recibí una llamada del Dr. Fauci y me exigió que le diera nuestro manuscrito sobre el aislamiento y la confirmación del VIH, mientras todavía estaba en la prensa. Me negué a hacer eso porque no es ético. Estos manuscritos son confidenciales y sólo los autores pueden darle una copia.

Las normas de ética y valor moral de la Dra. Mikovits son incomparables.

Mikovits: Me amenazó con despedirme por insubordinación, pero aún así me negué. No es ético.

Mikovits: Cuando Frank Ruscetti regresó unas semanas más tarde, entregó el manuscrito al Dr. Fauci, y el Dr. Fauci retrasó deliberadamente la publicación de nuestro manuscrito para que su compinche, el Dr. Robert Gallo, pudiera copiar nuestro trabajo y enviar un manuscrito que compitiera con el nuestro y publicarlo antes que el nuestro.

El 4 de mayo de 1984, el Dr. Robert Gallo publicó una serie de artículos que demostraban que un retrovirus que había aislado era la causa del SIDA.

Apropiarse de su trabajo no fue lo peor. Esto retrasó el desarrollo de pruebas y propagó la epidemia de VIH por todo el mundo, matando a millones de personas.

Impulsado por la codicia y el amiguismo, Anthony Fauci—”El Doctor de América”— es directamente responsable de la mayor propagación del VIH por todo el mundo.

En lugar de ser castigado por sus acciones, seis meses más tarde fue nombrado Director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, cargo que todavía ocupa hoy en día.

El segundo episodio de Fauci:

Mikovits: En 2006 cofundé y desarrollé el primer instituto de enfermedades neuroinmunes para estudiar la causa y los tratamientos del síndrome de fatiga crónica.

El Síndrome de Fatiga Crónica (CFS por sus siglas en inglés) se convirtió en la epidemia de la década de 1980. Los médicos desestimaron la dolencia como una “gripe yuppie” psicosomática. El CFS golpeó principalmente a las mujeres. La comunidad médica asumió que eran física y emocionalmente frágiles y hacían crack bajo la presión de los trabajos corporativos.

La Dra. Mikovits descubrió que el 67% de las mujeres afectadas con CFS eran portadoras de un virus del ratón (llamado XMRV– ‘Virus relacionado con la leucemia murina xenotrópica’) que aparecía en mujeres sanas sólo el 4% de las veces. XMRV también se asocia con cánceres de próstata, de mama, de ovario, leucemia, y mieloma múltiple. Muchas mujeres con XMRV tienen hijos con autismo.

En 2009, los Drs. Mikovits y Ruscetti publicaron sus hallazgos explosivos en la revista Science. Pero la pregunta seguía siendo: ¿cómo estaba llegando XMRV a la gente?

Mikovits: Luego, en 2011, nuestra investigación sugirió fuertemente que entraba en el viromo humano a través de suministros de sangre y de vacunas contaminados.

Otros investigadores vincularon el primer brote de síndrome de vacuna crónica (CFS por sus siglas en inglés) con una vacuna contra la poliomielitis administrada a médicos y enfermeras que resultó en la“Epidemia del Hospital del Condado de Los Angeles de 1934”. Esa vacuna se cultivó en cerebros de ratón pulverizados. Los retrovirus de animales muertos pueden sobrevivir en líneas celulares y contaminar permanentemente las vacunas.

Los retrovirus de esos animales muertos pueden sobrevivir en líneas celulares y contaminar permanentemente las vacunas.

XMRV es tan peligroso que la mera presencia de tejido de ratón en un laboratorio puede contaminar otros tejidos en la misma habitación.

Los estudios del Dr. Mikovits sugirieron que el XMRV está presente en las vacunas triple vírica (MMR por sus siglas en inglés) y contra la poliomielitis administradas a niños estadounidenses y en la vacuna japonesa contra la encefalitis administrada al personal militar.

Los peligros de las vacunas derivadas del cerebro de ratón son ahora ampliamente reconocidos.

“… la vacuna derivada del cerebro de ratón se ha asociado con eventos adversos alérgicos y neurológicos graves.” –Academia Estadounidense de Pediatría

Mikovits: Reconocimos que este retrovirus del ratón estaba causando una alarmante crisis sanitaria nacional. Es decir, si el suministro de sangre y las vacunas estaban muy contaminados con retrovirus de ratón de muchas cepas.

Mientras la Dra. Mikovits y su equipo se preparaban para hacer sonar la alarma, el Dr. Fauci usó su poder para silenciarla.

Mikovits: Lo que Tony Fauci, Ian Lipkin y Harold Varmus hicieron fue presionarme para que guardara silencio y retirara nuestro manuscrito. Me negué de nuevo.

Anthony Fauci dio prioridad a su propia carrera y al programa de vacunas por encima de la salud y la seguridad de todos los estadounidenses.

Mikovits: Cuando me negué a guardar silencio, el Dr. Fauci intervino y ordenó que mis ordenadores y cuadernos fueran confiscados y orquestó la retractación de nuestro artículo en la revista Science.

El Dr. Fauci abusó de su poder y usó incorrectamente su puesto.

Mikovits: Luego eliminó todos mis fondos y me impidió conseguir un trabajo en la investigación del gobierno a partir de 2012.

Cientos de millones de estadounidenses pueden haber recibido vacunas contaminadas con XMRV.

Anthony Fauci nos ha fallado.

¿Estás preparado para confiar en él?

Únase al movimiento.

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.