Menu
octubre 05, 2020

New England Journal of Medicine publica “Estrategia” para los Estados sobre cómo considerar los mandatos de vacunas COVID-19

Un nuevo artículo en el New England Journal of Medicine (NEJM), que es conocido por estar entre las revistas médicas más prestigiosas del mundo, argumenta que los gobiernos estatales necesitan una “estrategia” para desplegar la próxima vacuna COVID-19.

Preocupado de que sólo El 51% de los ciudadanos estadounidenses planean recibir la vacuna, los tres autores establecen un marco para los legisladores “para ayudar a garantizar la adopción de la vacuna cuando esté disponible”, centrándose en “seis criterios de activación” que los Estados deben considerar al decidir si es necesario un mandato de vacuna COVID-19.

Una condición es la evidencia de que COVID-19 presenta una “amenaza continua” para el Estado, explicando que la amenaza podría demostrarse por “tendencias preocupantes sostenidas en nuevos casos, hospitalizaciones o muertes”.

También sugieren un “programa de compensación generoso para las personas que tienen efectos secundarios graves de la vacuna”. La cuestión de por qué los gobiernos estatales deben exigir una vacuna que espera inducir efectos secundarios graves no está respondida en el artículo.

Los autores recomiendan que los Estados introduzcan primero una provisión voluntaria de vacunas y, si eso resulta “infructuosa”, entonces impongan un mandato de vacuna. Esto es necesario ya que “los principios de la ética de la salud pública apoyan la intentarlo en políticas menos gravosas antes de pasar a las más gravosas”. Sin embargo, el período de provisión voluntaria de vacunas “debería limitarse a una cuestión de semanas”, escriben.

Los autores pasan a describir cómo podría ser un mandato de vacunación: cada estado escribirá su propia legislación, pero también podría ser apropiado que el gobierno federal exija que ciertos grupos reciban la vacuna.

(Aunque el poder constitucional para proteger la salud pública recae principalmente en los estados, una emergencia nacional declarada en marzo permite tales medidas federales relacionadas con el COVID-19.)

Argumentan que si bien sería inapropiado que los mandatos estatales adoptaran la forma de vacunación obligatoria, el incumplimiento debería incurrir en “sanciones relativamente sustanciales”.

Disuaden a los Estados de introducir sanciones penales, a fin de no “invitar a impugnaciones legales por motivos de debido proceso procesal”, sino que fomentan sanciones como “suspensión de empleo o órdenes de suspensión de empleo o órdenes de suspensión de vivienda”.

Curiosamente, mientras que los autores desalientan las multas, admitiendo que “perjudican a los pobres”, están a gusto abogando por que las personas potencialmente pierdan su empleo a menos que reciban la vacuna.

Si bien los autores sólo establecen esta posibilidad de sanciones para las personas de “grupos de alta prioridad”, la determinación de quién se considera de alta prioridad quedaría en poder de las autoridades que lo hacen, sea quien sea. Esto es especialmente preocupante si se tiene en cuenta que los pobres son más propensos a ser considerados
alto riesgo,
en términos de contratación de COVID-19.

El artículo de NEJM concluye señalando la necesidad de que los responsables de la formulación de políticas estatales construyan “confianza pública”, a fin de no [raise] “sospechar que los beneficios más que los motivos de salud pública están detrás de tales [to impose a vaccine mandate] propuestas”.

“Los fabricantes de vacunas deben mantenerse al margen”, escriben.

Esto podría resultar difícil, considerando que el principal asesor científico para la búsqueda por parte del gobierno de Estados Unidos de una vacuna COVID-19, apodada “Operación Warpspeed”, es Moncef Slaoui, un ex ejecutivo de GlaxoSmithKline (GSK).

GSK es la compañía de vacunas más grande del mundo por ingresos, y fue responsable de lo que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos llamó el “mayor acuerdo de fraude en el cuidado de la salud en la historia de los Estados Unidos” en ese momento. Slaoui posee actualmente unos 10 millones de dólares en GSK stock.

Y aunque los tres autores del artículo de NEJM no revelaron ningún interés financiero, es significativo que los tres autores puedan estar asociados con la Fundación Gates, el autodeclarado “mayor financiador de vacunas en el mundo”.

La autora principal Michelle Mello, ordes de la Universidad de Stanford, que hasta ahora ha recibido $2.7 millones de la fundación Gates en 2020. El coautor Ross Silverman proviene de la Universidad de Indiana, que ha recibido $3,4 millones de la Fundación Gates en 2020.

Y quizás lo más llamativo es la conexión entre la fundación y el tercer autor del artículo, Saad Omer, el director inaugural del Instituto de Salud Global de Yale. El grupo de investigación privada de Omer es financiado por la Fundación Gates y la Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización, que está intrincadamente vinculada con la Fundación Gates y cuyo mayor financiador privado es la Fundación Gates.

“Este artículo es un plan revelador —y horrible— para la imposición de mandatos por parte de Pharma que podrían requerir que cientos de millones de estadounidenses reacios se sometan a un procedimiento médico arriesgado con vacunas mal probadas, ineficaces y de cero responsabilidad”, dijo Robert F. Kennedy, Jr., presidente de Children’s Health Defense. “El NEJM ha confirmado una vez más que su ex editora Marcia Angell advirtiendo que esta revista una vez renombrado se ha convertido en un recipiente de propaganda para Pharma.

Sign up for free news and updates from Robert F. Kennedy, Jr. and the Children’s Health Defense. CHD is implementing many strategies, including legal, in an effort to defend the health of our children and obtain justice for those already injured. Your support is essential to CHD’s successful mission.

Close

This article is also available in other languages.