Menu
noviembre 25, 2020

La censura reclama otra víctima: el gigante del periodismo honesto, “The Highwire” de Del Bigtree

 

El 29 de julio, YouTube terminó la cuenta de “The Highwire” de Del Bigtree después de que publicara un video en el que Del y yo hablábamos sobre mi debate con Alan Dershowitz que trataba de los mandatos de la vacuna. YouTube también purgó cientos de otros videos veraces sobre vacunas.

El propietario de YouTube, Google, es efectivamente una compañía de vacunas. Dos filiales de la empresa matriz de Google, Alphabet, comercializan y fabrican vacunas: Calico y Verily. Arthur Levinson,ex CEO de Genentech, dirige Calico,una compañía farmacéutica antienvejecimiento, mientras queVerily se une a las grandes farmacéuticas para llevar a cabo ensayos clínicos de medicamentos y vacunas.

En 2016, Alphabet selló un acuerdo de $715 millones con GlaxoSmithKline para crear Galvani, otra empresa para desarrollar medicamentos bioelectrónicos y vacunas y para extraer información médica de los clientes de Google. La presidenta de Servicios al Cliente de Google, Mary Ellen Coe,forma parte del consejo de Merck.

En 2016, Google se asoció con el lanzamiento de Sanofi Onduo,una clínica virtual de diabetes y en 2018 en otro negocio que utiliza análisis para desarrollar nuevos medicamentos y vacunas.

En 2018, Google invirtió $27,000,000 en Vaccitech para fabricar vacunas contra la gripe, el MERS y el cáncer de próstata. Vaccitech se llama“el futuro de la producción masiva de vacunas”. En 2020, Vaccitech comenzó a trabajar en una vacuna COVID. Google afirma proporcionar búsquedas política y comercialmente neutrales, pero sistémáticamente manipula los resultados de búsqueda para suprimir la información precisa sobre seguridad y eficacia de las vacunas y dirige a los usuarios hacia la propaganda de las grandes farmacéuticas, que es engañosa y fraudulenta.

Los algoritmos de Google censuran la información negativa sobre las vacunas COVID y la información positiva sobre terapias como la hidroxicloroquina que compiten con las vacunas en desarrollo. Google censura cualquier informe que haga disminuir el pánico público sobre el COVID-19. La definición de “desinformación” de Google es “cualquier información, aunque sea exacta y verdadera, que critique los productos de vacunación”. Facebook y Google contrataron al verificador de datos “FactChecker” (Politifact) para censurar la desinformación sobre las vacunas.

Politifact fue lanzado por una subvención de la Fundación Gates, el mayor promotor de vacunas del mundo. La censura orquestada de Google a través de las redes sociales está paralizando los debates legítimos sobre las políticas internacionales de vacunación. Esta es una crisis para las democracias liberales.

Apoyen a Del: TheHighWire.com

 

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.