Menu
diciembre 03, 2020

¿Sirve la pandemia de coronavirus a una agenda global?

Las autoridades sanitarias permanecen en silencio sobre un tratamiento eficaz para el Covid-19

Para aquellos que siguen la agenda mundial de inmunización y su aplicación en diferentes continentes, el anuncio de una nueva pandemia no fue una sorpresa. La “preparación para la pandemia” ha sido bien financiada y una palabra de moda durante mucho tiempo antes de convertirse en una prioridad en las últimas cumbres del G7, el Foro Económico Mundial de Davos y otras reuniones de gobernanza mundial. La última simulación de preparación fue el Evento 201,[1] un ensayo de una pandemia de coronavirus organizada el 18 de octubre de 2019 en Nueva York por la Universidad John Hopkins, la Fundación Gates y el Foro Económico Mundial.

La campaña de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos y la polémica ley de obligatoriedas de vacunación contra el sarampión en Alemania proporcionaron un momento perfecto. ¿Qué mejor que el terror viral para influir en la opinión pública y en las medidas políticas de salud en las batallas de vacunas que azotan ambos lados del Atlántico?

Acordaron la prioridad de lograr una cobertura de vacunación contra el sarampión del 90% en todo el mundo y utilizar argumentos de “emergencias sanitarias” y “amenazas a la seguridad” para eludir las leyes de consentimiento informado y los derechos constitucionales.

Para la mayoría que nunca ha oído hablar de esto, hay que recordar que en 2014, la primera reunión de la Agenda Mundial de Seguridad Sanitaria (GHSA) [2] se llevó a cabo en la Casa Blanca, pocos meses después de que el denunciante William Thompson levantara la alarma sobre el fraude cometido por los CDC en el estudio de seguridad de la vacuna MMR. Esa revelación llevó a una creciente desconfianza en las instituciones de vacunación y salud pública. Así, en la reunión de la GHSA, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Fundación Bill y Melinda Gates, la Alianza Mundial para la Vacunación y la Inmunización (GAVI) y funcionarios de salud de docenas de países decidieron crear un programa de “seguridad sanitaria” para el mundo. Su principal objetivo era vacunar a toda la población del planeta e impulsar cambios en la legislación nacional para hacerlo. Acordaron la prioridad de lograr una cobertura de vacunación contra el sarampión del 90% en todo el mundo y utilizar argumentos de “emergencias sanitarias” y “amenazas a la seguridad” para eludir las leyes de consentimiento informado y los derechos constitucionales.

Poco después de esa reunión, la gran campaña de “miedo al sarampión” comenzó en Disneyland en diciembre de 2014, lo que llevó a la eliminación de los derechos de exención de vacunas en California. Mientras tanto, Italia, que había sido designada como precursora de esta agenda en Europa, puso en marcha las cosas para exigir ocho vacunas infantiles adicionales.

La película Vaxxed salió en abril de 2016, durante la campaña presidencial. Muchas familias estadounidenses votaron por Donald Trump, con la esperanza de que crearía una comisión para investigar la seguridad de las vacunas, ya que parecía tener un interés particular. Hillary Clinton, por otro lado, repitió que “la ciencia está clara, la tierra es redonda, el cielo es azul y las vacunas funcionan” a lo largo de su campaña. Unos días antes de la votación de noviembre de 2016,[3] el presidente Obama firmó para aportar importante financiación estadounidense para la GHSA, junto con la Fundación Bill y Melinda Gates.

Desafortunadamente, después de las elecciones, la comisión de seguridad de vacunas que se suponía que iba a ser dirigida por Robert F. Kennedy, Jr. nunca llegó a ponerse en marcha. Por el contrario, la legislación draconiana sobre las vacunas avanzó hasta llegar a varios estados. California, por ejemplo, que ya había abolido las exenciones de creencias personales, quitó casi todas las exenciones médicas en 2019, iniciando una inquisición médica contra los médicos que pusieron a sus pacientes en primer lugar.[4] Muchos californianos, al darse cuenta de que su Eldorado se había convertido en una jaula dorada, se trasladaron a estados con más libertad en la elección de vacunas, como Texas o Idaho.[5]

Lamentablemente, el consentimiento informado y el Código de Núremberg ahora sólo pueden existir en el museo de los valores democráticos.

Una guerra de vacunas

En 2020, las vacunas podrían pesar aún más en las elecciones estadounidenses. De hecho, casi se podría decir que una guerra sobre las vacunas se está desarrollando en todo Estados Unidos. Después de California, estados como Nueva Jersey, Maine, Connecticut, Virginia, Hawái, Colorado y muchos otros están tratando de adoptar leyes de vacunas más duras. Pero los defensores de la libertad de las vacunas también se están organizando, ejerciendo presión sobre los funcionarios electos y los candidatos e incluso introduciendo su propia legislación. Por ejemplo, después de que la legislatura de Nueva Jersey no aprobara dos veces una derogación de la exención religiosa, a pesar de que el presidente Steven Sweeney juró “ir a la guerra” para que se aprobara, los legisladores propusieron varios proyectos de ley de seguridad de las vacunas.[6] La legislatura de Maryland se negó a permitir que los farmacéuticos administraran vacunas, y en Dakota del Sur, la legislatura consideró, aunque fue rechazado, un proyecto de ley que habría prohibido completamente todos los mandatos médicos de cualquier tipo.[7]

Europa también está experimentando una ola similar de legislación coercitiva y retroceso. En Alemania, la vacunación obligatoria contra el sarampión acaba de entrar en vigor a principios de marzo, a pesar de que el país tiene una de las tasas de cobertura más altas — 97% una dosis, 93% dos dosis — y muy pocos casos de enfermedad o muerte. Esta votación se produce dos años después de que la canciller Angela Merkel anunciara que no habría vacunas obligatorias en Alemania,[8] ya que el consentimiento informado tenía “razones históricas sólidas”.

En todas partes de Europa —en Gran Bretaña, Austria, Bélgica, Rumanía, Eslovenia, desde Ucrania hasta España— se están introduciendo leyes de vacunación obligatoria.

Lamentablemente, el consentimiento informado y el Código de Núremberg pueden existir ahora sólo en el museo de los valores democráticos. La nueva ley alemana es particularmente restrictiva. No hay opción para la educación en el hogar, y la obligación de vacuna contra el sarampión se aplica también a los adultos que trabajan en los sectores de la salud y la educación. Pero puede ser que los ciudadanos alemanes estén listos para defenderse. Las familias y los médicos están luchando contra los mandatos en los tribunales,[9] y se planearon protestas en todo el país para el 21 de marzo, incluyendo un evento importante en Múnich con Robert F. Kennedy, Jr. y activistas de toda Europa, hasta que intervino la pandemia de coronavirus.[10] En todas partes de Europa — en Gran Bretaña, Austria, Bélgica, Rumania, Eslovenia, desde Ucrania hasta España- se están introduciendo facturas de vacunación obligatorias. Ante la violación de los derechos humanos que garantizan sus Constituciones, la gente ha presentado quejas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El Tribunal, cuya jurisdicción abarca 49 países de Europa y Eurasia, escuchará el 30 de abril de 2020 los casos de vacunación obligatoria procedentes de la República Checa.

Es innegable que la epidemia de coronavirus ha entrado en escena en un momento crucial, cuando la gente en todas partes está en rebelión contra el poder de las instituciones financieras internacionales y las corporaciones farmacéuticas multinacionales, cuyo control absoluto de los gobiernos ha dejado de estar oculto. Muchos escándalos han sacudido la confianza. La bancarrota de un sistema económico aberrante se está acelerando y los intentos de iniciar una tercera guerra mundial se están multiplicando. Si bien es imposible saber cómo la “pandemia de coronavirus” influirá en la redistribución del poder, es cierto que muchos están tratando de que Covid-19 sirva a los intereses políticos de un proyecto de gobernanza global.

Irán

Curiosamente, el segundo brote más grande comenzó en Irán, un país que, como China, no se inclina a los dictados de Occidente. También está actualmente involucrado con Siria y Rusia en un tira y afloja con Turquía, la OTAN y sus aliados tradicionales. Después de haber rechazado toda la ayuda externa en la gestión de la pandemia, Irán hizo un giro radical al invitar a la OMS a acudir en su rescate. Parece que el virus había contaminado a varios funcionarios gubernamentales de alto rango, incluidos los cercanos al ayatolá Jamenei, y el ex embajador iraní en Siria, que murió en los primeros días de la epidemia. Tomando una medida sanitaria inusual, el gobierno iraní liberó a 85.000 presos “no contaminados” para evitar el contagio de las prisiones. Al mismo tiempo, los funcionarios culparon a las sanciones estadounidenses, que fueron reimpuestas a Teherán después de que Washington abandonara el acuerdo nuclear con Irán 2015, por “obstaculizar sus esfuerzos para combatir el coronavirus”. Irán pidió de nuevo el levantamiento de la prohibición y pidió al Fondo Monetario Internacional un préstamo de 5.000 millones de dólares para luchar contra el brote.[11]

Al comienzo del brote de la enfermedad, las autoridades italianas consideraron innecesario imponer una cuarentena escolar de dos semanas a los niños que regresan de un viaje a China, con el fin de no “estigmatizarlos”. (Por el contrario, los niños no vacunados son estigmatizados y se les prohíbe asistir a la escuela durante todo el año.)

Italia

En Europa, quiso la suerte que la pandemia afectara por primera vez al norte de Italia, a saber, Lombardía y el Véneto, que tienen con diferencia el mayor número de personas que dudan de las vacunas de toda Europa y probablemente del mundo. Véneto se opuso firmemente a la expansión de los mandatos de las vacunas. Los activistas se manifestaron durante meses, reuniendo mítines de más de 50.000 personas. Como resultado, el gobierno regional apeló ante el Consejo de Estado, argumentando que la ley violaba las libertades constitucionales y exigió autonomía en materia de salud. Cabe destacar que la OMS decidió entonces trasladar su sede europea a Venecia, la capital del Véneto.

Al comienzo del brote de la enfermedad, las autoridades italianas consideraron innecesario imponer una cuarentena escolar de dos semanas a los niños que regresan de un viaje a China, con el fin de no “estigmatizarlos”. (Por el contrario, los niños no vacunados son estigmatizados y se les prohíbe asistir a la escuela durante todo el año.) Los funcionarios discreparon sobre el diagnóstico de Covid-19 y las “medidas de crisis”, lo que refleja los conflictos entre las partes regionales y los expertos médicos. Pero la OMS pronto logró tomar el control de la situación[12] y nombró a un asesor especial, el Dr. Gualtiero Ricciardi, que se había visto obligado a renunciar anteriormente del HHS italiano debido a una larga lista de conflictos de intereses no declarados, para dirigir la crisis del coronavirus.

Desde entonces, el pánico y la alarma se han intensificado continuamente, al igual que las acusaciones a la región del Véneto de hacer una administración[13] “anticientífica”. Aunque el país ha estado en un confinamiento completo durante semanas, los casos siguen aumentando y el número estimado de muertes se acerca a las 3.000. Esto envía una señal aterradora, pero estos números necesitan ser mirados con precaución. En primer lugar, una de las principales razones por las que Italia está “desbordada”, es debido a la crisis a la que ya se enfrentaban sus hospitales públicos antes de la epidemia. El número de unidades de cuidados intensivos ha disminuido a la mitad en los últimos 20 años, pasando del mayor al menor número de camas per cápita de Europa, unas 230 por cada 100.000 habitantes. En otras palabras, la situación ya era desastrosa.

En segundo lugar, hay mucha polémica sobre el número de muertes que realmente se pueden atribuir a la epidemia. Las pruebas no son muy fiables y sufren muchos sesgos. Según el Dr. Wolfgang Wodarg, que había presidido la Asamblea Parlamentaria del Comité de Salud del Consejo de Europa que reclamó un debate de emergencia sobre la influencia de la industria farmacéutica en la declaración de la pandemia de gripe H1N1 por la OMS en 2009, “las pruebas actualmente no están midiendo la incidencia de enfermedades del coronavirus, sino la actividad de los especialistas que las buscan”.[14] Muchos expertos también discrepan sobre la tasa de mortalidad de Covid-19. Mientras que la OMS da estimaciones de hasta el 3,4%, epidemiólogos de renombre como John Ioannidis[15] consideran que el riesgo es probablemente mucho menor, tal vez 0.125%, dado lo cual no hay razones para tomar tales medidas draconianas.

Francia

En Francia, también, las declaraciones de la pandemia covid-19 parecían haber acertado con el momento y el lugar estratégicos. Cuando la Ministra de Salud Agnes Buzyn dejó repentinamente el cargo para reemplazar a un candidato que se postulaba para alcalde de París (el cual tuvo que renunciar después de un escándalo sexual), la crisis del coronavirus parecía ser razonablemente manejable. Pero la amenaza Covid-19 surgió de nuevo en un momento oportuno — permitió prohibir grandes protestas contra una ley altamente impopular que redujo las pensiones y en vísperas de las elecciones locales de marzo. Después de la primera ronda de votación, se anunció un confinamiento completo. La ex ministra de salud, que no fue elegida alcaldesa, expresó su pesar por dejar el cargo durante la crisis del coronavirus, diciendo que sabía desde el principio que la epidemia se intensificaría y pronto se convertiría en una gran catástrofe…

Pero un desastre en Francia es fácil de predecir, ya que la situación es muy similar a la de Italia. 1.300 médicos del hospital público han estado en huelga administrativa durante casi un año. Se negaron a compartir la responsabilidad y las decisiones de un Estado que ya no proporciona fondos mínimos para la gestión de los servicios de salud pública. En las últimas dos décadas, el número disponible de camas se ha reducido en 100.000 y el resto de las instalaciones tienen en gran medida poco de personal. Pacientes que morían después de esperar interminables horas en la sala de emergencias ya habían sido notificados con frecuencia por los medios de comunicación mucho antes de la epidemia de coronavirus.

Así que la ex ministra de salud, que había recibido feroces críticas por su incapacidad para resolver esta persistente crisis hospitalaria, sabía perfectamente que la situación del coronavirus agravaría aún más el problema. Recientemente, cuando el presidente Macron visitó a médicos que luchaban contra la epidemia para mostrar su apoyo, el personal médico aprovechó la oportunidad frente a la cámara para expresar su ira hacia sus desastrosas políticas de salud.

… [health authorities] [las autoridades de salud] respondieron que no había suficiente evidencia científica para demostrar su eficacia y advirtieron contra los posibles efectos secundarios de la [Cloroquina o Plaquenil], prefiriendo centrar sus esfuerzos en encontrar nuevas moléculas y desarrollar una nueva vacuna, con Sanofi Pasteur de Francia incluido en la competencia de vacunas contra el coronavirus.[Chloroquine or Plaquenil]

La guerra silenciosa en el tratamiento contra Covid-19

Por último, la epidemia de coronavirus revela la enorme discrepancia entre las estrategias sanitarias de la OMS y la realidad para los científicos y médicos que ponen en primer lugar la vida de los pacientes.

La actual lucha de poder en Francia sobre las estrategias del coronavirus entre los funcionarios de salud y el principal experto del país es algo que verdaderamente hace abrir los ojos. El profesor Didier Raoult, que es uno de los 5 científicos más importantes del mundo en enfermedades transmisibles y dirige el centro de investigación de alta tecnología sobre enfermedades infecciosas, IHU – mediterranée Marseilles, sostuvo que el enfoque de la cuarentena masiva es ineficaz y anticuado y que las pruebas a gran escala y el tratamiento de casos sospechosos logran resultados mucho mejores.

Al principio, el Dr. Raoult sugirió el uso de hidroxicloroquina (cloroquina o Plaquenil), un fármaco bien conocido, simple y barato que ha demostrado eficacia con coronavirus anteriores como el SARS. A mediados de febrero, ensayos clínicos en su instituto y en China ya confirmaron que el fármaco podría reducir la carga viral y traer una mejora espectacular. Los científicos chinos publicaron sus primeros ensayos sobre más de 100 pacientes y anunciaron que la Comisión Nacional de Salud de China recomendaría la cloroquina en sus nuevas directrices para tratar el Covid-19.[16]

… En octubre pasado, el ministro de salud francés decidió de repente poner este medicamento de venta libre de larga utilización en la lista de “sustancias controladas” y convertirlo en un medicamento recetado.

Como miembro de un comité francés similar, el Dr. Raoult compartió inmediatamente las grandes noticias con las autoridades sanitarias. Pero respondieron que no había suficiente evidencia científica para demostrar su eficacia y advirtieron contra los posibles efectos secundarios del fármaco, prefiriendo centrar sus esfuerzos para encontrar nuevas moléculas y desarrollar una nueva vacuna, con sanofi Pasteur de Francia incluida en la competencia de vacunas contra el coronavirus.

Pero el Dr. Raoult y 600 miembros de su instituto continuaron su trabajo y confirmaron resultados similares en un ensayo de 24 pacientes que fue publicado el 3 de marzo de 2020.[17] El Dr. Raoult ha grabado videos diarios[18] para compartir su investigación y conocimiento, a veces alcanzando medio millón de visitas en un par de días. Los hospitales y médicos generales comenzaron a tratar a sus pacientes con el medicamento hasta que rápidamente se agotó.

De hecho, por una razón desconocida, en octubre pasado, el ministro de salud francés decidió repentinamente poner este medicamento que siempre ha sido de venta libre y se lleva usando mucho tiempo en la lista de “sustancias controladas” para convertirlo en un medicamento que debe ser recetado.

Si bien la OMS ha elogiado repetidamente a China y Corea del Sur, por su “respuesta eficiente” utilizando medidas de cuarentena draconianas, no se ha mencionado el hecho de que esos países están utilizando la cloroquina como un tratamiento eficaz para el Covid-19.

Ahora, un mes más tarde, bajo la creciente presión de los médicos y los medios de comunicación, el gobierno finalmente ha decidido “considerar más ensayos” de este protocolo, y Sanofi Pasteur ha anunciado que ofrecerá suficientes dosis para tratar potencialmente a 300.000 pacientes.[19]

Aunque la cloroquina fue citada en segundo lugar en la lista original de medicamentos de la OMS que se evaluará para el tratamiento del coronavirus como un medicamento en su lista de “medicamentos esenciales”, la OMS aún no ha divulgado ninguna información al respecto y ni siquiera ha mencionado los cuatro ensayos clínicos que recibieron la aprobación oficial de la Unión Europea. Si bien la OMS ha elogiado repetidamente a China y Corea del Sur, por su “respuesta eficiente” utilizando medidas de cuarentena draconianas, no se ha mencionado el hecho de que esos países están utilizando la cloroquina como un tratamiento eficaz de Covid-19. Pero después de haber usado cloroquina junto con cuarentena, China está cerca del final de su epidemia.

Curiosamente, el 26 de febrero, el Reino Unido puso la Cloroquina en su lista[20] de medicamentos que ya no se pueden exportar fuera del país. En los Estados Unidos, un libro blanco,[21] publicado el 13 de marzo por investigadores de la Academia Nacional de Ciencias y la Escuela de Medicina de Stanford, propone que “los Estados Unidos de América y otros países deben autorizar e indemnizar inmediatamente a los médicos por prescribir cloroquina para tratar COVID-19”.

Obviamente, no hay interés real en el uso de un medicamento genérico que puede proporcionar tratamiento inmediato y prevención por un precio alrededor de $5.

Pero hasta ahora, las únicas palabras que escuchamos de la OMS y los funcionarios de salud occidentales son “cuarentena”, “vacunas de seguimiento rápido” y “la búsqueda de nuevos medicamentos”. Obviamente, no hay interés real en el uso de un medicamento genérico que puede proporcionar tratamiento inmediato y prevención por un precio alrededor de $5. Como un consultor financiero preguntó recientemente en un artículo, “Si una terapia Covid-19 no beneficia al mercado, ¿existe siquiera?”[22] La respuesta, por desgracia, obviamente es no, no existe.

Parece que la OMS y nuestros gobiernos occidentales hayan decidido seguir alimentando el pánico y elevando el nivel de alerta, empujando la narrativa de la “Amenaza mundial para la seguridad sanitaria” hasta el fin. ¿Cuánto tiempo más tendremos que esperar para un tratamiento eficaz? ¿Cuánto tiempo más durará este bloqueo global? Los funcionarios dicen que “hasta que se haya desarrollado una nueva vacuna”, que probablemente estará en modo de vía rápida por un conocido filántropo después de que la mayoría de los tribunales del mundo hayan dictaminado que la vacunación obligatoria no viola los derechos humanos.

¿O tal vez hasta que la economía se haya desplomado por completo y pueda reconstruirse “saludablemente”? He aquí una pista: el Banco Central Europeo ha lanzado un “Programa de Compra de Emergencia Pandémica”[23] que durará hasta que “la fase de crisis del coronavirus Covid-19 haya terminado, pero en cualquier caso no antes de fin de año”!

Cualquier cosa puede pasar ahora. Nadie puede saber con certeza si saldremos de la crisis del coronavirus como sujetos de un gobierno mundial tecnocomunista o si un nuevo virus de la libertad descarrilará un programa de este tipo. Ciertamente el mundo no será el mismo.

 

* Senta Depuydt es una periodista independiente belga con un título en comunicaciones. En 2016, organizó el primer Congreso Europeo sobre tratamientos biomédicos en París y ha acogido debates sobre la biología del autismo y la seguridad de las vacunas en muchos países francófonos. Ella organizó los estrenos de “Vaxxed” en Bruselas, París y Cannes y un evento en la UNESCO. Es miembro de la junta directiva de la Liga Francesa para la Elección Libre en Vacunación y en el Foro Europeo para la Vigilancia de las Vacunas. Trabaja con organizaciones de libertad de salud en toda Europa.

 

Referencias

  1. Evento 201.
  2. Reunión de la Agenda Mundial de Seguridad Sanitaria (GHSA).
  3. Orden Ejecutiva — Promover la Agenda Mundial de Seguridad Sanitaria para lograr unamundo seguro y a salvo de las Amenazas de Enfermedades Infecciosas.
  4. Reglas de exención de leyes de vacunas de California acordadas por Newsom y los legisladores.
  5. Los “refugiados de California” se mudan a Idaho en busca de leyes de vacunas laxas. Quieren que los legisladores sepan por qué.
  6. “Estamos listos para ir a la guerra en esto”: los legisladores de N.J. se comprometen a reintroducir un proyecto de ley de vacunas fallido.
  7. Dakota del Sur considera el primer proyecto de ley estatal para prohibir todas las vacunas y mandatos médicos.
  8. Genèse de l’obligation vaccinale contre la rougeole en Allemagne.
  9. Erste Verfassungsbeschwerden en Karlsruhe ébergeben.
  10. Invitación a la protesta europea por la libertad médica.
  11. Coronavirus: Irán libera a 85.000 presos para combatir la propagación de la infección.
  12. Misión conjunta de la OMS y la ECDC en Italia para apoyar los esfuerzos de control y prevención de COVID-19.
  13. Coronavirus, Ricciardi (OMS): “Il Veneto si á comportato in maniera antiscientifica”.
  14. W.Wodarg “Sin pruebas PCR no habría razones para alarmas especiales”, 1.3.20, wodarg.com.
  15. ¿Un fiasco en la fabricación? A medida que la pandemia de coronavirus se afianza, estamos tomando decisiones sin datos fiables.
  16. Consenso de expertos sobre el tratamiento integral de la enfermedad del coronavirus en Shanghai 2019.
  17. Cloroquina e hidroxicloroquina como armas disponibles para luchar contra COVID-19.
  18. mediterranee-infection.com.
  19. https://www.connexionfrance.com/French-news/French-lab-Sanofi-hypothetically-offers-millions-of-doses-of-potential-Covid-19-Plaquenil-anti-malaria-drug.
  20. Medicamentos que no se pueden exportar en paralelo desde el Reino Unido.
  21. Libro Blanco del 13 de marzo
  22. Si una terapia COVID-19 no beneficia al mercado, ¿existe siquiera?.
  23. El Consejo de Gobierno pondrá fin a las compras netas de activos en el marco del PEPP una vez que juzgue que la fase de crisis del coronavirus Covid-19 ha terminado, pero en cualquier caso no antes de fin de año.

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.